Colom­bia. Mi espe­jo retro­vi­sor con Nacio­nes Uni­das (Opi­nión)

Por Gui­ller­mo Rive­ra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 3 mar­zo 2020.

En todos los infor­mes que publi­có OACNUDH duran­te los ocho años
del gobierno San­tos, sin excep­ción, hizo obser­va­cio­nes y reco­men­da­cio­nes a las
polí­ti­cas.

Lue­go de las mani­fes­ta­cio­nes de incon­for­mi­dad de los alia­dos del Gobierno
con el infor­me de la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para
los Dere­chos Huma­nos ‑OACNUDH- , qui­sie­ra rela­tar mi expe­rien­cia con este
orga­nis­mo para, a tra­vés de un espe­jo retro­vi­sor cons­truc­ti­vo, ofre­cer un nue­vo
ele­men­to de jui­cio a la opi­nión públi­ca.

La mayo­ría de los crí­ti­cos del infor­me de OACNUDH han dicho que
este no es obje­ti­vo e inclu­so algu­nos han seña­la­do que es vio­la­to­rio de nues­tra
sobe­ra­nía y que la misión de este orga­nis­mo en Colom­bia debe­ría ser ter­mi­na­da
uni­la­te­ral­men­te por el Gobierno. Todos ellos par­ten de la base de que este
orga­nis­mo fue laxo con el gobierno San­tos e injus­to y sub­je­ti­vo con el gobierno
Duque.

En el gobierno San­tos, me desem­pe­ñé como Con­se­je­ro pre­si­den­cial de
Dere­chos Huma­nos, Vice­mi­nis­tro del Inte­rior y Minis­tro del Inte­rior. En el
desa­rro­llo de mis res­pon­sa­bi­li­da­des en esos car­gos, tuve que rela­cio­nar­me
per­ma­nen­te­men­te con la OACNUDH y en algu­nas oca­sio­nes debí via­jar a Gine­bra a defen­der
las polí­ti­cas del Gobierno, en espe­cial duran­te el examen perió­di­co uni­ver­sal
en mayo del 2018.

En todos los infor­mes que publi­có OACNUDH duran­te los ocho años
del gobierno San­tos, sin excep­ción, hizo obser­va­cio­nes y reco­men­da­cio­nes a las
polí­ti­cas nues­tras. A quie­nes pien­sen lo con­tra­rio los invi­to a leer­los para
que corro­bo­ren lo que aquí digo. No es agra­da­ble para nin­gún gobierno reci­bir
obser­va­cio­nes por­que todos, sin excep­ción, quie­ren acer­tar en sus polí­ti­cas y
es legí­ti­mo que quie­ran reci­bir reco­no­ci­mien­tos. 

Lo que defi­ni­ti­va­men­te no es ade­cua­do es des­ca­li­fi­car a un orga­nis­mo
inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos por hacer obser­va­cio­nes y
reco­men­da­cio­nes. En pri­mer lugar, el con­cep­to de la sobe­ra­nía nacio­nal
se ha rela­ti­vi­za­do en las ulti­mas déca­das, sobre todo en mate­ria de la
pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos; de hecho, el artícu­lo 93 de nues­tra
Cons­ti­tu­ción reco­no­ce que hacen par­te de la mis­ma car­ta polí­ti­ca todos
los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les sus­cri­tos por Colom­bia en mate­ria de
dere­chos huma­nos, y, en segun­do lugar, la OACNUDH tie­ne un equi­po
cali­fi­ca­do en el terri­to­rio y una gran expe­rien­cia tan­to en Colom­bia
como en el exte­rior, que le per­mi­te hacer una obser­va­ción inte­gral de
las polí­ti­cas de dere­chos huma­nos que desa­rro­lle cada gobierno.

La expe­rien­cia inter­na­cio­nal de las últi­mas déca­das ha demos­tra­do
que los paí­ses que se abren a la obser­va­ción inter­na­cio­nal en asun­tos
tan sen­si­bles como los dere­chos huma­nos, son los que salen ade­lan­te; en
cam­bio, los paí­ses que des­ca­li­fi­can este tipo de obser­va­cio­nes y
pro­mue­ven una espe­cie de ais­la­cio­nis­mo ampa­ra­dos en las tesis ya
supe­ra­das de la sobe­ra­nía nacio­nal son los que más se pare­cen a los
regí­me­nes tota­li­ta­rios. Por for­tu­na, el Gobierno no aco­gió la pro­pues­ta
que, en este sen­ti­do, lan­zó un expre­si­den­te del Con­gre­so.

* Gui­ller­mo Rive­ra, ex minis­tro del inte­rior, ex repre­sen­tan­te a la Cáma­ra. @riveraguillermo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *