Argen­ti­na. Cons­tru­ya­mos el Nun­ca Más a la deu­da exter­na

Por Mario Cafie­ro*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 mar­zo 2020

Lue­go de déca­das de gol­pes y vio­len­cia polí­ti­ca, la diri­gen­cia argen­ti­na supo cons­truir su «Nun­ca Más». Des­de 1983 pudo orga­ni­zar sus ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas de for­ma demo­crá­ti­ca y per­ma­nen­te. Resuel­ta la orga­ni­za­ción polí­ti­co demo­crá­ti­ca, se dio por sen­ta­do que el bien­es­tar social ven­dría por aña­di­du­ra. Pero las recu­rren­tes cri­sis eco­nó­mi­cas y socia­les que hemos pade­ci­do des­de enton­ces han dado por tie­rra este argu­men­to. Un solo dato: hoy el PBI per cápi­ta es simi­lar a la déca­da del 90. Pocos paí­ses regis­tran este nivel de estan­ca­mien­to. La cien­cia eco­nó­mi­ca no alcan­za a expli­car la ano­ma­lía de un país con inmen­sas rique­zas y tan pobre desem­pe­ño. Las rece­tas eco­nó­mi­cas neo­li­be­ra­les apli­ca­das han sido desas­tro­sas, como este últi­mo inten­to con Macri. Pero cuan­do se apli­ca­ron otras polí­ti­cas, no se acom­pa­ña­ron de un cam­bio de la matriz pro­duc­ti­va y finan­cie­ra. La eco­no­mía argen­ti­na pare­ce un labe­rin­to cuyo reco­rri­do siem­pre ter­mi­na en el mis­mo lugar: deu­da exter­na insos­te­ni­ble, fal­ta de dóla­res y cri­sis con­se­cuen­te. Nos dicen que la cri­sis siem­pre se pre­ci­pi­ta por la sen­ci­lla razón que no tene­mos los dóla­res para pagar la deu­da exter­na. Pero: ¿adón­de se fue­ron los dóla­res que nos pres­ta­ron?

En los datos ofi­cia­les encon­tra­mos la res­pues­ta. El últi­mo infor­me de la Direc­ción de Cuen­tas Inter­na­cio­na­les infor­ma que la Argen­ti­na es acree­do­ra del mun­do en 115.996 millo­nes dóla­res; ya que tie­ne pres­ta­do o inver­ti­do afue­ra del país 387.499 millo­nes de dóla­res y tie­ne una deu­da exter­na de 271.503 millo­nes de dóla­res. Pon­gá­mos­lo así: la eco­no­mía argen­ti­na ‑como un todo- podría pagar ínte­gra­men­te su deu­da exter­na y con­tar ade­más con 115.996 millo­nes de dóla­res de reser­vas, con lo cual no nece­si­ta­ría de nin­gún esfuer­zo para pagar su deu­da exter­na, ni habría la más mini­na incer­ti­dum­bre cam­bia­ria. El pro­ble­ma argen­tino no es enton­ces la fal­ta de dóla­res, sino la inade­cua­da loca­li­za­ción de los mis­mos. El pro­ble­ma resi­de en un sec­tor pri­va­do que ate­so­ra en dóla­res y se los lle­va fue­ra del sis­te­ma finan­cie­ro local. Y un sec­tor públi­co al que siem­pre le fal­tan dóla­res, por­que adeu­da muchos (aun­que no los haya usa­do) por­que sen­ci­lla­men­te los ha sumi­nis­tra­do al sec­tor pri­va­do para que éste los ate­so­re y fugue.

La deu­da exter­na y fuga de capi­ta­les son las dos caras de una mis­ma mone­da y es este meca­nis­mo el que des­tru­ye el sis­te­ma mone­ta­rio y finan­cie­ro local. Al pun­to que hoy en Argen­ti­na la rela­ción entre el dine­ro que cir­cu­la y su PBI es del 27%, se ubi­ca en el pues­to nº 158 del mun­do. O sea que somos un país en extre­ma pobre­za mone­ta­ria-finan­cie­ra nacio­nal y eso es en con­se­cuen­cia lo que aplas­ta a nues­tra eco­no­mía real. El FMI que ya asu­mió su error en apo­yar el insos­te­ni­ble endeu­da­mien­to del gobierno ante­rior, aho­ra debe­ría reco­no­cer que el nudo del pro­ble­ma eco­nó­mi­co argen­tino es la exclu­sión mone­ta­ria y la usu­ra finan­cie­ra.

No hay sali­da al pro­ble­ma de la deu­da si no recons­trui­mos nues­tras ins­ti­tu­cio­nes mone­ta­rias y finan­cie­ras, como hici­mos antes con nues­tras ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­co demo­crá­ti­cas. Par­tien­do de aprehen­der que la mone­da y el cré­di­to son un bien común, tan nece­sa­rio a la vida eco­nó­mi­ca como el agua a la vida bio­ló­gi­ca. Que para ello es nece­sa­rio recu­pe­rar la con­fian­za y que la con­fian­za es impo­si­ble de impor­tar­la. Por tan­to, es nece­sa­rio cons­truir un pac­to entre el capi­tal pro­duc­ti­vo, el tra­ba­jo y el Esta­do, para imple­men­tar sis­te­mas mone­ta­rios digi­ta­les moder­nos, que garan­ti­cen liqui­dez y cré­di­to acor­de al reque­ri­mien­to del sec­tor pro­duc­ti­vo. Es nece­sa­rio vol­ver a las ideas de Key­nes y Sil­vio Gesell, ponien­do al capi­tal finan­cie­ro al ser­vi­cio de la eco­no­mía.

*Mario Cafie­ro, ex dipu­tado nacio­nal, uno de los prin­ci­pa­les impul­so­res de la inves­ti­ga­ción de la deu­da exter­na argen­ti­na y del mega­can­je de 2001,y actual pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Nacio­nal del Aso­cia­ti­vis­mo y la Eco­no­mía Social (INAES).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *