Desas­tre colo­nial en Puer­to Rico

Por Hedel­ber­to López Blanch, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 mar­zo 2020.-

A lo lar­go de la his­to­ria nun­ca ha sido un secre­to que las metró­po­lis han con­tro­la­do las colo­nias para satis­fa­cer sus intere­ses polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos o mili­ta­res, mien­tras que los paí­ses bajo esa domi­na­ción pade­cen nume­ro­sas nece­si­da­des. Ese es el caso de Puer­to Rico, que des­de 1898 y toda­vía en este siglo XXI su pue­blo vive bajo la égi­da de Esta­dos Uni­dos.

Aun están fres­cas para el mun­do aque­llas imá­ge­nes trans­mi­ti­das por los medios de comu­ni­ca­ción cuan­do des­pués de los hura­ca­nes Irma y María en 2017 que arra­sa­ron la Isla, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Donald Trump lle­gó a Puer­to Rico y en vez de otor­gar apo­yo eco­nó­mi­co y finan­cie­ro, lo que hizo fue lan­zar paque­tes de papel higié­ni­co a varios puer­to­rri­que­ños. 

Los habi­tan­tes de esa isla del Cari­be pade­cie­ron y aun afron­tan inmen­sas nece­si­da­des por los estra­gos de los ciclo­nes que pro­vo­ca­ron más de miles de muer­tos y heri­dos, des­tru­ye­ron vivien­das, incre­men­ta­ron la fal­ta de agua pota­ble y ali­men­tos y colap­sa­ron el sis­te­ma eléc­tri­co.

Para incre­men­tar las des­gra­cias, recien­te­men­te un fuer­te terre­mo­to afec­tó ese terri­to­rio que oca­sio­nó daños con­si­de­ra­bles al país.

Medio año antes del paso de los hura­ca­nes, la colo­nia ya pade­cía una enor­me cri­sis eco­nó­mi­co-finan­cie­ra que Washing­ton no ayu­dó a resol­ver y el país se decla­ró en una espe­cie de quie­bra, pues la deu­da exte­rior se fija­ba en más de 73 000 millo­nes de dóla­res.

El enton­ces gober­na­dor, Ricar­do Ros­se­lló, infor­mó que tomó la deci­sión de soli­ci­tar­le a la Jun­ta de Super­vi­sión Fis­cal (JSF) impues­ta por el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos des­de junio 30 de 2016, que se aco­gie­ra a la pro­tec­ción del Titu­lo III para tra­ba­jar en for­ma estruc­tu­ra­da e inten­tar can­ce­lar los pagos bajo los pará­me­tros del plan fis­cal.

Recor­de­mos que la JSF fue ins­tau­ra­da debi­do a la cri­sis de la deu­da públi­ca puer­to­rri­que­ña con el obje­ti­vo de rees­truc­tu­rar las cuen­tas de la colo­nia, deno­mi­na­da eufe­mís­ti­ca­men­te des­de 1952, Esta­do Libre Aso­cia­do (ELA)

La Jun­ta tie­ne bajo su con­trol las finan­zas de Puer­to Rico y osten­ta la potes­tad de poner en mar­cha pla­nes de aus­te­ri­dad, refor­mar la legis­la­ción del país cari­be­ño y ajus­tar sus prio­ri­da­des eco­nó­mi­cas.

El Títu­lo III de la Ley para la Super­vi­sión, tam­bién cono­ci­da como Ley Pro­me­sa, pre­vé un pro­ce­so super­vi­sa­do de rees­truc­tu­ra­ción al no lograr los acree­do­res y el Gobierno acuer­dos para los pagos de deu­da. Por tan­to, el país tie­ne que rees­truc­tu­rar par­te de su deu­da en los tri­bu­na­les.

Una de las con­se­cuen­cias de los desas­tres natu­ra­les que han gol­pea­do al país, es que miles de puer­to­rri­que­ños han aban­do­na­do la Isla y se han ido a Esta­dos Uni­dos para tra­tar de paliar la ago­bian­te situa­ción, pero en el Nor­te los con­si­de­ran como ciu­da­da­nos de segun­da cate­go­ría por lo que les resul­ta difí­cil encon­trar tra­ba­jo.

En Puer­to Rico, el 45 % de los ciu­da­da­nos vive por deba­jo de la línea de pobre­za y hay una tasa de des­em­pleo del 19%. Espe­cia­lis­tas indi­can que bajo la teo­ría del endeu­da­mien­to pro­gre­si­vo, el país tie­ne una infra­es­truc­tu­ra y una apa­rien­cia de moder­ni­dad que hace que muchos se con­fun­dan cuan­do lo visi­tan por un tiem­po bre­ve.

Ante la enor­me deu­da que sobre­pa­sa los 75 000 millo­nes de dóla­res, el gobierno y la JSF decre­ta­ron recor­tes por cer­ca de 2 000 millo­nes de dóla­res al gas­to públi­co anual has­ta fina­les del 2020 (cer­ca del 20 % del pre­su­pues­to actual) y de 2 500 millo­nes has­ta 2025.

Asi­mis­mo se dis­mi­nu­ye­ron las pres­ta­cio­nes socia­les, bene­fi­cios labo­ra­les y dere­chos adqui­ri­dos; fue­ron cerra­das dece­nas de escue­las y aumen­tó el cos­te de la uni­ver­si­dad públi­ca. Sólo el 40% de la pobla­ción adul­ta tra­ba­ja o bus­ca empleo (el res­to no apor­ta o lo hace en la eco­no­mía sumer­gi­da). La inver­sión ha caí­do un 20 % y los acti­vos ban­ca­rios en 40 %.

Una recien­te encues­ta de la Comu­ni­dad del Cen­so esti­mó que en 28 de los barrios del sur más cer­ca­nos al epi­cen­tro del recien­te terre­mo­to, la mitad de las fami­lias tie­nen ingre­sos por deba­jo de los están­da­res fede­ra­les de pobre­za.

La nece­si­dad eco­nó­mi­ca en esa zona es dra­má­ti­ca. En Guá­ni­ca, Gua­ya­ni­lla, Mari­cao, Peñue­las, ocho de cada 10 fami­lias viven en la pobre­za.

Los datos indi­can que el deno­mi­na­dor común en toda esa zona es que más de la mitad de las per­so­nas son pobres.

En algu­nos luga­res las cifras son alar­man­tes pues la pobre­za infan­til en Guá­ni­ca lle­ga al 83%, mien­tras, que en Peñue­las, Pon­ce, Gua­ya­ni­lla las tasas se sitúan en 69 % (sie­te de cada 10). En todo Puer­to Rico es de 57 %.

Mien­tras esto ocu­rre, según datos de orga­ni­za­cio­nes socia­les, en la últi­ma déca­da las sub­si­dia­rias nor­te­ame­ri­ca­nas han extraí­do del país, 330 000 millo­nes de dóla­res, prác­ti­ca­men­te sin pagar impues­tos.

Sin auto­no­mía polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, sobe­ra­nía ni inde­pen­den­cia, los puer­to­rri­que­ños no tie­nen deci­sión algu­na sobre su país, pero sí pue­den ser­vir en el ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos como lo han hecho en Irak, Siria, Afga­nis­tán y otras dece­nas de luga­res en don­de muchos han per­di­do la vida.

Tris­te papel le ha toca­do a la úni­ca colo­nia de habla his­pa­na que que­da en toda Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *