Pales­ti­na. Israel está tra­tan­do de ‘que­brar’ una aldea de Jeru­sa­lén Este, con resul­ta­dos bru­ta­les /​OLP denun­cia gra­ves con­di­cio­nes de pales­ti­nas en cár­cel israe­lí…

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​02 de mar­zo de 2020 –

Israel está tra­tan­do de ‘que­brar’ una aldea de Jeru­sa­lén Este, con resul­ta­dos bru­ta­les

Malek es el últi­mo niño en Issa­wi­ya ocu­pa­da que pier­de un ojo por una bala de plás­ti­co mien­tras la poli­cía israe­lí inten­si­fi­ca la repre­sión sobre los resi­den­tes pales­ti­nos.

FOTO: Malek Issa en el Hos­pi­tal Hadas­sah en Jeru­sa­lén. Malek reci­bió un dis­pa­ro en el ojo con una bala de plás­ti­co dis­pa­ra­da por un ofi­cial de poli­cía israe­lí en Issa­wi­ya el 15 de febre­ro (Sha­ro­na Weiss /​Acti​ves​tills​.org)

Duran­te más de una sema­na des­de que su hijo de nue­ve años, Malek, reci­bió un dis­pa­ro en el ojo con una bala de plás­ti­co, Wael y Saw­sa­nIs­sa lo vigi­la­ron jun­to con ami­gos y fami­lia­res en el Hos­pi­tal Hadas­sah en Jeru­sa­lén, pri­me­ro en la uni­dad de cui­da­dos inten­si­vos y lue­go en la sala de pedia­tría.

A pesar de varias ciru­gías, los médi­cos no pudie­ron sal­var el ojo izquier­do de Malek y, por lo tan­to, tuvie­ron que extir­par­lo. Des­pués de enviar­lo a casa el lunes, la fami­lia regre­só a Hadas­sah unas horas des­pués debi­do al dolor que sufría el niño.

Las preo­cu­pa­cio­nes de que Malek podría haber sufri­do daño cere­bral se han disi­pa­do y se ha esta­do comu­ni­can­do, dice su padre Wael Issa. «Está dur­mien­do. No quie­re hablar con nadie. Le due­le y quie­re silen­cio. Toma­rá un poco de tiem­po».

La bala que alcan­zó la cabe­za de Malek el 15 de febre­ro fue dis­pa­ra­da por un ofi­cial de poli­cía israe­lí duran­te un ata­que de las fuer­zas israe­líes en la aldea pales­ti­na de Issa­wi­ya en Jeru­sa­lén Este. Según infor­mes de pren­sa, el ofi­cial afir­mó que había dis­pa­ra­do la bala a una pared para cali­brar su mira.

La poli­cía tam­bién afir­mó que esta­ban res­pon­dien­do a las pro­tes­tas que habían encon­tra­do duran­te la deten­ción. Sin embar­go, el video del inci­den­te mos­tró solo trá­fi­co nor­mal en la zona.

«Sabe­mos que el niño resul­tó heri­do en la par­te supe­rior del cuer­po cuan­do la poli­cía patru­lla­ba el área», dijo a +972 el por­ta­voz de la poli­cía Micky Rosen­feld. «Has­ta don­de sabe­mos, el inci­den­te está sien­do inves­ti­ga­do por el Minis­te­rio de Jus­ti­cia», según el pro­to­co­lo cuan­do los civi­les son heri­dos por un ofi­cial de poli­cía, dice.

Issa acu­sa de que la bala apun­ta­ba direc­ta­men­te al cen­tro de la fren­te de su hijo. Tes­ti­gos pre­sen­cia­les, inclui­do el pri­mo de 10 años de Malek que había esta­do con él y sus dos her­ma­nas cuan­do se detu­vie­ron en un quios­co para com­prar un boca­di­llo, tam­bién dicen que no hubo dis­tur­bios en la calle.

El pri­mo, cuya madre pidió que no se usa­ra su nom­bre, expli­có que Malek no escu­chó a sus her­ma­nas dicién­do­le que espe­ra­ra por­que había sol­da­dos en la calle y que se les había ade­lan­ta­do. «Lue­go cayó al sue­lo», dijo el pri­mo.

Para la madre del pri­mo, este inci­den­te es una his­to­ria fami­liar en Issa­wi­ya. «La poli­cía vie­ne a hacer arres­tos cuan­do los niños salen de la escue­la», dice. Des­pués del tiro­teo su hijo «esta­ba muy ner­vio­so en casa. Es como si tam­bién hubie­ran heri­do a mi hijo». Una tra­ba­ja­do­ra social y psi­có­lo­ga se reu­ni­ría con los com­pa­ñe­ros de cla­se de Malek para ayu­dar a lidiar con sus trau­mas por el even­to, agre­gó.

El tiro­teo no es un inci­den­te ais­la­do. Malek es el undé­ci­mo niño de Issa­wi­ya que pier­de un ojo por una bala de plás­ti­co, dice su padre, quien dejó su tra­ba­jo en un res­tau­ran­te de Tel Aviv para estar con su hijo mien­tras se recu­pe­ra. Su espo­sa e hijas han bus­ca­do ase­so­ra­mien­to, seña­la, pero has­ta aho­ra no lo tie­nen.

Issa­wi­ya ha sido el sitio con más patru­llas poli­cia­les y arres­tos des­de el verano pasa­do, con más de 700 per­so­nas arres­ta­das y un joven ase­si­na­do. Los resi­den­tes se han que­ja­do del hos­ti­ga­mien­to cons­tan­te por par­te de las auto­ri­da­des israe­líes y los padres temen por la segu­ri­dad de sus hijos en públi­co.

«No per­mi­to que mis hijos sal­gan a nin­gún lado a jugar», dice Issa. “Ten­go mie­do todo el tiem­po. Pero habían regre­sa­do de la escue­la y su madre les dijo que era un buen día y que podían cami­nar a casa des­de don­de los dejó el auto­bús. Se detu­vie­ron por un minu­to para com­prar algu­nos dul­ces y, a pesar de todas mis pre­cau­cio­nes, dis­pa­ra­ron a Malek”.

La poli­cía fron­te­ri­za israe­lí blo­queó la entra­da al vecin­da­rio de Issa­wi­ya en Jeru­sa­lén Este, veri­fi­can­do a todos los pales­ti­nos que desean pasar, el vier­nes 16 de octu­bre de 2015. (Hadas Parush /​Flash90)

Un reco­rri­do por el pue­blo reve­la muchos edi­fi­cios de apar­ta­men­tos que tie­nen per­sia­nas enro­lla­bles nue­vas, no por moti­vos esté­ti­cos o por­que la gen­te ten­ga dine­ro para gas­tar, sino para pro­te­ger­se de las balas per­di­das, dice el líder de la comu­ni­dad Moham­med Abu-Hum­mos.

«Es algo coti­diano», dice Hashem Ashahab, resi­den­te en la aldea, que tie­ne cin­co hijos. “La poli­cía vie­ne a crear ten­sión. Hubo un acuer­do (con los líde­res loca­les) de que no ven­drían cuan­do las escue­las deja­ran salir a los niños, pero rom­pie­ron el acuer­do… ¿Por qué la poli­cía siem­pre eli­ge venir para hacer sus arres­tos y patru­llas cuan­do hay más trá­fi­co? Ten­go cin­co hijos, tres de ellos van a la escue­la y siem­pre ten­go mie­do de que les pase algo. [Pero] no pue­do dejar de enviar a mis hijos a la escue­la».

Al subir­se a una mini­van uti­li­za­da para el trans­por­te local en Issa­wi­ya, una mujer de 35 años que se negó a dar su nom­bre, dice que los inci­den­tes entre la poli­cía y los jóve­nes pue­den esta­llar en cual­quier momen­to y los resi­den­tes siem­pre deben estar aler­tas.

Aviv Tatarsky, un asis­ten­te de inves­ti­ga­ción en Ir Amim que ha esta­do ras­trean­do la situa­ción en Issa­wi­ya en coope­ra­ción con los resi­den­tes loca­les pales­ti­nos, expli­ca que ha habi­do «una inte­rrup­ción poli­cial bas­tan­te inten­sa de la liber­tad de movi­mien­to y la segu­ri­dad de los resi­den­tes» en la aldea des­de junio 2019.

Aun­que la inten­si­dad de las reda­das de verano ha dis­mi­nui­do por aho­ra, toda­vía están en cur­so, dice Tatarsky. A pesar del diá­lo­go entre la poli­cía y los líde­res loca­les bajo los aus­pi­cios del muni­ci­pio de Jeru­sa­lén, agre­ga, la poli­cía ha igno­ra­do los acuer­dos alcan­za­dos, como el resi­den­te Ashahab acu­só de mane­ra simi­lar.

Los tri­bu­na­les muni­ci­pa­les de Jeru­sa­lén y el Minis­te­rio de Bien­es­tar israe­lí no se han pro­nun­cia­do lo sufi­cien­te con­tra las reda­das poli­cia­les que per­tur­ban la vida de los resi­den­tes de la aldea, con­ti­núa Tatarsky, aun­que los miem­bros del con­se­jo Lau­ra Whar­ton y Yos­si Cha­vi­liao, jun­to con un gru­po de 40 direc­to­res de escue­la, han ape­la­do al alcal­de de Jeru­sa­lén, Moshe Lion, sobre la situa­ción. «Tal vez se digan algu­nas cosas a puer­ta cerra­da, pero cier­ta­men­te no fue­ra de ese ámbi­to», dice.

Muje­res pales­ti­nas obser­van duran­te una reda­da de la poli­cía israe­lí en el vecin­da­rio de Issa­wi­ya en Jeru­sa­lén Este, 1 de julio de 2019. (Oren Ziv /​Acti​ves​tills​.org)

Un fun­cio­na­rio de alto ran­go en el depar­ta­men­to de edu­ca­ción del muni­ci­pio inten­tó ofre­cer­se como inter­me­dia­rio entre los resi­den­tes y la poli­cía, dice Tatarsky. «Pero sin el res­pal­do del alcal­de no tie­ne el poder de dete­ner a la poli­cía».

El por­ta­voz de la poli­cía, Rosen­feld, dijo a +972 que se rea­li­zan patru­llas poli­cia­les en todas las aldeas del este de Jeru­sa­lén para evi­tar que ocu­rran acti­vi­da­des vio­len­tas y res­pon­der cuan­do ocu­rren.

Agre­gó que se habían pro­du­ci­do «inci­den­tes gra­ves» en los últi­mos meses en el vecin­da­rio, inclui­das bom­bas de gaso­li­na y pie­dras arro­ja­das a los coches de la poli­cía y a los auto­mó­vi­les que cir­cu­la­ban por la auto­pis­ta Jerusalén-Ma’aleh Adu­mim (carre­te­ra 1), ubi­ca­da deba­jo de la aldea. En octu­bre, agre­gó, el vehícu­lo de un resi­den­te local fue gol­pea­do por un cóc­tel molo­tov des­ti­na­do a un auto­mó­vil poli­cial. “Des­afor­tu­na­da­men­te en esa aldea, hay muchos más inci­den­tes que en otras aldeas», dice Rosen­feld.

«Nues­tros ofi­cia­les de poli­cía están en con­tac­to con los líde­res de la comu­ni­dad para tra­tar de evi­tar que ocu­rran inci­den­tes», con­ti­núa. “Nues­tro men­sa­je para la comu­ni­dad es evi­tar inci­den­tes antes de que ocu­rran. La poli­cía con­ti­nua­rá patru­llan­do el área día y noche para evi­tar inci­den­tes vio­len­tos tan­to den­tro como alre­de­dor de la aldea».

Tatarsky sos­tie­ne que la ima­gen de Issa­wi­ya como un her­vi­de­ro de vio­len­cia es más una crea­ción de la ima­gi­na­ción israe­lí que cual­quier otra cosa. “Si bus­cas ata­ques o gru­pos acti­vos en Issa­wi­ya, no encon­tra­rás nin­guno. Es muy reve­la­dor que la poli­cía no haya podi­do mos­trar nin­gún even­to o serie de even­tos que hayan pro­vo­ca­do los ata­ques”.

El actual jefe de poli­cía de Jeru­sa­lén, Doron Yadid, en una reu­nión del Comi­té de Eco­no­mía en la Kné­set en Jeru­sa­lén el 20 de mar­zo de 2017. (Yona­tan Sin­del /​Flash90)

Tatarsky vin­cu­la la mayor pre­sen­cia poli­cial con el nue­vo jefe de poli­cía de Jeru­sa­lén, el mayor gene­ral Doron Yadid, quien reem­pla­zó a Yoram Hale­vi en febre­ro de 2019. Según Tatarsky, las inten­sas reda­das comen­za­ron solo unos meses des­pués de que Yadid asu­mie­ra el car­go.

«Hizo algu­nos cam­bios más agre­si­vos en la vigi­lan­cia de Jeru­sa­lén Este», expli­ca. Por ejem­plo, Yadid rein­tro­du­jo el uso de la poli­cía fron­te­ri­za en los vecin­da­rios pales­ti­nos en lugar de las patru­llas regu­la­res de la poli­cía comu­ni­ta­ria que había uti­li­za­do su pre­de­ce­sor.

Pero las tác­ti­cas de línea dura de Yadid para alte­rar la vida coti­dia­na, inclu­so median­te el cas­ti­go colec­ti­vo para «que­brar» a los resi­den­tes de Issa­wi­ya es un «gran error», advier­te Tatarsky. “Logró lo con­tra­rio: resis­ten­cia y opo­si­ción. La opo­si­ción con­tra la pre­sen­cia mili­tar en el vecin­da­rio es… peor de lo que era con su pre­de­ce­sor. La poli­cía fron­te­ri­za no es bien­ve­ni­da en Issa­wi­ya”.

Ade­más, según Tatarsky, de unos 700 arres­tos rea­li­za­dos por la poli­cía solo se han emi­ti­do 20 acu­sa­cio­nes, e inclu­so enton­ces por actos que se come­tie­ron solo por­que la poli­cía entró en el vecin­da­rio.

“Ate­rro­ri­zan a los jóve­nes que aho­ra tie­nen todo tipo de daño psi­co­ló­gi­co y eno­jo. Esto ha cau­sa­do más daño y (el jefe de poli­cía) no pue­de mos­trar algún logro real”, dice Tatarsky.

«Lo que está suce­dien­do en Issa­wi­ya no tie­ne pre­ce­den­tes», agre­ga. «Nun­ca tuvi­mos una cam­pa­ña vio­len­ta dis­rup­ti­va tan inten­si­va sin nin­gu­na razón y duran­te tan­to tiem­po».

Acer­ca del autor: Judith Sudi­lovsky es una perio­dis­ta inde­pen­dien­te que ha cubier­to Israel y los Terri­to­rios Pales­ti­nos por más de 25 años.

Fuen­te Ori­gi­nal: Israel is trying to ‘break’ this East Jeru­sa­lem villa­ge — with bru­tal results

Fuen­te: Judith Sudi­lovsky, 972.mag / Rebe­lión (Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por J. M.)


OLP denun­cia gra­ves con­di­cio­nes de pales­ti­nas en cár­cel israe­lí

Las muje­res pales­ti­nas dete­ni­das en la pri­sión israe­lí de Damon, cer­ca de Hai­fa, enfren­tan con­di­cio­nes huma­ni­ta­rias y de salud “inso­por­ta­bles”, denun­cia la OLP.

Fuer­zas israe­líes detie­nen a una pales­ti­na en Al-Quds (Jeru­sa­lén).

De acuer­do con un infor­me de la Comi­sión de Asun­tos de Dete­ni­dos y Exde­te­ni­dos de Gaza, las pri­sio­ne­ras en Damon atra­vie­san serias difi­cul­ta­des como altos nive­les de hume­dad en las cel­das, repe­ti­dos cor­tes de ener­gía y fal­ta de puer­tas para los baños.

Recien­te­men­te, en la cár­cel de Damon se han ins­ta­la­do cáma­ras de vigi­lan­cia en el patio, don­de las muje­res pales­ti­nas pasan su des­can­so dia­rio de 30 minu­tos, lo que obli­ga a las reas per­ma­ne­cer con su ves­ti­men­ta islá­mi­ca, indi­ca el docu­men­to, reco­gi­do este domin­go por la agen­cia esta­tal pales­ti­na de noti­cias Wafa.

La Comi­sión, que es par­te de la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (OLP), ha reite­ra­do la que­ja sobre el arduo via­je —unas 18 horas— que tie­nen que pasar las pri­sio­ne­ras cada vez que son tras­la­da­das a los tri­bu­na­les. Pero, esta vez, sub­ra­ya que las pre­sas con fre­cuen­cia están expues­tas a aco­so ver­bal e insul­tos por par­te de pri­sio­ne­ros cri­mi­na­les israe­líes que están sien­do tras­la­da­dos en la mis­ma camio­ne­ta en el camino a la cor­te.

“Israel ha encarcelado a 17 000 mujeres palestinas desde 1967” | HISPANTV

La fal­ta de aten­ción médi­ca, tan­to psi­co­ló­gi­ca como físi­ca, es otro tipo de sufri­mien­to peor para las muje­res dete­ni­das, espe­cial­men­te por­que algu­nas de las pre­sas enfer­mas allí requie­ren a veces hos­pi­ta­li­za­ción.

En este sen­ti­do, pre­ci­sa que una de las pri­sio­ne­ras, Israa Jaa­bis, nece­si­tó una ciru­gía debi­do a una lesión gra­ve sufri­da en el momen­to en que fue arres­ta­da hace cin­co años, pero has­ta aho­ra no ha reci­bi­do nada.

Un infor­me de la oene­gé PPS, publi­ca­do en abril de 2017, reve­ló que un total de 6500 pales­ti­nos está encar­ce­la­do en las pri­sio­nes del régi­men de Tel Aviv, entre ellos 356 niños y 62 muje­res, mien­tras que unos 500 están reclui­dos bajo la lla­ma­da deten­ción admi­nis­tra­ti­va, una for­ma de encar­ce­la­mien­to sin acu­sa­ción o jui­cio que le per­mi­te a Israel rete­ner a los pales­ti­nos en pri­sión por un perio­do de has­ta seis meses.

Fuen­te: His­pan TV


Colo­nos israe­líes arran­can cien­tos de árbo­les en Belén

El vier­nes los colo­nos israe­líes extre­mis­tas arran­ca­ron cien­tos de oli­vos y vides en el barrio de Al-Kha­der, al sur de la ciu­dad de Belén en la ribe­ra occi­den­tal, infor­mó la agen­cia de noti­cias Safa.

Un agri­cul­tor pales­tino ins­pec­cio­na el daño hecho a sus oli­vos que fue­ron tala­dos por los colo­nos israe­líes el 11 de abril de 2017 [Agen­cia Issam Rima­wi Ana­do­lu]

El vier­nes los colo­nos israe­líes extre­mis­tas arran­ca­ron cien­tos de oli­vos y vides en el barrio de Al-Kha­der, al sur de la ciu­dad de Belén en la ribe­ra occi­den­tal, infor­mó la agen­cia de noti­cias Safa.

Fuen­tes loca­les infor­ma­ron que los colo­nos israe­líes arran­ca­ron 300 árbo­les en la gran­ja de un gran­je­ro pales­tino, Naser Ismail Mar­zouq, en la zona de Zakan­dah, que se encuen­tra entre los asen­ta­mien­tos de Daniel y Elia­zar.

Mien­tras tan­to, los colo­nos arran­ca­ron 200 oli­vos cen­te­na­rios y 80 vides de uva en la gran­ja de Mar­wan y Anas Salah, que se encuen­tra cer­ca del asen­ta­mien­to de Elia­zar.

Esto ocu­rrió cuan­do los ata­ques de los colo­nos en Nablus hirie­ron a 134 mani­fes­tan­tes pales­ti­nos el vier­nes.

Los ata­ques de los colo­nos siem­pre están bajo la pro­tec­ción de las fuer­zas de ocu­pa­ción israe­líes.

Fuen­te: Midd­le East Moni­tor en Espa­ñol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *