Chi­le. 8 y 9M, Pau­la Sie­rral­ta: «Si para­mos las muje­res se cae el país»

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 2 de mar­zo de 2020

Con­ver­sa­mos en Bue­nos Aires con Pau­la Sie­rral­ta, psi­có­lo­ga chi­le­na, que for­ma par­te de la Asam­blea Terri­to­rial Auto­con­vo­ca­da Rosal Orga­ni­za­do de San­tia­go de Chi­le. Es una Asam­blea que reúne a 62 fami­lias y que todas viven a 400 mts. de Pla­za Dig­ni­dad, asi que sufren la repre­sión dia­ria, a la vez que están muy invo­lu­cra­das en el movi­mien­to de lucha chi­leno. Pau­la nos acer­có a los pre­pa­ra­ti­vos de un 8m y una huel­ga 9m que se pre­veen mul­ti­tu­di­na­rias.

-Qui­sie­ra que nos con­ta­ras ese aspec­to poco cono­ci­do de la revuel­ta chi­le­na que es la orga­ni­za­ción. Se habla de que vues­tro movi­mien­to no tie­ne direc­ción y que no quie­re par­ti­dos polí­ti­cos. ¿Cómo es esa orga­ni­za­ción en los barrios que abar­ca muchos barrios y ciu­da­des del pais?

‑Cla­ro que no hay una orga­ni­za­ción de una estruc­tu­ra tra­di­cio­nal. De hecho en las mar­chas, o inclu­so en las asam­bleas, otros se lla­man cabil­dos, orga­ni­za­cio­nes, no están pre­sen­tes los par­ti­dos polí­ti­cos. Una va a la mar­cha y La ban­de­ra más recu­rren­te es la del pue­blo Mapu­che ade­más de los lien­zos de las pro­pias orga­ni­za­cio­nes. Enton­ces des­de lo for­mal, lo tra­di­cio­nal, no hay una orga­ni­za­ción. Pero sí ha ocu­rri­do algo que no pasa­ba en Chi­le hace mucho tiem­po, yo diría des­de la dic­ta­du­ra, y es que los barrios se han vuel­to a orga­ni­zar. Se han vuel­to a orga­ni­zar en for­ma auto­con­vo­ca­da, sin res­pon­der a nin­gu­na estruc­tu­ra. En el caso de Rosal Orga­ni­za­do nos cono­ci­mos en los pri­me­ros días del esta­lli­do, cuan­do íba­mos a pro­tes­tar a cace­ro­liar , con nues­tra pai­la, nues­tra cucha­ra de palo. Deci­di­mos orga­ni­zar­nos, pri­me­ro por una moti­va­ción de cui­dar­nos, por­que en nues­tro barrio en gene­ral vivi­mos solos, son depar­ta­men­tos peque­ños, enton­ces una vive en pare­ja, con el gato, con el perro, o solos. Así fue pasan­do en otros barrios. Y cada uno empe­zó a tener su ins­ta­gran, o su face­book y empe­za­mos a bus­car por pala­bras cla­ves : cabil­do y empe­za­ron a apa­re­cer: Semi­na­rio, Asam­blea Bus­ta­man­te, Huin­cul Bellas Artes, Pri­ma­ve­ra Hue­len, San Isi­dro etc.

-O sea, todos los barrios de la ciu­dad.
‑Todos los barrios de la ciu­dad, que yo sepa, nin­guno tie­ne direc­ti­va, ni pre­si­den­te, ni vice­pre­si­den­te, ni secre­ta­rio. Enton­ces como que todos somos muy dis­ci­pli­na­das, nos jun­ta­mos en for­ma inter­na una vez a la sema­na, y por lo menos en nues­tro micro terri­to­rio nos jun­ta­mos con las otras 4 asam­bleas o cabil­dos otra vez a la sema­na, y orga­ni­za­mos acti­vi­da­des, y ade­más nos jun­ta­mos en lo que es el eje Dig­ni­dad, que sería 500 mts a la redon­da, todos los barrios que están cer­ca de la Pla­za Dig­ni­dad. Ade­más está la CAT, Comi­té de Asam­bleas Terri­to­ria­les, que quie­re tener un impac­to nacio­nal, diga­mos, que con­vo­can a estas otras asam­bleas, para tener un pro­pó­si­to, para gene­rar dis­cu­sión. A noso­tros nos gene­ra un mon­tón de desa­fío , por­que tene­mos que ser dis­ci­pli­na­dos, tene­mos que edu­car­nos en lo que está pasan­do, tene­mos que gene­rar temas, tene­mos que coor­di­nar­nos, hacer comu­ni­ca­dos en con­jun­to. Esta­mos muy entu­sias­ma­das, y tene­mos que con­tac­tar­nos con los medios de comu­ni­ca­ción no tra­di­cio­na­les, como uste­des, por ejem­plo, o en el caso en Chi­le como El Des­con­cier­to, Pien­sa Pren­sa, Villa Fran­cia, El Mos­tra­dor, Inter­fe­ren­cia, y muchos otros más que han sido super gene­ro­sos con sus espa­cios, cada vez que que­re­mos man­dar algo de lo que está pasan­do nos abren sus redes y nos publi­can.

-Antes de hacer la entre­vis­ta me habla­bas de que en estos cabil­dos tam­bién se ven las pro­ble­má­ti­cas del barrio, como la pro­ble­má­ti­ca de las muje­res, femi­nis­tas y de las disi­den­cias que es muy impor­tan­te. Cuén­ta­nos cua­les son los ejes más impor­tan­tes, los tra­ba­jos más impor­tan­tes que hacéis en la comu­ni­dad.
‑Noso­tros en Rosal Orga­ni­za­do el gru­po de muje­res, nos esta­mos jun­tan­do tam­bién en for­ma sepa­ra­tis­ta del res­to de nues­tra asam­blea, y esta­mos par­ti­ci­pan­do jun­to con otras muje­res en la Asam­blea Femi­nis­ta que se lla­ma San Isi­dro San Bor­ja El Claus­tro Rosa­les. Nos jun­ta­mos en el Par­que San Bor­ja que es un lugar de memo­ria tam­bién, por­que en ese par­que ase­si­na­ron por cri­men de odio a Daniel Zamu­dio, diez años atrás, un chi­co gay, que fue tor­tu­ra­do una noche por un gru­po de hom­bres, enton­ces ese es un lugar de memo­ria de las disi­den­cias. Ade­más del los 10 ejes pro­pues­tros por la Coor­di­na­do­ra 8M, Enton­ces nos jun­ta­mos ahí, y si bien la coor­di­na­do­ra 8 M vie­ne tra­ba­jan­do hace mucho tiem­po y bajó alre­de­dor de diez ejes en los cua­les hay que tra­ba­jar, en nues­tro terri­to­rio los temas rele­van­tes tie­nen que ver con la memo­ria his­tó­ri­ca, des­de la dic­ta­du­ra, y aho­ra tam­bién por ser el lugar de la mani­fes­ta­ción, de mucha repre­sión. Han ase­si­na­do y han sido heri­dos muchas com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­ros, com­pa­ñe­res, enton­ces noso­tros que­re­mos rele­var esos hitos. Hay ade­más un tema con los tra­ba­jos infor­ma­les, en nues­tro terri­to­rio por­que hay muchas muje­res que tra­ba­jan infor­mal­men­te, ya sea ven­de­do­ras ambu­lan­tes, o per­so­nas que tra­ba­jan den­tro de las casas, labo­res de cui­da­dos que lo hacen en for­ma infor­mal. Tene­mos otro tema con las muje­res migran­tes, ya sea hai­tia­nas, perua­nas, boli­via­nas o de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, que son muy vio­len­ta­das por el Esta­do y por las estruc­tu­ras. Y las polí­ti­cas de tra­ba­jo y de repro­duc­ción y de inclu­sión de disi­den­cias. Estos son los temas que tra­ba­ja­mos ade­más de los femi­nis­mos con las otras com­pa­ñae­ra aca en Chi­le.

-Tam­bién me habla­bas de las muje­res adul­tas mayo­res, aque­llas que son las jubi­la­das, don­de estos gobier­nos neo­li­be­ra­les como aquí en Argen­ti­na, las han aban­do­na­do, no tie­nen cober­tu­ra del esta­do.

En Chi­le las jubi­la­cio­nes son de ham­bre. Pero ade­más hay un por­cen­ta­je impor­tan­tí­si­mo de la pobla­ción que no lle­ga ni siquie­ra a los 100 U$S de jubi­la­ción al mes. Esta­mos vien­do cómo dise­ñar una for­ma de acer­car­nos a esas muje­res adul­tas mayo­res que enten­de­mos tie­nen mie­do de la repre­sión en el barrio, de los cara­bi­ne­ros, los gua­na­cos. Enton­ces tene­mos que dise­ñar una for­ma de cómo pode­mos lle­gar a esta pobla­ción.

-Den­tro de esta revuel­ta que se auto­or­ga­ni­za, que sale a las calles a pro­tes­tar, ten­dría que haber tam­bién una auto­ges­tión, en ese sen­ti­do es una auto­ges­tión que podría ser eco­nó­mi­ca. ¿Como se está dan­do eso, por­que habla­bas tam­bién de una eco­no­mía de auto­ges­tión?
‑Otra idea que tene­mos den­tro de Rosal Orga­ni­za­do y en otras, está el tema del coope­ra­ti­vis­mo, lo esta­mos estu­dian­do, para hacer­lo bien, que­re­mos hacer un peque­ño pro­to­ti­po entre noso­tros pri­me­ro, ver cómo fun­cio­na, los flu­jos y todo. De ir a com­prar direc­ta­men­te a los pro­duc­to­res, en San­tia­go está el mer­ca­do Lo Valle­dor que es un lugar gigan­te don­de lle­gan todos los pro­duc­to­res direc­to de los cam­pos, o tam­bién a la Vega Cen­tral a los camio­nes, y ahí ir bus­can­do com­prar ahí, a pre­cios mucho más bajos, ver que se nece­si­ta.

-Hay otro tema que sería la auto­de­fen­sa. Hablá­ba­mos de la impor­tan­cia de la pro­tec­ción con­tra esta repre­sión de los cuer­pos arma­dos del Esta­do tan bru­ta, y que pare­cie­ra que va ascen­dien­do . Las femi­nis­tas de la coor­di­na­do­ra del 8 M no acep­ta­ron una reu­nión con las auto­ri­da­des para ges­tio­nar la segu­ri­dad, por­que no con­fían en las auto­ri­da­des y las fuer­zas repre­si­vas, por más que digan de van a estar 1700 cara­bi­ne­ras.

Por lo menos, a nivel terri­to­rial más peque­ño, ya nos lle­gó un anun­cio al wasap de un com­pa­ñe­re que decía que algu­nos terri­to­rios esta­ban ofre­cien­do talle­res de auto­de­fen­sa bási­cos, y tam­bién de pri­me­ros auxi­lios, por­que los pues­tos de salud se ven muy sobre­pa­sa­dos. Sobre todo, los días de mani­fes­ta­cio­nes que has­ta aho­ra siguen sien­do los vier­ne, aun­que tam­bién hay repre­sión otros días. Pero los vier­nes es cuan­do lle­ga mucha gen­te, ya sea con pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios por los gases tóxi­cos, con per­di­go­nes, por gol­pes en la cabe­za por lacri­mó­ge­nas, por cri­sis de páni­co, noso­tros tam­bién debe­mos estar capa­ci­ta­des para poder ser pun­tos de ayu­da ambu­lan­tes, si vemos alguien en pro­ble­mas, qué hacer, lle­var­los a lugar segu­ro, tener algún telé­fono. Ade­más esta­mos gene­ran­do una red con las abo­ga­das femi­nis­tas ABOFEM, con abo­ga­das, abo­ga­dos, abo­ga­des, que quie­ran ser par­te de esto, y tener­lis en tu wasap. Inclu­so esta­mos dise­ñan­do el auto­cui­da­do de las mar­chas, con los tics y tener en nues­tro celu­lar los telé­fono muy des­ta­ca­dos, por si pasa algo, al tiro a quien ten­go que lla­mar, que sé que me va a res­pon­der, que sé lo que tie­ne que hacer, que sé que me va a con­te­ner.

-Con res­pec­to al 8M y al 9 la huel­ga, como la ves? La ves super par­ti­ci­pa­ti­va, no solo des­de tu terri­to­rio, sino de otros barrios, va a ser mul­ti­tu­di­na­ria?
‑Tene­mos toda la espe­ran­za y la con­vic­ción de que va a ser mul­ti­tu­di­na­ria. De que va a ser muy femi­nis­ta, esta­mos insis­tien­do que sea sepa­ra­tis­ta. Que mar­che­mos sólo muje­res. Tam­bién tene­mos com­pa­ñe­ros que están muy entu­sias­ma­dos con esto y que nos dicen, bueno yo tam­bién quie­ro ir. Y bueno, lo que hemos acor­da­do es que ellos estén en otros espa­cios, cui­dan­do lo que noso­tras tene­mos que dejar de cui­dar para poder ir a la mar­cha, hacien­do labo­res repro­duc­ti­vas y de cui­da­do, estan­do con el celu­lar aten­tos. Pero noso­tras somos las que esta­mos pin­tan­do los lien­zos gene­ran­do toda la crea­ti­vi­dad de la mar­cha.

-Por­que en este aspec­to no hay par­ti­dos den­tro de esto.
‑No, no. Somos los mis­mos terri­to­rios, yo ten­go diez gru­pos de wasap, esta­mos todo el tiem­po orga­ni­zan­do, crean­do, enton­ces yo la veo muy femi­nis­ta mul­ti­tu­di­na­ria, sepa­ra­tis­ta , crea­ti­va. La auto­ri­dad terri­to­rial te pide una auto­ri­za­ción para mar­char y la Coor­di­na­do­ra 8M dijo que no le íba­mos a pedir per­mi­so al inten­den­te Gue­va­ra por­que él es un gol­pea­dor de muje­res, él tie­ne una cau­sa por vio­len­cia intra­fa­mi­liar, por lo tan­to noso­tras como muje­res no le vamos a pedir per­mi­so a un hom­bre gol­pea­dor. Enton­ces vamos a ir así nomas.

VAMOS A MARCHAR JUNTAS CON TODA LA PROTECCION

El con­sen­so es que mar­cha­mos todas jun­tas de que no nos sepa­re­mos, las mar­chas van a comen­zar des­de los pro­pios terri­to­rios más tem­prano, ese día domin­go 8 pero nos vamos a jun­tar, y vamos a ir bus­can­do muje­res, como hemos hecho en otra oca­sión cuan­do ensa­yá­ba­mos las per­for­man­ce en la calle y se iban suman­do las muje­res. Empe­za­mos todas jun­tas y ter­mi­na­mos todas jun­tas. Vamos con nues­tros ele­men­tos de pro­tec­ción, cas­co, más­ca­ras, blo­quea­dor solar. Esta­mos orga­ni­zan­do tam­bién pun­tos de agua, de hidra­ta­ción, por­que segu­ra­men­te ese día hará mucho calor, por­que es a medio día, prin­ci­pio de mar­zo. Tam­bién pun­tos de limo­nes por­que eso tam­bién sir­ve para las lacri­mó­ge­nas, no sol­tar­nos, acom­pa­ñar­nos, recor­dar que no esta­mos todas, por­que hay algu­nas que ya no van a estar por­que la vio­len­cia del esta­do ‚los femi­ci­dios, aca­ba­ron con sus vidas y tam­po­co están las pre­sas.

-Las pre­sas que han sufri­do y sufren esa tre­men­da repre­sión y malos tra­tos.

Hay un movi­mien­to femi­nis­ta car­ce­la­rio que lo que está inten­tan­do tam­bién es femi­ni­zar, o poner el femi­nis­mo den­tro de estos otros terri­to­rios que pare­cie­ra que están exclui­dos de la socie­dad pero que for­man par­te.

-Y el día de la huel­ga el 9M más toda­vía, más radi­ca­li­za­da, la pro­tes­ta por­que no se va a ir a los tra­ba­jos.
‑Es una huel­ga pro­duc­ti­va, repro­duc­ti­va y de cui­da­do, es decir, no se hacen labo­res de cui­da­do. Por ejem­plo, yo le dije a mi cuña­do y a mi her­ma­na que ese día 9 yo no cui­da­ba a mi sobri­na por mucho que la ame, y mi cuña­do dijo: ¿ah sí? Y mi her­ma­na dijo: ah bueno yo tam­po­co!. Enton­ces tu ten­drás que ver qué haces con Ele­na ese día. Y a él le pare­ció bien.

¿Y se va a parar tam­bién en los tra­ba­jos, las muje­res tra­ba­ja­do­ras que tra­ba­jen en el esta­do?
‑Si, esta­mos espe­ran­do y esta­mos con­vo­can­do, en nues­tro terri­to­rio hay un hos­pi­tal que es muy gran­de que depen­de de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca y que su rec­tor dijo que en su hos­pi­tal no se van a prac­ti­car abor­tos. Enton­ces que­re­mos hacer un acto.

‑Una funa dicen uste­des, noso­tras acá deci­mos escra­che.
‑Cla­ro, eso. Y tam­bién que­re­mos con­vo­car a las com­pa­ñe­ras que tra­ba­jen en ese hos­pi­tal, sabe­mos que hay mucha pre­sión de las estruc­tu­ras que están todos enci­ma vien­do qué vamos a hacer, cómo repri­mir­nos, etc. Enten­de­mos tam­bién por­que for­ma par­te del femi­nis­mo, enten­der a esas com­pa­ñe­ras poner­se en lugar de la otra, y enten­der que las com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­res que quie­ran sumar­se ese día y que no pue­dan por­que su emplea­dor va a estar enci­ma, como ame­na­zán­do­las, qui­zá van poder a hacer un acto sim­bó­li­co tal vez como parar cin­co minu­tos, o irse antes. Pero obvia­men­te tam­bién esta­mos bus­can­do que esto ten­ga un impac­to en las tareas pro­duc­ti­vas, y en las tareas de cui­da­dos. Ahí, si para­mos las muje­res, se cae el país.

‑Otro de los ejes que plan­tea la coor­di­na­do­ra 8 M son las mar­chas con­tra la repre­sión, inci­dir en lo que ha supues­to la repre­sión para las muje­res, la can­ti­dad de vio­la­cio­nes que hay, de muje­res abu­sa­das, y de niñas que son ata­ca­das y ase­si­na­das.

‑Según el infor­me del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos su actua­li­za­ción al 18 de febre­ro había 195 que­re­llas por vio­len­cia sexual en comi­sa­rias en Chi­le, yo ten­go acá el dato, habían vio­la­cio­nes, insul­tos, des­nu­da­mien­tos, toca­cio­nes y ame­na­zas por cua­tro vio­la­cio­nes, esto ha afec­ta­do a las disi­den­cias, sabe­mos que son gru­pos que están mucho más expues­tos a la vio­len­cia esta­tal, pero que en estas con­di­cio­nes, se ven aumen­ta­dos. Y tam­bién tene­mos otro tema pro­duc­to de las vio­len­cia que ha sido espan­to­so, que ha sido ade­más un sím­bo­lo de lo que está pasan­do, que son las pér­di­das de glo­bos ocu­la­res, tene­mos 445 per­so­nas que han sido heri­das por daño ocu­lar, 411 por un trau­ma o lesión, y 34 per­so­nas que han per­di­do un ojo o ambos. Eso ha sido un sím­bo­lo de la repre­sión con la sola inten­ción de dañar o matar. No de con­tro­lar la revuel­ta, que no nos vaya­mos a un sec­tor, o que nos que­de­mos en un radio amplio, sino que la inten­ción es a estos tene­mos que dañar­los o matar­los.

-¿Qué le dirías vos a nues­tras lec­to­ras, lec­to­res, para que se soli­da­ri­cen con vues­tra lucha, para que vues­tra lucha no sea silen­cia­da, no sea cen­su­ra­da, para que las per­so­nas la difun­dan?
‑Pri­me­ro los invi­ta­ría a leer los infor­mes, los seis infor­mes de los orga­nis­mos inter­na­cio­nes de dere­chos huma­nos que nos han ido a visi­tar ahi está la infor­ma­ción y las reco­men­da­cio­nes que hacen, y lo que está pasan­do. Los invi­ta­ría tam­bién a infor­mar­se por la pren­sa alter­na­ti­va que fun­da­men­tal para visua­li­zar lo que está pasan­do. Y final­men­te les diría: miren, el país que empe­zó sien­do como el expe­ri­men­to del neo­li­be­ra­lis­mo, con los Chica­go Boys que empe­zó con la dic­ta­du­ra el gol­pe cívi­co mili­tar del 11 de sep­tiem­bre de 1973, y que era como este oasis que decía Piñe­ra una sema­na antes del esta­lli­do, este mis­mo país que ini­ció este expe­ri­men­to, lo va a ter­mi­nar. Y eso yo creo que es his­tó­ri­co y que hay que mirar. Lo mis­mo que están sur­gien­do qui­zás, en otros paí­ses, en mayor o menor medi­da, bueno, aquí en Chi­le que era el neo­li­be­ra­lis­mo a raja tabla, como deci­mos noso­tros, su pobla­ción nos levan­ta­mos y cam­bia­mos la agen­da. Por­que aquí no hay par­ti­dos polí­ti­cos, esto sobre­pa­só la lógi­ca de dere­cha o izquier­da, esto es del Pue­blo, los ciu­da­da­nos opri­mi­dos, las ciu­da­da­nas opri­mi­das, que ya nos can­sa­mos, y quie­ro acá hacer un reco­no­ci­mien­to espe­cial a los secun­da­rios y secun­da­rias que fue­ron como la pun­ta de lan­za de este movi­mien­to con el lla­ma­do a eva­dir el metro que ellos hicie­ron con el alza de 30 pesos del metro. Por­que fue la gota que rebal­só el vaso, era un sím­bo­lo. De hecho el lema que decían ellos era: Eva­dir, no pagar, otra for­ma de luchar. Chi­le, el ejem­plo del neo­li­be­ra­lis­mo, el país exi­to­so, capi­ta­lis­ta, con las puer­tas a las inver­sio­nes extran­je­ras y todo. Bueno, nos can­sa­mos y aho­ra vamos a ter­mi­nar este expe­ri­men­to, no sabe­mos cuán­do.

Tras­crip­ción Ana Ambro­gui

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *