Puer­to Rico. Falle­ce Rafael Can­cel Miran­da, Héroe Nacio­nal y lucha­dor por la Inde­pen­den­cia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 mar­zo 2020

El últi­mo sobre­vi­vien­te del coman­do nacio­na­lis­ta que lle­vó a cabo
el ata­que a la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes del Con­gre­so de los Esta­dos
Uni­dos el 1 de mar­zo de 1954

El
líder y ex pri­sio­ne­ro polí­ti­co Rafael Can­cel Miran­da falle­ció hoy a las
9:10 pm en su resi­den­cia en Río Pie­dras en com­pa­ñía de sus fami­lia­res y
com­pa­ñe­ros de lucha más cer­ca­nos. Des­de hacía varias sema­nas el
reco­no­ci­do lucha­dor por la inde­pen­den­cia de Puer­to Rico sufría de
múl­ti­ples que­bran­tos de salud que lo man­tu­vie­ron hos­pi­ta­li­za­do.

Según infor­mó su viu­da María de los Ánge­les Váz­quez y su hijo menor
Rafael Can­cel Váz­quez, al momen­to de su par­ti­da, Can­cel Miran­da esta­ba
aler­ta y cons­cien­te y falle­ció en paz rodea­do por sus seres que­ri­dos.

Can­cel Miran­da nació el 18 de julio del 1930 en el seno de una
fami­lia pro­fun­da­men­te nacio­na­lis­ta. Su padre, Rafael Can­cel Rodrí­guez,
empre­sa­rio y estre­cho cola­bo­ra­dor de don Pedro Albi­zu Cam­pos, pre­si­dió
la Jun­ta de Maya­güez del Par­ti­do Nacio­na­lis­ta. Su madre, Rosa Miran­da
Pérez, pro­ve­nía de una fami­lia de pes­ca­do­res del barrio Cór­ce­ga de
Rin­cón. Des­de muy joven, Can­cel Miran­da se iden­ti­fi­có con los
movi­mien­tos orien­ta­dos a luchar por la liber­tad polí­ti­ca de su Patria y
la jus­ti­cia social y eco­nó­mi­ca para los puer­to­rri­que­ños y
puer­to­rri­que­ñas. Tomó con­cien­cia a tem­pra­na edad del régi­men colo­nial
impues­to por el gobierno de Esta­dos Uni­dos en su Patria y cómo éste
cons­ti­tuía el impe­di­men­to prin­ci­pal para el desa­rro­llo de su país. Su
padre, Rafael Can­cel Rodrí­guez, y don Pedro Albi­zu Cam­pos fue­ron los
guías en su for­ma­ción patrió­ti­ca y, a los 15 años de edad, for­ma­li­zó su
com­pro­mi­so con el ideal de la inde­pen­den­cia para Puer­to Rico unién­do­se
al Par­ti­do Nacio­na­lis­ta e ini­cián­do­se como Cade­te de la Repú­bli­ca .

El 1 de mar­zo de 1954, jun­to a Loli­ta Lebrón, Irving Flo­res Rodrí­guez y Andrés Figue­roa Cor­de­ro, lle­vó a cabo el ata­que al Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, acto por el cual fue sen­ten­cia­do a cum­plir 84 años de pri­sión, de los cua­les cum­plió 25 años y medio en pri­sio­nes fede­ra­les en los Esta­dos Uni­dos. Pre­vio a esta encar­ce­la­ción había cum­pli­do dos años y un día de pri­sión por rehu­sar ins­cri­bir­se en el ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos y par­ti­ci­par en la Gue­rra de Corea.

En el 1979, y tras inten­sas cam­pa­ñas por la excar­ce­la­ción de los
nacio­na­lis­tas en Puer­to Rico, Esta­dos Uni­dos y otros paí­ses, así como un
can­je de pri­sio­ne­ros pro­pues­to por Fidel Cas­tro y el Gobierno
Revo­lu­cio­na­rio de Cuba, el enton­ces pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos,
Jimmy Car­ter, fir­mó la con­mu­ta­ción incon­di­cio­nal de las sen­ten­cias de
los nacio­na­lis­tas puer­to­rri­que­ños.

Rafael Can­cel Miran­da arri­bó a Puer­to Rico el 12 de sep­tiem­bre de
1979, jun­to a sus com­pa­ñe­ros de coman­do Loli­ta Lebrón e Irvin Flo­res
Rodrí­guez. Andrés Figue­roa Cor­de­ro había sido excar­ce­la­do en 1977 por
razo­nes de salud y falle­ció en mar­zo de 1979.
Oscar Colla­zo López, quien había esta­do encar­ce­la­do des­de 1950 por su
par­ti­ci­pa­ción en el ata­que nacio­na­lis­ta a la Casa Blair, resi­den­cia
tem­po­ral del Pre­si­den­te Tru­man, tam­bién regre­só a la Patria jun­to a sus
com­pa­ñe­ros.

Tras su excar­ce­la­ción, Can­cel Miran­da con­ti­nuó su acti­vis­mo polí­ti­co a
favor de la inde­pen­den­cia de Puer­to Rico y par­ti­ci­pó acti­va­men­te en las
cam­pa­ñas por la excar­ce­la­ción de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos
puer­to­rri­que­ños, así como la de los Cin­co Héroes Cuba­nos. Dedi­ca­do
anti­lla­nis­ta, boli­va­riano e inter­na­cio­na­lis­ta, apo­yó con sus escri­tos, y
en varias oca­sio­nes con su pre­sen­cia, las luchas revo­lu­cio­na­rias en los
paí­ses anti­lla­nos, así como en Cen­tro y Sur Amé­ri­ca, y res­pal­dó, entre
otras luchas inter­na­cio­na­les, la lucha del pue­blo pales­tino.

Fue hom­bre de extra­or­di­na­ria sen­si­bi­li­dad huma­na a quien con­mo­vía
pro­fun­da­men­te la pobre­za y el des­am­pa­ro de los puer­to­rri­que­ños y
puer­to­rri­que­ñas. Fue gene­ro­so con las per­so­nas sin hogar con las que se
cru­za­ba dia­ria­men­te por las calle de la ciu­dad, con las fami­lias pobres
que se acer­ca­ban a com­prar en la Mue­ble­ría La Puer­to­rri­que­ña, here­da­da
de su padre y con los ami­gos y los extra­ños que se acer­ca­ban para pedir
su inter­ce­sión en la solu­ción de algu­na situa­ción per­so­nal.

Can­cel Miran­da se des­ta­có, ade­más, como escri­tor. Su exten­sa obra,
reco­gi­da en nue­ve libros, así como en perió­di­cos y revis­tas nacio­na­les e
inter­na­cio­na­les, cons­ta de ensa­yos de aná­li­sis polí­ti­co, his­to­ria de
los even­tos y par­ti­ci­pan­tes en las ges­tas del Par­ti­do Nacio­na­lis­ta, así
como abun­dan­te poe­sía. Su últi­mo libro, Más allá del espe­jis­mo, fue
publi­ca­do en diciem­bre de 2019.

Rafael Can­cel Miran­da se man­tu­vo fiel al ideal nacio­na­lis­ta toda su
vida y pro­mo­vió con su ejem­plo la uni­dad entre todos los sec­to­res del
movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta, así como la uni­dad “de todos los
puer­to­rri­que­ños de bue­na fe”. Vivió con­for­me a la máxi­ma que guió su
vida: “Se lle­ga más pron­to a la meta de pie que de rodi­llas”.

Los actos de des­pe­di­da y cele­bra­ción de su vida se efec­tua­rán en San
Juan y Maya­güez. Se soli­ci­ta, a peti­ción de Can­cel Miran­da, que no se
bajen ban­de­ras a media asta: Por los patrio­tas, las ban­de­ras deben
ondear lo más alto posi­ble, siem­pre libres, afir­mó en repe­ti­das
oca­sio­nes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *