Argen­ti­na. Gros­so: “El Fon­do Mone­ta­rio en Argen­ti­na nun­ca es bien­ve­ni­do”

Por Mariano Pacheco/​revis­ta
Zoom/​Resumen Lati­no­ame­ri­cano

Entre­vis­ta
al dipu­tado nacio­nal y diri­gen­te del Movi­mien­to Evi­ta. Uni­dad, expec­ta­ti­vas y
con­tra­dic­cio­nes de un gobierno ges­ta­do en la opo­si­ción.

Hace
su reci­bi­mien­to en el Con­gre­so como si se tra­ta­ra de una entre­vis­ta cual­quie­ra
en una Uni­dad Bási­ca: salu­da dis­ten­di­do, ofre­ce mate, bro­mea jun­to a sus
ase­so­res. Tam­bién allí, como en cual­quier local terri­to­rial, hay un cua­dro con
el ros­tro de Eva Perón. Leo­nar­do Gros­so tie­ne 36 años y des­de hace casi una
déca­da es Dipu­tado Nacio­nal del Movi­mien­to Evi­ta. Estu­dió Cien­cia Polí­ti­ca en
la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de San Mar­tín, sitio del Conur­bano don­de se lo cono­ce
por sus inter­ven­cio­nes la fren­te de la Cam­pa­ña Nacio­nal Con­tra la Vio­len­cia
Ins­ti­tu­cio­nal.

En
esta con­ver­sa­ción con Zoom, refle­xio­na sobre la par­ti­cu­la­ri­dad de ser un
Dipu­tado “de los Movi­mien­tos Popu­la­res”, sus víncu­los con otros par­la­men­ta­rios
de la izquier­da, la rela­ción entre pero­nis­mo y diver­si­dad sexual y su posi­ción
fren­te a la deu­da exter­na. Un diá­lo­go a fon­do con un mili­tan­te que pasó de la
mili­tan­cia terri­to­rial al Con­gre­so.

En
tu caso sos hoy en día Dipu­tado nacio­nal, como el res­to de tus 256 cole­gas,
pero ade­más de inte­gran­te del Fren­te de Todos tenes la par­ti­cu­la­ri­dad de ser
uno de los seis “Dipu­tados de los Movi­mien­tos Popu­la­res”. ¿Con­si­de­rás algu­na
dife­ren­cia en ese sen­ti­do o es lo mis­mo que cual­quier otro par­la­men­ta­rio que
lle­gó en la bole­ta por otro sec­tor del pero­nis­mo?

En
el actual Con­gre­so ha aumen­ta­do la repre­sen­ta­ción de los Movi­mien­tos Popu­la­res
y yo eso lo vivo como una nece­si­dad de asu­mir un mayor com­pro­mi­so. Pasa­mos de
un blo­que de cin­co Dipu­tados del Movi­mien­to Evi­ta a uno de seis de los
dis­tin­tos Movi­mien­tos Popu­la­res, y eso impli­ca mayor diver­si­dad. Esta­mos
noso­tros pero tam­bién el Movi­mien­to Popu­lar La Dig­ni­dad, la Corrien­te Cla­sis­ta
y Com­ba­ti­va, el Fren­te Patria Gran­de y el Par­ti­do País de Misio­nes; la
com­po­si­ción es hoy en día mucho más vario­pin­ta, y esto tie­ne que ver con el
fuer­te pro­ce­so de pelea en las calles que los movi­mien­tos socia­les le die­ron al
macris­mo en los últi­mos cua­tro años. Eso impli­ca mayor res­pon­sa­bi­li­dad, por­que
si bien los movi­mien­tos tie­nen más repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, aún no hay una
repre­sen­ta­ción real del sec­tor social, por­que los dipu­tados y dipu­tadas que
esta­mos ya venía­mos par­ti­ci­pan­do en polí­ti­ca y, en gene­ral, per­te­ne­ce­mos a los
sec­to­res medios. Ahí veo una deu­da pen­dien­te impor­tan­te de esta demo­cra­cia:
lograr que los sec­to­res popu­la­res estén sen­ta­dos acá en el par­la­men­to
repre­sen­tan­do sus pro­pios intere­ses. De ahí la doble res­pon­sa­bi­li­dad: tra­ba­jar
para abrir, no enten­der nues­tra pre­sen­cia como un pun­to de lle­ga­da sino de
par­ti­da, para per­fo­rar las ins­ti­tu­cio­nes, traer las deman­das de los sec­to­res
que his­tó­ri­ca­men­te estu­vie­ron rele­ga­dos de los luga­res don­de se toman las
deci­sio­nes en la Argen­ti­na. Y así veni­mos tra­tan­do de hacer­lo. Hace unos años,
por ejem­plo, comen­za­mos a ins­ta­lar la agen­da con­tra la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal
y tra­ba­jar sobre los modos de enten­der la jus­ti­cia, los dere­chos huma­nos que
qui­zás antes no esta­ba, que es la mira­da de los sec­to­res popu­la­res sobre estos
temas: los casos de gati­llo fácil, los pibes que no entran en las polí­ti­cas de
dere­chos huma­nos vin­cu­la­da a la pelea que die­ron nues­tras Madres y Abue­las y
los orga­nis­mos. Des­pués asu­mi­mos la agen­da de la eco­no­mía popu­lar, una vez que
se logró cons­truir ese idea­rio polí­ti­co y ese pro­yec­to, e incor­po­ra­mos la
Emer­gen­cia Social, la Ley de Barrios Popu­la­res e inclu­so la Emer­gen­cia
Ali­men­ta­ria, que hoy es uti­li­za­da como herra­mien­ta legal por este, nues­tro
gobierno, para resol­ver uno de los peo­res lega­dos que deja el macris­mo que es
el ham­bre en la Argen­ti­na.

Todos
los Dipu­tados de los Movi­mien­tos Popu­la­res ingre­sa­ron por la lis­ta del Fren­te
de Todos. Pero más allá de eso, ¿hay algún tipo de coor­di­na­ción for­mal entre
uste­des?

Si,
hay una arti­cu­la­ción que es casi natu­ral, por­que todos veni­mos de la calle, nos
cru­za­mos en los terri­to­rios y por ejem­plo, aho­ra, todas las orga­ni­za­cio­nes a
las que per­te­ne­ce­mos esta­mos cons­tru­yen­do la UTEP como espa­cio de
sin­di­ca­li­za­ción de la eco­no­mía popu­lar, por todo eso hay una inte­li­gen­cia común
mucho más acei­ta­da. Y tam­bién hay una coor­di­na­ción de hecho que impli­ca que, entre
todos y todas, nos ayu­de­mos a impul­sar los ejes de la eco­no­mía popu­lar en el
Con­gre­so. Como siem­pre, cues­ta, pero enten­de­mos que vale la pena por­que la
coa­li­ción de la que somos par­te, el Fren­te de Todos, es hoy gobierno y el
pre­si­den­te de la Nación habló de la eco­no­mía popu­lar cuan­do asu­mió el 10 de
diciem­bre del año pasa­do, cosa que no había suce­di­do nun­ca en la his­to­ria de la
Argen­ti­na. Enten­de­mos que ésta es una bue­na opor­tu­ni­dad para acom­pa­ñar­nos en
los dis­tin­tos pro­yec­tos que los Dipu­tados y Dipu­tadas de los Movi­mien­tos
Popu­la­res vamos ins­ta­lan­do, en una lógi­ca esca­lo­na­da, para ir ins­ta­lan­do los
temas con mayor fuer­za.

¿Qué
pasa con los Dipu­tados de la izquier­da? Se supo­ne, en prin­ci­pio, que habría un
hori­zon­te más o menos común entre una
mira­da de izquier­da y la de un pero­nis­mo que lucha por la jus­ti­cia social. Sin
embar­go, por ejem­plo res­pec­to del tema de la deu­da, no fue posi­ble com­par­tir
una mis­ma pla­za entre esa izquier­da y estos movi­mien­tos popu­la­res. ¿Cómo es
enton­ces esa rela­ción en el par­la­men­to?

Yo
par­ti­cu­lar­men­te ten­go una rela­ción exce­len­te, tan­to con Nico­lás del Caño como
con Romi­na del Plá y con­so­li­da­mos un víncu­lo y una arti­cu­la­ción polí­ti­ca
duran­te los años macris­tas, don­de todo era 
mucho más fácil por­que nos unía el espan­to, pero por supues­to tene­mos
mira­das muy dife­ren­tes de cómo cree­mos que hay que abor­dar la reso­lu­ción de los
pro­ble­mas que tie­ne el país, pero eso no me impi­de –ni a mí ni al res­to de los
Dipu­tados y Dipu­tadas de los Movi­mien­tos Popu­la­res e inclu­so otros del Fren­te
de Todos– ver que ahí hay tam­bién sec­to­res popu­la­res repre­sen­ta­dos, con otras
estra­te­gias, pero que con sus acier­tos y sus erro­res inten­tan lle­var ade­lan­te
una agen­da popu­lar den­tro del Con­gre­so.

Algo
simi­lar se podría pen­sar res­pec­to de la con­sig­na del “No Pago de la Deu­da
Exter­na”, ¿no? Digo: fue una con­sig­na his­tó­ri­ca de las izquier­das pero
com­par­ti­da por el pero­nis­mo tam­bién en los años ochen­ta, cuan­do se cues­tio­na­ba
la legi­ti­mi­dad de la deu­da adqui­ri­da por la dic­ta­du­ra. Y hoy en día hay muchas
orga­ni­za­cio­nes socia­les que están recla­man­do en las calles que se atien­da a esa
con­sig­na que dice que “La deu­da es con el pue­blo”. ¿Cómo se tra­mi­ta ese plan­teo
por par­te de los Dipu­tados de los Movi­mien­tos Popu­la­res? O al menos en tu caso…

No,
sí, está bien. Mirá, noso­tros lo tene­mos muy en cla­ro: hay que nego­ciar y el
gobierno tie­ne ese man­da­to para hacer­lo. Guz­mán fue muy cla­ro y ahí coin­ci­di­mos
ple­na­men­te. Y la movi­li­za­ción que hici­mos el 12 de febre­ro fren­te al Con­gre­so
coin­ci­de con el plan­teo del minis­tro de Eco­no­mía y del pre­si­den­te de la Nación.
En un país que­bra­do la prio­ri­dad es resol­ver la pobre­za. En un país en el que
mue­ren niños en Sal­ta y exis­ten serios pro­ble­mas de des­nu­tri­ción en el
Conur­bano Bonae­ren­se, la prio­ri­dad es resol­ver eso, no pagar­le a los bonis­tas
extran­je­ros. Enton­ces: ¿qué dice Guz­mán? Que para pagar hay que cre­cer, por­que
nin­gún país en pro­ce­so de des­ca­la­bro eco­nó­mi­co pue­de sos­te­ner un com­pro­mi­so de
pago a los acree­do­res, así que en defi­ni­ti­va ahí hay una con­fluen­cia de intere­ses.
Y de lo que noso­tros inten­ta­mos dar cuen­ta en la movi­li­za­ción del 12 de febre­ro
tie­ne que ver con eso. Pri­me­ro: que el Fon­do Mone­ta­rio en Argen­ti­na nun­ca es
bien­ve­ni­do. El FMI vol­vió por una deci­sión polí­ti­ca de Cam­bie­mos, que gene­ró
una de las esta­fas finan­cie­ras más impor­tan­tes de la Argen­ti­na, que fue ese
prés­ta­mo en el que el 90 o 95% del dine­ro fue gira­do al exte­rior para meter­lo
en la bici­cle­ta finan­cie­ra. Enton­ces: Argen­ti­na reci­bió el prés­ta­mo, cum­plió
las con­di­cio­nes que impo­nía el FMI, pero ese dine­ro no sólo no se invir­tió en
el país sino que sir­vió a la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y la eco­no­mía del país se
derrum­bó. Ahí hay res­pon­sa­bi­li­da­des cla­ras: del gobierno de Macri, del Fon­do
Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y de los espe­cu­la­do­res finan­cie­ros, que son quie­nes
deben hacer­se car­go, y no el pue­blo argen­tino.

Aho­ra
te que­ría lle­var a otro tema: el de las luchas por la diver­si­dad en la
Argen­ti­na con­tem­po­rá­nea. Y su rela­ción con la his­to­ria del pero­nis­mo. Digo: en
los años seten­ta hubo figu­ras y pro­ce­sos emble­má­ti­cos, como Nés­tor Per­longher y
el Fren­te de Libe­ra­ción Homo­se­xual, que inten­ta­ron acer­car­se al pero­nis­mo, pero
el resul­ta­do fue por demás com­pli­ca­do, para decir­lo diplo­má­ti­ca­men­te. ¿Cómo ves ese víncu­lo hoy, en pleno siglo
XXI?

Y,
está mucho más sal­da­da la dis­cu­sión. Pero quie­ro acla­rar que, si bien en
aque­lla oca­sión el resul­ta­do fue muy malo, se venía de una his­to­ria dife­ren­te.
Hay un pro­ce­so de orga­ni­za­ción his­tó­ri­co en nues­tro país mucho más desa­rro­lla­do
que en otros y está cla­ra­men­te vin­cu­la­do al movi­mien­to popu­lar en la Argen­ti­na,
y al pero­nis­mo. Las pri­me­ras reunio­nes de homo­se­xua­les en este país esta­ban
habi­li­ta­das por los con­tac­tos que tenían muchos com­pa­ñe­ros con los sin­di­ca­tos,
que pres­ta­ban los luga­res para poder jun­tar­se: los ferro­via­rios, por ejem­plo. Y
eso sen­tó las bases mate­ria­les, obje­ti­vas, para crear en Argen­ti­na la pri­me­ra
orga­ni­za­ción de homo­se­xua­les de Amé­ri­ca Lati­na, que se crea a fines de los
sesen­ta y per­mi­te que se comien­ce a desa­rro­llar la Mar­cha del Orgu­llo en este país.
O vos recién men­cio­na­bas a Per­longher y el FLH, que se vin­cu­ló al pero­nis­mo y
mar­chó a Ezei­za a reci­bir a Perón tras el regre­so de su exi­lio, más allá de que
lue­go –por las con­tra­dic­cio­nes que iban metien­do otros sec­to­res en el
movi­mien­to– ese pro­ce­so no pudo avan­zar. Y ya más cer­ca en el tiem­po, el otro
capí­tu­lo impor­tan­te en la his­to­ria de nues­tra comu­ni­dad se dio con el
kirch­ne­ris­mo. Si bien había un pro­ce­so de acu­mu­la­ción que venía des­de los años
ochen­ta, con la CHA, Car­los Jáu­re­gui y todas las peleas que se fue­ron dan­do a
lo lar­go y ancho del terri­to­rio nacio­nal, la reali­dad es que la Ley de
Matri­mo­nio Igua­li­ta­rio, y la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro, son dos pun­tos de
acu­mu­la­ción que se pro­du­cen en el con­tex­to de una nue­va olea­da de con­quis­ta de dere­chos, en un
pro­ce­so de avan­ce de las mayo­rías popu­la­res. Por eso pero­nis­mo y comu­ni­dad
están direc­ta­men­te vin­cu­la­das. Eso, por un lado.

Por
otro lado, yo siem­pre plan­teo mi posi­ción polí­ti­ca en un sen­ti­do más gene­ral:
no hay for­ma de resol­ver los pro­ble­mas de un sec­tor de la socie­dad, de una
mino­ría, como a veces se plan­tea, si no se resuel­ven los intere­ses de las
mayo­rías. En esos intere­ses y en el des­tino del pue­blo argen­tino está el
des­tino de nues­tra comu­ni­dad, no veo otra posi­bi­li­dad. Es fal­so el camino que
pro­po­ne el libe­ra­lis­mo, que supo­ne que es posi­ble resol­ver indi­vi­dual­men­te los
pro­ble­mas. Y lo vimos duran­te los cua­tro años macris­tas, aumen­tó no sólo la
dis­cri­mi­na­ción sino inclu­so los crí­me­nes de odio come­ti­dos con­tra las per­so­nas
trans, por ejem­plo. ¿Por qué? Y, por­que la des­com­po­si­ción social no ayu­da en
nin­gún caso a resol­ver la inte­gra­ción que nece­si­ta­mos para cons­truir un mun­do
con igual­dad y con jus­ti­cia.

Por
últi­mo te que­ría pre­gun­tar sobre la situa­ción actual. El gobierno del Fren­te de
Todos está dan­do sus pri­me­ros pasos. Vos, como par­te del pro­ce­so del que for­más
par­te, ¿qué pen­sás? ¿Qué entien­den que se pue­de hacer hoy en la Argen­ti­na tal
como está en estas con­di­cio­nes?

La
situa­ción es muy com­pli­ca­da pero ahí tene­mos una coin­ci­den­cia enor­me con algo
que dijo Alber­to duran­te toda la cam­pa­ña y que sigue dicien­do aho­ra tam­bién,
que es que hay que recu­pe­rar la Argen­ti­na empe­zan­do por los de aba­jo, y de ahí
ir a bus­car a todos. Esa inver­sión de las prio­ri­da­des que había que hacer en la
Argen­ti­na, nos pare­ce, es el camino. El camino no va a ser la llu­via de
inver­sio­nes, no lo fue nun­ca en la his­to­ria de este país. El camino es
robus­te­cer el mer­ca­do interno, gene­rar empleo de pico y pala, como deci­mos
noso­tros. El camino es poner el cen­tro de la esce­na la capa­ci­dad polí­ti­ca y
pro­duc­ti­va que tie­ne la eco­no­mía popu­lar para recons­truir teji­do social e
incor­po­rar al tra­ba­jo a millo­nes de per­so­nas en un cor­to perío­do de tiem­po. Por
ahí está el camino que noso­tros enten­de­mos tie­ne que tran­si­tar la Argen­ti­na
para recu­pe­rar su eco­no­mía, su capa­ci­dad de empe­zar a soñar un país dis­tin­to. Y
en eso tene­mos una coin­ci­den­cia ple­na. Sabe­mos que no va a ser sen­ci­llo y esta­mos dis­pues­tos a poner
el hom­bro y el pecho para labu­rar y sacar el país ade­lan­te. Pero tam­bién
enten­de­mos que todo ese pro­ce­so debe estar acom­pa­ña­do por la for­ta­le­za de una
enor­me coa­li­ción polí­ti­ca que cons­trui­mos no lo spe­ro­nis­tas, no los del Fren­te
de Todos, sola­men­te, sino el pue­blo argen­tino como estra­te­gia para salir de la
cri­sis a la que nos había lle­va­do Cam­bie­mos. Esta es la pri­me­ra vez, al menos
que yo recuer­de, que se sale de una cri­sis eco­nó­mi­ca enor­me sin esta­lli­do
social, sino con alter­na­ti­va polí­ti­ca, y en esto coin­ci­den tam­bién un mon­tón de
com­pa­ñe­ros, de ana­lis­tas y eco­no­mis­tas. En tér­mino de retro­ce­so de los dere­chos
de los sec­to­res popu­la­res y des­truc­ción de la eco­no­mía nacio­nal, la cri­sis que
gene­ró el macris­mo no tie­ne nada que envi­diar a la cri­sis de 2001 y de 1989,
pero con uni­dad y apren­di­za­je se logró encon­trar una sali­da polí­ti­ca, y es un
tro­feo que debe­mos ate­so­rar como pue­blo, por­que habla de su madu­ra­ción. Por­que
la cri­sis no la pagan los que viven en los coun­tries sino los que menos tie­nen.
Los muer­tos en la Pla­za de Mayo no lo ponen los sec­to­res altos de la socie­dad.
Los que se bene­fi­cia­ron con el macris­mo son los que aprie­tan un botón y se
lle­van la pla­ta de la Argen­ti­na, o se van a vivir a Euro­pa. Los nues­tros no, se
que­da acá, con el ham­bre y la mise­ria que estos sec­to­res adi­ne­ra­dos gene­ra­ron.
Pero esa res­pues­ta polí­ti­ca tie­ne que ser asu­mi­da como un pri­mer paso. Eso
gene­ró expec­ta­ti­vas, y aho­ra esas expec­ta­ti­vas tie­nen que ser cum­pli­das. Por
eso hay que seguir sos­te­nien­do esa con­sig­na de que la deu­da es con el pue­blo.

Esa
coa­li­ción que logró derro­tar al macris­mo en las urnas la inte­gran una amplia
amal­ga­ma de movi­mien­tos popu­la­res, como qui­zá no se había vis­to en perío­dos
ante­rio­res, pero tam­bién a per­so­na­jes como Feli­pe Solá y Ser­gio Mas­sa. ¿Qué
pasa con esas con­tra­dic­cio­nes?

A
mí me pare­ce que está bien, que era nece­sa­rio lograr esa ampli­tud, y me
encan­ta. Creo que hay que seguir inclu­so bus­can­do ampliar ese gran fren­te que
cons­trui­mos, iné­di­to, por­que par­ti­ci­pa­ron de él sec­to­res que nun­ca en la
his­to­ria había par­ti­ci­pa­do jun­to al pero­nis­mo, como la CCC y otras que inclu­so nun­ca había par­ti­ci­pa­do
elec­to­ral­men­te y se suma­ron a ser par­te de esta gran ges­ta que fue poner­le fin
al neo­li­be­ra­lis­mo en Argen­ti­na de una mane­ra demo­crá­ti­ca. Y creo que esa ha
sido la estra­te­gia del cam­po popu­lar en Argen­ti­na, no sólo aho­ra sino en otros
momen­tos, sea que se lla­me pero­nis­mo, FREJULI {Fren­te Jus­ti­cia­lis­ta de
Libe­ra­ción, en 1973}, kirch­ne­ris­mo o Fren­te de Todos. Son gran­des coa­li­cio­nes
popu­la­res que se pro­po­nen enfren­tar a los sec­to­res que siem­pre vie­nen a hacer
lo mis­mo: rapi­ñar los recur­sos, dejar todo roto e irse.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *