Boli­via. Polí­ti­ca made in EE.UU: De Muñe­cos y Zom­bies

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 3 de mar­zo de 2020

Como bue­nos admi­ra­do­res de la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta, muchos medios de comu­ni­ca­ción, pre­sio­nan a los can­di­da­tos para deba­tir “como en Esta­dos Uni­dos”, y en este inten­to tie­nen tro­pie­zos con la reali­dad polí­ti­ca boli­via­na.

La polí­ti­ca en Boli­via ha per­di­do toda su cre­di­bi­li­dad, de eso se han encar­ga­do los gobier­nos neo­li­be­ra­les que, a nivel mun­dial, imple­men­ta­ron una estra­te­gia para des­po­li­ti­zar la socie­dad. Los actua­les par­ti­dos polí­ti­cos son, en muchos casos pro­pie­dad pri­va­da, sino vea­mos lo que ocu­rre con el FPV, o la UCS, don­de los pro­pie­ta­rios defi­nen que can­di­da­to apo­yan o a quién “alqui­lan” su sigla. Por otro lado están los que “can­di­da­tos huér­fa­nos” per­so­nas sin par­ti­do, como Tuto Qui­ro­ga, arlos Mesa o el Dr. Chi.

Boli­via­nos y boli­via­nas hemos natu­ra­li­za­do ese com­por­ta­mien­to y las auto­ri­da­des encar­ga­das de con­tro­lar y supe­rar estas ano­ma­lías, per­mi­ten su repro­duc­ción y con­so­li­dan un sis­te­ma polí­ti­co des­na­tu­ra­li­za­do. Nadie res­pe­ta ni hace res­pe­tar leyes y regla­men­tos del ejer­ci­cio de la polí­ti­ca.

Vol­vien­do a los medios y su rol orien­ta­dor, el pri­mer inten­to de pre­sen­tar un “deba­te” fue un fias­co y sola­men­te sir­vió para demos­trar la medio­cri­dad de los can­di­da­tos que pre­ten­den gober­nar un país com­ple­jo y cuya pro­pues­ta es un len­gua­je bási­co y repe­ti­ti­vo de vie­jos cli­ches, en esa medi­da no son “nue­vos” polí­ti­cos sino, vie­jas men­ta­li­da­des que razo­nan como los vie­jos polí­ti­cos.

Estos polí­ti­cos impro­vi­sa­dos tie­nen gran cola­bo­ra­ción de los “perio­dis­tas” son sus mejo­res apo­yos y cola­bo­ra­do­res, sino vea­mos las “con­fe­ren­cias de pren­sa” del Minis­tro de Obras Públi­cas, Arias, que es un buen actor de tea­tro y titi­re­te­ro frus­tra­do, que en una demos­tra­ción de la regre­sión que sufre, juga­ba con muñe­qui­tos en tele­vi­sión; este minis­tro cuan­do abre la boca, demues­tra su des­pre­cio hacia la inte­li­gen­cia de las per­so­nas, la medio­cri­dad de sus expli­ca­cio­nes no tie­ne nin­gún cues­tio­na­mien­to de los perio­dis­tas pre­sen­tes.

¿Será que la auto­cen­su­ra y el tema de pro­pa­gan­da guber­na­men­tal han doble­ga­do la per­so­na­li­dad crí­ti­ca?

Esta par­te de nues­tra his­to­ria, con un gobierno de fac­to, y su perio­do elec­to­ral, jun­to al deve­nir mediá­ti­co, pasa­rá a la his­to­ria como el “perio­do ama­ri­llo” de la pren­sa.

Un buen auxi­liar para la razón crí­ti­ca, nos ha brin­da­do el MIT, una renom­bra­da ins­ti­tu­ción de inves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca, pero no ha teni­do las reper­cu­sio­nes, que si exis­te en todo el mun­do, en este sen­ti­do esta­mos ais­la­dos de la reali­dad mun­dial, con la com­pli­ci­dad de los medios de comu­ni­ca­ción. El ridícu­lo del inge­nie­ro y su compu­tado­ra por­tá­til, sigue como para­dig­ma de la “inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca” y no se toma en cuen­ta una ver­da­de­ra inves­ti­ga­ción de un cen­tro cono­ci­do mun­dial­men­te y que tra­ba­ja con lo más avan­za­do de la tec­no­lo­gía ciber­né­ti­ca.

Esta­mos en el tiem­po de los jue­gos, pero no en la teo­ría que le dio el pre­mio Nobel al Eco­no­mis­ta John Nash, sino en los peli­gro­sos jue­gos de poder que pasa­ron de los muñe­qui­tos a un retorno de los muer­tos vivien­tes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *