Vene­zue­la. Des­ac­ti­van­do bom­bas mediá­ti­cas: La cober­tu­ra perio­dís­ti­ca del ingre­so de la ayu­da huma­ni­ta­ria (Opi­nión)

Por Nair­lay Andra­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 1 de mar­zo de 2020.

El 29 de sep­tiem­bre del año 2019 de for­ma tar­día y dis­cre­ta, Car­los Yár­noz, el Defen­sor del Lec­tor del perió­di­co espa­ñol El País, reco­no­ció en su colum­na que “una cade­na de equi­vo­ca­cio­nes” había lle­va­do al dia­rio del Gru­po Pri­sa a infor­mar que el gobierno de Nico­lás Madu­ro había no sólo blo­quea­do el ingre­so de camio­nes con ayu­da huma­ni­ta­ria a Vene­zue­la, sino que ade­más, los había incen­dia­do.

Deci­mos
que esta rec­ti­fi­ca­ción lle­ga de for­ma
tar­día

por­que ocu­rre sie­te meses des­pués de los suce­sos en la fron­te­ra
colom­bo-vene­zo­la­na; y la cali­fi­ca­mos como dis­cre­ta
por­que
la pre­pon­de­ran­cia de esta colum­na no se equi­pa­ra a la del Edi­to­rial
de ese dia­rio, fecha­do el 25 de febre­ro, en el que se lee: “El
régi­men ha deja­do al des­cu­bier­to su cara más mise­ra­ble al que­mar
algu­nos camio­nes car­ga­dos de medi­ci­nas y ali­men­tos
”. Pero
ade­más, no hay répli­ca que le haga fren­te a la minu­cio­sa cober­tu­ra
que rodeó la
bata­lla
en
la zona fron­te­ri­za, orques­ta­da por una frac­ción de la opo­si­ción
vene­zo­la­na, enca­be­za­da por el dipu­tado Juan Guai­dó.

La
pro­me­sa de los prin­ci­pa­les titu­la­res del Gru­po Pri­sa, así como del
Gru­po de Dia­rios de Amé­ri­ca (GDA) para el 23 de febre­ro era de
gue­rra;
así que no es casua­li­dad que el títu­lo de la colum­na del Defen­sor
del Lec­tor de El País se lla­me “Bom­bas dur­mien­tes” para aler­tar
sobre “datos erró­neos no rec­ti­fi­ca­dos” que “cual arte­fac­tos
explo­si­vos ente­rra­dos tras las gue­rras” pue­den “esta­llar en
cual­quier momen­to para dañar la cre­di­bi­li­dad de quien la difun­dió”.

Lo
que no dice Yár­noz es que estas bom­bas
dur­mien­tes

fue­ron sem­bra­das con ale­vo­sía y res­pon­den no a una “cade­na de
equí­vo­cos” sino a una línea edi­to­rial que bien pode­mos des­cri­bir
como
intere­sa­da

y que da seña­les de un arrai­ga­do pro­ce­so de ins­tru­men­ta­li­za­ción,
enten­di­do como “la inje­ren­cia de intere­ses extra­pe­rio­dís­ti­cos
‑espe­cí­fi­ca­men­te polí­ti­cos y empre­sa­ria­les- en las con­di­cio­nes de
los pro­ce­sos de pro­duc­ción infor­ma­ti­va”
(Gue­rre­ro, 2017, pp. 115 – 116).
Este pro­ce­so es mucho más amplio que la mera pues­ta en cir­cu­la­ción
de noti­cias fal­sas y resul­ta en la dis­tor­sión del rol vigi­lan­te
(Watch­dog) de los medios sobre la demo­cra­cia, sus acto­res e
ins­ti­tu­cio­nes.

Las
con­se­cuen­cias de estas manio­bras
de gue­rra
son
de lar­go alcan­ce; ya lo ha aler­ta­do el inves­ti­ga­dor bra­si­le­ño
Alfon­so Albu­quer­que
(2017)
“los medios y otras ins­ti­tu­cio­nes de accoun­ta­bi­lity pue­den soca­var
la demo­cra­cia a la vez que ase­gu­ran defen­der­la”
(p.3).
Es en esta dua­li­dad de roles defen­sa-cons­pi­ra­ción (para usar los
con­cep­tos de Albu­quer­que) don­de debe­mos enmar­car la “cade­na de
equi­vo­ca­cio­nes” de Yár­noz y que no es otra cosa que una intrin­ca­da
red de intere­ses dis­fra­za­dos (en algu­nos casos de mane­ra bur­da) bajo
la retó­ri­ca mani­da de la obje­ti­vi­dad. Pero lo cier­to es que hay una
bata­lla y como apun­ta José María Mara­vall
(1999, p.163),
en esce­na­rios de esta índo­le, “los titu­la­res con­ta­rán con el
res­pal­do de su pro­pio par­ti­do (los medios)”.

Que
los medios “tomen” par­ti­do no es una nove­dad. Ya hay
inves­ti­ga­cio­nes que evi­den­cian cómo en sis­te­mas demo­crá­ti­cos la
opo­si­ción sigue
en
lugar de lide­rar
a
los medios de comu­ni­ca­ción
(Mara­vall, p.162)
quie­nes pue­den mar­car la agen­da par­la­men­ta­ria, por ejem­plo, con su
flu­jo infor­ma­ti­vo. ¿Has­ta dón­de pue­de lle­gar esta diná­mi­ca?
Mara­vall advier­te que “ellos pue­den usar pre­sión, ame­na­zas,
chan­ta­je”
(p.163)
y alcan­zar abier­ta­men­te la des­es­ta­bi­li­za­ción. El autor espa­ñol ha
uti­li­za­do una fra­se bas­tan­te elo­cuen­te atri­bui­da a H. Tru­man: los
medios “pue­den ele­var la tem­pe­ra­tu­ra con­si­de­ra­ble­men­te en la
coci­na” (Ibí­dem)
y
todo indi­ca­ba el 23 de febre­ro que la sopa esta­ba por ser ser­vi­da.

Genea­lo­gía
de una noti­cia fal­sa

El
10 de enero, el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Nico­lás Madu­ro, asu­mió
un segun­do man­da­to. Una frac­ción de la opo­si­ción (que se abs­tu­vo de
par­ti­ci­par en la con­tien­da electoral)declaró
este hecho como una “usur­pa­ción” del car­go (pues des­co­no­cían
las elec­cio­nes y por ende la pro­cla­ma­ción) y en una hila­ran­te
inter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción, la Asam­blea Nacio­nal ase­gu­ró
que había “fal­ta abso­lu­ta” (tér­mino emplea­do en la Car­ta Mag­na
para refe­rir­se a la muer­te del man­da­ta­rio; renun­cia; des­ti­tu­ción por
el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia o inca­pa­ci­dad físi­ca o men­tal
per­ma­nen­te). Acto segui­do, el pre­si­den­te de turno del legis­la­ti­vo,
Juan Guai­dó, se auto­pro­cla­mó “Pre­si­den­te Encar­ga­do” de la
nación en un mitin ante unos cien­tos de segui­do­res en Cara­cas.

Cual­quier
lec­tu­ra aten­ta de la Cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na hubie­se bas­ta­do para
redu­cir estos epi­so­dios a anéc­do­tas pin­to­res­cas de la dispu­ta por el
poder polí­ti­co en el país; pero no fue así. Juan Gua­dó fue
pre­sen­ta­do en las por­ta­das inter­na­cio­na­les como “Pre­si­den­te
Encar­ga­do” sin más. Esto da cuen­ta en un pri­mer momen­to de la
capa­ci­dad de los medios para “coor­di­nar e inclu­so acu­ñar una
retó­ri­ca común para des­cri­bir la reali­dad”
(Albu­quer­que 2017, p.13).
Pero
toda­vía más: esto evi­den­cia los alcan­ces de la mono­po­li­za­ción de
la infor­ma­ción y la res­pec­ti­va con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad de los
medios (de comu­ni­ca­ción) en un puña­do de oli­go­po­lios.

El
ascen­so de Gua­dó era en la cró­ni­ca mediá­ti­ca inter­na­cio­nal
direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a la caí­da del régi­men cha­vis­ta; la
esto­ca­da final sería dada el 23 de febre­ro cuan­do ingre­sa­rían
camio­nes de ayu­da huma­ni­ta­ria cos­tea­dos en su mayo­ría por la Usaid.

El
día espe­ra­do
”;“el día D”;
así
fue pre­sen­ta­da la jor­na­da por los dia­rios de la región. En casa, El
Uni­ver­sal
con­ju­ra­ba la con­tien­da de las pró­xi­mas horas
des­ta­can­do la peti­ción del Secre­ta­rio Gene­ral de Nacio­nes Uni­das de
“evi­tar la vio­len­cia” y en la mis­ma línea citan­do exhor­tos a las
Fuer­zas Arma­das para “per­mi­tir el ingre­so de la ayu­da al país.”

Los
pri­me­ros “tri­nos” sobre el incen­dio de camio­nes en el Puen­te
Inter­na­cio­nal Simón Bolí­var lle­ga­ron no des­de la fron­te­ra sino
des­de la Casa Blan­ca: el Vice­pre­si­den­te de EEUU, Mike
Pen­ce
denun­cia­ba que “el tirano bai­la­ba en Cara­cas mien­tras sus
secua­ces ase­si­na­ban civi­les y que­ma­ban ali­men­tos y medi­ci­nas”.
Des­de lue­go, la rec­ti­fi­ca­ción de Pen­ce no ha lle­ga­do toda­vía.

Al
día siguien­te, los titu­la­res se hicie­ron eco de esta (fal­sa)
denun­cia
: “Guar­dia cha­vis­ta que­ma ayu­da huma­ni­ta­ria y mata a 4
per­so­nas” (El Dia­rio de Hoy, El Sal­va­dor); “La comi­da y los
reme­dios para Vene­zue­la ardie­ron en la fron­te­ra” (Cla­rín,
Argen­ti­na); “Madu­ro resis­te, ata­ca ayu­da y rom­pe con Colom­bia”
(Folha de S. Pau­lo, Bra­sil); “Madu­ro repri­mió ayu­da huma­ni­ta­ria”
(La Nación, Para­guay).

Des­de
lue­go, hubo voces disi­den­tes que des­min­tie­ron a Pen­ce (Tele­sur, entre
ellas), pero el coro inter­na­cio­nal fue tan estruen­do­so que la ver­dad
fue silen­cia­da. Así las cosas has­ta que apa­re­ció el pri­mer
repor­ta­je incó­mo­do: el dia­rio esta­dou­ni­den­se The
New York Times

publi­có unos videos que deja­ban en evi­den­cia cómo ocu­rrie­ron los
hechos: “un coc­tel molo­tov lan­za­do por un mani­fes­tan­te en con­tra
del gobierno es el cau­san­te más pro­ba­ble del incen­dio”

De
acuer­do al rela­to del dia­rio “el mis­mo mani­fes­tan­te es visi­ble en
otro video, unos vein­te minu­tos antes de lo suce­di­do, impac­tan­do otro
camión con un coc­tel Molo­tov, sin que ese vehícu­lo se que­ma­ra”.
Esto con­tra­di­ce el tes­ti­mo­nio en pri­me­ra per­so­na de corres­pon­sa­les de
medios digi­ta­les que decla­ra­ron des­de el puen­te que los camio­nes
habían sido incen­dia­dos por las bom­bas lacri­mó­ge­nas de las fuer­zas
de segu­ri­dad vene­zo­la­nas y espe­cial­men­te a la par­la­men­ta­ria opo­si­to­ra
Gaby Are­llano; una de las fuen­tes pri­ma­rias de la noti­cia
fal­sa
.

Con
la ins­tau­ra­ción de la demo­cra­cia libe­ral como para­dig­ma glo­bal, la
liber­tad de pren­sa ha sido vis­ta como un pilar fun­da­men­tal de este
sis­te­ma; pero casos como el des­cri­to bien invi­tan a deba­tir sobre
estos pre­su­pues­tos. Pare­cie­ra que más allá de la liber­tad de pren­sa
(o de empre­sa como apun­tan algu­nos auto­res crí­ti­cos al libe­ra­lis­mo)
lo que requie­ren las demo­cra­cias es, en pala­bras de Adam Prze­wors­ki,
un “régi­men de libre infor­ma­ción”.

Con­clu­sio­nes

Cuan­do
Simón Bolí­var cali­fi­có a su perió­di­co como la arti­lle­ría
del pen­sa­mien­to

bien se podría pen­sar en una metá­fo­ra pro­pia del con­tex­to de gue­rra
por la eman­ci­pa­ción. No obs­tan­te, hoy en día, la pren­sa demues­tra
ser un arma bas­tan­te sofis­ti­ca­da, espe­cial­men­te en esce­na­rios de
alta pola­ri­za­ción y con­flic­to como es el caso de Vene­zue­la, don­de
hay que poner lupa en el bino­mio pre­sa libre-demo­cra­cia y ver la
com­ple­ji­dad de esta rela­ción que está atra­ve­sa­da por intere­ses
eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos.

Cuan­do
los medios quie­ren enmen­dar la pla­na a los pue­blos es nece­sa­rio
revi­sar los alcan­ces (y des­de lue­go, las limi­ta­cio­nes) del rol de
watch­dog aso­cia­do a la pren­sa que encu­bre su posi­ción bajo el ropa­je
del rela­to obje­ti­vo y nos pre­sen­tan una deta­lla­dí­si­ma men­ti­ra muy
bien
dise­ña­da
(bas­ta
ver los nutri­dos artícu­los del dia­rio El País cita­dos en este
tra­ba­jo o los rela­tos de los corres­pon­sa­les en la fron­te­ra). ¿Quien
vigi­la el com­por­ta­mien­to los (medios) vigi­lan­tes? Esta cues­tión es
cla­ve para la com­pren­sión de la rela­ción entre los medios y la
demo­cra­cia.

Ya
los vene­zo­la­nos hemos vivi­do otras “bata­llas” can­ta­das por la
pren­sa. En 2002, uno de los prin­ci­pa­les dia­rios del país, El
Nacio­nal, augu­ró el 11 de abril una con­tien­da final en Mira­flo­res
(pala­cio
de Gobierno).
Ese día se eje­cu­tó un gol­pe de Esta­do con­tra el enton­ces Pre­si­den­te
Hugo Chá­vez; pero ade­más se mar­có un pun­to de infle­xión en la
rela­ción entre los medios y la polí­ti­ca local. Des­de enton­ces, la
pola­ri­za­ción social ha hege­mo­ni­za­do la pren­sa: ya no hubo más que
ofi­cia­lis­tas con­tra opo­si­to­res (o vice­ver­sa). En este orden de cosas,
la reali­dad ha que­da­do redu­ci­da a dos casi­llas per­fec­ta­men­te
deli­mi­ta­das y todo el espe­sor, la com­ple­ji­dad u opa­ci­da­des de la
polí­ti­ca han sido redu­ci­das a estas cel­das de con­fi­na­mien­to. Supe­rar
esta tram­pa es vital para el robus­te­ci­mien­to de la demo­cra­cia.

Los
medios, ade­más de armas efi­ca­ces han sido ins­tru­men­to de cohe­sión
de la opo­si­ción; alcan­zan­do accio­nes coor­di­na­das para abrir paso a
vio­la­cio­nes fra­gan­tes a las leyes. De
hecho, las últi­mas manio­bras para soca­var la legi­ti­mi­dad del
gobierno de Nico­lás Madu­ro se han basa­do en inter­pre­ta­cio­nes sui
gene­ris
del
tex­to cons­ti­tu­cio­nal y, aun­que han ido acom­pa­ña­das de inten­to­nas
gol­pis­tas, todos los expe­ri­men­tos (inclu­so los insu­rrec­cio­na­les) han
sido pre­sen­ta­dos como ejem­plos de ape­go a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

La
úni­ca for­ma de des­ac­ti­var bom­bas mediá­ti­cas es con infor­ma­ción y
esto va más allá de la liber­tad de pren­sa e impli­ca la
demo­cra­ti­za­ción de la comu­ni­ca­ción; el robus­te­ci­mien­to de las
ins­ti­tu­cio­nes y con­tra­lo­ría popu­lar. De lo con­tra­rio, cada tan­to
habrá una nue­va víc­ti­ma y no será sola­men­te la cre­di­bi­li­dad de
quien difun­de la men­ti­ra sino que el esta­lli­do pue­de herir de muer­te
la vida demo­crá­ti­ca de un país.

Refe­ren­cias

Albu­quer­que, A (2017) Pro­tec­ting Demo­cracy or Cons­pi­ring Against It? Media and poli­tics in Latin Ame­ri­ca: a glim­pse from Bra­zil. Jour­na­lism : 1 – 18

Casey,
N; Koetll, C y Acos­ta, D. (10 de mar­zo de 2019) ¿Quién fue
res­pon­sa­ble del incen­dio de la ayu­da huma­ni­ta­ria para Vene­zue­la?:

CNN Chi­le (24 de
febre­ro de 2019) Ayu­da en lla­mas: las por­ta­das de los medios
inter­na­cio­na­les sobre la cri­sis en Vene­zue­la:

https://​www​.cnn​chi​le​.com/​m​u​n​d​o​/​m​e​d​i​o​s​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​e​s​-​p​o​r​t​a​d​a​s​-​c​r​i​s​i​s​-​e​n​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​_​2​0​1​9​0​2​24/

El País (25 de
febre­ro de 2019)
Edi­to­rial: Ayu­da Huma­ni­ta­ria.

https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​2​/​2​4​/​o​p​i​n​i​o​n​/​1​5​5​1​0​2​3​0​2​5​_​9​2​5​9​4​4​.​h​tml

El Uni­ver­sal (23 de
febre­ro de 2019) Lle­gó el día espe­ra­do:

https://m.eluniversal.com.co/home/portada-pdf/portada-23-de-febrero-de-2019-FK804025

El Uni­ver­sal
http://​kios​ko​.net/​v​e​/​2​019 – 02-23/np/ve_universal.html

Torra­do, S
(24 de febre­ro de 2019)
La “bata­lla” en el puen­te Simón Bolí­var de estre­lla con el muro
de los mili­ta­res. El País:

https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​9​/​0​2​/​2​4​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​5​0​9​7​5​5​9​6​_​0​3​9​8​7​4​.​h​t​m​l​#​?​r​e​f​=​r​s​s​&​f​o​r​m​a​t​=​s​i​m​p​l​e​&​l​i​n​k​=​l​ink

Gue­rre­ro,
M (2017) ¿Por qué defi­nir como «libe­ral cap­tu­ra­do» el mode­lo de
sis­te­mas mediá­ti­cos en Amé­ri­ca Lati­na? Infoa­mé­ri­ca, Revis­ta
Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Comu­ni­ca­ción 97 – 128.

La Nación (23 de
febre­ro de 2019)
Ten­sión en Vene­zue­la: con­cier­tos y vio­len­cia antes del día D

Mara­vall,
JM. (1999) Accoun­ta­bi­lity and Mani­pu­la­tion. En: Adam Prze­wors­ki,
Susan Sto­kes y Ber­nard Manin (eds) Demo­cracy, Accoun­ta­bi­lity, and
Repre­sen­ta­tion. Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press, pp. 154 – 196.

Prze­wors­ki,
A. (1998) Demo­cra­cia y repre­sen­ta­ción. Revis­ta del CLAD Refor­ma y
Demo­cra­cia. 10: 7 – 32.

RCN
Radio (23 de febre­ro de 2019) Guar­dia vene­zo­la­na que­ma ayu­das
huma­ni­ta­rias:

Yár­noz,
C (29 de sep­tiem­bre de 2019)
Bom­bas dur­mien­tes. El País:

https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​9​/​2​7​/​o​p​i​n​i​o​n​/​1​5​6​9​6​1​3​6​6​9​_​9​5​3​3​4​2​.​h​tml

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *