Chi­le. 8 y 9M, Pau­la Sie­rral­ta: «Si para­mos las muje­res se cae el país»

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano 2 de mar­zo de 2020

Con­ver­sa­mos en Bue­nos Aires con Pau­la Sie­rral­ta, psi­có­lo­ga chi­le­na, que for­ma par­te de la Asam­blea Terri­to­rial Auto­con­vo­ca­da Rosal Orga­ni­za­do de San­tia­go de Chi­le. Es una Asam­blea que reúne a 62 fami­lias y que todas viven a 400 mts. de Pla­za Dig­ni­dad, asi que sufren la repre­sión dia­ria, a la vez que están muy invo­lu­cra­das en el movi­mien­to de lucha chi­leno. Pau­la nos acer­có a los pre­pa­ra­ti­vos de un 8m y una huel­ga 9m que se pre­veen mul­ti­tu­di­na­rias.

-Qui­sie­ra que nos con­ta­ras ese aspec­to poco cono­ci­do de la revuel­ta chi­le­na que es la orga­ni­za­ción. Se habla de que vues­tro movi­mien­to no tie­ne direc­ción y que no quie­re par­ti­dos polí­ti­cos. ¿Cómo es esa orga­ni­za­ción en los barrios que abar­ca muchos barrios y ciu­da­des del pais?

‑Cla­ro que no hay una orga­ni­za­ción de una estruc­tu­ra tra­di­cio­nal. De hecho en las mar­chas, o inclu­so en las asam­bleas, otros se lla­man cabil­dos, orga­ni­za­cio­nes, no están pre­sen­tes los par­ti­dos polí­ti­cos. Una va a la mar­cha y La ban­de­ra más recu­rren­te es la del pue­blo Mapu­che ade­más de los lien­zos de las pro­pias orga­ni­za­cio­nes. Enton­ces des­de lo for­mal, lo tra­di­cio­nal, no hay una orga­ni­za­ción. Pero sí ha ocu­rri­do algo que no pasa­ba en Chi­le hace mucho tiem­po, yo diría des­de la dic­ta­du­ra, y es que los barrios se han vuel­to a orga­ni­zar. Se han vuel­to a orga­ni­zar en for­ma auto­con­vo­ca­da, sin res­pon­der a nin­gu­na estruc­tu­ra. En el caso de Rosal Orga­ni­za­do nos cono­ci­mos en los pri­me­ros días del esta­lli­do, cuan­do íba­mos a pro­tes­tar a cace­ro­liar , con nues­tra pai­la, nues­tra cucha­ra de palo. Deci­di­mos orga­ni­zar­nos, pri­me­ro por una moti­va­ción de cui­dar­nos, por­que en nues­tro barrio en gene­ral vivi­mos solos, son depar­ta­men­tos peque­ños, enton­ces una vive en pare­ja, con el gato, con el perro, o solos. Así fue pasan­do en otros barrios. Y cada uno empe­zó a tener su ins­ta­gran, o su face­book y empe­za­mos a bus­car por pala­bras cla­ves : cabil­do y empe­za­ron a apa­re­cer: Semi­na­rio, Asam­blea Bus­ta­man­te, Huin­cul Bellas Artes, Pri­ma­ve­ra Hue­len, San Isi­dro etc.

-O sea, todos los barrios de la ciu­dad.
‑Todos los barrios de la ciu­dad, que yo sepa, nin­guno tie­ne direc­ti­va, ni pre­si­den­te, ni vice­pre­si­den­te, ni secre­ta­rio. Enton­ces como que todos somos muy dis­ci­pli­na­das, nos jun­ta­mos en for­ma inter­na una vez a la sema­na, y por lo menos en nues­tro micro terri­to­rio nos jun­ta­mos con las otras 4 asam­bleas o cabil­dos otra vez a la sema­na, y orga­ni­za­mos acti­vi­da­des, y ade­más nos jun­ta­mos en lo que es el eje Dig­ni­dad, que sería 500 mts a la redon­da, todos los barrios que están cer­ca de la Pla­za Dig­ni­dad. Ade­más está la CAT, Comi­té de Asam­bleas Terri­to­ria­les, que quie­re tener un impac­to nacio­nal, diga­mos, que con­vo­can a estas otras asam­bleas, para tener un pro­pó­si­to, para gene­rar dis­cu­sión. A noso­tros nos gene­ra un mon­tón de desafío , por­que tene­mos que ser dis­ci­pli­na­dos, tene­mos que edu­car­nos en lo que está pasan­do, tene­mos que gene­rar temas, tene­mos que coor­di­nar­nos, hacer comu­ni­ca­dos en con­jun­to. Esta­mos muy entu­sias­ma­das, y tene­mos que con­tac­tar­nos con los medios de comu­ni­ca­ción no tra­di­cio­na­les, como uste­des, por ejem­plo, o en el caso en Chi­le como El Des­con­cier­to, Pien­sa Pren­sa, Villa Fran­cia, El Mos­tra­dor, Inter­fe­ren­cia, y muchos otros más que han sido super gene­ro­sos con sus espa­cios, cada vez que que­re­mos man­dar algo de lo que está pasan­do nos abren sus redes y nos publi­can.

-Antes de hacer la entre­vis­ta me habla­bas de que en estos cabil­dos tam­bién se ven las pro­ble­má­ti­cas del barrio, como la pro­ble­má­ti­ca de las muje­res, femi­nis­tas y de las disi­den­cias que es muy impor­tan­te. Cuén­ta­nos cua­les son los ejes más impor­tan­tes, los tra­ba­jos más impor­tan­tes que hacéis en la comu­ni­dad.
‑Noso­tros en Rosal Orga­ni­za­do el gru­po de muje­res, nos esta­mos jun­tan­do tam­bién en for­ma sepa­ra­tis­ta del res­to de nues­tra asam­blea, y esta­mos par­ti­ci­pan­do jun­to con otras muje­res en la Asam­blea Femi­nis­ta que se lla­ma San Isi­dro San Bor­ja El Claus­tro Rosa­les. Nos jun­ta­mos en el Par­que San Bor­ja que es un lugar de memo­ria tam­bién, por­que en ese par­que ase­si­na­ron por cri­men de odio a Daniel Zamu­dio, diez años atrás, un chi­co gay, que fue tor­tu­ra­do una noche por un gru­po de hom­bres, enton­ces ese es un lugar de memo­ria de las disi­den­cias. Ade­más del los 10 ejes pro­pues­tros por la Coor­di­na­do­ra 8M, Enton­ces nos jun­ta­mos ahí, y si bien la coor­di­na­do­ra 8 M vie­ne tra­ba­jan­do hace mucho tiem­po y bajó alre­de­dor de diez ejes en los cua­les hay que tra­ba­jar, en nues­tro terri­to­rio los temas rele­van­tes tie­nen que ver con la memo­ria his­tó­ri­ca, des­de la dic­ta­du­ra, y aho­ra tam­bién por ser el lugar de la mani­fes­ta­ción, de mucha repre­sión. Han ase­si­na­do y han sido heri­dos muchas com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­ros, com­pa­ñe­res, enton­ces noso­tros que­re­mos rele­var esos hitos. Hay ade­más un tema con los tra­ba­jos infor­ma­les, en nues­tro terri­to­rio por­que hay muchas muje­res que tra­ba­jan infor­mal­men­te, ya sea ven­de­do­ras ambu­lan­tes, o per­so­nas que tra­ba­jan den­tro de las casas, labo­res de cui­da­dos que lo hacen en for­ma infor­mal. Tene­mos otro tema con las muje­res migran­tes, ya sea hai­tia­nas, perua­nas, boli­via­nas o de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, que son muy vio­len­ta­das por el Esta­do y por las estruc­tu­ras. Y las polí­ti­cas de tra­ba­jo y de repro­duc­ción y de inclu­sión de disi­den­cias. Estos son los temas que tra­ba­ja­mos ade­más de los femi­nis­mos con las otras com­pa­ñae­ra aca en Chi­le.

-Tam­bién me habla­bas de las muje­res adul­tas mayo­res, aque­llas que son las jubi­la­das, don­de estos gobier­nos neo­li­be­ra­les como aquí en Argen­ti­na, las han aban­do­na­do, no tie­nen cober­tu­ra del esta­do.

En Chi­le las jubi­la­cio­nes son de ham­bre. Pero ade­más hay un por­cen­ta­je impor­tan­tí­si­mo de la pobla­ción que no lle­ga ni siquie­ra a los 100 U$S de jubi­la­ción al mes. Esta­mos vien­do cómo dise­ñar una for­ma de acer­car­nos a esas muje­res adul­tas mayo­res que enten­de­mos tie­nen mie­do de la repre­sión en el barrio, de los cara­bi­ne­ros, los gua­na­cos. Enton­ces tene­mos que dise­ñar una for­ma de cómo pode­mos lle­gar a esta pobla­ción.

-Den­tro de esta revuel­ta que se auto­or­ga­ni­za, que sale a las calles a pro­tes­tar, ten­dría que haber tam­bién una auto­ges­tión, en ese sen­ti­do es una auto­ges­tión que podría ser eco­nó­mi­ca. ¿Como se está dan­do eso, por­que habla­bas tam­bién de una eco­no­mía de auto­ges­tión?
‑Otra idea que tene­mos den­tro de Rosal Orga­ni­za­do y en otras, está el tema del coope­ra­ti­vis­mo, lo esta­mos estu­dian­do, para hacer­lo bien, que­re­mos hacer un peque­ño pro­to­ti­po entre noso­tros pri­me­ro, ver cómo fun­cio­na, los flu­jos y todo. De ir a com­prar direc­ta­men­te a los pro­duc­to­res, en San­tia­go está el mer­ca­do Lo Valle­dor que es un lugar gigan­te don­de lle­gan todos los pro­duc­to­res direc­to de los cam­pos, o tam­bién a la Vega Cen­tral a los camio­nes, y ahí ir bus­can­do com­prar ahí, a pre­cios mucho más bajos, ver que se nece­si­ta.

-Hay otro tema que sería la auto­de­fen­sa. Hablá­ba­mos de la impor­tan­cia de la pro­tec­ción con­tra esta repre­sión de los cuer­pos arma­dos del Esta­do tan bru­ta, y que pare­cie­ra que va ascen­dien­do . Las femi­nis­tas de la coor­di­na­do­ra del 8 M no acep­ta­ron una reunión con las auto­ri­da­des para ges­tio­nar la segu­ri­dad, por­que no con­fían en las auto­ri­da­des y las fuer­zas repre­si­vas, por más que digan de van a estar 1700 cara­bi­ne­ras.

Por lo menos, a nivel terri­to­rial más peque­ño, ya nos lle­gó un anun­cio al wasap de un com­pa­ñe­re que decía que algu­nos terri­to­rios esta­ban ofre­cien­do talle­res de auto­de­fen­sa bási­cos, y tam­bién de pri­me­ros auxi­lios, por­que los pues­tos de salud se ven muy sobre­pa­sa­dos. Sobre todo, los días de mani­fes­ta­cio­nes que has­ta aho­ra siguen sien­do los vier­ne, aun­que tam­bién hay repre­sión otros días. Pero los vier­nes es cuan­do lle­ga mucha gen­te, ya sea con pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios por los gases tóxi­cos, con per­di­go­nes, por gol­pes en la cabe­za por lacri­mó­ge­nas, por cri­sis de páni­co, noso­tros tam­bién debe­mos estar capa­ci­ta­des para poder ser pun­tos de ayu­da ambu­lan­tes, si vemos alguien en pro­ble­mas, qué hacer, lle­var­los a lugar segu­ro, tener algún telé­fono. Ade­más esta­mos gene­ran­do una red con las abo­ga­das femi­nis­tas ABOFEM, con abo­ga­das, abo­ga­dos, abo­ga­des, que quie­ran ser par­te de esto, y tener­lis en tu wasap. Inclu­so esta­mos dise­ñan­do el auto­cui­da­do de las mar­chas, con los tics y tener en nues­tro celu­lar los telé­fono muy des­ta­ca­dos, por si pasa algo, al tiro a quien ten­go que lla­mar, que sé que me va a res­pon­der, que sé lo que tie­ne que hacer, que sé que me va a con­te­ner.

-Con res­pec­to al 8M y al 9 la huel­ga, como la ves? La ves super par­ti­ci­pa­ti­va, no solo des­de tu terri­to­rio, sino de otros barrios, va a ser mul­ti­tu­di­na­ria?
‑Tene­mos toda la espe­ran­za y la con­vic­ción de que va a ser mul­ti­tu­di­na­ria. De que va a ser muy femi­nis­ta, esta­mos insis­tien­do que sea sepa­ra­tis­ta. Que mar­che­mos sólo muje­res. Tam­bién tene­mos com­pa­ñe­ros que están muy entu­sias­ma­dos con esto y que nos dicen, bueno yo tam­bién quie­ro ir. Y bueno, lo que hemos acor­da­do es que ellos estén en otros espa­cios, cui­dan­do lo que noso­tras tene­mos que dejar de cui­dar para poder ir a la mar­cha, hacien­do labo­res repro­duc­ti­vas y de cui­da­do, estan­do con el celu­lar aten­tos. Pero noso­tras somos las que esta­mos pin­tan­do los lien­zos gene­ran­do toda la crea­ti­vi­dad de la mar­cha.

-Por­que en este aspec­to no hay par­ti­dos den­tro de esto.
‑No, no. Somos los mis­mos terri­to­rios, yo ten­go diez gru­pos de wasap, esta­mos todo el tiem­po orga­ni­zan­do, crean­do, enton­ces yo la veo muy femi­nis­ta mul­ti­tu­di­na­ria, sepa­ra­tis­ta , crea­ti­va. La auto­ri­dad terri­to­rial te pide una auto­ri­za­ción para mar­char y la Coor­di­na­do­ra 8M dijo que no le íba­mos a pedir per­mi­so al inten­den­te Gue­va­ra por­que él es un gol­pea­dor de muje­res, él tie­ne una cau­sa por vio­len­cia intra­fa­mi­liar, por lo tan­to noso­tras como muje­res no le vamos a pedir per­mi­so a un hom­bre gol­pea­dor. Enton­ces vamos a ir así nomas.

VAMOS A MARCHAR JUNTAS CON TODA LA PROTECCION

El con­sen­so es que mar­cha­mos todas jun­tas de que no nos sepa­re­mos, las mar­chas van a comen­zar des­de los pro­pios terri­to­rios más tem­prano, ese día domin­go 8 pero nos vamos a jun­tar, y vamos a ir bus­can­do muje­res, como hemos hecho en otra oca­sión cuan­do ensa­yá­ba­mos las per­for­man­ce en la calle y se iban suman­do las muje­res. Empe­za­mos todas jun­tas y ter­mi­na­mos todas jun­tas. Vamos con nues­tros ele­men­tos de pro­tec­ción, cas­co, más­ca­ras, blo­quea­dor solar. Esta­mos orga­ni­zan­do tam­bién pun­tos de agua, de hidra­ta­ción, por­que segu­ra­men­te ese día hará mucho calor, por­que es a medio día, prin­ci­pio de mar­zo. Tam­bién pun­tos de limo­nes por­que eso tam­bién sir­ve para las lacri­mó­ge­nas, no sol­tar­nos, acom­pa­ñar­nos, recor­dar que no esta­mos todas, por­que hay algu­nas que ya no van a estar por­que la vio­len­cia del esta­do ‚los femi­ci­dios, aca­ba­ron con sus vidas y tam­po­co están las pre­sas.

-Las pre­sas que han sufri­do y sufren esa tre­men­da repre­sión y malos tra­tos.

Hay un movi­mien­to femi­nis­ta car­ce­la­rio que lo que está inten­tan­do tam­bién es femi­ni­zar, o poner el femi­nis­mo den­tro de estos otros terri­to­rios que pare­cie­ra que están exclui­dos de la socie­dad pero que for­man par­te.

-Y el día de la huel­ga el 9M más toda­vía, más radi­ca­li­za­da, la pro­tes­ta por­que no se va a ir a los tra­ba­jos.
‑Es una huel­ga pro­duc­ti­va, repro­duc­ti­va y de cui­da­do, es decir, no se hacen labo­res de cui­da­do. Por ejem­plo, yo le dije a mi cuña­do y a mi her­ma­na que ese día 9 yo no cui­da­ba a mi sobri­na por mucho que la ame, y mi cuña­do dijo: ¿ah sí? Y mi her­ma­na dijo: ah bueno yo tam­po­co!. Enton­ces tu ten­drás que ver qué haces con Ele­na ese día. Y a él le pare­ció bien.

¿Y se va a parar tam­bién en los tra­ba­jos, las muje­res tra­ba­ja­do­ras que tra­ba­jen en el esta­do?
‑Si, esta­mos espe­ran­do y esta­mos con­vo­can­do, en nues­tro terri­to­rio hay un hos­pi­tal que es muy gran­de que depen­de de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca y que su rec­tor dijo que en su hos­pi­tal no se van a prac­ti­car abor­tos. Enton­ces que­re­mos hacer un acto.

‑Una funa dicen uste­des, noso­tras acá deci­mos escra­che.
‑Cla­ro, eso. Y tam­bién que­re­mos con­vo­car a las com­pa­ñe­ras que tra­ba­jen en ese hos­pi­tal, sabe­mos que hay mucha pre­sión de las estruc­tu­ras que están todos enci­ma vien­do qué vamos a hacer, cómo repri­mir­nos, etc. Enten­de­mos tam­bién por­que for­ma par­te del femi­nis­mo, enten­der a esas com­pa­ñe­ras poner­se en lugar de la otra, y enten­der que las com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­res que quie­ran sumar­se ese día y que no pue­dan por­que su emplea­dor va a estar enci­ma, como ame­na­zán­do­las, qui­zá van poder a hacer un acto sim­bó­li­co tal vez como parar cin­co minu­tos, o irse antes. Pero obvia­men­te tam­bién esta­mos bus­can­do que esto ten­ga un impac­to en las tareas pro­duc­ti­vas, y en las tareas de cui­da­dos. Ahí, si para­mos las muje­res, se cae el país.

‑Otro de los ejes que plan­tea la coor­di­na­do­ra 8 M son las mar­chas con­tra la repre­sión, inci­dir en lo que ha supues­to la repre­sión para las muje­res, la can­ti­dad de vio­la­cio­nes que hay, de muje­res abu­sa­das, y de niñas que son ata­ca­das y ase­si­na­das.

‑Según el infor­me del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos su actua­li­za­ción al 18 de febre­ro había 195 que­re­llas por vio­len­cia sexual en comi­sa­rias en Chi­le, yo ten­go acá el dato, habían vio­la­cio­nes, insul­tos, des­nu­da­mien­tos, toca­cio­nes y ame­na­zas por cua­tro vio­la­cio­nes, esto ha afec­ta­do a las disi­den­cias, sabe­mos que son gru­pos que están mucho más expues­tos a la vio­len­cia esta­tal, pero que en estas con­di­cio­nes, se ven aumen­ta­dos. Y tam­bién tene­mos otro tema pro­duc­to de las vio­len­cia que ha sido espan­to­so, que ha sido ade­más un sím­bo­lo de lo que está pasan­do, que son las pér­di­das de glo­bos ocu­la­res, tene­mos 445 per­so­nas que han sido heri­das por daño ocu­lar, 411 por un trau­ma o lesión, y 34 per­so­nas que han per­di­do un ojo o ambos. Eso ha sido un sím­bo­lo de la repre­sión con la sola inten­ción de dañar o matar. No de con­tro­lar la revuel­ta, que no nos vaya­mos a un sec­tor, o que nos que­de­mos en un radio amplio, sino que la inten­ción es a estos tene­mos que dañar­los o matar­los.

-¿Qué le dirías vos a nues­tras lec­to­ras, lec­to­res, para que se soli­da­ri­cen con vues­tra lucha, para que vues­tra lucha no sea silen­cia­da, no sea cen­su­ra­da, para que las per­so­nas la difun­dan?
‑Pri­me­ro los invi­ta­ría a leer los infor­mes, los seis infor­mes de los orga­nis­mos inter­na­cio­nes de dere­chos huma­nos que nos han ido a visi­tar ahi está la infor­ma­ción y las reco­men­da­cio­nes que hacen, y lo que está pasan­do. Los invi­ta­ría tam­bién a infor­mar­se por la pren­sa alter­na­ti­va que fun­da­men­tal para visua­li­zar lo que está pasan­do. Y final­men­te les diría: miren, el país que empe­zó sien­do como el expe­ri­men­to del neo­li­be­ra­lis­mo, con los Chica­go Boys que empe­zó con la dic­ta­du­ra el gol­pe cívi­co mili­tar del 11 de sep­tiem­bre de 1973, y que era como este oasis que decía Piñe­ra una sema­na antes del esta­lli­do, este mis­mo país que ini­ció este expe­ri­men­to, lo va a ter­mi­nar. Y eso yo creo que es his­tó­ri­co y que hay que mirar. Lo mis­mo que están sur­gien­do qui­zás, en otros paí­ses, en mayor o menor medi­da, bueno, aquí en Chi­le que era el neo­li­be­ra­lis­mo a raja tabla, como deci­mos noso­tros, su pobla­ción nos levan­ta­mos y cam­bia­mos la agen­da. Por­que aquí no hay par­ti­dos polí­ti­cos, esto sobre­pa­só la lógi­ca de dere­cha o izquier­da, esto es del Pue­blo, los ciu­da­da­nos opri­mi­dos, las ciu­da­da­nas opri­mi­das, que ya nos can­sa­mos, y quie­ro acá hacer un reco­no­ci­mien­to espe­cial a los secun­da­rios y secun­da­rias que fue­ron como la pun­ta de lan­za de este movi­mien­to con el lla­ma­do a eva­dir el metro que ellos hicie­ron con el alza de 30 pesos del metro. Por­que fue la gota que rebal­só el vaso, era un sím­bo­lo. De hecho el lema que decían ellos era: Eva­dir, no pagar, otra for­ma de luchar. Chi­le, el ejem­plo del neo­li­be­ra­lis­mo, el país exi­to­so, capi­ta­lis­ta, con las puer­tas a las inver­sio­nes extran­je­ras y todo. Bueno, nos can­sa­mos y aho­ra vamos a ter­mi­nar este expe­ri­men­to, no sabe­mos cuán­do.

Tras­crip­ción Ana Ambro­gui

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: