Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­go

Des­kar­gak /​Des­car­gas (403 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[PDF] [A5] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[EPUB] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 
[mobi] Soli­da­ri­dad vas­ca con el inde­pen­den­tis­mo gale­goDes­car­gar 

Es sabi­do des­de hace varios meses que varios com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Gali­za han sido encau­sa­dos por la Audien­cia Nacio­nal en un jui­cio que en Eus­kal Herria nos trae terri­bles recuer­dos. Y qui­zá este tri­bu­nal inqui­si­to­rial espa­ñol en un futu­ro vuel­va a gol­pear a vas­cos. O Anda­lu­ces. O Cas­te­lla­nos. ¿Quién sabe? Esta­mos hablan­do del suce­sor del TOP fran­quis­ta pen­sa­do para ata­jar la disi­den­cia polí­ti­ca de esa Espa­ña Gran­de y Libre que crea­ron los pode­res espa­ño­les en 1492, que sobre­vi­ve usan­do inclu­so las dic­ta­du­ras fas­cis­tas y que hoy se dis­fra­za de demó­cra­ta.

El pro­ce­so con­tra los cama­ra­das gale­gos es en reali­dad en con­tra de todas. Cual­quier ciu­da­dano o ciu­da­da­na que ten­ga y lle­ve a cabo un pro­yec­to polí­ti­co para cons­truir una patria socia­lis­ta y se quie­ra auto deter­mi­nar pue­de estar en el obje­ti­vo de la Audien­cia Nacio­nal. Aun­que para lograr­lo se limi­te a usar medios pací­fi­cos. Eso no les impor­ta a los repre­so­res, solo les intere­sa man­te­ner su Esta­do.

Cen­trán­do­nos en la situa­ción de Gali­za y aten­dien­do una peti­ción de los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Cei­var y Cau­sa Gali­za en el sen­ti­do de pedir algu­na impli­ca­ción soli­da­ria con la situa­ción que les toca vivir, el com­pa­ñe­ro Iña­ki Gil de San Vicen­te y yo mis­mo hemos man­te­ni­do esta con­ver­sa­ción con el fin de socia­li­zar y con­cien­ciar ante el jui­cio inmi­nen­te en el que la fis­ca­lía pide lar­gas con­de­nas de cár­cel, indem­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas y la ile­ga­li­za­ción de ambas orga­ni­za­cio­nes.

Iña­ki, esta situa­ción de los com­pa­ñe­ros y ami­gos gale­gos la cono­ce­mos de sobra en nues­tro país… ¿Podrías expli­car qué se pro­po­ne el Esta­do espa­ñol con tan des­me­su­ra­da peti­ción fis­cal?

Varias de las res­pues­tas a esta pre­gun­ta serán desa­rro­lla­das con más dete­ni­mien­to lue­go, así que aho­ra voy a limi­tar­me a lo bási­co. Pode­mos bara­jar un doble obje­ti­vo que gira fun­da­men­tal­men­te en for­mas diver­sas de la peda­go­gía del mie­do: uno y fun­da­men­tal, ade­más de seguir repri­mien­do al inde­pen­den­tis­mo gale­go bus­can­do su des­apa­ri­ción, tam­bién adver­tir a los sec­to­res auto­no­mis­tas o gale­guis­tas que no se les ocu­rra girar hacia la izquier­da inde­pen­den­tis­ta. Y dos, refor­zar todas las for­mas de nacio­na­lis­mo espa­ñol en Gali­za, preo­cu­pa­do por el arrai­go del inde­pen­den­tis­mo, su resis­ten­cia a todos los ata­ques y la posi­bi­li­dad más que real que crez­ca y se auto­or­ga­ni­ce.

Tra­di­cio­nal­men­te éra­mos las vas­cas el obje­ti­vo de la Audien­cia Nacio­nal con la excu­sa de la lucha arma­da de ETA, pero pare­ce que amplían obje­ti­vos… ahí está la repre­sión con­tra las cata­la­nas, aho­ra las gale­gas… ¿Podrías expli­car un poco, con algo más de deta­lle, la fun­ción de este tri­bu­nal en el orden espa­ñol y si pien­sas que sus fun­cio­nes se irán desa­rro­llan­do y amplian­do en los pró­xi­mos años?

La Audien­cia Nacio­nal –espa­ño­la, por supues­to– fue crea­da en 1977 para adap­tar la repre­sión fran­quis­ta a las nece­si­da­des de la Cons­ti­tu­ción que se ins­tau­ra­ría en 1978. Es por tan­to la mejo­ra fun­cio­nal del sinies­tro Tri­bu­nal de Orden Públi­co crea­do por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta a fina­les de 1963 cuan­do empe­za­ban a cre­cer la lucha de cla­ses y las luchas de libe­ra­ción nacio­nal en el Esta­do. A raíz del ase­si­na­to legal de Julián Gri­mau en 1963, mili­tan­te del PCE, la dic­ta­du­ra com­pren­dió que si cen­tra­li­za­ba toda la repre­sión polí­ti­ca en un tri­bu­nal espe­cia­li­za­do gana­ría dos cosas: más dure­za y rapi­dez en los pro­ce­sos y, a la vez, dar una páti­na de supues­ta «neu­tra­li­dad» al res­to del apa­ra­to de jus­ti­cia que se dedi­ca­ría solo a per­se­guir deli­tos «socia­les». El TOP, pese a su fero­ci­dad, no pudo aplas­tar el ascen­so de las movi­li­za­cio­nes que aca­ba­ron con la dic­ta­du­ra. En 1977, la lla­ma­da «tran­si­ción demo­crá­ti­ca», vio que no podría man­te­ner­se la fic­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca sobre una muy pró­xi­ma Cons­ti­tu­ción man­te­nien­do into­ca­ble el TOP, el pun­to de bóve­da de la pirá­mi­de repre­si­va.

La solu­ción fue crear la Audien­cia Nacio­nal con lige­ros reto­ques, pero con al menos seis anclas esen­cial­men­te anti­de­mo­crá­ti­cas en su inte­rior que le atan a la monar­quía impe­ria­lis­ta espa­ño­la. Una, des­tru­ye el prin­ci­pio ele­men­tal de inme­dia­ción, es decir, que la jus­ti­cia se ejer­za en el con­tex­to socio­cul­tu­ral y lin­güís­ti­co del hecho a juz­gar. Dos, por tan­to, des­tru­ye el dere­cho ele­men­tal al juez ordi­na­rio y natu­ral, dere­cho por el que la pro­pia bur­gue­sía había lucha­do cuan­do era pro­gre­sis­ta. Tres, por todo ello es esen­cial­men­te enemi­ga de los dere­chos ele­men­ta­les de las nacio­nes opri­mi­das y «peri­fé­ri­cas» que ven cómo sus con­na­cio­na­les son juz­ga­dos a cien­tos de kiló­me­tros de dis­tan­cia en un entorno muy dife­ren­te y has­ta hos­til. Cua­tro, esta injus­ti­cia se agra­va sobre­ma­ne­ra cuan­do las juz­ga­das son muje­res que defien­den los dere­chos de sus nacio­nes, sobre las que recae el peso de la iden­ti­dad patriar­cal del nacio­na­lis­mo espa­ñol. Cin­co, ade­más, su mis­ma crea­ción «des­de arri­ba» y antes de la entra­da en vigen­cia de la Cons­ti­tu­ción a la que dice defen­der anu­la todo atis­bo de un posi­ble «espí­ri­tu demo­crá­ti­co» en su inte­rior, a no ser que sea por con­cre­tos intere­ses polí­ti­cos de ran­go supe­rior y exte­rio­res a la Audien­cia Nacio­nal. Y seis, y sobre todo lo ante­rior, el mis­mo sis­te­ma de nom­bra­mien­to de los jue­ces.

Las izquier­das revo­lu­cio­na­rias del Esta­do y en gene­ral sus fuer­zas demo­crá­ti­cas deben exi­gir el inme­dia­to cie­rre de la Audien­cia Nacio­nal –espa­ño­la, por supues­to– y la anu­la­ción de sus con­de­nas, es decir la Amnis­tía, no solo por­que la Audien­cia en sí mis­ma es una abe­rra­ción anti­de­mo­crá­ti­ca que debe con­cluir ya sino tam­bién por­que es muy pro­ba­ble que sus fun­cio­nes repre­si­vas se amplíen por razo­nes que vere­mos en otra res­pues­ta pos­te­rior.

Ambos cono­ce­mos y apre­cia­mos a las per­so­nas que van a juz­gar, patrio­tas gale­gos, socia­lis­tas, revo­lu­cio­na­rias ¿Pien­sas que la elec­ción de los juz­ga­dos res­pon­de a una inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca?

La inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca de la repre­sión es cris­ta­li­na, inocul­ta­ble. Pero ade­más de denun­ciar esta reali­dad, tam­bién debe­mos rei­vin­di­car con orgu­llo la valía per­so­nal de las y los com­pa­ñe­ros some­ti­dos a jui­cio por­que exis­te una uni­dad de pra­xis entre la mano y la men­te que se plas­ma en la éti­ca revo­lu­cio­na­ria y en la moral per­so­nal y colec­ti­va. Las per­so­nas bue­nas son las que, en su con­tex­to vital, saben prac­ti­car de for­ma direc­ta o indi­rec­ta esa uni­dad asu­mien­do los cos­tos que ello impli­ca. Por cir­cuns­tan­cias, unas ten­drán que dar más impor­tan­cia a la pala­bra y otras a la acción y vice­ver­sa, den­tro de la dia­léc­ti­ca entre ambas. Inclu­so pue­den exis­tir dife­ren­cias valo­ra­ti­vas y cri­te­rios dis­tan­cia­dos entre las per­so­nas, pero el Esta­do sabe que el pue­blo tra­ba­ja­dor, con su expe­rien­cia, com­pren­de que lo deci­si­vo, es el ejem­plo de la pra­xis orien­ta­da a una Gali­za inde­pen­dien­te, obje­ti­co inad­mi­si­ble por el Esta­do. Al mar­gen de dife­ren­cias, y aun­que lo redu­jé­ra­mos úni­ca­men­te a la soli­da­ri­dad, el Esta­do sabe que inclu­so esta, la soli­da­ri­dad, es un peli­gro mor­tal para el capi­ta­lis­mo espa­ñol, y por eso la per­si­guen con tan­ta obse­sión. Exis­ten valo­res éti­cos y mora­les, jun­to a los socio­po­lí­ti­cos, que son un peli­gro para el capi­tal y para eso que lla­man Espa­ña.

Sin pre­ten­der entro­me­ter­nos en la reali­dad de Gali­za ¿qué crees que supon­dría para nues­tro pue­blo her­mano que ile­ga­li­za­sen a estos dos colec­ti­vos?

Las ile­ga­li­za­cio­nes de colec­ti­vos, par­ti­dos, agru­pa­cio­nes elec­to­ra­les, etc., son una de las tác­ti­cas de la peda­go­gía del mie­do. Tie­nen como obje­ti­vo des­truir los nive­les de auto­or­ga­ni­za­ción e inde­pen­den­cia polí­ti­ca que han desa­rro­lla­do esos colec­ti­vos, e impe­dir que resur­jan. La ver­te­bra­ción inter­na de la cla­se pro­le­ta­ria, de la nación opri­mi­da, sufre un tre­men­do gol­pe y ha de empe­zar de nue­vo a recons­truir lo des­trui­do tan­to en lo mate­rial: loca­les, medios de pren­sa, recur­sos eco­nó­mi­cos, etc.; como en lo moral: mie­do, ais­la­mien­to, des­unión y sur­gi­mien­to de ten­den­cias clau­di­ca­cio­nis­tas y refor­mis­tas. Cuan­do a las ile­ga­li­za­cio­nes se le suman deten­cio­nes, se incre­men­ta la des­truc­ción mate­rial y moral, se mul­ti­pli­can las difi­cul­ta­des y sur­gen las ten­den­cias refor­mis­tas has­ta enton­ces ocul­tas. La capa­ci­dad de resis­ten­cia a las ile­ga­li­za­cio­nes y por tan­to la recu­pe­ra­ción más o menos rápi­da, depen­de de la tarea con­cien­cia­do­ra y orga­ni­za­ti­va rea­li­za­da sis­te­má­ti­ca­men­te con ante­rio­ri­dad. Si por lo que fue­se esta tarea se debi­li­ta o se aban­do­na, la recu­pe­ra­ción cos­ta­rá mucho más.

Me ima­gino que el Esta­do pre­ten­de dar un avi­so a nave­gan­tes a otros pue­blos e inclu­so movi­mien­tos popu­la­res de su pro­pio país ¿Crees que una con­de­na ejem­pla­ri­zan­te en el caso de estos com­pa­ñe­ros con­di­cio­na­ría a otros movi­mien­tos polí­ti­cos, inclu­so de la pro­pia Espa­ña?

Des­de lue­go ese tam­bién es un obje­ti­vo de la repre­sión: que sus gol­pes inti­mi­den a ter­ce­ros. Tene­mos aho­ra mis­mo el caso de las repre­sio­nes en Anda­lu­cía, por ejem­plo, silen­cia­das y ocul­ta­das sis­te­má­ti­ca­men­te. Con­de­nar a cár­cel a per­so­nas que sim­ple­men­te han recu­pe­ra­dos bie­nes vita­les para paliar en algo el empo­bre­ci­mien­to con el que les gol­pea el capi­tal no es solo aumen­tar el dolor en esos entor­nos e inten­tar des­truir su dig­ni­dad, sino tam­bién adver­tir al res­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para no reali­ce actos de jus­ti­cia popu­lar, de recu­pe­ra­ción de bie­nes ele­men­ta­les, aun­que sigan empeo­ran­do dra­má­ti­ca­men­te sus con­di­cio­nes de vida: impo­ner la pasi­vi­dad sumi­sa en medio de la mise­ria cre­cien­te. Tene­mos tam­bién el caso del pró­xi­mo jui­cio con­tra com­pa­ñe­ras inter­na­cio­na­lis­tas de Madrid por la ayu­da huma­ni­ta­ria al pue­blo pales­tino, o los miles de gol­pes de la Ley Mor­da­za, o de las leyes anti­obre­ras y anti­sin­di­ca­les, anti­de­mo­crá­ti­cas, anti­cul­tu­ra­les y anti­pe­da­gó­gi­cas, anti­in­mi­gra­ción… que día a día gol­pean a las cla­ses explo­ta­das, espe­cial­men­te a la mujer tra­ba­ja­do­ra. ¿Y qué decir de las vio­len­cias con­tra Cata­lun­ya y Eus­kal Herria?

El cinis­mo hipó­cri­ta del gobierno PSOE-UP a este res­pec­to es inacep­ta­ble: pue­de anu­lar o de entra­da ases­tar­le un tajo pro­fun­do a la repre­sión, a la Ley Mor­da­za, etc., por decre­to y no lo hace, la man­tie­ne en vigor con los cos­tos que eso supo­ne para las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, y lo mis­mo podría hacer con el res­to de leyes impues­tas por el PSOE y el PP has­ta verano de 2018.

Inter­na­cio­na­lis­mo obli­ga, Iña­ki, ¿Crees que exis­te un movi­mien­to soli­da­rio entre los pue­blos del Esta­do para que, ante casos como este, se acti­ve una red soli­da­ria que con­di­cio­ne al Esta­do a la hora de repri­mir?

Toda­vía no exis­te una red soli­da­ria inter­na­cio­na­lis­ta lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para lograr con­di­cio­nar la repre­sión del Esta­do, redu­cién­do­la, tris­te­men­te no exis­te toda­vía. Sí se apre­cia una inci­pien­te recu­pe­ra­ción que debe supe­rar enor­mes obs­tácu­los, si toma­mos como base las redes de soli­da­ri­dad que se crea­ron al final del fran­quis­mo y que fue­ron en gran par­te des­man­te­la­das por el euro­co­mu­nis­mo; que vol­vie­ron a crear­se con­for­me se veía el tras­fon­do repre­si­vo de la Audien­cia Nacio­nal y que demos­tra­ron su efi­ca­cia soli­da­ria sobre todo con el pue­blo vas­co en los años 80 y has­ta la olea­da repre­si­va de los 90 en ade­lan­te; que otra vez empe­za­ron a sur­gir a raíz de la cri­sis de 2007 y en espe­cial con las movi­li­za­cio­nes des­de el 15‑M/​2011 pero que de nue­vo fue­ron debi­li­ta­das por el refor­mis­mo, por la alian­za entre Uni­das Pode­mos, Izquier­da Uni­da y otros sec­to­res que uti­li­za­ron los resul­ta­dos del ciclo elec­to­ral euro­peo y esta­tal de 2014 – 2015 para ase­gu­rar que, por fin, todo se resol­ve­ría aban­do­nan­do la movi­li­za­ción en la calle y lle­ván­do­la exclu­si­va y estric­ta­men­te a las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas: eran los años de glo­ria del «nue­vo muni­ci­pa­lis­mo», del «ciu­da­da­nis­mo», del «sí se pue­de», de la «demo­cra­cia de la gen­te» orga­ni­za­da en «demos», etc., que vacia­ron las calles, lle­na­ron las pol­tro­nas, y debi­li­ta­ron el inter­na­cio­na­lis­mo y la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria.

La recu­pe­ra­ción inci­pien­te actual está espo­lea­da por lo que hemos vis­to des­de el derrum­be interno del PP duran­te 2017, la fero­ci­dad del capi­tal a pesar de la fugaz recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y por el cinis­mo del PSOE-UP arri­ba expues­to, pero aún es débil sobre todo en cuan­to a cohe­sión teó­ri­ca y polí­ti­ca corrien­do el peli­gro de recaer de nue­vo por la cre­du­li­dad ante el dilu­vio de pro­me­sas que ase­gu­ran que –¡¡aho­ra sí!!– en la Espa­ña demo­crá­ti­ca de nación de nacio­nes, que solu­cio­na has­ta la cua­dra­tu­ra del círcu­lo median­te «el diá­lo­go».

El Esta­do espa­ñol qui­zá con estos pro­ce­sos lo que de ver­dad mues­tra es su debi­li­dad… ¿podrías hacer­nos una radio­gra­fía del esta­do real del Esta­do espa­ñol?

El capi­ta­lis­mo espa­ñol tie­ne un abis­mo estruc­tu­ral que arras­tra des­de sus pri­me­ros bal­bu­ceos y que se acre­cien­ta a pesar de los esfuer­zos muy pasa­je­ros rea­li­za­dos en con­ta­das oca­sio­nes: habla­mos de su len­to retro­ce­so en la jerar­quía mun­dial impe­ria­lis­ta por­que no tie­ne capa­ci­dad indus­trial para inten­si­fi­car sos­te­ni­da­men­te la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo fren­te a la cre­cien­te com­pe­ten­cia deter­mi­na­da por la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor. Aun­que la explo­ta­ción socio­la­bo­ral sal­va­je mul­ti­pli­ca­da des­de 2010 ha logra­do inclu­so aumen­tar un poco la pro­duc­ti­vi­dad gra­cias al tre­men­do sacri­fi­cio pro­le­ta­rio, sin embar­go, pri­me­ro, otras eco­no­mías mun­dia­les avan­zan más a pesar de la cri­sis con lo que en reali­dad el Esta­do se estan­ca o retro­ce­de según qué pará­me­tros; y segun­do, la bur­gue­sía esta­tal en su con­jun­to, su Esta­do y en espe­cial el Ibex 35 como fac­ción domi­nan­te, se nie­gan a inver­tir capi­tal masi­va­men­te y duran­te un lar­go tiem­po en la tec­no­cien­cia para moder­ni­zar la indus­tria ponién­do­la al nivel de las prin­ci­pa­les poten­cias. En vez de bus­car el incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad con la plus­va­lía rela­ti­va que depen­de de la per­ma­nen­te inver­sión en tec­no­cien­cia, en el reci­cla­je con­ti­nua­do de la fuer­za de tra­ba­jo, en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo des­de la pri­me­ra infan­cia, etc., en vez de esto, lo que hace es apre­tar más y más las cade­nas que atan a la mula obre­ra a vie­jos ara­dos, exte­nuán­do­la.

Para fre­nar en lo posi­ble este retro­ce­so rela­ti­vo que es una de las cau­sas aun­que no la úni­ca del aumen­to de ten­sio­nes y con­flic­tos de todo tipo, el capi­tal poten­cia el nacio­na­lis­mo espa­ñol en las actua­les cir­cuns­tan­cias para, entre otras cosas, jus­ti­fi­car el incre­men­to del sacri­fi­cio obre­ro y man­te­ner cie­ga, muda y sor­da a la cla­se tra­ba­ja­do­ra empo­bre­ci­da ante el fabu­lo­so enri­que­ci­mien­to de la bur­gue­sía. La reac­ti­va­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol en sus for­mas bási­cas el lla­ma­do «demo­crá­ti­co» genu­fle­xo ante la Monar­quía y su varian­te repu­bli­ca­na e inclu­so esta­li­nis­ta; y el de Ata­puer­ca, Don Pela­yo y la Legión, con la infi­ni­ta gama de cru­ces inter­me­dios, es una prio­ri­dad tan­to para el redu­ci­do sec­tor bur­gués que apo­ya al pro­yec­to espa­ñol del PSOE-UP, una mez­cla de social-libe­ra­lis­mo domi­nan­te con aro­mas neo­key­ne­sia­nos de cen­tro-dere­cha ador­na­da con peri­fo­llos de «diá­lo­go cons­ti­tu­cio­nal»; como para la amplia mayo­ría de esta cla­se lide­ra­da por el Ibex 35 que impul­sa al tri­fa­chi­to y que hace de Madrid la capi­tal del impe­rio redi­vi­vo a cos­ta de mar­gi­nar y arrui­nar a las «pro­vin­cias peri­fé­ri­cas».

La evo­lu­ción dra­má­ti­ca del estan­ca­do capi­ta­lis­mo mun­dial que vuel­ve a bor­dear la gue­rra gene­ra­li­za­da como a comien­zos de la déca­da de 1980, que en Euro­pa empeo­ra con el Bre­xit, el parón del eje ger­mano-fran­cés, las pre­sio­nes de Trump para que la Unión Euro­pea le obe­dez­ca en sus agre­sio­nes cre­cien­tes con­tra Eura­sia, el coro­na­vi­rus, el ago­ta­mien­to de los recur­sos, los sobre­gas­tos impa­ra­bles del calen­ta­mien­to glo­bal, la mani­fies­ta ten­den­cia al alza de la lucha de cla­ses, etc., esta reali­dad pre­sio­na aún más al capi­tal espa­ñol para que refuer­ce su debi­li­ta­do poder subim­pe­rial externo y de sobre­ex­plo­ta­ción de cla­ses y pue­blos en el inte­rior del Esta­do. El reac­ti­va­do nacio­na­lis­mo de poten­cia subim­pe­ria­lis­ta en decli­ve, aco­sa­da por toda serie de ame­na­zas de den­tro y de fue­ra, es una de las bases sobre la que se levan­ta la ofen­si­va de repre­sio­nes viru­len­ta­men­te acre­cen­ta­da des­de 2010 y que aho­ra quie­re aplas­tar al sec­tor más cons­cien­te de la nación gale­ga.

Para ter­mi­nar Iña­ki solo recor­dar el caso de Aska­pe­na con peti­cio­nes muy seme­jan­tes y como la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca sin renun­cias ni baja­das de pan­ta­lo­nes pudo derro­tar la estra­te­gia repre­so­ra del Esta­do. Qui­zá nos pue­das comen­tar algo de aquel jui­cio que segu­ro recuer­das.

Sí, me acuer­do del pro­ce­sa­mien­to de Aska­pe­na y por ello quie­ro pedir dis­cul­pas a otros colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes que sufrie­ron el mis­mo ata­que y res­pon­die­ron con la mis­ma dig­ni­dad de Aska­pe­na. Me expli­co, en una entre­vis­ta que me hicie­ron los y las com­pa­ñe­ras de Cana­rias Sema­nal se me olvi­dó hacer refe­ren­cia a varios colec­ti­vos de la izquier­da aber­tza­le de Gas­teiz y otras zonas, que en las mis­mas cir­cuns­tan­cias que la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta, tam­bién rea­li­za­ron mucho más que una defen­sa acti­va, por uti­li­zar con­cep­tos de estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria. Con razón, me hicie­ron lle­gar su «enfa­do» pero con la rapi­dez de la entre­vis­ta se me olvi­dó refe­ren­ciar­los y aho­ra les pido dis­cul­pas.

Dicho rápi­da­men­te, ante la repre­sión judi­cial exis­ten dos gran­des for­mas de res­pues­ta: una, la lega­lis­ta, que acep­ta actuar úni­ca­men­te en el mar­co impues­to por del poder, bus­can­do pac­tos si fue­ra posi­ble para lo que hay que hacer con­ce­sio­nes, pero que no cues­tio­nan el orden judi­cial; y otra, la defen­sa basa­da en una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que deci­de qué tác­ti­cas hay que lle­var en cada caso. En este segun­do blo­que, hay dos gran­des tác­ti­cas.

Una, la defen­sa acti­va, en la que pre­do­mi­na la defen­sa refor­za­da por crí­ti­cas al sis­te­ma injus­to que te quie­re con­de­nar, movién­do­se unas veces en el cam­po de bata­lla impues­to por el poder y otras salien­do de él para cues­tio­nar­lo con más o menos con­tun­den­cia con la denun­cia de opre­sio­nes reales, rea­li­za­das des­de la con­cep­ción defen­si­va por­que así se ha deci­di­do por con­si­de­ra­cio­nes tác­ti­cas ten­den­tes a refor­zar la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria.

Y otra, la defen­sa ofen­si­va que, des­de el ini­cio, pasa al ata­que estra­té­gi­co, como en el famo­so y deci­si­vo Jui­cio de Bur­gos de fina­les de 1970 y en tan­tos otros ante­rio­res y pos­te­rio­res. La ofen­si­va, el ata­que, bus­ca rom­per el plan judi­cial des­de el pri­mer segun­do, obli­gán­do­le a retro­ce­der, a pasar él a la defen­sa pasi­va por­que el ban­do juz­ga­do ata­ca direc­ta­men­te no solo a los argu­men­tos del enemi­go sino sobre todo a sus intere­ses, bajan­do de la super­fi­cie al fon­do y emer­gien­do lue­go a la super­fi­cie con un arse­nal imba­ti­ble de argu­men­tos lógi­ca­men­te expues­tos que refle­jan la opre­sión his­tó­ri­ca obje­ti­va, y el papel en ella del sis­te­ma judi­cial como apa­ra­to repre­si­vo.

Tan­to una como otra tác­ti­ca de defen­sa requie­ren de una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que ana­li­ce sus opor­tu­ni­da­des, ven­ta­jas e incon­ve­nien­tes des­de y para los obje­ti­vos his­tó­ri­cos por los cua­les se sufre repre­sión, y para eva­luar la nece­si­dad de com­bi­nar una con otra según la evo­lu­ción de la lucha.

Pues nada más, Iña­ki. Eske­rrik asko por tu tiem­po y des­de Eus­kal Herria toda la soli­da­ri­dad, amis­tad y cer­ca­nía a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros encau­sa­dos.

Ando­ni Base­rri­go­rriIña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 28 de febre­ro de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *