Esta­do Espa­ñol. 8M: «Tra­ba­jar la libe­ra­ción de la mujer den­tro de nues­tra cla­se sin ceder a nin­gu­na cla­se de des­via­cio­nis­mo»

Por Red Roja, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 mar­zo 2020

Ante un nue­vo 8 de mar­zo, y tal como hemos hecho en años ante­rio­res,
que­re­mos poner por delan­te nues­tro más fir­me apo­yo a las
rei­vin­di­ca­cio­nes espe­cí­fi­cas del movi­mien­to de la mujer
tra­ba­ja­do­ra en mate­ria labo­ral, pero tam­bién en lo que se refie­re a la igual­dad real de géne­ro en todos sus aspec­tos.

En esta oca­sión hemos que­ri­do, sobre todo, apor­tar un ele­men­to de
aná­li­sis que ten­ga en cuen­ta que la cues­tión de la mujer ha ter­mi­na­do
por gene­rar un deba­te que no es estric­ta­men­te teó­ri­co, sino que afec­ta a
la línea de actua­ción con­cre­ta en los mar­cos de lucha sur­gi­dos en la
últi­ma déca­da al calor de la cri­sis social. Un deba­te que no ha esta­do
exen­to de fuer­te polé­mi­ca afec­tan­do a la mis­ma inter­ven­ción de
pro­yec­ción revo­lu­cio­na­ria. Y, por tan­to, no cabe negar esa polé­mi­ca,
sino que hay que afron­tar­la.

Des­de lue­go, esta­mos ante un tema
com­pli­ca­do que no pode­mos pre­ten­der resol­ver de un plu­ma­zo; y menos ante
la inme­dia­tez de la cita que nos espe­ra, don­de se exi­ge arri­mar el
hom­bro en el plan­tea­mien­to y avan­ce en la solu­ción de las
rei­vin­di­ca­cio­nes pro­pias de la mujer tra­ba­ja­do­ra, doble­men­te afec­ta­da
por su con­di­ción de cla­se y de géne­ro. En el mar­co de nues­tra
orga­ni­za­ción hemos dado pasos ade­lan­te para abor­dar ese deba­te al que
alu­di­mos y tene­mos docu­men­ta­ción al res­pec­to. Pero sabe­mos que hay que
seguir avan­zan­do en su tra­ta­mien­to con el rigor que requie­re una
cues­tión que no solo posee gran cala­do his­tó­ri­co, sino tam­bién
impor­tan­tes impli­ca­cio­nes polí­ti­co-prác­ti­cas. Y es que habla­mos de un
asun­to que –como se ha com­pro­ba­do– cada vez más está atra­ve­sa­do por las
aspe­re­zas de la lucha de cla­ses, aun­que tam­bién por las opor­tu­ni­da­des
que esta ofre­ce para su jus­ta reso­lu­ción.

Par­ti­mos de la base de
que la opre­sión de la mujer, la con­tra­dic­ción de géne­ro, no comen­zó con
el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ni mori­rá con él. Esto, que es tan impor­tan­te
pero a menu­do se olvi­da des­de posi­cio­nes mili­tan­tes inclu­so dis­tan­tes en
el acti­vis­mo real­men­te exis­ten­te, va más allá de su mera for­mu­la­ción
teó­ri­ca y tie­ne en reali­dad mucho más con­te­ni­do polí­ti­co del que
ini­cial­men­te pudie­ra pa- recer. No vale negar ni sim­pli­fi­car las cosas.
El patriar­ca­do ni comen­zó con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, ni sólo tie­ne
rela­ción con este sis­te­ma, ni se va a resol­ver com­ple­ta­men­te solo por­que
este cai­ga. Cree­mos que es en la incom­pren­sión de esta idea –y en sus
impli­ca­cio­nes– don- de está en bue­na par­te la fuen­te de los pro­ble­mas en
un sen­ti­do y en otro.

No hay que olvi­dar que la mujer –cual­quier
mujer, inclu­so de la bur­gue­sía– tie­ne con­tra­dic­cio­nes con el hom­bre.
Insis­ti­mos: toda mujer, y no solo la mujer tra­ba­ja­do­ra (como de un
tiem­po a esta par­te se ha oído decir des­de pos­tu­ras polí­ti­cas más
cer­ca­nas a la nues­tra, como reac­ción equi­vo­ca­da fren­te a la
con­ta­mi­na­ción bur­gue­sa de la cues­tión de la mujer). Aho­ra bien, es
cru­cial seña­lar que, por ello mis­mo, hay una dispu­ta entre la mujer
bur­gue­sa y la mujer obre­ra por lide­rar una lucha que en muchos aspec­tos,
como indi­ca­mos, abar­ca al con­jun­to de ellas.

Bueno es recor­dar
que pre­ci­sa­men­te fue en el II Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Muje­res
Socia­lis­tas que se cele­bró en 1910 en Copenha­gue don­de Cla­ra Zet­kin
(jun­to a Käte Dunc­ker) pre­sen­tó la pro­pues­ta de con­me­mo­rar en Euro- pa
un “Día de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra”, siguien­do los pasos que ya en ese
sen­ti­do se comen­za­ron a dar en Esta­dos Uni­dos. No obs­tan­te, en la
his­to­ria han sido las muje­res bur­gue­sas las que han ter­mi­na­do por pesar
sobre­ma­ne­ra ideo­ló­gi­ca­men­te en este movi­mien­to; un movi­mien­to que, en
cual­quier caso, no ha deja­do de con­lle­var avan­ces his­tó­ri­cos
pro­gre­sis­tas. En con­se­cuen­cia, en esa lucha por

los dere­chos
polí­ti­cos, socia­les o cul­tu­ra­les del con­jun­to de las muje­res, en gran
medi­da las que pro­ce­den de las cla­ses domi­nan­tes han lide­ra­do el
movi­mien­to, impri­mien­do en él su línea polí­ti­ca y sus aspi­ra­cio­nes (que,
en últi­ma ins­tan­cia, no pue­den sus­traer­se a su con­di­ción de cla­se),
como cuan­do hablan del famo­so “techo de cris­tal”. Y, en toda lógi­ca, era
inevi­ta­ble que esto gene­ra­ra un ele­men­to de con­flic­to con la teo­ría
pro­le­ta­ria, con el mar­xis­mo.

Sin embar­go, para este, supe­rar no
es negar y par­tir de cero. Por eso el mar­xis­mo hace suyos los mejo­res
ele­men­tos apor­ta­dos por la bur­gue­sía para, a par­tir de ahí, aña­dir otros
piso­tea­dos por esta en el ejer­ci­cio de su explo­ta­ción de cla­se. Esto
inclu­ye lle­nar de con­te­ni­do real y mate­rial avan­ces que tie­nen mucho de
mera­men­te for­ma­les en la con­se­cu­ción de dere­chos demo­crá­ti­cos, de
igual­dad ante la ley, etc. Por tan­to, no es pro­ble­ma para noso­tros
empe­zar por reco­no­cer que, efec­ti­va­men­te, esa jus­ta lucha por la
igual­dad de dere­chos, aun con­du­ci­da por muje­res de la bur­gue­sía, ha
traí­do avan­ces posi­ti­vos para todas las muje­res, como pue­da ser por
ejem­plo el dere­cho al voto o los ade­lan­tos jurí­di­cos en pro de la
igual­dad y la liber­tad de deci­sión en la pro­pia fami­lia. Aho­ra bien, una
vez reco­no­ci­do esto, pone­mos el acen­to en afir­mar que esta lucha a
menu­do se ha sola­pa­do de for­ma impro­ce­den­te con la lucha pro­le­ta­ria en
su con­jun­to, que es la que garan­ti­za la ver­da­de­ra libe­ra­ción social más
allá de logros for­ma­les. Y ese sola­pa­mien­to impro­ce­den­te del femi­nis­mo
con la teo­ría pro­le­ta­ria es una fuen­te de pro­ble­mas que espe­cial­men­te es
nece­sa­rio afron­tar des­de la línea revo­lu­cio­na­ria de inter­ven­ción.

Se exi­ge para ello hilar fino: aun­que reco­no­ce­mos que la ple­na
supera­ción de la opre­sión sobre la mujer tra­ba­ja­do- ra no se mate­ria­li­za
auto­má­ti­ca­men­te con la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo, sí con­si­de­ra­mos que
el sis­te­ma capi­ta­lis­ta –como con tan­tas otras cues­tio­nes– es aho­ra
mis­mo el prin­ci­pal obs­tácu­lo no solo para la libe­ra­ción del
pro­le­ta­ria­do, sino tam­bién para la igual­dad de fac­to de la mujer
tra­ba­ja­do­ra den­tro de su cla­se.

Lo que no nos pare­ce rigu­ro­so es
equi­pa­rar la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo con la que hay que man­te­ner
con­tra el patriar­ca­do. Como deci­mos, es cier­to que la lucha por la
libe­ra­ción de la mujer tie­ne en el actual perio­do his­tó­ri­co como
obs­tácu­lo prin­ci­pal a la socie­dad capi­ta­lis­ta que se apro­ve­cha de su
opre­sión tan­to en el plano nacio­nal como en el plano impe­ria­lis­ta
exte­rior e “inte­rior”. Nos refe­ri­mos con esto últi­mo a las con­di­cio­nes
de nues­tras com­pa­ñe­ras hiper­ex­plo­ta­das en el lla­ma­do Ter­cer Mun­do por
las mul­ti­na­cio­na­les, pero tam­bién a las muje­res inmi­gran­tes en los
“paí­ses avan­za­dos”, como las tem­po­re­ras y jor­na­le­ras en el cam­po, las
del tra­ba­jo domés­ti­co y de cui­da­dos, etc.

Des­de Red Roja
defen­de­mos que la bata­lla por la libe­ra­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra se
haga en el inte­rior de la pro­pia cla­se, impli­can­do al con­jun­to de esta
con todas las difi­cul­ta­des que ello pue­da supo­ner. Hace­mos nues­tro el
lema: una sola cla­se, una sola lucha. Así, hare­mos todo lo posi­ble para
que esta nece­sa­ria lucha que afec­ta espe­cí­fi­ca­men­te a la mujer –que no
hay que apla­zar y que se impo­ne en el día a día– no entre en
con­tra­dic­ción con el com­ba­te glo­bal y fun­da­men­tal de la cla­se obre­ra
con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta en el actual perio­do his­tó­ri­co.

Efec­ti­va­men­te, nece­si­ta­mos que la lucha de la mujer se desa­rro­lle den­tro
de nues­tra cla­se para que no sea ins­tru­men­ta­li­za­da por la bur­gue­sía.
Pero eso no pue­de hacer­se negan­do la que debe dar­se para lograr la
igual­dad de la mujer con res­pec­to al hom­bre de la cla­se obre­ra.

Sí: en el seno de esta tie­ne que haber una lucha por la igual­dad de
géne­ro, y no sola­men­te ani­ma­mos a que el movi­mien­to de la mujer
tra­ba­ja­do­ra se agre­gue a la lucha de la cla­se obre­ra, sino a que
pro­gre­si­va­men­te tome posi­cio­nes de van­guar­dia, en las que hoy por hoy
dicho movi­mien­to ado­le­ce aún de mucho retra­so. Suma­do a ese reto,
espe­cial­men­te para la mujer obre­ra está (aun­que no solo para ella) el
desa­fío de rela­cio­nar correc­ta­men­te, dia­léc­ti­ca­men­te, la lucha por la
igual­dad con su com­pa­ñe­ro de cla­se y nues­tro com­ba­te con­jun­to res­pec­to a
la bur­gue­sía.

Insis­ti­mos en que la exis­ten­cia del patriar­ca­do
impli­ca que no solo es el empre­sa­rio el que abu­sa, sino que en nues­tra
mis­ma cla­se hay que “ajus­tar cuen­tas” en tér­mi­nos de opre­sio­nes.
Tenien­do en cuen­ta que, como hemos men­cio­na­do ante­rior­men­te, la caí­da
del sis­te­ma capi­ta­lis­ta no aca­ba auto­má­ti­ca­men­te con el patriar­ca­do, no
po- demos espe­rar a que el pro­ble­ma se solu­cio­ne solo. Muy al con­tra­rio,
nues­tra orga­ni­za­ción debe hacer todo lo posi­ble por que se garan­ti­ce la
igual­dad de géne­ro en el mis­mo inte­rior de la mili­tan­cia y de la cla­se
sin caer en eta­pis­mos del tipo “ya lo hare­mos en el futu­ro”. Al tomar el
poder polí­ti­co y sacar al capi­tal de ahí (aun­que no aún del con­jun­to de
la socie­dad) se tie­nen mejo­res herra­mien­tas para la libe­ra­ción
inte­lec­tual y cul­tu­ral; pero las con­tra­dic­cio­nes más arrai­ga­das
requie­ren más dosis de peda­go­gía, como se ha vis­to en los pro­pios paí­ses
que se han aden­tra­do en la cons­truc­ción socia­lis­ta. Por eso, lle-amos a
decir que, aun­que la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal es la de
capi­tal-tra­ba­jo, la de géne­ro es supe­rior y requie­re más ele­va­ción de
con­cien­cia en la huma­ni­dad, al com­pren­der un perio­do mayor de la
his­to­ria.

La mejor mane­ra para que la mujer avan­ce posi­cio­nes
hacia la ver­da­de­ra libe­ra­ción no está en los pla­tós tele­vi­si­vos ni en
los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de la oli­gar­quía. Por nues­tra par­te, ya
hemos com­pro­ba­do que hay deter­mi­na­dos cam­pos don­de la mujer está toman­do
un pro­ta­go­nis­mo de pri­mer orden; por ejem­plo, ha sido así en lo que
res­pec­ta al tra­ba­jo de barrio, que se con­vier­te con ello en uno de los
ámbi­tos que faci­li­ta su toma de posi­cio­nes de van­guar­dia den­tro de la
cla­se.

A la vis­ta de ello, al igual que tene­mos que ir a la cla­se
para ele­var­la polí­ti­ca­men­te, debe­mos ir al barrio para ayu­dar a una
mayor incor­po­ra­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra, tan­to a la lucha de su
cla­se con­tra la bur­gue­sía, como a la de den­tro de su cla­se por la
igual­dad. Y por­que, ade­más, yen­do direc­ta­men­te adon­de se encuen­tran las
fami­lias obre­ras es como se pue­de evi­tar mejor que la bur­gue­sía se
apro­ve­che de esta insos­la­ya­ble tarea por la igual­dad en el seno de la
pro­pia cla­se obre­ra, al tiem­po que se garan­ti­za que esa lucha por la
igual­dad poten­cie la del con­jun­to de la cla­se obre­ra con­tra la bur­gue­sía
y su capi­tal.

Los fun­da­do­res del mar­xis­mo decla­ra­ban que el
socia­lis­mo libe­ra a toda la huma­ni­dad, inclu­so a la bur­gue­sía, no
dejan­do por ello de seña­lar como fun­da­men­tal la con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca
entre esta y el pro­le­ta­ria­do. De la mis­ma mane­ra, y aun sien­do
cons­cien­tes de que la libe­ra­ción de la mujer abar­ca más que la de la
mujer tra­ba­ja­do­ra, debe­mos fomen­tar que el movi­mien­to feme­nino obre­ro
tome cla­ra­men­te dis­tan­cia res­pec­to al movi­mien­to bur­gués por “la
igual­dad en gene­ral”.

*Decía Lenin que sal­vo el poder todo es
ilu­sión. Para apro­ve­char las “ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad” que ofre­cen las
cri­sis, es nece­sa­rio que una orga­ni­za­ción de van­guar­dia sepa cons­truir a
su alre­de­dor el máxi­mo de uni­dad popu­lar mejo­ran­do en cual­quier caso la
corre­la­ción de fuer­zas a fin de avan­zar en la toma del poder polí­ti­co.

Se ha demos­tra­do his­tó­ri­ca­men­te que la toma del poder polí­ti­co es el
resul­ta­do de una línea ele­va­da que, aun des­de la mino­ría, sabe movi­li­zar
al máxi­mo posi­ble de masas popu­la­res con­tra el enemi­go prin­ci­pal de
cada coyun­tu­ra.

En ese sen­ti­do, cada vez hay más mili­tan­cia que
se da cuen­ta de que en los últi­mos tiem­pos el enemi­go ha hecho un uso
intere­sa­do del femi­nis­mo, obs­ta­cu­li­zan­do la línea de actua­ción que
sos­te­ne­mos en este tex­to. Aho­ra bien, si se tra­ba­ja correc­ta­men­te, la
lucha de la mujer no solo no difi­cul­ta nues­tra estra­te­gia, sino que la
poten­cia. Pero cuan­do (como hace un año) hay quien defien­de “pique­tes no
mix­tos”, se está rom­pien­do la uni­dad de la cla­se obre­ra. Y ello es aún
más gra­ve en tan­to que entor­pe­ce el tra­ba­jo en pos de la más amplia
acu­mu­la­ción de fuer­zas popu­la­res apro­ve­chan­do las ven­ta­nas de
opor­tu­ni­dad his­tó­ri­cas abier­tas con la bru­tal cri­sis social pro­vo­ca­da
por los res­ca­tes ban­ca­rios y el pago de la deu­da exi­gi­da por la Troi­ka
cri­mi­nal oli­gár­qui­co-finan­cie­ra.

Espe­cial­men­te en tiem­pos de
cri­sis sis­té­mi­cas, ello con- lle­va no caer en des­via­cio­nis­mos que
impi­dan iden­ti­fi­car al enemi­go prin­ci­pal a batir cuan­to antes. Recien­te-
men­te, hemos vis­to cómo has­ta la ban­que­ra Ana Patri­cia Botín se ha
con­ver­ti­do en la mejor aban­de­ra­da del femi­nis­mo (¡y, por cier­to, tam­bién
de la lucha por el cli­ma!). ¿Y qué decir de esos modé­li­cos “Esta­dos del
bien­es­tar” que, apa­ren­te­men­te, tie­nen muy libe­ra­das a sus muje­res, al
tiem­po que man­tie­nen explo­ta­dos a innu­me­ra­bles pue­blos? Pero las
con­tor­sio­nes de la ban­que­ra no son mala noti­cia: cla­ri­fi­can bas­tan­te las
cosas. Cuan­do des­de el enemi­go se esgri­men cons­tan­te­men­te pos­tu­reos
femi­nis­tas, el movi­mien­to feme­nino que se cons­tru­ye den­tro de
nues­tra cla­se no pue­de dejar de tener pre­sen­te este ries­go.

En
estos momen­tos, en que no sola­men­te no se ha sali­do de la cri­sis, sino
que se ave­ci­na otra arre­me­ti­da con la con­sa­bi­da secue­la de aus­te­ri­dad y
recor­tes, hay que tener espe­cial cui­da­do para que no nos mar­quen la
agen­da de lucha. Y tam­po­co los deba­tes.
Como ya se ha men­cio­na­do, la
lucha con­tra el patriar­ca­do en el inte­rior de nues­tra cla­se ha de
con­lle­var bas­tan­te peda­go­gía. Así, es inacep­ta­ble que se efec­túe,

como en oca­sio­nes se ha pre­ten­di­do, un “examen de géne­ro” pre­vio ante
una deter­mi­na­da lucha sin­di­cal. Una opre­sión ini­cia­da mucho antes del
adve­ni­mien­to del sis- tema capi­ta­lis­ta no se supe­ra­rá con seme­jan­tes
“herra­mien­tas” y requie­re efec­ti­va­men­te unos meca­nis­mos peda­gó­gi­cos, al
menos entre nues­tra gen­te. Pero esto no entra en con­tra­dic­ción con la
nece­si­dad de erra­di­car el patriar­ca­do tam­bién en la cla­se obre­ra, con la
ma- yor urgen­cia en sus mani­fes­ta­cio­nes más gra­ves como es el caso de
la vio­len­cia machis­ta.

Será el movi­mien­to orga­ni­za­do de la cla­se
el que más efi­caz­men­te trai­ga los avan­ces his­tó­ri­cos, y por eso es
nece­sa­ria la incor­po­ra­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra: para igual­men­te
hacer lo posi­ble en el inte­rior de nues­tra cla­se por reti­rar todos los
obs­tácu­los que difi­cul­tan esa incor­po­ra­ción. Así, igual que deci­mos que
no pode­mos dejar que la extre­ma dere­cha cana­li­ce las des­gra­cias de los
sec­to­res popu­la­res en su con­tra­dic­ción con el sec­tor mono­po­lis­ta y
ban­ca­rio que rige la UE, no per­mi­ta­mos inje­ren­cias ex- ter­nas den­tro de
la cla­se con res­pec­to a las rei­vin­di­ca­cio­nes de la mujer. Pon­gá­mo­nos
manos a la obra todas y todos y, sin dejar­nos con­fun­dir por
des­via­cio­nis­mos, tra­ba­je­mos en las entra­ñas de nues­tra cla­se la
ver­da­de­ra libe­ra­ción de la mujer.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *