Boli­via. Polí­ti­ca made in EE.UU: De Muñe­cos y Zom­bies

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano 3 de mar­zo de 2020

Como bue­nos admi­ra­do­res de la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta, muchos medios de comu­ni­ca­ción, pre­sio­nan a los can­di­da­tos para deba­tir “como en Esta­dos Uni­dos”, y en este inten­to tie­nen tro­pie­zos con la reali­dad polí­ti­ca boli­via­na.

La polí­ti­ca en Boli­via ha per­di­do toda su cre­di­bi­li­dad, de eso se han encar­ga­do los gobier­nos neo­li­be­ra­les que, a nivel mun­dial, imple­men­ta­ron una estra­te­gia para des­po­li­ti­zar la socie­dad. Los actua­les par­ti­dos polí­ti­cos son, en muchos casos pro­pie­dad pri­va­da, sino vea­mos lo que ocu­rre con el FPV, o la UCS, don­de los pro­pie­ta­rios defi­nen que can­di­da­to apo­yan o a quién “alqui­lan” su sigla. Por otro lado están los que “can­di­da­tos huér­fa­nos” per­so­nas sin par­ti­do, como Tuto Qui­ro­ga, arlos Mesa o el Dr. Chi.

Boli­via­nos y boli­via­nas hemos natu­ra­li­za­do ese com­por­ta­mien­to y las auto­ri­da­des encar­ga­das de con­tro­lar y supe­rar estas ano­ma­lías, per­mi­ten su repro­duc­ción y con­so­li­dan un sis­te­ma polí­ti­co des­na­tu­ra­li­za­do. Nadie res­pe­ta ni hace res­pe­tar leyes y regla­men­tos del ejer­ci­cio de la polí­ti­ca.

Vol­vien­do a los medios y su rol orien­ta­dor, el pri­mer inten­to de pre­sen­tar un “deba­te” fue un fias­co y sola­men­te sir­vió para demos­trar la medio­cri­dad de los can­di­da­tos que pre­ten­den gober­nar un país com­ple­jo y cuya pro­pues­ta es un len­gua­je bási­co y repe­ti­ti­vo de vie­jos cli­ches, en esa medi­da no son “nue­vos” polí­ti­cos sino, vie­jas men­ta­li­da­des que razo­nan como los vie­jos polí­ti­cos.

Estos polí­ti­cos impro­vi­sa­dos tie­nen gran cola­bo­ra­ción de los “perio­dis­tas” son sus mejo­res apo­yos y cola­bo­ra­do­res, sino vea­mos las “con­fe­ren­cias de pren­sa” del Minis­tro de Obras Públi­cas, Arias, que es un buen actor de tea­tro y titi­re­te­ro frus­tra­do, que en una demos­tra­ción de la regre­sión que sufre, juga­ba con muñe­qui­tos en tele­vi­sión; este minis­tro cuan­do abre la boca, demues­tra su des­pre­cio hacia la inte­li­gen­cia de las per­so­nas, la medio­cri­dad de sus expli­ca­cio­nes no tie­ne nin­gún cues­tio­na­mien­to de los perio­dis­tas pre­sen­tes.

¿Será que la auto­cen­su­ra y el tema de pro­pa­gan­da guber­na­men­tal han doble­ga­do la per­so­na­li­dad crí­ti­ca?

Esta par­te de nues­tra his­to­ria, con un gobierno de fac­to, y su perio­do elec­to­ral, jun­to al deve­nir mediá­ti­co, pasa­rá a la his­to­ria como el “perio­do ama­ri­llo” de la pren­sa.

Un buen auxi­liar para la razón crí­ti­ca, nos ha brin­da­do el MIT, una renom­bra­da ins­ti­tu­ción de inves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca, pero no ha teni­do las reper­cu­sio­nes, que si exis­te en todo el mun­do, en este sen­ti­do esta­mos ais­la­dos de la reali­dad mun­dial, con la com­pli­ci­dad de los medios de comu­ni­ca­ción. El ridícu­lo del inge­nie­ro y su compu­tado­ra por­tá­til, sigue como para­dig­ma de la “inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca” y no se toma en cuen­ta una ver­da­de­ra inves­ti­ga­ción de un cen­tro cono­ci­do mun­dial­men­te y que tra­ba­ja con lo más avan­za­do de la tec­no­lo­gía ciber­né­ti­ca.

Esta­mos en el tiem­po de los jue­gos, pero no en la teo­ría que le dio el pre­mio Nobel al Eco­no­mis­ta John Nash, sino en los peli­gro­sos jue­gos de poder que pasa­ron de los muñe­qui­tos a un retorno de los muer­tos vivien­tes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: