Nica­ra­gua. Falle­ce el poe­ta revo­lu­cio­na­rio Ernes­to Car­de­nal, figu­ra cla­ve de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 mar­zo 2020

El poe­ta y sacer­do­te nica­ra­güen­se Ernes­to Car­de­nal ha falle­ci­do este domin­go en Mana­gua a la edad de 95 años a cau­sa de daños rena­les y car­dia­cos, infor­ma­ron fuen­tes cer­ca­nas al lite­ra­to, uno de los prin­ci­pa­les expo­nen­tes de la poe­sía lati­no­ame­ri­ca­na. Car­de­nal era uno de los más des­ta­ca­dos repre­sen­tan­tes de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción. Su com­pro­mi­so polí­ti­co lo hizo apo­yar la lucha arma­da con­tra la dic­ta­du­ra de Somo­za, una dinas­tía que gober­nó Nica­ra­gua por más de 40 años, y más recien­te­men­te plan­tar cara al Gobierno del pre­si­den­te Daniel Orte­ga, cuyos des­ma­nes y arbi­tra­rie­da­des denun­cia­ba allá don­de via­ja­ba a pre­sen­tar su poe­sía. Su com­pro­mi­so con los más pobres y con­tra las injus­ti­cias lo con­vir­tie­ron en la voz moral de la revo­lu­ción san­di­nis­ta, un pro­yec­to con el que se com­pro­me­tió a fon­do y le valió la repri­men­da del Papa Juan Pablo II, para quien un sacer­do­te no podía inmis­cuir­se en los asun­tos polí­ti­cos. “¡Nica­ra­gua sin Guar­dia Nacio­nal, veo el nue­vo día! Una tie­rra sin terror. Sin tira­nía dinás­ti­ca”, había escri­to en uno de sus poe­mas más cele­bra­dos, Can­to Nacio­nal

Resultado de imagen para ernesto cardenal

Nació en Gra­na­da (Nica­ra­gua), el 20 de enero de 1925. Here­de­ro de una sóli­da tra­di­ción poé­ti­ca –con poe­tas pro­mi­nen­tes como Rubén Darío – , Car­de­nal estu­dió lite­ra­tu­ra en Mana­gua y Méxi­co y cur­só otros estu­dios en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa. En 1965 fue orde­na­do sacer­do­te y más tar­de se asen­ta­ría en el Archi­pié­la­go de Solen­ti­na­me, loca­li­za­do en el Gran Lago de Nica­ra­gua, don­de fun­dó una comu­ni­dad de pes­ca­do­res y artis­tas pri­mi­ti­vis­tas que se hizo mun­dial­men­te famo­sa. Fue ahí don­de escri­bió su céle­bre El Evan­ge­lio de Solen­ti­na­me. El archi­pié­la­go es un sitio de pere­gri­na­ción de los fie­les lec­to­res y segui­do­res del poe­ta. Car­de­nal pasa­ba sus vaca­cio­nes en esas islas, don­de leía las obras com­ple­tas de Darío, escri­bía o diri­gía la misa de Sema­na San­ta en la peque­ña igle­sia de la loca­li­dad. Allí será des­pe­di­do.

La poe­sía de Car­de­nal está fuer­te­men­te liga­da a la
Revo­lu­ción San­di­nis­ta, que en 1979 derro­có a la dic­ta­du­ra de Somo­za. En
poe­mas como Hora Cero o El Can­to Nacio­nal el poe­ta des­ta­có las proezas
de Augus­to San­dino y los gue­rri­lle­ros san­di­nis­tas. Esa ínti­ma
vin­cu­la­ción a la polí­ti­ca hizo que la nomen­cla­tu­ra de la Igle­sia
cató­li­ca lo recha­za­ra, a tal pun­to que el Papa Juan Pablo II lo amo­nes­tó
públi­ca­men­te cuan­do visi­tó Nica­ra­gua en 1983, en ple­na era san­di­nis­ta.

Car­de­nal, sin embar­go, man­te­nía un pro­fun­do amor cris­tiano, expre­sa­do a tra­vés de obas como Los Sal­mos, ver­sos que demues­tran su com­pro­mi­so con la fe, pero tam­bién su crí­ti­ca con­tra las injus­ti­cias, la opre­sión y el sufri­mien­to de los más des­pro­te­gi­dos. El poe­ta era un crea­dor incan­sa­ble, un hom­bre com­pro­me­ti­do polí­ti­ca­men­te has­ta el final de sus días, y una voz pro­fé­ti­ca, com­ba­ti­va e incó­mo­da para el poder.

Tras déca­das de pur­ga­ción por par­te del Vati­cano, el poe­ta fue reha­bi­li­ta­do por el papa Fran­cis­co. Jor­ge Mario Ber­go­glio le infor­mó en febre­ro del levan­ta­mien­to de la sus­pen­sión ad divi­nis (prohi­bi­ción de admi­nis­trar los sacra­men­tos) que Karol Wojty­la le impu­so en 1984. En una entre­vis­ta el mis­mo Car­de­nal había reco­no­ci­do: “Me sien­to iden­ti­fi­ca­do con este nue­vo Papa. Es mejor de como podría­mos haber­lo soña­do”.

Tras cono­cer­se el falle­ci­mien­to del poe­ta, el Gobierno de Daniel Orte­ga ha decre­ta­do tres días de due­lo nacio­nal. En los ulti­mos años, ambos esta­ban irre­me­dia­ble­men­te sepa­ra­dos, y Car­de­nal no dejó de cri­ti­car al coman­dan­te del FSLN, allí don­de fue­ra a decir sus poe­mas. Con­si­de­ra­ba que su país había caí­do en una dic­ta­du­ra y se alió con sec­to­res de la opo­si­ción. Orte­ga, por su par­te, siem­pre dijo admi­rar su poe­sía pero no su paso a la «con­tra» acé­rri­ma con­tra su gobierno.

Una poe­sía de Car­de­nal

La maña­ni­ta

Her­mano, ama­ne­ció. Mirá.
Aho­ra pode­mos ver ya el vol­cán Masa­ya
y su humo
salien­do del crá­ter, y la lagu­na, ver­de, de Masa­ya,
más allá la lagu­na de Apo­yo, muy azul,
las Sie­rras, y serra­nías de color cie­lo
has­ta la leja­nía, la ver­dad es
que nues­tra tie­rra es de color de cie­lo,
más lejos, ¿lo ves? el Pací­fi­co,
casi puro cie­lo bajo el cie­lo, la ver­dad es
que esta­mos en el cie­lo y no lo sabe­mos,
mirá, del otro lado el lago de Mana­gua y el Momo­tom­bo
jun­to al agua como
un trián­gu­lo de lago levan­ta­do o
una pirá­mi­de de cie­lo.
Todo esto des­de antes esta­ba allí
pero una oscu­ra noche lo cubría,
y no se veía. La noche de las ten­ta­cio­nes.
Cada uno tenía su ten­ta­ción.
La ten­ta­ción del fal­so ama­ne­cer que aún no podía ser.
El yacer en una cama en ple­na noche soñan­do que es el ama­ne­cer.
Aho­ra sí fue el ama­ne­cer, Pan­cho Nica­ra­gua,
todo está ilu­mi­na­do
alre­de­dor de este ran­cho.
La tie­rra y el agua. Lo podés ver.
Y en aque­lla casi­ta oigo can­tar:
«Qué ale­gre y fres­ca
la maña­ni­ta».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *