La olla podri­da de la polí­ti­ca – farc​-ep​.net

No sor­pren­den las denun­cias de Aída Mer­lano sobre el modus ope­ran­di de las rapo­sas polí­ti­cas que han secues­tra­do para sí las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do. Lo nove­do­so es que aho­ra está hablan­do una per­so­na que cono­ce al mons­truo por den­tro, que cha­pa­lea­ba con los caci­ques regio­na­les, Ger­lein y Char, y con el mafio­so Álva­ro Uri­be en la inmun­di­cia de la corrup­ción, el frau­de elec­to­ral y la impu­ni­dad. Por eso la lla­man loca y el pre­si­den­te Duque a tra­vés de su minis­tra de jus­ti­cia, Mar­ga­ri­ta Cabe­llo, bus­ca des­acre­di­tar­la pre­sen­tán­do­la como una mujer mani­pu­la­da por Nico­lás Madu­ro.

Que la que­rían matar para silen­ciar­la, no cabe duda. Si no la hubie­sen cap­tu­ra­do las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas, los polí­ti­cos corrup­tos colom­bia­nos la habrían ase­si­na­do en Mara­cai­bo.

Nada tie­ne que ver Madu­ro con la tris­te reali­dad de que en nues­tro país un alto por­cen­ta­je del con­gre­so se ha ele­gi­do y se eli­ge com­pran­do votos, como denun­cia Mer­lano. Y no solo ocu­rre con el con­gre­so; tam­bién se eli­ge de mane­ra tram­po­sa y frau­du­len­ta a pre­si­den­tes, gober­na­do­res y alcal­des. “Ten­go archi­vos y prue­bas de corrup­ción elec­to­ral con­tra Julio Ger­lein, Artu­ro Char, Iván Duque y Álva­ro Uri­be”, ase­gu­ra la expar­la­men­ta­ria.

El 1 de junio de 2018 el fis­cal Mar­tí­nez, pele­le de Var­gas Lle­ras, mani­fes­tó, empa­cha­do de hipo­cre­sía: “hemos des­cu­bier­to una ver­da­de­ra empre­sa, una orga­ni­za­ción cri­mi­nal dedi­ca­da a com­prar votos, con orga­ni­gra­mas, manual de fun­cio­nes, el país va que­dar escan­da­li­za­do”. Lla­ma­ra­da de hojas secas. Nada suce­dió. Ocu­rrió como en el par­to de los mon­tes que solo un raton­ci­llo fue lo que parie­ron. Solo cap­tu­ró a Aída Mer­lano, pero no tocó a los cai­ma­nes vora­ces de la corrup­ción polí­ti­ca.

Si la excon­gre­sis­ta fue tes­ti­go de la entre­ga de altas sumas de dine­ro a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Álva­ro Uri­be, no se entien­de que el actual fis­cal encar­ga­do diga que sus denun­cias des­de Vene­zue­la, no tie­nen nin­gu­na vali­dez.

Que el señor Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez sal­tó del car­go de “super­mi­nis­tro” de Juan Manuel San­tos a Fis­cal Gene­ral de la Nación para tapar las ollas podri­das de la polí­ti­ca, y en par­ti­cu­lar, sus nexos clan­des­ti­nos con los dine­ros de Ode­brecht, eso lo sabe la gen­te, has­ta en los luga­res más remo­tos. Vivi­mos en el país más corrup­to del mun­do y de la más horro­ro­sa impu­ni­dad.

Cuan­do entre­gue las prue­bas van a caer Duque y Uri­be. Duque le está cui­dan­do la espal­da a Uri­be. Si cae Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, cae media cla­se polí­ti­ca colom­bia­na” ‑vati­ci­na Aída Mer­lano-. Escu­ché­mos­la, así la jus­ti­cia y el car­tel de la toga no hagan nada. Al menos sen­ti­re­mos por den­tro el bál­sa­mo de una denun­cia cier­ta y el impul­so sub­je­ti­vo de luchar con­tra esa vaga­bun­de­ría.

Des­de hace muchas déca­das el pue­blo colom­biano está pade­cien­do el supli­cio de los gobier­nos corrup­tos, de los ladro­nes de la hacien­da públi­ca, de los deter­mi­na­do­res del para­mi­li­ta­ris­mo, los fal­sos posi­ti­vos y el des­po­jo de tie­rras; el tor­men­to de gobier­nos que para favo­re­cer a los pode­ro­sos optan des­ca­ra­da­men­te por polí­ti­cas eco­nó­mi­cas que empo­bre­cen más y más a las mayo­rías. Ese mal no se pue­de aguan­tar otros cien años, no. Es el momen­to de decir BASTA.

En medio de la pro­tes­ta y la movi­li­za­ción, que está pren­di­da como una mecha, que es la fuer­za del pue­blo en las calles, es impe­ra­ti­vo pen­sar en un nue­vo gobierno alter­na­ti­vo, que con­for­ma­do por muje­res y hom­bres hones­tos, se ocu­pen de la solu­ción a los gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les que no nos dejan levan­tar cabe­za, y de com­ba­tir resuel­ta­men­te la corrup­ción y la impu­ni­dad. El futu­ro de paz y jus­ti­cia social que soña­mos los colom­bia­nos tene­mos que labrar­lo noso­tros mis­mos. Pro­pi­cie­mos espa­cios para el encuen­tro de las con­cien­cias. Nece­si­ta­mos unir­nos como movi­mien­to social y polí­ti­co, si que­re­mos con­fi­gu­rar la poten­cia trans­for­ma­do­ra, la poten­cia del cam­bio.

No más corrup­tos, no más defrau­da­do­res.

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia

Febre­ro 8 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *