Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­go

Des­kar­gak /​Des­car­gas (103 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[PDF] [A5] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[EPUB] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[mobi] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 

Es sabi­do des­de hace varios meses que varios com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Gali­za han sido encau­sa­dos por la Audien­cia Nacio­nal en un jui­cio que en Eus­kal Herria nos trae terri­bles recuer­dos. Y qui­zá este tri­bu­nal inqui­si­to­rial espa­ñol en un futu­ro vuel­va a gol­pear a vas­cos. O Anda­lu­ces. O Cas­te­lla­nos. ¿Quién sabe? Esta­mos hablan­do del suce­sor del TOP fran­quis­ta pen­sa­do para ata­jar la disi­den­cia polí­ti­ca de esa Espa­ña Gran­de y Libre que crea­ron los pode­res espa­ño­les en 1492, que sobre­vi­ve usan­do inclu­so las dic­ta­du­ras fas­cis­tas y que hoy se dis­fra­za de demó­cra­ta.

El pro­ce­so con­tra los cama­ra­das gale­gos es en reali­dad en con­tra de todas. Cual­quier ciu­da­dano o ciu­da­da­na que ten­ga y lle­ve a cabo un pro­yec­to polí­ti­co para cons­truir una patria socia­lis­ta y se quie­ra auto deter­mi­nar pue­de estar en el obje­ti­vo de la Audien­cia Nacio­nal. Aun­que para lograr­lo se limi­te a usar medios pací­fi­cos. Eso no les impor­ta a los repre­so­res, solo les intere­sa man­te­ner su Esta­do.

Cen­trán­do­nos en la situa­ción de Gali­za y aten­dien­do una peti­ción de los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Cei­var y Cau­sa Gali­za en el sen­ti­do de pedir algu­na impli­ca­ción soli­da­ria con la situa­ción que les toca vivir, el com­pa­ñe­ro Iña­ki Gil de San Vicen­te y yo mis­mo hemos man­te­ni­do esta con­ver­sa­ción con el fin de socia­li­zar y con­cien­ciar ante el jui­cio inmi­nen­te en el que la fis­ca­lía pide lar­gas con­de­nas de cár­cel, indem­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas y la ile­ga­li­za­ción de ambas orga­ni­za­cio­nes.

Iña­ki, esta situa­ción de los com­pa­ñe­ros y ami­gos gale­gos la cono­ce­mos de sobra en nues­tro país… ¿Podrías expli­car qué se pro­po­ne el Esta­do espa­ñol con tan des­me­su­ra­da peti­ción fis­cal?

Varias de las res­pues­tas a esta pre­gun­ta serán desa­rro­lla­das con más dete­ni­mien­to lue­go, así que aho­ra voy a limi­tar­me a lo bási­co. Pode­mos bara­jar un doble obje­ti­vo que gira fun­da­men­tal­men­te en for­mas diver­sas de la peda­go­gía del mie­do: uno y fun­da­men­tal, ade­más de seguir repri­mien­do al inde­pen­den­tis­mo gale­go bus­can­do su des­apa­ri­ción, tam­bién adver­tir a los sec­to­res auto­no­mis­tas o gale­guis­tas que no se les ocu­rra girar hacia la izquier­da inde­pen­den­tis­ta. Y dos, refor­zar todas las for­mas de nacio­na­lis­mo espa­ñol en Gali­za, preo­cu­pa­do por el arrai­go del inde­pen­den­tis­mo, su resis­ten­cia a todos los ata­ques y la posi­bi­li­dad más que real que crez­ca y se auto­or­ga­ni­ce.

Tra­di­cio­nal­men­te éra­mos las vas­cas el obje­ti­vo de la Audien­cia Nacio­nal con la excu­sa de la lucha arma­da de ETA, pero pare­ce que amplían obje­ti­vos… ahí está la repre­sión con­tra las cata­la­nas, aho­ra las gale­gas… ¿Podrías expli­car un poco, con algo más de deta­lle, la fun­ción de este tri­bu­nal en el orden espa­ñol y si pien­sas que sus fun­cio­nes se irán desa­rro­llan­do y amplian­do en los pró­xi­mos años?

La Audien­cia Nacio­nal –espa­ño­la, por supues­to– fue crea­da en 1977 para adap­tar la repre­sión fran­quis­ta a las nece­si­da­des de la Cons­ti­tu­ción que se ins­tau­ra­ría en 1978. Es por tan­to la mejo­ra fun­cio­nal del sinies­tro Tri­bu­nal de Orden Públi­co crea­do por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta a fina­les de 1963 cuan­do empe­za­ban a cre­cer la lucha de cla­ses y las luchas de libe­ra­ción nacio­nal en el Esta­do. A raíz del ase­si­na­to legal de Julián Gri­mau en 1963, mili­tan­te del PCE, la dic­ta­du­ra com­pren­dió que si cen­tra­li­za­ba toda la repre­sión polí­ti­ca en un tri­bu­nal espe­cia­li­za­do gana­ría dos cosas: más dure­za y rapi­dez en los pro­ce­sos y, a la vez, dar una páti­na de supues­ta «neu­tra­li­dad» al res­to del apa­ra­to de jus­ti­cia que se dedi­ca­ría solo a per­se­guir deli­tos «socia­les». El TOP, pese a su fero­ci­dad, no pudo aplas­tar el ascen­so de las movi­li­za­cio­nes que aca­ba­ron con la dic­ta­du­ra. En 1977, la lla­ma­da «tran­si­ción demo­crá­ti­ca», vio que no podría man­te­ner­se la fic­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca sobre una muy pró­xi­ma Cons­ti­tu­ción man­te­nien­do into­ca­ble el TOP, el pun­to de bóve­da de la pirá­mi­de repre­si­va.

La solu­ción fue crear la Audien­cia Nacio­nal con lige­ros reto­ques, pero con al menos seis anclas esen­cial­men­te anti­de­mo­crá­ti­cas en su inte­rior que le atan a la monar­quía impe­ria­lis­ta espa­ño­la. Una, des­tru­ye el prin­ci­pio ele­men­tal de inme­dia­ción, es decir, que la jus­ti­cia se ejer­za en el con­tex­to socio­cul­tu­ral y lin­güís­ti­co del hecho a juz­gar. Dos, por tan­to, des­tru­ye el dere­cho ele­men­tal al juez ordi­na­rio y natu­ral, dere­cho por el que la pro­pia bur­gue­sía había lucha­do cuan­do era pro­gre­sis­ta. Tres, por todo ello es esen­cial­men­te enemi­ga de los dere­chos ele­men­ta­les de las nacio­nes opri­mi­das y «peri­fé­ri­cas» que ven cómo sus con­na­cio­na­les son juz­ga­dos a cien­tos de kiló­me­tros de dis­tan­cia en un entorno muy dife­ren­te y has­ta hos­til. Cua­tro, esta injus­ti­cia se agra­va sobre­ma­ne­ra cuan­do las juz­ga­das son muje­res que defien­den los dere­chos de sus nacio­nes, sobre las que recae el peso de la iden­ti­dad patriar­cal del nacio­na­lis­mo espa­ñol. Cin­co, ade­más, su mis­ma crea­ción «des­de arri­ba» y antes de la entra­da en vigen­cia de la Cons­ti­tu­ción a la que dice defen­der anu­la todo atis­bo de un posi­ble «espí­ri­tu demo­crá­ti­co» en su inte­rior, a no ser que sea por con­cre­tos intere­ses polí­ti­cos de ran­go supe­rior y exte­rio­res a la Audien­cia Nacio­nal. Y seis, y sobre todo lo ante­rior, el mis­mo sis­te­ma de nom­bra­mien­to de los jue­ces.

Las izquier­das revo­lu­cio­na­rias del Esta­do y en gene­ral sus fuer­zas demo­crá­ti­cas deben exi­gir el inme­dia­to cie­rre de la Audien­cia Nacio­nal –espa­ño­la, por supues­to– y la anu­la­ción de sus con­de­nas, es decir la Amnis­tía, no solo por­que la Audien­cia en sí mis­ma es una abe­rra­ción anti­de­mo­crá­ti­ca que debe con­cluir ya sino tam­bién por­que es muy pro­ba­ble que sus fun­cio­nes repre­si­vas se amplíen por razo­nes que vere­mos en otra res­pues­ta pos­te­rior.

Ambos cono­ce­mos y apre­cia­mos a las per­so­nas que van a juz­gar, patrio­tas gale­gos, socia­lis­tas, revo­lu­cio­na­rias ¿Pien­sas que la elec­ción de los juz­ga­dos res­pon­de a una inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca?

La inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca de la repre­sión es cris­ta­li­na, inocul­ta­ble. Pero ade­más de denun­ciar esta reali­dad, tam­bién debe­mos rei­vin­di­car con orgu­llo la valía per­so­nal de las y los com­pa­ñe­ros some­ti­dos a jui­cio por­que exis­te una uni­dad de pra­xis entre la mano y la men­te que se plas­ma en la éti­ca revo­lu­cio­na­ria y en la moral per­so­nal y colec­ti­va. Las per­so­nas bue­nas son las que, en su con­tex­to vital, saben prac­ti­car de for­ma direc­ta o indi­rec­ta esa uni­dad asu­mien­do los cos­tos que ello impli­ca. Por cir­cuns­tan­cias, unas ten­drán que dar más impor­tan­cia a la pala­bra y otras a la acción y vice­ver­sa, den­tro de la dia­léc­ti­ca entre ambas. Inclu­so pue­den exis­tir dife­ren­cias valo­ra­ti­vas y cri­te­rios dis­tan­cia­dos entre las per­so­nas, pero el Esta­do sabe que el pue­blo tra­ba­ja­dor, con su expe­rien­cia, com­pren­de que lo deci­si­vo, es el ejem­plo de la pra­xis orien­ta­da a una Gali­za inde­pen­dien­te, obje­ti­co inad­mi­si­ble por el Esta­do. Al mar­gen de dife­ren­cias, y aun­que lo redu­jé­ra­mos úni­ca­men­te a la soli­da­ri­dad, el Esta­do sabe que inclu­so esta, la soli­da­ri­dad, es un peli­gro mor­tal para el capi­ta­lis­mo espa­ñol, y por eso la per­si­guen con tan­ta obse­sión. Exis­ten valo­res éti­cos y mora­les, jun­to a los socio­po­lí­ti­cos, que son un peli­gro para el capi­tal y para eso que lla­man Espa­ña.

Sin pre­ten­der entro­me­ter­nos en la reali­dad de Gali­za ¿qué crees que supon­dría para nues­tro pue­blo her­mano que ile­ga­li­za­sen a estos dos colec­ti­vos?

Las ile­ga­li­za­cio­nes de colec­ti­vos, par­ti­dos, agru­pa­cio­nes elec­to­ra­les, etc., son una de las tác­ti­cas de la peda­go­gía del mie­do. Tie­nen como obje­ti­vo des­truir los nive­les de auto­or­ga­ni­za­ción e inde­pen­den­cia polí­ti­ca que han desa­rro­lla­do esos colec­ti­vos, e impe­dir que resur­jan. La ver­te­bra­ción inter­na de la cla­se pro­le­ta­ria, de la nación opri­mi­da, sufre un tre­men­do gol­pe y ha de empe­zar de nue­vo a recons­truir lo des­trui­do tan­to en lo mate­rial: loca­les, medios de pren­sa, recur­sos eco­nó­mi­cos, etc.; como en lo moral: mie­do, ais­la­mien­to, des­unión y sur­gi­mien­to de ten­den­cias clau­di­ca­cio­nis­tas y refor­mis­tas. Cuan­do a las ile­ga­li­za­cio­nes se le suman deten­cio­nes, se incre­men­ta la des­truc­ción mate­rial y moral, se mul­ti­pli­can las difi­cul­ta­des y sur­gen las ten­den­cias refor­mis­tas has­ta enton­ces ocul­tas. La capa­ci­dad de resis­ten­cia a las ile­ga­li­za­cio­nes y por tan­to la recu­pe­ra­ción más o menos rápi­da, depen­de de la tarea con­cien­cia­do­ra y orga­ni­za­ti­va rea­li­za­da sis­te­má­ti­ca­men­te con ante­rio­ri­dad. Si por lo que fue­se esta tarea se debi­li­ta o se aban­do­na, la recu­pe­ra­ción cos­ta­rá mucho más.

Me ima­gino que el Esta­do pre­ten­de dar un avi­so a nave­gan­tes a otros pue­blos e inclu­so movi­mien­tos popu­la­res de su pro­pio país ¿Crees que una con­de­na ejem­pla­ri­zan­te en el caso de estos com­pa­ñe­ros con­di­cio­na­ría a otros movi­mien­tos polí­ti­cos, inclu­so de la pro­pia Espa­ña?

Des­de lue­go ese tam­bién es un obje­ti­vo de la repre­sión: que sus gol­pes inti­mi­den a ter­ce­ros. Tene­mos aho­ra mis­mo el caso de las repre­sio­nes en Anda­lu­cía, por ejem­plo, silen­cia­das y ocul­ta­das sis­te­má­ti­ca­men­te. Con­de­nar a cár­cel a per­so­nas que sim­ple­men­te han recu­pe­ra­dos bie­nes vita­les para paliar en algo el empo­bre­ci­mien­to con el que les gol­pea el capi­tal no es solo aumen­tar el dolor en esos entor­nos e inten­tar des­truir su dig­ni­dad, sino tam­bién adver­tir al res­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para no reali­ce actos de jus­ti­cia popu­lar, de recu­pe­ra­ción de bie­nes ele­men­ta­les, aun­que sigan empeo­ran­do dra­má­ti­ca­men­te sus con­di­cio­nes de vida: impo­ner la pasi­vi­dad sumi­sa en medio de la mise­ria cre­cien­te. Tene­mos tam­bién el caso del pró­xi­mo jui­cio con­tra com­pa­ñe­ras inter­na­cio­na­lis­tas de Madrid por la ayu­da huma­ni­ta­ria al pue­blo pales­tino, o los miles de gol­pes de la Ley Mor­da­za, o de las leyes anti­obre­ras y anti­sin­di­ca­les, anti­de­mo­crá­ti­cas, anti­cul­tu­ra­les y anti­pe­da­gó­gi­cas, anti­in­mi­gra­ción… que día a día gol­pean a las cla­ses explo­ta­das, espe­cial­men­te a la mujer tra­ba­ja­do­ra. ¿Y qué decir de las vio­len­cias con­tra Cata­lun­ya y Eus­kal Herria?

El cinis­mo hipó­cri­ta del gobierno PSOE-UP a este res­pec­to es inacep­ta­ble: pue­de anu­lar o de entra­da ases­tar­le un tajo pro­fun­do a la repre­sión, a la Ley Mor­da­za, etc., por decre­to y no lo hace, la man­tie­ne en vigor con los cos­tos que eso supo­ne para las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, y lo mis­mo podría hacer con el res­to de leyes impues­tas por el PSOE y el PP has­ta verano de 2018.

Inter­na­cio­na­lis­mo obli­ga, Iña­ki, ¿Crees que exis­te un movi­mien­to soli­da­rio entre los pue­blos del Esta­do para que, ante casos como este, se acti­ve una red soli­da­ria que con­di­cio­ne al Esta­do a la hora de repri­mir?

Toda­vía no exis­te una red soli­da­ria inter­na­cio­na­lis­ta lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para lograr con­di­cio­nar la repre­sión del Esta­do, redu­cién­do­la, tris­te­men­te no exis­te toda­vía. Sí se apre­cia una inci­pien­te recu­pe­ra­ción que debe supe­rar enor­mes obs­tácu­los, si toma­mos como base las redes de soli­da­ri­dad que se crea­ron al final del fran­quis­mo y que fue­ron en gran par­te des­man­te­la­das por el euro­co­mu­nis­mo; que vol­vie­ron a crear­se con­for­me se veía el tras­fon­do repre­si­vo de la Audien­cia Nacio­nal y que demos­tra­ron su efi­ca­cia soli­da­ria sobre todo con el pue­blo vas­co en los años 80 y has­ta la olea­da repre­si­va de los 90 en ade­lan­te; que otra vez empe­za­ron a sur­gir a raíz de la cri­sis de 2007 y en espe­cial con las movi­li­za­cio­nes des­de el 15‑M/​2011 pero que de nue­vo fue­ron debi­li­ta­das por el refor­mis­mo, por la alian­za entre Uni­das Pode­mos, Izquier­da Uni­da y otros sec­to­res que uti­li­za­ron los resul­ta­dos del ciclo elec­to­ral euro­peo y esta­tal de 2014 – 2015 para ase­gu­rar que, por fin, todo se resol­ve­ría aban­do­nan­do la movi­li­za­ción en la calle y lle­ván­do­la exclu­si­va y estric­ta­men­te a las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas: eran los años de glo­ria del «nue­vo muni­ci­pa­lis­mo», del «ciu­da­da­nis­mo», del «sí se pue­de», de la «demo­cra­cia de la gen­te» orga­ni­za­da en «demos», etc., que vacia­ron las calles, lle­na­ron las pol­tro­nas, y debi­li­ta­ron el inter­na­cio­na­lis­mo y la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria.

La recu­pe­ra­ción inci­pien­te actual está espo­lea­da por lo que hemos vis­to des­de el derrum­be interno del PP duran­te 2017, la fero­ci­dad del capi­tal a pesar de la fugaz recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y por el cinis­mo del PSOE-UP arri­ba expues­to, pero aún es débil sobre todo en cuan­to a cohe­sión teó­ri­ca y polí­ti­ca corrien­do el peli­gro de recaer de nue­vo por la cre­du­li­dad ante el dilu­vio de pro­me­sas que ase­gu­ran que –¡¡aho­ra sí!!– en la Espa­ña demo­crá­ti­ca de nación de nacio­nes, que solu­cio­na has­ta la cua­dra­tu­ra del círcu­lo median­te «el diá­lo­go».

El Esta­do espa­ñol qui­zá con estos pro­ce­sos lo que de ver­dad mues­tra es su debi­li­dad… ¿podrías hacer­nos una radio­gra­fía del esta­do real del Esta­do espa­ñol?

El capi­ta­lis­mo espa­ñol tie­ne un abis­mo estruc­tu­ral que arras­tra des­de sus pri­me­ros bal­bu­ceos y que se acre­cien­ta a pesar de los esfuer­zos muy pasa­je­ros rea­li­za­dos en con­ta­das oca­sio­nes: habla­mos de su len­to retro­ce­so en la jerar­quía mun­dial impe­ria­lis­ta por­que no tie­ne capa­ci­dad indus­trial para inten­si­fi­car sos­te­ni­da­men­te la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo fren­te a la cre­cien­te com­pe­ten­cia deter­mi­na­da por la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor. Aun­que la explo­ta­ción socio­la­bo­ral sal­va­je mul­ti­pli­ca­da des­de 2010 ha logra­do inclu­so aumen­tar un poco la pro­duc­ti­vi­dad gra­cias al tre­men­do sacri­fi­cio pro­le­ta­rio, sin embar­go, pri­me­ro, otras eco­no­mías mun­dia­les avan­zan más a pesar de la cri­sis con lo que en reali­dad el Esta­do se estan­ca o retro­ce­de según qué pará­me­tros; y segun­do, la bur­gue­sía esta­tal en su con­jun­to, su Esta­do y en espe­cial el Ibex 35 como fac­ción domi­nan­te, se nie­gan a inver­tir capi­tal masi­va­men­te y duran­te un lar­go tiem­po en la tec­no­cien­cia para moder­ni­zar la indus­tria ponién­do­la al nivel de las prin­ci­pa­les poten­cias. En vez de bus­car el incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad con la plus­va­lía rela­ti­va que depen­de de la per­ma­nen­te inver­sión en tec­no­cien­cia, en el reci­cla­je con­ti­nua­do de la fuer­za de tra­ba­jo, en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo des­de la pri­me­ra infan­cia, etc., en vez de esto, lo que hace es apre­tar más y más las cade­nas que atan a la mula obre­ra a vie­jos ara­dos, exte­nuán­do­la.

Para fre­nar en lo posi­ble este retro­ce­so rela­ti­vo que es una de las cau­sas aun­que no la úni­ca del aumen­to de ten­sio­nes y con­flic­tos de todo tipo, el capi­tal poten­cia el nacio­na­lis­mo espa­ñol en las actua­les cir­cuns­tan­cias para, entre otras cosas, jus­ti­fi­car el incre­men­to del sacri­fi­cio obre­ro y man­te­ner cie­ga, muda y sor­da a la cla­se tra­ba­ja­do­ra empo­bre­ci­da ante el fabu­lo­so enri­que­ci­mien­to de la bur­gue­sía. La reac­ti­va­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol en sus for­mas bási­cas el lla­ma­do «demo­crá­ti­co» genu­fle­xo ante la Monar­quía y su varian­te repu­bli­ca­na e inclu­so esta­li­nis­ta; y el de Ata­puer­ca, Don Pela­yo y la Legión, con la infi­ni­ta gama de cru­ces inter­me­dios, es una prio­ri­dad tan­to para el redu­ci­do sec­tor bur­gués que apo­ya al pro­yec­to espa­ñol del PSOE-UP, una mez­cla de social-libe­ra­lis­mo domi­nan­te con aro­mas neo­key­ne­sia­nos de cen­tro-dere­cha ador­na­da con peri­fo­llos de «diá­lo­go cons­ti­tu­cio­nal»; como para la amplia mayo­ría de esta cla­se lide­ra­da por el Ibex 35 que impul­sa al tri­fa­chi­to y que hace de Madrid la capi­tal del impe­rio redi­vi­vo a cos­ta de mar­gi­nar y arrui­nar a las «pro­vin­cias peri­fé­ri­cas».

La evo­lu­ción dra­má­ti­ca del estan­ca­do capi­ta­lis­mo mun­dial que vuel­ve a bor­dear la gue­rra gene­ra­li­za­da como a comien­zos de la déca­da de 1980, que en Euro­pa empeo­ra con el Bre­xit, el parón del eje ger­mano-fran­cés, las pre­sio­nes de Trump para que la Unión Euro­pea le obe­dez­ca en sus agre­sio­nes cre­cien­tes con­tra Eura­sia, el coro­na­vi­rus, el ago­ta­mien­to de los recur­sos, los sobre­gas­tos impa­ra­bles del calen­ta­mien­to glo­bal, la mani­fies­ta ten­den­cia al alza de la lucha de cla­ses, etc., esta reali­dad pre­sio­na aún más al capi­tal espa­ñol para que refuer­ce su debi­li­ta­do poder subim­pe­rial externo y de sobre­ex­plo­ta­ción de cla­ses y pue­blos en el inte­rior del Esta­do. El reac­ti­va­do nacio­na­lis­mo de poten­cia subim­pe­ria­lis­ta en decli­ve, aco­sa­da por toda serie de ame­na­zas de den­tro y de fue­ra, es una de las bases sobre la que se levan­ta la ofen­si­va de repre­sio­nes viru­len­ta­men­te acre­cen­ta­da des­de 2010 y que aho­ra quie­re aplas­tar al sec­tor más cons­cien­te de la nación gale­ga.

Para ter­mi­nar Iña­ki solo recor­dar el caso de Aska­pe­na con peti­cio­nes muy seme­jan­tes y como la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca sin renun­cias ni baja­das de pan­ta­lo­nes pudo derro­tar la estra­te­gia repre­so­ra del Esta­do. Qui­zá nos pue­das comen­tar algo de aquel jui­cio que segu­ro recuer­das.

Sí, me acuer­do del pro­ce­sa­mien­to de Aska­pe­na y por ello quie­ro pedir dis­cul­pas a otros colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes que sufrie­ron el mis­mo ata­que y res­pon­die­ron con la mis­ma dig­ni­dad de Aska­pe­na. Me expli­co, en una entre­vis­ta que me hicie­ron los y las com­pa­ñe­ras de Cana­rias Sema­nal se me olvi­dó hacer refe­ren­cia a varios colec­ti­vos de la izquier­da aber­tza­le de Gas­teiz y otras zonas, que en las mis­mas cir­cuns­tan­cias que la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta, tam­bién rea­li­za­ron mucho más que una defen­sa acti­va, por uti­li­zar con­cep­tos de estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria. Con razón, me hicie­ron lle­gar su «enfa­do» pero con la rapi­dez de la entre­vis­ta se me olvi­dó refe­ren­ciar­los y aho­ra les pido dis­cul­pas.

Dicho rápi­da­men­te, ante la repre­sión judi­cial exis­ten dos gran­des for­mas de res­pues­ta: una, la lega­lis­ta, que acep­ta actuar úni­ca­men­te en el mar­co impues­to por del poder, bus­can­do pac­tos si fue­ra posi­ble para lo que hay que hacer con­ce­sio­nes, pero que no cues­tio­nan el orden judi­cial; y otra, la defen­sa basa­da en una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que deci­de qué tác­ti­cas hay que lle­var en cada caso. En este segun­do blo­que, hay dos gran­des tác­ti­cas.

Una, la defen­sa acti­va, en la que pre­do­mi­na la defen­sa refor­za­da por crí­ti­cas al sis­te­ma injus­to que te quie­re con­de­nar, movién­do­se unas veces en el cam­po de bata­lla impues­to por el poder y otras salien­do de él para cues­tio­nar­lo con más o menos con­tun­den­cia con la denun­cia de opre­sio­nes reales, rea­li­za­das des­de la con­cep­ción defen­si­va por­que así se ha deci­di­do por con­si­de­ra­cio­nes tác­ti­cas ten­den­tes a refor­zar la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria.

Y otra, la defen­sa ofen­si­va que, des­de el ini­cio, pasa al ata­que estra­té­gi­co, como en el famo­so y deci­si­vo Jui­cio de Bur­gos de fina­les de 1970 y en tan­tos otros ante­rio­res y pos­te­rio­res. La ofen­si­va, el ata­que, bus­ca rom­per el plan judi­cial des­de el pri­mer segun­do, obli­gán­do­le a retro­ce­der, a pasar él a la defen­sa pasi­va por­que el ban­do juz­ga­do ata­ca direc­ta­men­te no solo a los argu­men­tos del enemi­go sino sobre todo a sus intere­ses, bajan­do de la super­fi­cie al fon­do y emer­gien­do lue­go a la super­fi­cie con un arse­nal imba­ti­ble de argu­men­tos lógi­ca­men­te expues­tos que refle­jan la opre­sión his­tó­ri­ca obje­ti­va, y el papel en ella del sis­te­ma judi­cial como apa­ra­to repre­si­vo.

Tan­to una como otra tác­ti­ca de defen­sa requie­ren de una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que ana­li­ce sus opor­tu­ni­da­des, ven­ta­jas e incon­ve­nien­tes des­de y para los obje­ti­vos his­tó­ri­cos por los cua­les se sufre repre­sión, y para eva­luar la nece­si­dad de com­bi­nar una con otra según la evo­lu­ción de la lucha.

Pues nada más, Iña­ki. Eske­rrik asko por tu tiem­po y des­de Eus­kal Herria toda la soli­da­ri­dad, amis­tad y cer­ca­nía a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros encau­sa­dos.

Ando­ni Base­rri­go­rriIña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 28 de febre­ro de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: