Bacar­dí: la gue­rra no tan «ocul­ta» con­tra Cuba

Des­kar­gak /​Des­car­gas (544 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Bacar­dí: la gue­rra no tan «ocul­ta» con­tra CubaDes­car­gar 
[PDF] [A5] Bacar­dí: la gue­rra no tan «ocul­ta» con­tra CubaDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Bacar­dí: la gue­rra no tan «ocul­ta» con­tra CubaDes­car­gar 
[EPUB] Bacar­dí: la gue­rra no tan «ocul­ta» con­tra CubaDes­car­gar 
[mobi] Bacar­dí: la gue­rra no tan «ocul­ta» con­tra CubaDes­car­gar 

El siguien­te tex­to fue publi­ca­do en el dia­rio cubano Juven­tud Rebel­de. Es un frag­men­to de la nue­va edi­ción, revi­sa­da y actua­li­za­da, del libro Ron Bacar­dí: la gue­rra «ocul­ta», de Her­nan­do Cal­vo Ospi­na, obra coedi­ta­da por la Casa Edi­to­ra Abril y Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, que se pre­sen­tó en la pasa­da Feria Inter­na­cio­nal del Libro de La Haba­na, febre­ro 2020.

La Bacar­dí ha esta­do detrás de bue­na par­te de los pla­nes con­ce­bi­dos o apo­ya­dos por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos para des­truir la Revo­lu­ción cuba­na. En el libro apa­re­cen muchos de ellos y se reve­lan, ade­más, las cla­ves que per­mi­ten com­pren­der esta afir­ma­ción.

Un lec­tor fami­lia­ri­za­do con los temas abor­da­dos o que ten­ga refe­ren­cia de ellos debe saber que esta «gue­rra» de la Bacar­dí, que ha con­ti­nua­do has­ta hoy, en reali­dad ya no es tan ocul­ta como pudie­ra haber­lo sido cuan­do se ter­mi­nó, hace casi vein­te años, la pri­me­ra edi­ción de esta obra —lo que jus­ti­fi­có enton­ces su títu­lo: Ron Bacar­dí: la gue­rra ocul­ta—, a lo que modes­ta­men­te con­tri­bu­yó su publi­ca­ción.

Las cau­sas del enfren­ta­mien­to tam­po­co son un secre­to y pue­den resu­mir­se fácil­men­te.

La trans­na­cio­nal no aban­do­na­rá el obce­ca­do sue­ño de recu­pe­rar las pro­pie­da­des que le fue­ron nacio­na­li­za­das por el Gobierno cubano —según con­si­de­ra este, con toda razón, en un acto legí­ti­mo, sobe­rano y con­for­me al Dere­cho Inter­na­cio­nal— ni a desem­pe­ñar un rol de pri­mer orden en una Cuba res­truc­tu­ra­da como neo­co­lo­nia a la medi­da de los intere­ses del Gobierno esta­dou­ni­den­se, lo que le garan­ti­za­ría su acce­so al poder.

Si exis­tie­ran dudas, pon­go a con­si­de­ra­ción del lec­tor las pala­bras de Eduar­do Sar­di­na, pri­mer eje­cu­ti­vo de Bacar­dí U.S.A. Inc. has­ta 2006: «Si Esta­dos Uni­dos reco­no­ce a Cuba, y las con­di­cio­nes para los nego­cios son favo­ra­bles, enton­ces Bacar­dí pue­de con­si­de­rar seria­men­te el vol­ver a Cuba»1. Sin comen­ta­rios. Los cuba­nos, por su par­te, harán has­ta lo impo­si­ble por impe­dir que el sue­ño de la Bacar­dí se haga reali­dad, como lo deja­ron cla­ro, una vez más, el 24 de febre­ro de este 2019, al apro­bar mayo­ri­ta­ria­men­te (el 78,3 por cien­to de quie­nes tenían dere­cho al voto), en refe­ren­do, la nue­va Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca, que en su pri­mer artícu­lo esta­ble­ce que «Cuba es un Esta­do socia­lis­ta de dere­cho y jus­ti­cia social, demo­crá­ti­co, inde­pen­dien­te y sobe­rano», y en el cuar­to, que «los ciu­da­da­nos tie­nen el dere­cho de com­ba­tir por todos los medios, inclu­yen­do la lucha arma­da, cuan­do no fue­ra posi­ble otro recur­so, con­tra cual­quie­ra que inten­te derri­bar el orden polí­ti­co, social y eco­nó­mi­co esta­ble­ci­do por esta Cons­ti­tu­ción».

Bacar­dí-Mar­ti­ni tam­po­co renun­cia­rá al mer­ca­do esta­dou­ni­den­se, pero el levan­ta­mien­to del blo­queo a la Isla podría poner en ries­go su abso­lu­to con­trol del mis­mo, si esta últi­ma pudie­ra ven­der allí su mun­dial­men­te reco­no­ci­do Hava­na Club.

Es por ello que, pro­ba­ble­men­te, segui­rá apos­tan­do por la línea «dura» de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se hacia Cuba, que vie­ne de la mano con la rigu­ro­sa apli­ca­ción de la ley Helms-Bur­ton, la cual con­tri­bu­yó deci­si­va­men­te a ela­bo­rar y apro­bar, con lo cual garan­ti­za ambos obje­ti­vos.

Debe haber cau­sa­do rego­ci­jo entre los direc­ti­vos y accio­nis­tas de la Bacar­dí-Mar­ti­ni la acti­va­ción, en mayo de 2019, por Donald Trump, del con­tro­ver­ti­do Títu­lo III de la ley, cuya apli­ca­ción fue­ra sus­pen­di­da por suce­si­vos pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­ses. «Res­pal­da­mos el dere­cho y la capa­ci­dad de los afec­ta­dos para bus­car jus­ti­cia y evi­tar un mayor trá­fi­co de pro­pie­da­des roba­das», expre­sa un comu­ni­ca­do de la com­pa­ñía al cono­cer la deci­sión2.

De algo sí hay abso­lu­ta cer­te­za: en corres­pon­den­cia con sus intere­ses, la trans­na­cio­nal con­ti­nua­rá pro­cu­ran­do des­po­jar a Cuba de la mar­ca Hava­na Club, y si no pudie­ra, no ceja­rá en su empe­ño de obs­ta­cu­li­zar su regis­tro en terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos por par­te de algu­na empre­sa mix­ta con par­ti­ci­pa­ción cuba­na y extran­je­ra, como es hoy Hava­na Club Hol­ding, o por algu­na empre­sa de la Isla.

La Bacar­dí pudo lograr una vez más su pro­pó­si­to en 2006, cuan­do la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros del Depar­ta­men­to del Teso­ro dene­gó la licen­cia a Cubaex­port para rea­li­zar el pago del regis­tro de la mar­ca. Pos­te­rior­men­te, en el pro­ce­so judi­cial pro­mo­vi­do por la empre­sa cuba­na no fue posi­ble lograr un fallo favo­ra­ble, que reco­no­cie­ra su legí­ti­mo dere­cho a hacer­lo, por­que tan­to la OFAC como las cor­tes esta­dou­ni­den­ses se para­pe­ta­ron tras lo esta­ble­ci­do en la Sec­ción 211 de la «Ley para la Apro­ba­ción del Pre­su­pues­to y las Asig­na­cio­nes Suple­men­ta­rias de Emer­gen­cia para el Año Fis­cal 1999, y otros pro­pó­si­tos» (Divi­sión A, Sec­ción II, de la Ley Omni­bus de Asig­na­cio­nes Con­so­li­da­das Suple­men­ta­rias y de Emer­gen­cia de los Esta­dos Uni­dos de 1999).

Sin embar­go, en 2016, cuan­do corres­pon­día la reno­va­ción del regis­tro de la mar­ca Hava­na Club en Esta­dos Uni­dos, Cubaex­port sí logró obte­ner una licen­cia espe­cí­fi­ca de la OFAC para hacer­lo, a pesar de cuan­to recur­so empleó la Bacar­dí para impe­dir­lo. El orga­nis­mo de con­trol finan­cie­ro había con­sul­ta­do al Depar­ta­men­to de Esta­do al res­pec­to, y este reco­men­dó su otor­ga­mien­to3, en un con­tex­to en que ya se habían res­ta­ble­ci­do las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre Cuba y Esta­dos Uni­dos, y se habían dado algu­nos otros pasos en el camino de la nor­ma­li­za­ción de los víncu­los bila­te­ra­les, muchos de ellos rever­ti­dos a par­tir de que Donald Trump asu­mie­ra la pre­si­den­cia en enero de 2017.

Bacar­dí reac­cio­nó de inme­dia­to y soli­ci­tó a la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros que die­ra mar­cha atrás al otor­ga­mien­to de la licen­cia. Eduar­do Sán­chez, vice­pre­si­den­te sénior y ase­sor legal prin­ci­pal de Bacar­dí Limi­ted, seña­ló que la OFAC al revo­car su deci­sión ante­rior de negar esa mis­ma licen­cia «con­tra­di­ce su pro­pia defen­sa de esa deci­sión en varias cor­tes de Esta­dos Uni­dos»4. La com­pa­ñía tam­bién soli­ci­tó a la Ofi­ci­na de Paten­tes y Mar­cas que can­ce­la­ra el regis­tro.

Es solo el comien­zo de otro capí­tu­lo de final impre­de­ci­ble. En febre­ro de 2016, Ana­yan­si Rodrí­guez, en aquel momen­to emba­ja­do­ra de Cuba ante la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das en Gine­bra y otros Orga­nis­mos Inter­na­cio­na­les con sede en Sui­za, seña­ló que el peli­gro de can­ce­la­ción del regis­tro de la mar­ca seguía laten­te, ya que la Sec­ción 211 se man­te­nía vigen­te, sin cam­bio alguno5. Y esto suce­de, a pesar de que en 2002, al fina­li­zar en el Órgano de Solu­ción de Dife­ren­cias (OSD) de la OMC el pro­ce­so para cono­cer de la recla­ma­ción pre­sen­ta­da por las Comu­ni­da­des Euro­peas6 en repre­sen­ta­ción de los intere­ses de la empre­sa mix­ta Hava­na Club Hol­ding, este órgano cons­ta­tó que la Sec­ción infrin­gía dife­ren­tes dis­po­si­cio­nes esta­ble­ci­das en el Acuer­do sobre los ADPIC y en el Con­ve­nio de París para la Pro­tec­ción de la Pro­pie­dad Indus­trial, y en corres­pon­den­cia, soli­ci­tó que Esta­dos Uni­dos refor­ma­ra la mis­ma para ade­cuar­la a las obli­ga­cio­nes jurí­di­cas deri­va­das de los men­cio­na­dos acuer­dos inter­na­cio­na­les.

El peli­gro de que el regis­tro de la mar­ca pue­da ser can­ce­la­do es real, no solo por­que Esta­dos Uni­dos man­ten­ga intac­ta la Sec­ción 211, lo que ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te denun­cia­do por Cuba en las reunio­nes del OSD, sino, al menos, por otros dos moti­vos: pri­me­ro, el con­tex­to actual no es el mis­mo que aquel en que la OFAC otor­gó la licen­cia auto­ri­zan­do que se efec­tua­ra el pago del mis­mo, y segun­do, la trans­na­cio­nal nun­ca va a acep­tar que la mar­ca que­de en poder de la empre­sa cuba­na, pues esta sería, según su lógi­ca, una puer­ta que habría que cerrar, en pre­vi­sión de un posi­ble levan­ta­mien­to del blo­queo, máxi­me cuan­do cono­ce que hay sig­ni­fi­ca­ti­vas fuer­zas al inte­rior del impe­rio que con­si­de­ran que este no ha sido efi­caz para con­se­guir sus pro­pó­si­tos, y otras que con­si­de­ran que per­ju­di­ca sus intere­ses. De hecho, Facun­do Bacar­dí, quien diri­ge la trans­na­cio­nal des­de 2005, en una entre­vis­ta con­ce­di­da en 2014 a la revis­ta Cigar Afi­cio­na­do, admi­tió que algu­nos miem­bros de la fami­lia esta­ban a favor del «embar­go» —en reali­dad blo­queo— y otros en con­tra7.

Aho­ra bien, pue­de ser que la Bacar­dí en su «gue­rra» con la Cuba revo­lu­cio­na­ria emplee, para lograr sus obje­ti­vos, méto­dos más o menos suti­les, más o menos agre­si­vos, en depen­den­cia de los con­tex­tos y las coyun­tu­ras, pero las con­tra­dic­cio­nes entre las par­tes en con­flic­to son, en esen­cia, anta­gó­ni­cas. Es por ello que esa con­fron­ta­ción ten­drá, con segu­ri­dad, nue­vos capí­tu­los, muchos más, en una saga que pare­ce ser inter­mi­na­ble…

Juven­tud Rebel­de

24 de febre­ro de 2020

Fuen­te: Fuen­te: http://​www​.juven​tu​dre​bel​de​.cu/​c​u​b​a​/​2​020 – 02-24/­ba­car­di-la-gue­rra-ocul­ta

  1. Benes, Ale­jan­dro: «The Spi­rit of the Bat», Cigar Afi­cio­na­do, Washing­ton, 1996.
  2. Alon­so Fal­cón, Randy, y Edil­ber­to Car­mo­na Tama­yo. «El Títu­lo III y el amar­go tra­go de Bacar­dí», Cuba, Cuba­de­ba­te, 26 de junio de 2019.
  3. Gámez Torres, Nora. «Depar­ta­men­to de Esta­do reco­men­dó per­mi­tir a Cuba regis­tro de Hava­na Club», El Nue­vo Herald, 12 de febre­ro de 2016.
  4. Ídem.
  5. «Cuba denun­cia incum­pli­mien­to de EE. UU. de reso­lu­cio­nes de OMC», Pren­sa Lati­na, 26 de febre­ro de 2016, en CubaSí.cu.
  6. Las Comu­ni­da­des Euro­peas son dos orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les (fue­ron tres con la extin­ta Comu­ni­dad Euro­pea del Car­bón y del Ace­ro) de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca, infra­es­truc­tu­ra jurí­di­ca y fun­cio­nal de la Unión Euro­pea: la Comu­ni­dad Euro­pea (anti­gua Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea) y la Comu­ni­dad Euro­pea de la Ener­gía Ató­mi­ca. Estas comu­ni­da­des sur­gie­ron para crear una fuer­te unión eco­nó­mi­ca entre sus paí­ses miem­bros.
  7. Shan­ken, Mar­vin R. «A Con­ver­sa­tion with Facun­do Bacar­dí», Cigar Afi­cio­na­do. julio/​agosto 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *