Perú. Niña víc­ti­ma de vio­la­ción sufre aco­so y aban­dono poli­cial

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1° de mar­zo de 2020

En el asen­ta­mien­to humano José María Argue­das de Ven­ta­ni­lla, ‘M’, de 13 años, vive en la casa con­ti­gua a la de su pre­sun­to vio­la­dor. Ser­gio Alva Gutié­rrez tie­ne 33 años y es sobrino del padras­tro de la niña, cer­ca­nía que apro­ve­chó para empe­zar a aco­sar­la.

Elvi­ra Mon­tal­ván, mamá de ‘M’, des­cu­brió lo ocu­rri­do por unos men­sa­jes que su hija reci­bía por Whatsapp. En ellos, Ser­gio Alva le decía a la niña que la que­ría, le pre­gun­ta­ba dón­de esta­ba y con quién esta­ba. Final­men­te, ‘M’ le reve­ló a su madre que Ser­gio la había for­za­do a tener rela­cio­nes sexua­les dos veces.

Des­de que la vio­la­ción ocu­rrió, ‘M’ tie­ne pesa­di­llas, no quie­re salir a la calle, llo­ra y evi­ta entrar al cuar­to don­de fue agre­di­da. Tie­ne mie­do de regre­sar a cla­ses, de lo que dirán sus com­pa­ñe­ros, de cómo la miran sus veci­nos.

Ser­gio Alva Gutié­rrez, acu­sa­do de vio­lar a una niña de 13 años.

A ini­cios de este año, Elvi­ra fue jun­to a su hija a la comi­sa­ría Villa Los Reyes para pre­sen­tar la denun­cia . Allí un poli­cía tra­tó de hacer­la desis­tir. «Me dijo cua­tro veces ‘¿Está segu­ra de que lo va a denun­ciar? Es sobrino de su espo­so, yo quie­ro que lo pien­se bien’… como dicien­do que yo voy a pasar ver­güen­za», seña­ló Elvi­ra.

‘M’ esta­ba pre­sen­te y escu­chó ese diá­lo­go. «Me dijo ‘¿Ves, mamá? Es por las puras, yo sien­to que no va a pasar nada’», cuen­ta Elvi­ra que le recla­mó su hija.

Pero Elvi­ra Mon­tal­ván les dijo a los poli­cías que si no le hacían caso, lla­ma­ría a la pren­sa. «Se han asus­ta­do, pen­sa­ban que esta­ba gra­ban­do todo con mi celu­lar», indi­có.

Elvi­ra y ‘M’ logra­ron pre­sen­tar denun­cia el 9 de enero, lue­go de que la menor pasa­ra por el médi­co legis­ta. Tras ese paso ini­cial, empe­za­ron las repre­sa­lias. Por más de un mes, tan­to la menor de 13 años como su mamá reci­bie­ron insul­tos y ame­na­zas de la fami­lia de Ser­gio Alva, que vive en la casa de al lado.

La denun­cia es inves­ti­ga­da por la Fis­ca­lía Espe­cia­li­za­da en Vio­len­cia con­tra la Mujer de Ven­ta­ni­lla. Esta sema­na, la menor de 13 años pasó por la cáma­ra Ges­sel. Dicho ambien­te está divi­di­do en dos espa­cios: en uno la niña es entre­vis­ta­da, mien­tras los abo­ga­dos, fami­lia­res y fis­ca­les per­ma­ne­cen del otro lado. Mien­tras tan­to, Ser­gio Alva sigue en liber­tad y con­ti­núa su vida con nor­ma­li­dad, al lado de la casa de la niña que lo acu­sa de vio­la­ción.

violación
Elvi­ra Mon­tal­ván acu­sa al sobrino de su espo­so de vio­lar a su hija. Des­de que denun­ció, ella y su hija han sufri­do hos­ti­ga­mien­to.

De espal­das a la víc­ti­ma

No es la pri­me­ra vez que un agen­te de la Poli­cía Nacio­nal del Perú (PNP) pone tra­bas al momen­to de pre­sen­tar una denun­cia por vio­len­cia de géne­ro. En el caso de la acti­vis­ta Sol­si­ret Rodrí­guez, el poli­cía que se negó a reci­bir la denun­cia de su des­apa­ri­ción fue expul­sa­do casi cua­tro años des­pués, cuan­do el cri­men se hizo mediá­ti­co.

Way­ka con­sul­tó al mayor de la PNP, Dany Lozano, de la comi­sa­ría Villa Los Reyes, por la iden­ti­dad del poli­cía que qui­so disua­dir a la mamá de ‘M’ de denun­ciar. Sin embar­go, Lozano indi­có que no podía dar­nos esa infor­ma­ción a menos que su jefa­tu­ra lo auto­ri­za­ra.

Pero la PNP no es la úni­ca ins­ti­tu­ción del Esta­do que ha des­alen­ta­do a Elvi­ra Mon­tal­ván en la bús­que­da de jus­ti­cia para su hija. El 13 de enero, la Fis­ca­lía Espe­cia­li­za­da en Vio­len­cia con­tra la Mujer de Ven­ta­ni­lla abrió inves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar del caso y el últi­mo 25 de febre­ro, la mamá de ‘M’ acu­dió por fin a decla­rar.

«Mos­tré en Fis­ca­lía los men­sa­jes de Whatsapp y me dicen ‘Seño­ra, yo no veo acá que ella ha sido vio­la­da, no veo que ha sido ultra­ja­da’. Me dicen que no es una vio­la­ción, que ella ha que­ri­do», denun­cia la mamá de ‘M’. Así, la Fis­ca­lía le repi­tió el mis­mo argu­men­to que usa la fami­lia del inves­ti­ga­do Ser­gio Alva.

Elvi­ra narra que des­de que pre­sen­tó la denun­cia, las her­ma­nas mayo­res del pre­sun­to vio­la­dor han ido a su casa para insul­tar a su hija, acu­sán­do­la de que fue la niña quien qui­so tener rela­cio­nes sexua­les y que Ser­gio Alva no es cul­pa­ble. «Dicen que ella lo ha pro­vo­ca­do a él, que ella ha sido la que le ha esta­do pro­vo­can­do, que él es hom­bre».

Pero las leyes perua­nas son cla­ras al res­pec­to: las rela­cio­nes sexua­les volun­ta­rias o con­sen­ti­das exis­ten a par­tir de los 14 años. De otra for­ma, se tra­ta de una vio­la­ción. Y de acuer­do al Códi­go Penal, la vio­la­ción a meno­res de 14 años tie­ne con­de­na de cade­na per­pe­tua.

La mamá de ‘M’ reve­la tam­bién que la fami­lia del acu­sa­do le ofre­ció dine­ro para que reti­ra­se la denun­cia. «Lo úni­co que hice es llo­rar de cóle­ra. Aun­que no ten­go pla­ta, aun­que no ten­go nada, yo voy a seguir has­ta el últi­mo».

La poli­cía lle­ga tar­de

El colec­ti­vo Madres en Acción reali­zó esta sema­na un plan­tón en apo­yo a ‘M’. Este gru­po deci­dió apo­yar la denun­cia de la niña de 13 años, y con­vo­có a esta acción por redes socia­les. Así, no sor­pren­de que el mar­tes, poli­cías de la comi­sa­ría Villa Los Reyes se acer­ca­ran ‑aho­ra sí- a que­rer con­ver­sar. Esto suce­dió jus­to cuan­do un equi­po de Way­ka había lle­ga­do para entre­vis­tar a la fami­lia de ‘M’,

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior
Foto: Madres en Acción.

«Ya he toma­do cono­ci­mien­to de su situa­ción, que­ría de una u otra mane­ra brin­dar­les el apo­yo», le dijo el mayor de la PNP, Dany Lozano. Lue­go, le ase­gu­ró a la mamá de ‘M’ que iban a inves­ti­gar qué poli­cía qui­so des­ani­mar­la de denun­ciar, pero se nega­ron a dar­le el nom­bre de dicho poli­cía.

Elvi­ra con­fir­ma que la PNP ofre­ció dar­le res­guar­do y envió un patru­lle­ro este últi­mo miér­co­les. Des­pués de ese día, no lo ha vuel­to a ver.

La res­pues­ta de la Poli­cía Nacio­nal lle­gó más de un mes des­pués de la denun­cia por vio­la­ción, lo que expu­so a la víc­ti­ma y su fami­lia por sema­nas. Quie­nes sí apo­ya­ron a ‘M’ en el camino fue­ron el Cen­tro de Emer­gen­cia Mujer y la Casa de la Mujer de Ven­ta­ni­lla.

La mamá de ‘M’ está deci­di­da a seguir ade­lan­te. «Yo ten­go que creer­le a mi hija. A veces hay cami­nos que te des­alien­tan, pero ten­go que demos­trar­le a mis hijos que dicien­do la ver­dad se va a poder todo».

Fuen­te: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *