Colom­bia. Mi espe­jo retro­vi­sor con Nacio­nes Uni­das (Opi­nión)

Por Gui­ller­mo Rive­ra, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano*, 3 mar­zo 2020.

En todos los infor­mes que publi­có OACNUDH duran­te los ocho años
del gobierno San­tos, sin excep­ción, hizo obser­va­cio­nes y reco­men­da­cio­nes a las
polí­ti­cas.

Lue­go de las mani­fes­ta­cio­nes de incon­for­mi­dad de los alia­dos del Gobierno
con el infor­me de la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para
los Dere­chos Huma­nos ‑OACNUDH- , qui­sie­ra rela­tar mi expe­rien­cia con este
orga­nis­mo para, a tra­vés de un espe­jo retro­vi­sor cons­truc­ti­vo, ofre­cer un nue­vo
ele­men­to de jui­cio a la opi­nión públi­ca.

La mayo­ría de los crí­ti­cos del infor­me de OACNUDH han dicho que
este no es obje­ti­vo e inclu­so algu­nos han seña­la­do que es vio­la­to­rio de nues­tra
sobe­ra­nía y que la misión de este orga­nis­mo en Colom­bia debe­ría ser ter­mi­na­da
uni­la­te­ral­men­te por el Gobierno. Todos ellos par­ten de la base de que este
orga­nis­mo fue laxo con el gobierno San­tos e injus­to y sub­je­ti­vo con el gobierno
Duque.

En el gobierno San­tos, me desem­pe­ñé como Con­se­je­ro pre­si­den­cial de
Dere­chos Huma­nos, Vice­mi­nis­tro del Inte­rior y Minis­tro del Inte­rior. En el
desa­rro­llo de mis res­pon­sa­bi­li­da­des en esos car­gos, tuve que rela­cio­nar­me
per­ma­nen­te­men­te con la OACNUDH y en algu­nas oca­sio­nes debí via­jar a Gine­bra a defen­der
las polí­ti­cas del Gobierno, en espe­cial duran­te el examen perió­di­co uni­ver­sal
en mayo del 2018.

En todos los infor­mes que publi­có OACNUDH duran­te los ocho años
del gobierno San­tos, sin excep­ción, hizo obser­va­cio­nes y reco­men­da­cio­nes a las
polí­ti­cas nues­tras. A quie­nes pien­sen lo con­tra­rio los invi­to a leer­los para
que corro­bo­ren lo que aquí digo. No es agra­da­ble para nin­gún gobierno reci­bir
obser­va­cio­nes por­que todos, sin excep­ción, quie­ren acer­tar en sus polí­ti­cas y
es legí­ti­mo que quie­ran reci­bir reco­no­ci­mien­tos. 

Lo que defi­ni­ti­va­men­te no es ade­cua­do es des­ca­li­fi­car a un orga­nis­mo
inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos por hacer obser­va­cio­nes y
reco­men­da­cio­nes. En pri­mer lugar, el con­cep­to de la sobe­ra­nía nacio­nal
se ha rela­ti­vi­za­do en las ulti­mas déca­das, sobre todo en mate­ria de la
pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos; de hecho, el artícu­lo 93 de nues­tra
Cons­ti­tu­ción reco­no­ce que hacen par­te de la mis­ma car­ta polí­ti­ca todos
los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les sus­cri­tos por Colom­bia en mate­ria de
dere­chos huma­nos, y, en segun­do lugar, la OACNUDH tie­ne un equi­po
cali­fi­ca­do en el terri­to­rio y una gran expe­rien­cia tan­to en Colom­bia
como en el exte­rior, que le per­mi­te hacer una obser­va­ción inte­gral de
las polí­ti­cas de dere­chos huma­nos que desa­rro­lle cada gobierno.

La expe­rien­cia inter­na­cio­nal de las últi­mas déca­das ha demos­tra­do
que los paí­ses que se abren a la obser­va­ción inter­na­cio­nal en asun­tos
tan sen­si­bles como los dere­chos huma­nos, son los que salen ade­lan­te; en
cam­bio, los paí­ses que des­ca­li­fi­can este tipo de obser­va­cio­nes y
pro­mue­ven una espe­cie de ais­la­cio­nis­mo ampa­ra­dos en las tesis ya
supe­ra­das de la sobe­ra­nía nacio­nal son los que más se pare­cen a los
regí­me­nes tota­li­ta­rios. Por for­tu­na, el Gobierno no aco­gió la pro­pues­ta
que, en este sen­ti­do, lan­zó un expre­si­den­te del Con­gre­so.

* Gui­ller­mo Rive­ra, ex minis­tro del inte­rior, ex repre­sen­tan­te a la Cáma­ra. @riveraguillermo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: