Vene­zue­la. Des­ac­ti­van­do bom­bas mediá­ti­cas: La cober­tu­ra perio­dís­ti­ca del ingre­so de la ayu­da huma­ni­ta­ria (Opi­nión)

Por Nair­lay Andra­de, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano*, 1 de mar­zo de 2020.

El 29 de sep­tiem­bre del año 2019 de for­ma tar­día y dis­cre­ta, Car­los Yár­noz, el Defen­sor del Lec­tor del perió­di­co espa­ñol El País, reco­no­ció en su colum­na que “una cade­na de equi­vo­ca­cio­nes” había lle­va­do al dia­rio del Gru­po Pri­sa a infor­mar que el gobierno de Nico­lás Madu­ro había no sólo blo­quea­do el ingre­so de camio­nes con ayu­da huma­ni­ta­ria a Vene­zue­la, sino que ade­más, los había incen­dia­do.

Deci­mos
que esta rec­ti­fi­ca­ción lle­ga de for­ma
tar­día

por­que ocu­rre sie­te meses des­pués de los suce­sos en la fron­te­ra
colom­bo-vene­zo­la­na; y la cali­fi­ca­mos como dis­cre­ta
por­que
la pre­pon­de­ran­cia de esta colum­na no se equi­pa­ra a la del Edi­to­rial
de ese dia­rio, fecha­do el 25 de febre­ro, en el que se lee: “El
régi­men ha deja­do al des­cu­bier­to su cara más mise­ra­ble al que­mar
algu­nos camio­nes car­ga­dos de medi­ci­nas y ali­men­tos
”. Pero
ade­más, no hay répli­ca que le haga fren­te a la minu­cio­sa cober­tu­ra
que rodeó la
bata­lla
en
la zona fron­te­ri­za, orques­ta­da por una frac­ción de la opo­si­ción
vene­zo­la­na, enca­be­za­da por el dipu­tado Juan Guai­dó.

La
pro­me­sa de los prin­ci­pa­les titu­la­res del Gru­po Pri­sa, así como del
Gru­po de Dia­rios de Amé­ri­ca (GDA) para el 23 de febre­ro era de
gue­rra;
así que no es casua­li­dad que el títu­lo de la colum­na del Defen­sor
del Lec­tor de El País se lla­me “Bom­bas dur­mien­tes” para aler­tar
sobre “datos erró­neos no rec­ti­fi­ca­dos” que “cual arte­fac­tos
explo­si­vos ente­rra­dos tras las gue­rras” pue­den “esta­llar en
cual­quier momen­to para dañar la cre­di­bi­li­dad de quien la difun­dió”.

Lo
que no dice Yár­noz es que estas bom­bas
dur­mien­tes

fue­ron sem­bra­das con ale­vo­sía y res­pon­den no a una “cade­na de
equí­vo­cos” sino a una línea edi­to­rial que bien pode­mos des­cri­bir
como
intere­sa­da

y que da seña­les de un arrai­ga­do pro­ce­so de ins­tru­men­ta­li­za­ción,
enten­di­do como “la inje­ren­cia de intere­ses extra­pe­rio­dís­ti­cos
‑espe­cí­fi­ca­men­te polí­ti­cos y empre­sa­ria­les- en las con­di­cio­nes de
los pro­ce­sos de pro­duc­ción infor­ma­ti­va”
(Gue­rre­ro, 2017, pp. 115 – 116).
Este pro­ce­so es mucho más amplio que la mera pues­ta en cir­cu­la­ción
de noti­cias fal­sas y resul­ta en la dis­tor­sión del rol vigi­lan­te
(Watch­dog) de los medios sobre la demo­cra­cia, sus acto­res e
ins­ti­tu­cio­nes.

Las
con­se­cuen­cias de estas manio­bras
de gue­rra
son
de lar­go alcan­ce; ya lo ha aler­ta­do el inves­ti­ga­dor bra­si­le­ño
Alfon­so Albu­quer­que
(2017)
“los medios y otras ins­ti­tu­cio­nes de accoun­ta­bi­lity pue­den soca­var
la demo­cra­cia a la vez que ase­gu­ran defen­der­la”
(p.3).
Es en esta dua­li­dad de roles defen­sa-cons­pi­ra­ción (para usar los
con­cep­tos de Albu­quer­que) don­de debe­mos enmar­car la “cade­na de
equi­vo­ca­cio­nes” de Yár­noz y que no es otra cosa que una intrin­ca­da
red de intere­ses dis­fra­za­dos (en algu­nos casos de mane­ra bur­da) bajo
la retó­ri­ca mani­da de la obje­ti­vi­dad. Pero lo cier­to es que hay una
bata­lla y como apun­ta José María Mara­vall
(1999, p.163),
en esce­na­rios de esta índo­le, “los titu­la­res con­ta­rán con el
res­pal­do de su pro­pio par­ti­do (los medios)”.

Que
los medios “tomen” par­ti­do no es una nove­dad. Ya hay
inves­ti­ga­cio­nes que evi­den­cian cómo en sis­te­mas demo­crá­ti­cos la
opo­si­ción sigue
en
lugar de lide­rar
a
los medios de comu­ni­ca­ción
(Mara­vall, p.162)
quie­nes pue­den mar­car la agen­da par­la­men­ta­ria, por ejem­plo, con su
flu­jo infor­ma­ti­vo. ¿Has­ta dón­de pue­de lle­gar esta diná­mi­ca?
Mara­vall advier­te que “ellos pue­den usar pre­sión, ame­na­zas,
chan­ta­je”
(p.163)
y alcan­zar abier­ta­men­te la des­es­ta­bi­li­za­ción. El autor espa­ñol ha
uti­li­za­do una fra­se bas­tan­te elo­cuen­te atri­bui­da a H. Tru­man: los
medios “pue­den ele­var la tem­pe­ra­tu­ra con­si­de­ra­ble­men­te en la
coci­na” (Ibí­dem)
y
todo indi­ca­ba el 23 de febre­ro que la sopa esta­ba por ser ser­vi­da.

Genea­lo­gía
de una noti­cia fal­sa

El
10 de enero, el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Nico­lás Madu­ro, asu­mió
un segun­do man­da­to. Una frac­ción de la opo­si­ción (que se abs­tu­vo de
par­ti­ci­par en la con­tien­da electoral)declaró
este hecho como una “usur­pa­ción” del car­go (pues des­co­no­cían
las elec­cio­nes y por ende la pro­cla­ma­ción) y en una hila­ran­te
inter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción, la Asam­blea Nacio­nal ase­gu­ró
que había “fal­ta abso­lu­ta” (tér­mino emplea­do en la Car­ta Mag­na
para refe­rir­se a la muer­te del man­da­ta­rio; renun­cia; des­ti­tu­ción por
el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia o inca­pa­ci­dad físi­ca o men­tal
per­ma­nen­te). Acto segui­do, el pre­si­den­te de turno del legis­la­ti­vo,
Juan Guai­dó, se auto­pro­cla­mó “Pre­si­den­te Encar­ga­do” de la
nación en un mitin ante unos cien­tos de segui­do­res en Cara­cas.

Cual­quier
lec­tu­ra aten­ta de la Cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na hubie­se bas­ta­do para
redu­cir estos epi­so­dios a anéc­do­tas pin­to­res­cas de la dispu­ta por el
poder polí­ti­co en el país; pero no fue así. Juan Gua­dó fue
pre­sen­ta­do en las por­ta­das inter­na­cio­na­les como “Pre­si­den­te
Encar­ga­do” sin más. Esto da cuen­ta en un pri­mer momen­to de la
capa­ci­dad de los medios para “coor­di­nar e inclu­so acu­ñar una
retó­ri­ca común para des­cri­bir la reali­dad”
(Albu­quer­que 2017, p.13).
Pero
toda­vía más: esto evi­den­cia los alcan­ces de la mono­po­li­za­ción de
la infor­ma­ción y la res­pec­ti­va con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad de los
medios (de comu­ni­ca­ción) en un puña­do de oli­go­po­lios.

El
ascen­so de Gua­dó era en la cró­ni­ca mediá­ti­ca inter­na­cio­nal
direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a la caí­da del régi­men cha­vis­ta; la
esto­ca­da final sería dada el 23 de febre­ro cuan­do ingre­sa­rían
camio­nes de ayu­da huma­ni­ta­ria cos­tea­dos en su mayo­ría por la Usaid.

El
día espe­ra­do
”;“el día D”;
así
fue pre­sen­ta­da la jor­na­da por los dia­rios de la región. En casa, El
Uni­ver­sal
con­ju­ra­ba la con­tien­da de las pró­xi­mas horas
des­ta­can­do la peti­ción del Secre­ta­rio Gene­ral de Nacio­nes Uni­das de
“evi­tar la vio­len­cia” y en la mis­ma línea citan­do exhor­tos a las
Fuer­zas Arma­das para “per­mi­tir el ingre­so de la ayu­da al país.”

Los
pri­me­ros “tri­nos” sobre el incen­dio de camio­nes en el Puen­te
Inter­na­cio­nal Simón Bolí­var lle­ga­ron no des­de la fron­te­ra sino
des­de la Casa Blan­ca: el Vice­pre­si­den­te de EEUU, Mike
Pen­ce
denun­cia­ba que “el tirano bai­la­ba en Cara­cas mien­tras sus
secua­ces ase­si­na­ban civi­les y que­ma­ban ali­men­tos y medi­ci­nas”.
Des­de lue­go, la rec­ti­fi­ca­ción de Pen­ce no ha lle­ga­do toda­vía.

Al
día siguien­te, los titu­la­res se hicie­ron eco de esta (fal­sa)
denun­cia
: “Guar­dia cha­vis­ta que­ma ayu­da huma­ni­ta­ria y mata a 4
per­so­nas” (El Dia­rio de Hoy, El Sal­va­dor); “La comi­da y los
reme­dios para Vene­zue­la ardie­ron en la fron­te­ra” (Cla­rín,
Argen­ti­na); “Madu­ro resis­te, ata­ca ayu­da y rom­pe con Colom­bia”
(Fol­ha de S. Pau­lo, Bra­sil); “Madu­ro repri­mió ayu­da huma­ni­ta­ria”
(La Nación, Para­guay).

Des­de
lue­go, hubo voces disi­den­tes que des­min­tie­ron a Pen­ce (Tele­sur, entre
ellas), pero el coro inter­na­cio­nal fue tan estruen­do­so que la ver­dad
fue silen­cia­da. Así las cosas has­ta que apa­re­ció el pri­mer
repor­ta­je incó­mo­do: el dia­rio esta­dou­ni­den­se The
New York Times

publi­có unos videos que deja­ban en evi­den­cia cómo ocu­rrie­ron los
hechos: “un coc­tel molo­tov lan­za­do por un mani­fes­tan­te en con­tra
del gobierno es el cau­san­te más pro­ba­ble del incen­dio”

De
acuer­do al rela­to del dia­rio “el mis­mo mani­fes­tan­te es visi­ble en
otro video, unos vein­te minu­tos antes de lo suce­di­do, impac­tan­do otro
camión con un coc­tel Molo­tov, sin que ese vehícu­lo se que­ma­ra”.
Esto con­tra­di­ce el tes­ti­mo­nio en pri­me­ra per­so­na de corres­pon­sa­les de
medios digi­ta­les que decla­ra­ron des­de el puen­te que los camio­nes
habían sido incen­dia­dos por las bom­bas lacri­mó­ge­nas de las fuer­zas
de segu­ri­dad vene­zo­la­nas y espe­cial­men­te a la par­la­men­ta­ria opo­si­to­ra
Gaby Are­llano; una de las fuen­tes pri­ma­rias de la noti­cia
fal­sa
.

Con
la ins­tau­ra­ción de la demo­cra­cia libe­ral como para­dig­ma glo­bal, la
liber­tad de pren­sa ha sido vis­ta como un pilar fun­da­men­tal de este
sis­te­ma; pero casos como el des­cri­to bien invi­tan a deba­tir sobre
estos pre­su­pues­tos. Pare­cie­ra que más allá de la liber­tad de pren­sa
(o de empre­sa como apun­tan algu­nos auto­res crí­ti­cos al libe­ra­lis­mo)
lo que requie­ren las demo­cra­cias es, en pala­bras de Adam Prze­wors­ki,
un “régi­men de libre infor­ma­ción”.

Con­clu­sio­nes

Cuan­do
Simón Bolí­var cali­fi­có a su perió­di­co como la arti­lle­ría
del pen­sa­mien­to

bien se podría pen­sar en una metá­fo­ra pro­pia del con­tex­to de gue­rra
por la eman­ci­pa­ción. No obs­tan­te, hoy en día, la pren­sa demues­tra
ser un arma bas­tan­te sofis­ti­ca­da, espe­cial­men­te en esce­na­rios de
alta pola­ri­za­ción y con­flic­to como es el caso de Vene­zue­la, don­de
hay que poner lupa en el bino­mio pre­sa libre-demo­cra­cia y ver la
com­ple­ji­dad de esta rela­ción que está atra­ve­sa­da por intere­ses
eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos.

Cuan­do
los medios quie­ren enmen­dar la pla­na a los pue­blos es nece­sa­rio
revi­sar los alcan­ces (y des­de lue­go, las limi­ta­cio­nes) del rol de
watch­dog aso­cia­do a la pren­sa que encu­bre su posi­ción bajo el ropa­je
del rela­to obje­ti­vo y nos pre­sen­tan una deta­lla­dí­si­ma men­ti­ra muy
bien
dise­ña­da
(bas­ta
ver los nutri­dos artícu­los del dia­rio El País cita­dos en este
tra­ba­jo o los rela­tos de los corres­pon­sa­les en la fron­te­ra). ¿Quien
vigi­la el com­por­ta­mien­to los (medios) vigi­lan­tes? Esta cues­tión es
cla­ve para la com­pren­sión de la rela­ción entre los medios y la
demo­cra­cia.

Ya
los vene­zo­la­nos hemos vivi­do otras “bata­llas” can­ta­das por la
pren­sa. En 2002, uno de los prin­ci­pa­les dia­rios del país, El
Nacio­nal, augu­ró el 11 de abril una con­tien­da final en Mira­flo­res
(pala­cio
de Gobierno).
Ese día se eje­cu­tó un gol­pe de Esta­do con­tra el enton­ces Pre­si­den­te
Hugo Chá­vez; pero ade­más se mar­có un pun­to de infle­xión en la
rela­ción entre los medios y la polí­ti­ca local. Des­de enton­ces, la
pola­ri­za­ción social ha hege­mo­ni­za­do la pren­sa: ya no hubo más que
ofi­cia­lis­tas con­tra opo­si­to­res (o vice­ver­sa). En este orden de cosas,
la reali­dad ha que­da­do redu­ci­da a dos casi­llas per­fec­ta­men­te
deli­mi­ta­das y todo el espe­sor, la com­ple­ji­dad u opa­ci­da­des de la
polí­ti­ca han sido redu­ci­das a estas cel­das de con­fi­na­mien­to. Supe­rar
esta tram­pa es vital para el robus­te­ci­mien­to de la demo­cra­cia.

Los
medios, ade­más de armas efi­ca­ces han sido ins­tru­men­to de cohe­sión
de la opo­si­ción; alcan­zan­do accio­nes coor­di­na­das para abrir paso a
vio­la­cio­nes fra­gan­tes a las leyes. De
hecho, las últi­mas manio­bras para soca­var la legi­ti­mi­dad del
gobierno de Nico­lás Madu­ro se han basa­do en inter­pre­ta­cio­nes sui
gene­ris
del
tex­to cons­ti­tu­cio­nal y, aun­que han ido acom­pa­ña­das de inten­to­nas
gol­pis­tas, todos los expe­ri­men­tos (inclu­so los insu­rrec­cio­na­les) han
sido pre­sen­ta­dos como ejem­plos de ape­go a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

La
úni­ca for­ma de des­ac­ti­var bom­bas mediá­ti­cas es con infor­ma­ción y
esto va más allá de la liber­tad de pren­sa e impli­ca la
demo­cra­ti­za­ción de la comu­ni­ca­ción; el robus­te­ci­mien­to de las
ins­ti­tu­cio­nes y con­tra­lo­ría popu­lar. De lo con­tra­rio, cada tan­to
habrá una nue­va víc­ti­ma y no será sola­men­te la cre­di­bi­li­dad de
quien difun­de la men­ti­ra sino que el esta­lli­do pue­de herir de muer­te
la vida demo­crá­ti­ca de un país.

Refe­ren­cias

Albu­quer­que, A (2017) Pro­tec­ting Demo­cracy or Cons­pi­ring Against It? Media and poli­tics in Latin Ame­ri­ca: a glim­pse from Bra­zil. Jour­na­lism : 1 – 18

Casey,
N; Koetll, C y Acos­ta, D. (10 de mar­zo de 2019) ¿Quién fue
res­pon­sa­ble del incen­dio de la ayu­da huma­ni­ta­ria para Vene­zue­la?:

CNN Chi­le (24 de
febre­ro de 2019) Ayu­da en lla­mas: las por­ta­das de los medios
inter­na­cio­na­les sobre la cri­sis en Vene­zue­la:

https://​www​.cnn​chi​le​.com/​m​u​n​d​o​/​m​e​d​i​o​s​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​e​s​-​p​o​r​t​a​d​a​s​-​c​r​i​s​i​s​-​e​n​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​_​2​0​1​9​0​2​24/

El País (25 de
febre­ro de 2019)
Edi­to­rial: Ayu­da Huma­ni­ta­ria.

https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​2​/​2​4​/​o​p​i​n​i​o​n​/​1​5​5​1​0​2​3​0​2​5​_​9​2​5​9​4​4​.​h​tml

El Uni­ver­sal (23 de
febre­ro de 2019) Lle­gó el día espe­ra­do:

https://m.eluniversal.com.co/home/portada-pdf/portada-23-de-febrero-de-2019-FK804025

El Uni­ver­sal
http://​kios​ko​.net/​v​e​/​2​019 – 02-23/np/ve_universal.html

Torra­do, S
(24 de febre­ro de 2019)
La “bata­lla” en el puen­te Simón Bolí­var de estre­lla con el muro
de los mili­ta­res. El País:

https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​9​/​0​2​/​2​4​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​5​0​9​7​5​5​9​6​_​0​3​9​8​7​4​.​h​t​m​l​#​?​r​e​f​=​r​s​s​&​f​o​r​m​a​t​=​s​i​m​p​l​e​&​l​i​n​k​=​l​ink

Gue­rre­ro,
M (2017) ¿Por qué defi­nir como «libe­ral cap­tu­ra­do» el mode­lo de
sis­te­mas mediá­ti­cos en Amé­ri­ca Lati­na? Infoa­mé­ri­ca, Revis­ta
Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Comu­ni­ca­ción 97 – 128.

La Nación (23 de
febre­ro de 2019)
Ten­sión en Vene­zue­la: con­cier­tos y vio­len­cia antes del día D

Mara­vall,
JM. (1999) Accoun­ta­bi­lity and Mani­pu­la­tion. En: Adam Prze­wors­ki,
Susan Sto­kes y Ber­nard Manin (eds) Demo­cracy, Accoun­ta­bi­lity, and
Repre­sen­ta­tion. Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press, pp. 154 – 196.

Prze­wors­ki,
A. (1998) Demo­cra­cia y repre­sen­ta­ción. Revis­ta del CLAD Refor­ma y
Demo­cra­cia. 10: 7 – 32.

RCN
Radio (23 de febre­ro de 2019) Guar­dia vene­zo­la­na que­ma ayu­das
huma­ni­ta­rias:

Yár­noz,
C (29 de sep­tiem­bre de 2019)
Bom­bas dur­mien­tes. El País:

https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​9​/​2​7​/​o​p​i​n​i​o​n​/​1​5​6​9​6​1​3​6​6​9​_​9​5​3​3​4​2​.​h​tml

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: