Hon­du­ras. A Ber­ta Cáce­res la llo­ra has­ta el sol

Por Delia Ramí­rez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 3 de mar­zo de 2020

El ase­si­na­to de Ber­ta no tie­ne una expli­ca­ción úni­ca: moles­ta­ba a DESA, a las trans­na­cio­na­les, al fas­cis­mo y al orden patriar­cal. A cua­tro años del cri­men, su hijo, sus amigxs y com­pa­ñerxs man­tie­nen viva su lucha.

HOMENAJES Y VIGILIA EN ARGENTINA

Se cum­plen cua­tro años del ase­si­na­to de la lide­re­sa hon­du­re­ña Ber­ta Cáce­res, reco­no­ci­da a nivel inter­na­cio­nal por diri­gir una cam­pa­ña que apun­tó a evi­tar que una empre­sa de ener­gía, Desa­rro­llos Ener­gé­ti­cos Socie­dad Anó­ni­ma (DESA), cons­tru­ye­ra una repre­sa hidro­eléc­tri­ca en tie­rras indí­ge­nas. 

La media­no­che del 2 de mar­zo de 2016 sica­rios le dis­pa­ra­ron en su domi­ci­lio y lue­go esca­pa­ron. Ber­ta murió minu­tos des­pués en los bra­zos de un ami­go.

El 2 de diciem­bre del año pasa­do la Jus­ti­cia decla­ró cul­pa­bles del ase­si­na­to a los res­pon­sa­bles mate­ria­les: los sica­rios, los acto­res más débi­les de la cade­na cri­mi­nal. En el ran­go inter­me­dio de res­pon­sa­bi­li­da­des hay ocho per­so­nas que no fue­ron con­de­na­das. Entre ellas, inte­gran­tes del ejér­ci­to y miem­bros de la empre­sa DESA. Todos gozan de con­ce­sio­nes, pri­vi­le­gios e impu­ni­dad, aún cuan­do exis­ten prue­bas con­tun­den­tes en su con­tra. 

Tam­po­co fue­ron juz­ga­dos ni inves­ti­ga­dos los máxi­mos res­pon­sa­bles, los auto­res inte­lec­tua­les, quie­nes par­ti­ci­pa­ron de la pla­ni­fi­ca­ción y el finan­cia­mien­to del cri­men. Entre ellos, se encuen­tran altos eje­cu­ti­vos de la empre­sa DESA, quie­nes ade­más son miem­bros de la pode­ro­sa fami­lia hon­du­re­ña Ata­la Zablah, con víncu­los con el gobierno y la indus­tria finan­cie­ra inter­na­cio­nal.

La estra­te­gia del apa­ra­to repre­si­vo hon­du­re­ño es la dila­ción, el olvi­do, ade­más del mie­do como la prin­ci­pal herra­mien­ta de dis­ci­pli­na­mien­to. “En el pro­ce­so de la defen­sa del río hay otras per­so­nas que fue­ron ase­si­na­das y ni siquie­ra se inves­ti­gó por­que se tra­ta de per­so­nas que for­man par­te de la comu­ni­dad, son indí­ge­nas, gen­te que no goza de tan­ta visi­bi­li­dad, en Hon­du­ras la impu­ni­dad es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que ase­gu­ra la con­ti­nui­dad de los ase­si­na­tos”, dice Sal­va­dor Zúñi­ga, hijo de Ber­ta y mili­tan­te com­pro­me­ti­do por la defen­sa de los bie­nes comu­nes y la memo­ria de la lide­re­sa. 

Sal­va­dor vive en Argen­ti­na hace ya varios años. Aquí le tocó tran­si­tar la muer­te de su madre y el pos­te­rior due­lo. Lue­go del gol­pe de esta­do en Hon­du­ras (2009), dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes lo han cui­da­do y pro­te­gi­do. Sal­va­dor levan­ta en alto la lucha de su “mami”, como siem­pre la recuer­da. 

El pasa­do y pre­sen­te de Hon­du­ras se carac­te­ri­za por una esca­la­da de vio­len­cia que pro­mue­ve una con­fu­sión en los tipos de crí­me­nes, por lo que se des­co­no­cen las cifras exac­tas de las per­so­nas ase­si­na­das como resul­ta­do del terro­ris­mo de Esta­do. “Los datos ofi­cia­les regis­tran menos per­so­nas de las que real­men­te fue­ron. Hay quie­nes han sido ase­si­na­dos en las mis­mas mar­chas, en esos casos hubo un reco­no­ci­mien­to, pero lue­go hay muchos otros en los que se dijo que fue por el cri­men orga­ni­za­do, por robo o por cri­men pasio­nal”, dice Sal­va­dor. En el caso de Ber­ta en las pri­me­ras hipó­te­sis se habló de inten­to de robo y de “cri­men pasio­nal”, ver­sio­nes que la resis­ten­cia orga­ni­za­da logró des­mon­tar en base a accio­nes y pre­sio­nes inter­na­cio­na­les. 

Ber­ta no murió, se mul­ti­pli­có

La resis­ten­cia nuclea­da alre­de­dor del Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras (COPINH) pos­tu­ló la con­sig­na “A cua­tro años de la siem­bra de Ber­ta” como for­ma de rei­vin­di­car su vida y su lucha fren­te a un pro­yec­to de muer­te. Así, la figu­ra de Ber­ta Cáce­res es cada día que pasa más con­vo­can­te.

“Sien­to ale­gría de ver cómo la vida de las per­so­nas no ter­mi­na en un ase­si­na­to sino que tie­ne que ver con el andar, el cami­nar, la ener­gía y la cos­mo­vi­sión de los pue­blos indí­ge­nas. Yo creo que todo eso habla de la vida de mi mami. Ella sen­tía en car­ne pro­pia la lucha de los pue­blos”, dice Sal­va­dor. 

En los dife­ren­tes tes­ti­mo­nios de quie­nes cono­cie­ron de cer­ca a Ber­ta hay coin­ci­den­cias que des­cri­ben a una mujer excep­cio­nal. La mili­tan­cia se afe­rra a can­tos que traen espe­ran­zas “Ber­ta vive, vive, la lucha sigue, sigue”. 

Tam­bién están quie­nes no se acos­tum­bran a su ausen­cia y deci­den no escon­der su tris­te­za. Yuri­ma, mili­tan­te de la Orga­ni­za­ción Fra­ter­nal Negra Hon­du­re­ña, hija de Miriam Miran­da, otra lide­re­sa que pade­ce la per­se­cu­ción y ame­na­za sis­te­má­ti­ca en ese país, dice: “Ber­ta Cáce­res para mi mamá fue una mujer muy impor­tan­te, no solo una com­pa­ñe­ra de lucha, una her­ma­na, una cóm­pli­ce. La muer­te de Ber­ta para mi mamá fue un gol­pe muy duro que has­ta el sol de hoy la llo­ra. Recor­dar­la es sinó­ni­mo de lucha y de com­pro­mi­so con el pue­blo”. Yuri­ma ha asu­mi­do la lucha por la memo­ria de Ber­ta como otra for­ma de cui­dar tam­bién a su mamá. 

Muchos recuer­dan a Ber­ta como una lucha­do­ra ambien­ta­lis­ta. Pero sus ami­gos, ami­gas y segui­do­res van más allá: guar­dia­na de la vida, com­pro­me­ti­da con la defen­sa de los bie­nes comu­nes, los pue­blos indí­ge­nas, y pro­fun­da­men­te inter­na­cio­na­lis­ta, muy cer­ca­na a la lucha de El Sal­va­dor, tam­bién gol­pea­do por una his­to­ria de mili­ta­ri­za­ción y ase­dio impe­ria­lis­ta. 

“Pen­sar en Ber­ta no es solo un acto de nos­tal­gia, tie­ne muchos sen­ti­dos. Cree­mos que hay tareas que tie­nen que ver con la memo­ria, por ejem­plo jus­ti­cia. Jus­ti­cia para Marie­lle Fran­co, para cada una de las com­pa­ñe­ras ase­si­na­das en femi­ci­dios terri­to­ria­les rea­li­za­dos para fre­nar la lucha de las comu­ni­da­des y de los pue­blos. Un apor­te que nos hizo Ber­ta es rei­vin­di­car la dig­ni­dad de la lucha de las muje­res ori­gi­na­rias”, dice Clau­dia Korol, refe­ren­te de Pañue­los en Rebel­día, cer­ca­na a Ber­ta por la con­fluen­cia del femi­nis­mo comu­ni­ta­rio y la nece­si­dad de abra­zar a Hon­du­ras tras el vio­len­to gol­pe de Esta­do que des­ti­tu­yó al enton­ces pre­si­den­te Manuel Zela­ya en 2009. 

Ber­ta asu­mió una lucha con­tra el gol­pis­mo y es por eso que su ase­si­na­to no tie­ne una expli­ca­ción úni­ca: moles­ta­ba a DESA, a las trans­na­cio­na­les, al fas­cis­mo y al orden patriar­cal. El gol­pe a Hon­du­ras fue el pri­me­ro de otros que vinie­ron des­pués en Amé­ri­ca Lati­na de modo enca­de­na­do en el siglo XXI: Para­guay (2012), Bra­sil (2016), Boli­via (2019) y tan­tos inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción de las frá­gi­les demo­cra­cias. 

En Argen­ti­na hubo varias acti­vi­da­des de home­na­je des­de el pasa­do jue­ves. En ese con­tex­to, Clau­dia Korol seña­ló: “Pen­sar que se mul­ti­pli­có no es una con­sig­na sino que es traer­la a los desa­fíos actua­les, a las luchas de hoy. Es enten­der que no hay lucha sin ale­gría y no hay lucha sin rebel­día. De las múl­ti­ples Ber­tas me gus­ta recor­dar la Ber­ta Rebel­de, la que se para­ba fren­te a un poli­cía, caía pre­sa y con picar­día nos desa­fia­ba a seguir luchan­do. En este momen­to, hace 4 años, Ber­ta esta­ba en un taller de ener­gías reno­va­bles y hoy esta­mos acá en un taller tra­tan­do de reno­var las ener­gías”, sin­te­ti­zó Korol. 

En las últi­mas horas del domin­go 1 de mar­zo, para reci­bir la fecha del ani­ver­sa­rio, un gru­po de per­so­nas se reu­nió fren­te a la Emba­ja­da de Hon­du­ras en Bue­nos Aires para rea­li­zar una vigi­lia artís­ti­ca, para pedir jus­ti­cia y cele­brar su lega­do. Las siem­pre cerra­das puer­tas de la Emba­ja­da de Hon­du­ras no han podi­do impe­dir que lle­ga­ra el gri­to de Ber­ta: Des­per­te­mos huma­ni­dad, ¡ya no hay tiem­po!”.

*Antro­pó­lo­ga social. Mili­tan­te de Movi­mien­to 138. Colec­ti­vo de resis­ten­cia cul­tu­ral.

Por Cose­cha Roja

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *