Perú. ¿Qué es la liber­tad de las muje­res?

Por Mari­na Laguar­da Batet /​Resu­men Latinoamericano/​1° de mar­zo de 2020

El Sal­to, 1 de mar­zo, 2020.- Para el día 8 de mar­zo, las inter­na­cio­na­lis­tas que esta­mos en Roja­va nos hemos pues­to la tarea de pen­sar sobre la liber­tad de las muje­res, cómo la enten­de­mos y qué sig­ni­fi­ca para noso­tras, naci­das en dis­tin­tos sitios pero aho­ra vivien­do aquí, dón­de la lucha de las muje­res está sien­do la van­guar­dia del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Si me hubie­ran hecho hace diez años esta pre­gun­ta, pro­ba­ble­men­te hubie­ra res­pon­di­do que la liber­tad es algo que tie­ne que ver con lo que una pue­de o no pue­de hacer, que apa­re­ce cuan­do des­apa­re­cen los lími­tes… Aho­ra, sin embar­go, no sé por dón­de empe­zar. Aun­que intui­cio­nes las hay… intui­cio­nes que tie­nen muchas voces, de com­pa­ñe­ras cono­ci­das y des­co­no­ci­das, del pasa­do y del pre­sen­te, lucha­do­ras de todas las lati­tu­des que poco a poco nos ayu­dan a ima­gi­nar qué es eso que esta­mos per­si­guien­do y qué tan difí­cil es poner en pala­bras…

Pero las intui­cio­nes sólo no bas­tan, por­que para com­par­tir­lo pri­me­ro hay que poder decir­lo. Así que aquí voy con este inten­to, que segu­ro que se que­da­rá cor­to, pero que igual me ayu­da­rá a orde­nar un poco las ideas.

¿Qué es enton­ces para mí la liber­tad de las muje­res?

La liber­tad de las muje­res es que nin­gún Esta­do, nin­gu­na empre­sa ni nin­gu­na per­so­na, pue­da vio­len­tar los terri­to­rios don­de vivi­mos, nues­tros cuer­pos y nues­tras vidas. Es poder esco­ger vivir o no en la tie­rra don­de hemos naci­do, y hablar y cre­cer en la len­gua que pen­sa­mos. Es poder vivir lo pro­pio de nues­tras cul­tu­ras, sin que ello sea un lími­te para cam­biar­las si es pre­ci­so. Es cons­truir­nos a noso­tras mis­mas sin que nadie nos diga qué pode­mos o no pode­mos ser o sen­tir. Es cono­cer nues­tra his­to­ria, la de ver­dad, y no la que nos han con­ta­do para que no poda­mos ima­gi­nar otras opcio­nes que las que nos pre­sen­tan como posi­bles.

Es cons­truir­nos a noso­tras mis­mas sin que nadie nos diga qué pode­mos o no pode­mos ser o sen­tir. 

Es tener tiem­po para pasar­lo con las com­pa­ñe­ras y con las per­so­nas que que­re­mos, es poder esco­ger cómo y con quien nos que­re­mos rela­cio­nar. Es apren­der a que­rer y a dejar­se que­rer, sin poseer ni ser poseí­das, a dis­fru­tar cuan­do esta­mos jun­tas y, a la vez, per­der el mie­do a per­der a aque­llas que nos rodean, sabien­do que los lazos que teje­mos son sóli­dos y per­du­ran más allá del tiem­po com­par­ti­do.

Es poder sen­tar­nos bajo los árbo­les, res­pi­rar aire que no sea más que aire, saber dón­de encon­trar el silen­cio y poder ir a bus­car­lo cuan­do sea nece­sa­rio. Pero para ello, tie­ne que haber árbo­les, aire y silen­cio.

Es no depen­der del dine­ro para vivir, ni nece­si­tar con­su­mir ocio para dis­fru­tar.

Es saber que no tene­mos que lle­gar a todo solas y tener una comu­ni­dad y redes para lle­gar a todo jun­tas. Es tener el tiem­po y los espa­cios para orga­ni­zar­nos. Es acep­tar que en el hacer nos pode­mos equi­vo­car, sabien­do a la vez que tene­mos com­pa­ñe­ras que si come­te­mos erro­res nos lo harán ver para que poda­mos apren­der de ellos y arre­glar­los. Es poder reco­no­cer­nos tam­bién vul­ne­ra­bles, sol­tar­nos cuan­do ya no nos pode­mos sos­te­ner y saber que habrá alguien que esta­rá allí para echar­nos una mano para remon­tar lo caí­do.

Liber­tad es no tener que poner en ries­go nues­tras vidas para defen­der­la, pero saber­nos pre­pa­ra­das y dis­pues­tas a hacer­lo si alguien la ame­na­za. Es per­der el mie­do a la muer­te, que no el res­pe­to, y lle­ga­do el caso, poder esco­ger cómo y cuán­do morir.

***

Y estoy escri­bien­do y en mi cabe­za en vez de res­pues­tas apa­re­cen más pre­gun­tas, pro­ba­ble­men­te hechas por mi yo del pasa­do, a quien le pare­cía mucho más fácil su defi­ni­ción de liber­tad que la que me está salien­do aho­ra mis­mo. Por­que enton­ces, ¿qué pasa con los lími­tes? ¿Tie­ne o no tie­ne lími­tes la liber­tad? Y la liber­tad de las muje­res, ¿es indi­vi­dual o colec­ti­va?

Pero a estas altu­ras, las res­pues­tas están un poco más cla­ras. Por­que la liber­tad de unas no pue­de ser a cos­ta de la liber­tad de las otras y, si eso es lo que se pre­ten­de, enton­ces no habría que aban­de­rar la lucha por la liber­tad de las muje­res, sino que habría que espe­ci­fi­car para qué muje­res, sin que ello lo haga más jus­ti­fi­ca­ble. La liber­tad de las muje­res o es de todas y para todas o no es. Y en nin­gún caso esta liber­tad pue­de ser tam­po­co a cos­ta del mun­do.

Por otro lado, en el pro­ce­so de cons­truir esta liber­tad colec­ti­va, los lími­tes son inevi­ta­bles para ayu­dar­nos a decons­truir el ideal de liber­tad indi­vi­dual neo­li­be­ral. Lími­tes al con­su­mo para apren­der a vivir sin depen­der de él. Lími­tes a la pro­pie­dad pri­va­da para recu­pe­rar la pro­pie­dad colec­ti­va. Lími­tes a los tiem­pos y los espa­cios de deba­te y repre­sen­ta­ción para que otras com­pa­ñe­ras los ocu­pen. Lími­tes en las rela­cio­nes, para ase­gu­rar­nos que todo lo que demos es lo que que­re­mos dar. Lími­tes al “yo” para dejar espa­cio al “noso­tras”.

Se oye otra voz den­tro de mi cabe­za que, esta vez, con un tono un poco repe­len­te, me dice que esto de lo que estoy hablan­do no es la liber­tad de las muje­res, sino la liber­tad de todas las per­so­nas. Y yo me pre­gun­to… ¿es que aca­so aún no han enten­di­do que es pre­ci­sa­men­te eso lo que pre­ten­de­mos?

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *