PLURALISMO E IDENTIDADES – ITAIA

En la entra­da de este mes habla­re­mos sobre las prin­ci­pa­les corrien­tes del movi­mien­to de izquier­das. El tema en cues­tión será la pro­pues­ta polí­ti­ca que se ha desa­rro­lla­do des­de la déca­da de los 60 – 70 has­ta hoy. Plan­tea­re­mos nues­tra visión fren­te a estas ten­den­cias polí­ti­cas pro­po­nien­do, más con­cre­ta­men­te, nues­tra crí­ti­ca a las polí­ti­cas iden­ti­ta­rias, al plu­ra­lis­mo y a la demo­cra­cia radi­cal.

Den­tro del movi­mien­to de izquier­das exis­ten diver­sas posi­cio­nes al defi­nir las cla­ses socia­les e iden­ti­fi­car la natu­ra­le­za de su com­po­si­ción. Hoy en día, sin embar­go, hay dos corrien­tes polí­ti­cas que pre­do­mi­nan de entre dichas con­cep­cio­nes: el obre­ris­mo, que se afe­rra a las for­mas obre­ras tra­di­cio­na­les y la nue­va izquier­da, que res­pon­de a las múl­ti­ples for­mas de subor­di­na­ción des­de la iden­ti­dad y el plu­ra­lis­mo. Aun­que ambas visio­nes o pro­pues­tas polí­ti­cas difie­ren en apa­rien­cia, par­ten de la mis­ma defi­ni­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Equi­pa­ran la sub­je­ti­vi­dad polí­ti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra con los mode­los de iden­ti­dad, orga­ni­za­ción y movi­li­za­ción que repro­du­cen el ima­gi­na­rio tra­di­cio­nal del obre­ro indus­trial. Esta defi­ni­ción dis­tor­sio­na la com­ple­ja com­po­si­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y jun­to con ello plan­tea una com­pren­sión limi­ta­da de la eco­no­mía. Redu­cen la eco­no­mía a datos cuan­ti­ta­ti­vos y la entien­den por medio de aná­li­sis empre­sa­ria­les, en lugar de expo­ner su dimen­sión social, es decir, el carác­ter del poder bur­gués. Sin embar­go, tener una con­cep­ción eco­no­mi­cis­ta de la eco­no­mía cau­sa con­se­cuen­cias tan­to teó­ri­cas como polí­ti­cas per­ju­di­cia­les; entre ellas igno­rar las carac­te­rís­ti­cas actua­les del pro­le­ta­ria­do.

Como se ha men­cio­na­do pre­via­men­te, iden­ti­fi­ca­mos a dos corrien­tes polí­ti­cas como prin­ci­pa­les de entre las que tra­tan la pro­ble­má­ti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La pri­me­ra, el obre­ris­mo, ten­dría como obje­ti­vo rei­vin­di­car el pro­ta­go­nis­mo polí­ti­co de los estra­tos que se han soli­do iden­ti­fi­car como “cla­se obre­ra tra­di­cio­nal”. Sin embar­go, el modo de hacer polí­ti­ca de los obre­ris­tas no se dife­ren­cia del de otros par­ti­dos de izquier­da: actúan den­tro de los apa­ra­tos del esta­do, se encar­gan de la pro­tec­ción y de hacer apo­lo­gía de dicha con­cep­ción de la cla­se obre­ra en los dis­cur­sos y diri­gen su prác­ti­ca polí­ti­ca tan­to a la ges­tión admi­nis­tra­ti­va como a ejer­cer en los sin­di­ca­tos tra­di­cio­na­les.

Hemos deno­mi­na­do a la segun­da corrien­te polí­ti­ca como la nue­va izquier­da. Defien­den la exis­ten­cia de diver­sas sub­je­ti­vi­da­des, es decir, par­ten de la teo­ría de las múl­ti­ples opre­sio­nes y su pro­pues­ta polí­ti­ca tie­ne como obje­ti­vo inte­grar todos esos diver­sos pun­tos de vis­ta. En una entre­vis­ta rea­li­za­da por la revis­ta Erria a Jule Goi­koetxea y a Iña­ki Soto, Goi­koetxea (2019:29) afir­ma que se va a empe­zar a enten­der poco a poco que todos estos males están estruc­tu­ra­dos en dife­ren­tes sis­te­mas de subor­di­na­ción. Esta corrien­te polí­ti­ca hace hin­ca­pié en la diver­si­dad de rela­cio­nes y prác­ti­cas socia­les, sien­do la opre­sión eco­nó­mi­ca, la fal­ta de igual­dad eco­nó­mi­ca, sólo una par­te de esa diver­si­dad.

Al negar la raíz común de todas las for­mas de opre­sión, nie­gan la nece­si­dad de una estra­te­gia con­jun­ta para hacer fren­te a todas ellas (Wood 2000). Es decir, si se limi­ta el ámbi­to de influen­cia de la eco­no­mía bur­gue­sa al tra­ba­jo asa­la­ria­do, y si equi­pa­ra­mos la opre­sión de cla­se con todas las demás for­mas de subor­di­na­ción, nega­mos des­de el prin­ci­pio la estra­te­gia para la cons­truc­ción de la socie­dad sin cla­ses. Así, en lugar de la uni­ver­sa­li­dad socia­lis­ta y de la polí­ti­ca inte­gral de la lucha con­tra la explo­ta­ción de cla­se, el pro­gra­ma polí­ti­co de la nue­va izquier­da pro­po­ne luchas par­ti­cu­la­res sin cone­xión entre sí (Wood 2000). Por tan­to, si en vez de carac­te­ri­zar el sis­te­ma capi­ta­lis­ta como una estruc­tu­ra de poder y una lógi­ca de fun­cio­na­mien­to con­cre­ta, lo carac­te­ri­za­mos como una estruc­tu­ra diver­sa e inde­fi­ni­da, se da a enten­der que todas las opre­sio­nes tie­nen una base o raíz dife­ren­te, y eso con­lle­va un suje­to opri­mi­do dife­ren­te, una estra­te­gia de lucha dife­ren­te, un suje­to domi­nan­te dife­ren­te, etc. res­pec­to a cada opre­sión.

La nue­va izquier­da apues­ta por la diver­si­dad en un sen­ti­do frag­men­ta­rio-enten­di­da como inca­pa­ci­dad estruc­tu­ral para la unidad‑, a lo que Goi­koetxea (2019:37) lla­ma uni­dad en la diver­si­dad. Para enten­der esto son nece­sa­rios tres con­cep­tos: iden­ti­dad, dife­ren­cia y plu­ra­li­dad. Por un lado, según las polí­ti­cas iden­ti­ta­rias, el indi­vi­duo desa­rro­lla­rá su pun­to de vis­ta polí­ti­co según sus viven­cias per­so­na­les. En vez de dejar los per­so­na­lis­mos a un lado, deba­tir con­for­me a razo­nes de peso y res­pon­der a un inte­rés his­tó­ri­co y colec­ti­vo-luchar por quien tie­ne las peo­res con­di­cio­nes de vida‑, la prác­ti­ca polí­ti­ca del indi­vi­duo res­pon­de­rá a una elec­ción indi­vi­dual y espon­tá­nea. Por otro lado, la cues­tión del plu­ra­lis­mo se carac­te­ri­za por: la cre­cien­te frag­men­ta­ción, la diver­si­fi­ca­ción de rela­cio­nes socia­les y expe­rien­cias, la diver­si­dad de esti­los de vida, el aumen­to de iden­ti­da­des per­so­na­les. Por lo tan­to, a tra­vés del plu­ra­lis­mo, la nue­va izquier­da nie­ga la uni­dad sis­te­má­ti­ca del capi­ta­lis­mo; según Wood (2000), han nega­do la fun­ción social del capi­ta­lis­mo y la han con­ver­ti­do en una plu­ra­li­dad sin estruc­tu­ra y frag­men­ta­da en dife­ren­tes iden­ti­da­des.

Los movi­mien­tos polí­ti­cos que ope­ran median­te polí­ti­cas iden­ti­ta­rias inser­tan la pro­pues­ta estra­té­gi­ca den­tro de la demo­cra­cia bur­gue­sa, enten­dien­do la pro­pia demo­cra­cia de este modo: la estruc­tu­ra polí­ti­ca que deja a un lado la pers­pec­ti­va de cla­se, es decir, nie­ga el anta­go­nis­mo de cla­se como pre­mi­sa, y por tan­to ana­li­za todas las opre­sio­nes de la mis­ma mane­ra. El enfo­que demo­crá­ti­co que pro­po­ne la nue­va izquier­da se adhie­re a la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria-bur­gue­sa, dado que pre­ten­de apli­car una estra­te­gia que englo­be a los movi­mien­tos socia­les den­tro del mar­co de las demo­cra­cias libe­ra­les. Pero defen­der la igual­dad y la con­vi­ven­cia para todas las iden­ti­da­des per­so­na­les a tra­vés de la demo­cra­cia se hace impo­si­ble si ana­li­za­mos el anta­go­nis­mo de cla­se. Por­que el carác­ter de cla­se no está deter­mi­na­do por una u otra iden­ti­dad, sino por la fun­ción sis­te­má­ti­ca que cada una cum­ple. Poner a las dos prin­ci­pa­les cla­ses del orden bur­gués al mis­mo nivel será, por tan­to, impo­si­ble, ya que cum­plen una fun­ción estruc­tu­ral que es des­de el ini­cio con­tra­rio e incom­pa­ti­ble.

Fren­te a ese pro­gra­ma polí­ti­co pode­mos dis­tin­guir dos tipos de vías de acción. La pri­me­ra, la que se rea­li­za fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes (aun­que sea for­mal­men­te), sería la prác­ti­ca que lle­van a cabo los movi­mien­tos socia­les en la calle, los barrios, las escue­las, las fábri­cas u otros espa­cios. En este caso, plan­tean rei­vin­di­ca­cio­nes orien­ta­das a la igual­dad for­mal (man­te­nien­do la estruc­tu­ra actual, que dife­ren­tes sub­je­ti­vi­da­des ten­gan las mis­mas con­di­cio­nes de vida) y rea­li­zan pro­pues­tas comu­ni­ca­ti­vas y acti­vis­tas para socia­li­zar­las– radi­ca­les en apa­rien­cia, acti­vis­tas y basa­das en movi­li­za­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias -. Sin embar­go, todas estas accio­nes no res­pon­den a un pro­ce­so de lucha real, sino que tie­nen como obje­ti­vo que las ins­ti­tu­cio­nes lle­ven a cabo esas rei­vin­di­ca­cio­nes y se encar­gan de pro­du­cir una opi­nión pro­gre­sis­ta de izquier­das para garan­ti­zar­lo.

Todos estos movi­mien­tos socia­les demues­tran la nece­si­dad de par­ti­dos polí­ti­cos que vayan a dar res­pues­tas ins­ti­tu­cio­na­les a sus rei­vin­di­ca­cio­nes. En cam­bio, para los par­ti­dos ins­ti­tu­cio­na­les que se lucran de la ini­cia­ti­va de los movi­mien­tos socia­les, los movi­mien­tos popu­la­res men­cio­na­dos pre­via­men­te se con­vier­ten en impor­tan­tes medios para poder con­se­guir más votos. De esta for­ma, con­si­guen una mayor adhe­sión social a su pro­gra­ma polí­ti­co, capi­ta­li­zan­do ese apo­yo social en las elec­cio­nes.

Como hemos men­cio­na­do ante­rior­men­te, estas corrien­tes polí­ti­cas recha­zan una pre­mi­sa bási­ca: que el capi­ta­lis­mo con­sis­te en la explo­ta­ción de cla­se. Por tan­to, dejan de lado que el poder bur­gués deter­mi­na la tota­li­dad de nues­tra vida, sin nin­gún tipo de pie­dad.

Noso­tros, en cam­bio, insis­ti­mos en que, en la medi­da en que la cla­se tra­ba­ja­do­ra es la cla­se explo­ta­da, el bene­fi­cio o libe­ra­ción real para ella sólo ven­drá con el fin de dicha explo­ta­ción. Así pues, nos corres­pon­de a noso­tros abor­dar este deber his­tó­ri­co: mate­ria­li­zar, a tra­vés de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do, un pro­gra­ma polí­ti­co acor­de con el eje de cla­se.

Para ello, pri­me­ro debe­mos cono­cer y ana­li­zar las nue­vas expre­sio­nes del pro­le­ta­ria­do. Por­que no pode­mos com­pa­rar la carac­te­ri­za­ción del pro­le­ta­ria­do con­tem­po­rá­neo con la de hace medio siglo (por ejem­plo, la épo­ca del pre­do­mi­nio de la aris­to­cra­cia obre­ra, de los tra­ba­ja­do­res que tra­ba­ja­ban en la indus­tria). Aho­ra que las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les están cam­bian­do, tam­bién lo hacen la com­po­si­ción, las carac­te­rís­ti­cas y las for­mas de enten­der la vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Sin embar­go, tene­mos que ana­li­zar el pro­le­ta­ria­do des­de una pers­pec­ti­va crí­ti­ca. Los comu­nis­tas no pode­mos igno­rar la reali­dad ni hacer apo­lo­gía de lo nove­do­so y de cosas espon­tá­neas. Por poner un ejem­plo y aten­dien­do a nues­tra prác­ti­ca habi­tual, debe­mos deter­mi­nar cómo sufre la mujer tra­ba­ja­do­ra la opre­sión de géne­ro; defi­nir de qué son con­se­cuen­cia y qué fun­ción con­cre­ta, den­tro de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, cum­plen las pro­ble­má­ti­cas con­cre­tas que sufre en el pues­to de tra­ba­jo, en lo que se refie­re a las tareas domés­ti­cas, las con­di­cio­nes de ser madres, etc.

¿Que cuá­les serán el rum­bo y el carác­ter de la lucha? Debe­mos cen­trar­nos en los intere­ses del pro­le­ta­ria­do, ya que debe­mos res­pon­der a todas las pro­ble­má­ti­cas con­cre­tas que sufre en su pro­pia piel. Esto lo con­se­gui­re­mos a tra­vés de la estra­te­gia socia­lis­ta, es decir, median­te la estra­te­gia que tie­ne el pro­le­ta­ria­do para la toma del poder. Tene­mos que luchar para que todo el mun­do ten­ga las mis­mas con­di­cio­nes de vida, para que las capa­ci­da­des que hoy con­tro­lan el poder bur­gués poda­mos con­ver­tir­las maña­na en una capa­ci­dad uni­ver­sal.

Biblio­gra­fía:
Sako­nean. (2019). Erria, 14- 37.
Wood, E. M. (2000). Demo­cra­cia con­tra capi­ta­lis­mo. Méxi­co: Siglo vein­tiuno.

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *