Femi­nis­mos. De éti­ca femi­nis­ta, sexua­li­dad, mater­ni­da­des lés­bi­cas y otras cues­tio­nes

Por Anna Cas­ti­llo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 3 de mar­zo de 2020

Foto­gra­fías: Rafa López

Las muje­res lle­va­mos algu­nos siglos luchan­do por una vida libre, por la liber­tad sexual y por la auto­no­mía. La rela­ción entre lo ínti­mo y lo ideo­ló­gi­co nos lle­va en nume­ro­sas oca­sio­nes a deba­tes inten­sí­si­mos sobre cómo nos rela­cio­na­mos con las demás per­so­nas des­de una éti­ca femi­nis­ta. Por ello, cómo pone­mos en rela­ción nues­tro cuer­po, nues­tra sexua­li­dad, sue­le ser un tema trans­ver­sal en esos aná­li­sis.

Hace ya tiem­po las femi­nis­tas denun­cia­mos que la “poten­cia sexual mas­cu­li­na”, que jus­ti­fi­ca que los varo­nes bus­quen satis­fa­cer­se afue­ra de la pare­ja mien­tras no tole­ran esa liber­tad en las muje­res, era otro inven­to del patriar­ca­do para obli­gar­nos a acep­tar la situa­ción de des­igual­dad. Las femi­nis­tas nos pusi­mos de acuer­do en que si un hom­bre, de espal­das a su pare­ja mujer, man­te­nía una rela­ción sexual con otra mujer él era abso­lu­ta­men­te res­pon­sa­ble de sus actos. En esas situa­cio­nes yo siem­pre excu­sa­ba de res­pon­sa­bi­li­dad a la ter­ce­ra en dis­cor­dia. Argu­men­ta­ba que si una pare­ja hete­ro­se­xual tie­ne un pac­to de mono­ga­mia, el úni­co res­pon­sa­ble es aquél que rom­pe el pac­to. Algu­nas femi­nis­tas autó­no­mas de los años 70 me ense­ña­ron a ver que la mujer ubi­ca­da en el rol de aman­te tam­bién tenía un gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad. Dado que el patriar­ca­do inven­tó para noso­tras el lugar de muje­res pasi­vas, a las que se les ocul­ta cosas, las femi­nis­tas no debe­ría­mos coad­yu­var a que nin­gún hom­bre sitúe a otra mujer en ese lugar. Las com­pli­ci­dad entre muje­res es un acto de soro­ri­dad.

La cues­tión se com­ple­ji­za cuan­do habla­mos de pare­jas de les­bia­nas femi­nis­tas. En el caso de pare­jas que no tie­nen roles de géne­ro tan deli­mi­ta­dos, a veces, es más difi­cul­to­so detec­tar cómo se repro­du­cen las prác­ti­cas patriar­ca­les que sitúan a las muje­res o les­bia­nas en luga­res de des­ven­ta­ja o des­igual­dad.

No voy a entrar aquí en cues­tio­nes de poli­amor, por­que esta­mos par­tien­do de un supues­to de pac­to de mono­ga­mia. En todo caso, se tra­te de mono­ga­mia o poli­amor hay un deno­mi­na­dor común a tener en cuen­ta que como femi­nis­tas debe­ría­mos siem­pre exi­gir y prac­ti­car: se tra­ta de cons­truir con­fian­za y de res­pe­tar los pac­tos a tra­vés de la comu­ni­ca­ción. Es decir, el poli­amor no con­sis­te en tener múl­ti­ples rela­cio­nes sino más bien en ser hones­tas y sin­ce­ras con les otres. Por lo que, cuan­do alguien se escu­da en el poli­amor para repro­du­cir los tra­di­cio­na­les enga­ños, auto­en­ga­ños o mani­pu­la­cio­nes nos toca afi­nar olfa­to y pers­pi­ca­cia para reen­cau­zar las dis­cu­sio­nes, los dis­cur­sos y ser tra­ta­das con el res­pec­to que nos mere­ce­mos. Poli­amor y enga­ño no son sinó­ni­mos, poli­amor y res­pe­to a los pac­tos sí lo son.

Vol­vien­do a las pare­jas hete­ro­se­xua­les monó­ga­mas, un ejem­plo clá­si­co de este tipo de con­flic­tos se da en la eta­pa explo­si­va que pro­ce­de a la apa­ri­ción del pri­mer hijo o hija. La mater­ni­dad vivi­da (entre otras cosas) como una eta­pa de la sexua­li­dad de las muje­res, uni­da a la clá­si­ca divi­sión de roles, poten­cia los con­flic­tos de con­vi­ven­cia de cual­quier pare­ja. Máxi­me cuan­do la mujer cuen­ta con una tra­yec­to­ria de bús­que­da de mayor auto­no­mía y uso de su tiem­po o cues­tio­na­mien­to de los roles de géne­ro, o cuan­do el hom­bre no tie­ne desa­rro­lla­do un tra­ba­jo emo­ti­vo y se sien­te des­bor­da­do por la nue­va situa­ción. Los con­sul­to­rios tera­péu­ti­cos están lle­nos de pare­jas que explo­tan tras la apa­ri­ción del pri­mer hije; y sue­le ser entre el pri­mer y el segun­do año de edad del bebé que se rom­pe la pare­ja. Es tam­bién un clá­si­co de nues­tras socie­da­des patriar­ca­les que, esca­pan­do de la inten­si­dad del puer­pe­rio y la agi­ta­ción emo­cio­nal que pro­vo­ca la apa­ri­ción del pri­mer hije, el hom­bre sal­ga corrien­do en bus­ca de un espa­cio en don­de él sea el pro­ta­go­nis­ta y no el bebé o la dia­da con­for­ma­da por la mamá-bebé. Una aman­te pue­de ser un buen lugar en don­de vol­ver a ser valo­ra­do sin tener res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das. Por ello, como femi­nis­tas que lucha­mos por la extin­ción de la divi­sión de roles de géne­ro y por la igual­dad entre hom­bres y muje­res en la crian­za y las res­pon­sa­bi­li­da­des del hogar, así como por la revo­lu­ción en los ámbi­tos sexua­les más ínti­mos, debe­ría­mos ser cui­da­do­sas con este tipo de situa­cio­nes en los momen­tos vita­les y prio­ri­zar la soro­ri­dad sobre cual­quier otra cues­tión.

Todo se com­ple­ji­za aún más en el caso de dos madres femi­nis­tas les­bia­nas, por­que si en una pare­ja hete­ro­se­xual hay una femi­nis­ta, en una de les­bia­nas ¡pue­de haber dos! Por lo tan­to, es pre­vi­si­ble pen­sar que una pare­ja de femi­nis­tas fren­te a la mater­ni­dad sea una bom­ba de relo­je­ría, por lo que supo­ne el puer­pe­rio, uni­do a los clá­si­cos con­flic­tos de pare­ja, más las nega­cio­nes sobre el uso del tiem­po y la auto­no­mía. Las femi­nis­tas hemos lucha­do vidas ente­ras para lograr ser ges­to­ras de nues­tro tiem­po y un tema toda­vía irre­so­lu­to es el de los cui­da­dos. ¿Quién nos cui­da a noso­tras?

Evi­den­te­men­te exis­ten pare­jas de les­bia­nas que con­vi­ven y cre­cen armó­ni­ca­men­te en don­de todo esto no ocu­rre o se resuel­ve des­de un lugar cons­cien­te y con mucho amor y soro­ri­dad, así como tam­po­co todas las pare­jas hete­ro­se­xua­les se rom­pen tras la apa­ri­ción de les hijes. Conoz­co inclu­so el caso de dos madres que, sien­do cons­cien­tes del hura­cán que iba a supo­ner la apa­ri­ción del hije, deci­die­ron tomar­se la baja de mater­ni­dad en simul­tá­neo, para que mien­tras una cui­da­ba del bebé pudie­ra a su vez ser cui­da­da por su pare­ja com­pa­ñe­ra. A nadie se le esca­pa que la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca de la fami­lia o entorno influi­rá en las posi­bi­li­da­des de reso­lu­ción que se encuen­tren a esta cri­sis. Pero sea cual sea, debe­mos poner el ojo en que las res­pon­sa­bi­li­da­des se com­par­tan, las nece­si­da­des de ambas se con­tem­plen en su dimen­sión, y en que hay una nue­va per­so­na, abso­lu­ta­men­te depen­dien­te las 24 horas del día, que sin pedir per­mi­so va a tomar el tiem­po de la adul­ta que la cui­de.

Pare­jas de les­bia­nas hay tan­tas y tan dife­ren­tes como pare­jas hete­ro­se­xua­les. Es absur­do tra­tar de esta­ble­cer aquí un mode­lo. Pero sí que me atre­vo a afir­mar que si las femi­nis­tas hete­ro­se­xua­les han logra­do cada vez con­tra­tos de pare­ja más equi­ta­ti­vos, igua­li­ta­rios o jus­tos, pro­duc­to de nego­cia­cio­nes per­ma­nen­tes que topan a veces con lími­tes infran­quea­bles, en las pare­jas de les­bia­nas femi­nis­tas estas nego­cia­cio­nes cuen­tan con una ven­ta­ja. Ambas tie­nen el obje­ti­vo común de supe­rar el patriar­ca­do y son cons­cien­tes de que éste se com­ba­te supri­mien­do los roles, rotan­do las res­pon­sa­bi­li­da­des, com­par­tien­do el poder. Dis­cur­si­va­men­te no pue­den hacer­se las inge­nuas con res­pec­to al uso del tiem­po y la dis­tri­bu­ción entre tiem­po pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo. Otra cues­tión, como todo en la vida, es la dis­tan­cia que hay entre la teo­ría y la prác­ti­ca, la pala­bra y la acción. Por lo que en muchas pare­jas sigue sien­do moti­vo de dis­cu­sión quién va a hacer la com­pra, quién hace días que no coci­na, cómo se com­par­ten las res­pon­sa­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas o cuál de las dos tie­ne más dere­cho a tomar­se el sába­do libre de crian­za para asis­tir a algu­na movi­da nada kids­friendly. La teo­ría siem­pre es mucho más fácil que la prác­ti­ca, en la mater­ni­dad esa dis­tan­cia se extre­ma con más faci­li­dad.

Por tan­to, si cons­trui­mos movi­mien­to, tra­ta­mos de crear entre­te­ji­dos de rela­cio­nes de con­fian­za y cui­da­dos entre noso­tras, habría que pre­gun­tar­se dón­de que­da la soro­ri­dad. Si dos les­bia­nas lle­van ade­lan­te una lucha coti­dia­na por rela­cio­nar­se des­de la igual­dad, más allá de los géne­ros, y se embar­can en la desa­fian­te aven­tu­ra de criar jun­tas en una socie­dad vio­len­ta­men­te hete­ro­nor­ma­ti­va, con­si­de­ro un des­co­no­ci­mien­to a esa valen­tía y esfuer­zo, el que otra per­so­na lle­ve ade­lan­te accio­nes que colo­que a una de las madres en uno de esos luga­res de capi­tu­la­ción que el patriar­ca­do ha inven­ta­do para noso­tras. Como movi­mien­to femi­nis­ta debe­ría­mos plan­tear­nos cómo ges­tio­na­mos la éti­ca femi­nis­ta en situa­cio­nes de esta com­ple­ji­dad, que como decía una femi­nis­ta comu­ni­ta­ria boli­via­na, “nos obli­gan a hilar más fino cada vez”. En situa­cio­nes así, si la aman­te apa­re­ce ade­más con una acti­tud acti­va de seduc­ción (alu­dien­do a su auto­no­mía, liber­tad, fal­ta de com­pro­mi­sos, poli­amor) está des­co­no­cien­do un momen­to crí­ti­co de la pare­ja, que si se ana­li­za des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta, es cuan­to menos pre­vi­si­ble. Toda mater­ni­dad va a traer con­si­go algún movi­mien­to de aguas.

Si una femi­nis­ta en nom­bre de la auto­no­mía no tie­ne en con­si­de­ra­ción el lugar en el que deja a otra mujer, sólo se me ocu­rre que se deba a dos moti­vos: o tie­ne cier­ta caren­cia afec­ti­va que la lle­va a satis­fa­cer­se de for­ma depre­da­do­ra, sin con­si­de­rar for­ma, con­torno o con­tex­to, o tie­ne una con­cep­ción del femi­nis­mo según la cual no se prio­ri­za la soro­ri­dad. Y en ese caso cabe la pre­gun­ta, ¿qué hay del femi­nis­mo sin éti­ca femi­nis­ta?

Por otra par­te, está cla­ro que fren­te a quien deci­de resol­ver sus con­flic­tos al más clá­si­co esti­lo patriar­cal (sea hom­bre o les­bia­na), y ante la lle­ga­da de su hije sale corrien­do en bús­que­da de un oasis en don­de vol­ver a ser el cen­tro pro­ta­go­nis­ta y recep­tor de cui­da­dos, las femi­nis­tas debe­mos lle­var ade­lan­te una éti­ca femi­nis­ta que cui­de de nues­tras sexua­li­da­des, tan daña­das por la his­to­ria patriar­cal. Y ama­la­ya esta­blez­ca­mos rela­cio­nes basa­das en la res­pon­sa­bi­li­dad, la comu­ni­ca­ción y los cui­da­dos.

Fuen­te: Pika­ra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *