Chi­le. Fami­lia­res de joven argen­tino dete­ni­do en enero en Pla­za de la Dig­ni­dad denun­cian que el Cón­sul de su país no les pres­ta apo­yo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 febre­ro 2020

Fami­lia­res de David Agus­tín Maril. ciu­da­dano argen­tino dete­ni­do el día 23 de enero de 2020, en el con­tex­to de las pro­tes­tas socia­les que se rea­li­zan en Chi­le, via­ja­ron des­de Argen­ti­na para denun­ciar las irre­gu­la­ri­da­des del caso y la fal­ta de inte­rés para pres­tar ayu­da des­de el con­su­la­do argen­tino en San­tia­go. Esta sema­na se reu­nie­ron con el Cón­sul argen­tino Rodol­fo Nor­ton, a quien acu­san de no pres­tar el apo­yo nece­sa­rio al dete­ni­do y a la fami­lia que atra­vie­sa un momen­to eco­nó­mi­co difí­cil.

Este per­so­na­je lla­ma­do Rodol­fo Nor­ton, que actúa como Cón­sul Gene­ral de Argen­ti­na en Chi­le vie­ne de la épo­ca del macris­mo, y la pre­gun­ta que es nece­sa­rio hacer es ¿qué pasa con la Can­ci­lle­ría argen­ti­na que no le orde­na a Nor­ton que se intere­se real­men­te por la situa­ción de un joven com­pa­trio­ta que se halla bajo una deten­ción ile­gal?

¿O es que si se tra­ta­ra de un nar­co o de un delin­cuen­te de cue­llo blan­co, esta­rían todos preo­cu­pa­dos por su situa­ción?

Es impres­cin­di­ble que las orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res de Argen­ti­na que tie­nen cana­les de comu­ni­ca­ción con el gobierno de Alber­to Fer­nán­dez, exi­jan que David Agus­tín Maril pue­da vol­ver pron­to a su país, y para ello Can­ci­lle­ría debe­ría actuar como un órgano de pre­sión y no des­en­ten­der­se como has­ta aho­ra o dejar que un tipe­jo como Nor­ton mire a un cos­ta­do o pon­ga cara de que no se quie­re meter en un tema que le com­pe­te.

Con­sul argen­tino Rodol­fo Nor­ton

Agus­tín Maril está dete­ni­do des­de enero

La his­to­ria del argen­tino pre­so tras pro­tes­tar en una pla­za de Chi­le

Lo ence­rra­ron por «des­or­den públi­co» con la úni­ca ver­sión de los Cara­bi­ne­ros. La preo­cu­pa­ción de la fami­lia. Las redes de contención.Por

por Ailín Bullen­ti­ni

La situa­ción es “difí­cil”, reco­no­ce Mara, que jun­to a sus her­ma­nos y se ins­ta­ló en Chi­le no bien supie­ron de la situa­ción. 

Agus­tín David Maril tie­ne 19 años, es argen­tino y des­de hace tres sema­nas está dete­ni­do en una cár­cel de Chi­le. Lo caza­ron en la calle tras par­ti­ci­par de una mani­fes­ta­ción en Pla­za de la Dig­ni­dad y lo ence­rra­ron, en prin­ci­pio, por 45 días. Lo acu­san de dis­tur­bio públi­co con la sola ver­sión de Cara­bi­ne­ros,
que lo detu­vo mien­tras cena­ba en la calle lo más tran­qui­lo. El Esta­do
chi­leno infor­mó, tar­de y mal, al Con­su­la­do argen­tino sobre la situa­ción
de Agus­tín, pero des­de allí tam­po­co hicie­ron mucho. La fami­lia supo de
la situa­ción por inter­me­dio de una orga­ni­za­ción que pelea por los
dere­chos de los dete­ni­dos en el mar­co de la repre­sión en loop que
sos­tie­ne el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra des­de octu­bre pasa­do, que tejió
redes has­ta dar con elles. No bien se ente­ra­ron, se ins­ta­la­ron en la
capi­tal chi­le­na, abra­za­dos por inte­gran­tes de esa agru­pa­ción. Lo pue­den
ver una vez por sema­na. Están preo­cu­pa­dos.

“Nos ente­ra­mos de pura casua­li­dad”, recor­dó Car­los,
el papá de Agus­tín, que se que­dó en Argen­ti­na por­que no pue­de dejar el
tra­ba­jo.
En reali­dad, más que casua­li­dad fue mili­tan­cia y la
insis­ten­cia de cons­truir redes soli­da­rias en con­tex­to de per­se­cu­ción y
repre­sión como el que atra­vie­sa el país vecino: a la fami­lia Maril la
con­tac­ta­ron des­de la Coor­di­na­do­ra por la Liber­tad de los Pri­sio­nerxs
Polí­ticxs 18 de Octu­bre. La fecha alu­de al día de las pri­me­ras mar­chas
masi­vas y las pri­me­ras repre­sio­nes bru­ta­les y les dije­ron que habían
oído que entre chi­le­nos y chi­le­nas pre­sos había un argen­tino, que habían
ave­ri­gua­do su nom­bre y que había resul­ta­do ser el hijo menor de esa
fami­lia. Ayu­dó mucho a esa red otra, cons­trui­da por les her­ma­nes de
Agus­tín: “Varixs de lxs her­manxs somos via­je­ros y cono­ce­mos gen­te en
varios luga­res”, con­tó a este dia­rio Ángel, el her­mano que reci­bió el
avi­so.

Los hechos

Agus­tín
nació en Bur­za­co, al sur del conur­bano bonae­ren­se. Esta­ba via­jan­do de
mochi­le­ro, hacien­do mala­ba­res en cada lugar don­de para­ba.
La
reco­rri­da, como otras que había hecho años atrás, había comen­za­do a
prin­ci­pios de 2019 en la Cos­ta Atlán­ti­ca, don­de pasó casi toda la
tem­po­ra­da de verano. Lue­go fue a Rosa­rio y des­pués a Cór­do­ba, San Luis y
Men­do­za. Por Men­do­za cru­zó hacia Chi­le; se ins­ta­ló en San­tia­go. Ya era
julio y ahí se que­dó.

”Hizo ami­gos y se enca­ri­ño con el lugar”, con­tó Mara, una de sus tres her­ma­nes mayo­res. Pero enton­ces Chi­le empe­zó a bullir y “al momen­to que comen­za­ron las pro­tes­tas se le hizo impo­si­ble no empa­ti­zar con todo lo que esta­ba pasan­do y comen­zó a mar­char”, seña­ló.

El 23 de enero pasa­do había par­ti­ci­pa­do de una movi­li­za­ción en Pla­za de la Dig­ni­dad.
El ambien­te, como siem­pre des­de que chi­le­nos y chi­le­nas comen­za­ron a
exi­gir­le a la diri­gen­cia polí­ti­ca un cam­bio rotun­do, esta­ba den­so. Des­con­cen­tró y se fue a comer algo. Esta­ba en eso, a una cua­dra del Memo­rial Mau­ri­cio Fre­des, que está ahí nomás de la pla­za, cuan­do “tres
camio­ne­tas con diez pacos en cada una de ellas se baja­ron y lo
detu­vie­ron jun­to con tres com­pa­ñe­ros que qui­sie­ron ayu­dar­lo”
, le
con­tó a su fami­lia. Tam­bién acla­ró que “a los demás chi­cos le pega­ron
mucho, a una casi le revien­tan los tes­tícu­los y los sol­ta­ron, pero a él
lo detu­vie­ron”.

Le adju­di­ca­ron la supues­ta comi­sión del deli­to de “des­or­den públi­co”
pro­vo­ca­do por el “arro­jo de bom­bas incen­dia­rias”. Lo ence­rra­ron en el
penal San­tia­go 1, cuyo módu­lo 14 está espe­cial­men­te asig­na­do a per­so­nas
caza­das por Cara­bi­ne­ros des­de octu­bre pasa­do, cuan­do las calles
comen­za­ron a poblar­se de gen­te. El esta­do chi­leno le asig­nó un defen­sor
ofi­cial que lo repre­sen­tó en la audien­cia judi­cial que tuvo lugar días
des­pués. Allí, le con­fir­ma­ron a Agus­tín la acu­sa­ción y le apli­ca­ron una
medi­da cau­te­lar de pri­sión pre­ven­ti­va por 45 días.

La situa­ción es “difí­cil”, reco­no­ce Mara, que jun­to a sus her­ma­nes y se ins­ta­ló en Chi­le no bien supie­ron de la situa­ción.
El defen­sor ofi­cial que le asig­na­ron al chi­co aún no fue a visi­tar­lo a
la cár­cel, pero elles sí se entre­vis­ta­ron con él. “Nos dijo que iba a ir
a ver­lo el lunes 10 o mar­tes 11, lo lla­ma­mos el mar­tes y dijo que iba a
ir miér­co­les 12, vol­vi­mos a comu­ni­car­nos el miér­co­les y nos dijo que
iba a ir a prin­ci­pio de la sema­na que vie­ne lunes 17 o mar­tes 18”,
des­cri­bió la chi­ca. La situa­ción les preo­cu­pa, pero antes de tomar
cual­quier deci­sión quie­ren que el abo­ga­do hable con Agus­tín. “No sabe­mos
qué pue­de pasar, todo es muy incier­to, a todxs lxs dete­nidxs le alar­gan
la medi­da cau­te­lar, así que la úni­ca cer­te­za que tene­mos es que va a
lle­var tiem­po”, sos­tu­vo.

Al Con­su­la­do argen­tino noti­fi­ca­ron
recién una sema­na des­pués, pero con datos fra­gua­dos. “Dije­ron que lo
detu­vie­ron el 27 de enero, men­ti­ra”, advier­te Fede­ri­co Paglie­ro, abo­ga­do
inte­gran­te de la Asam­blea Per­ma­nen­te de Dere­chos Huma­nos que inten­ta
esta­ble­cer meca­nis­mos de ayu­da a David en terri­to­rio argen­tino.

La pri­me­ra visi­ta

Paglie­ro
fue la pri­me­ra per­so­na que visi­tó a Agus­tín. El chi­co, cuan­do supo que
alguien pre­gun­ta­ba por él, no podía creer­lo. “Muy sor­pren­di­do me dijo
que en San­tia­go no tie­ne a nadie y que cuan­do el guar­dia lo lla­mó no lo
podía creer. Me pidió per­mi­so para abra­zar­nos. Nos abra­za­mos.
Com­par­ti­mos dos horas de char­las y toma­mos gaseo­sa y galle­ti­tas. Esta­ba
muy preo­cu­pa­do por su situa­ción ya que en nin­gún momen­to nadie del
Con­su­la­do se acer­có a ver­lo”, rela­tó el abo­ga­do.


Leer más
La ONU está preo­cu­pa­da por los pro­ce­sa­mien­tos de ex fun­cio­na­rios boli­via­nos

|
Miche­lle Bache­let, alta comi­sio­na­da para los dere­chos huma­nos, aler­tó sobre la situa­ción en Boli­via


Legó al módu­lo 14 del penal San­tia­go 1 lue­go de que un gru­po de
fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos con los que esta­ba reu­ni­do en
repre­sen­ta­ción de APDH comen­ta­ra el caso del “argen­tino pre­so”. Tras
varios con­tro­les lle­gó al pabe­llón, un “salón lar­go” en don­de gana­ba el
bulli­cio y esta­ba “reple­to de fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos, que
com­par­tían algo para comer, char­la­ban” con aque­llos que iban a ver,
todos, en su mayo­ría, chi­cos de entre 18 y 25 años. Como Fede­ri­co no
cono­cía a David, comen­zó a bus­car­lo. “¿Alguien cono­ce al argen­tino?”,
pro­bó. Un gen­dar­me lo fue a bus­car. Lo vio bien, pero tris­te. La sema­na
siguien­te fue la fami­lia. “Nos dijo que no le pega­ron. No nos cuen­ta
mucho de cómo lo tra­tan, sabe­mos que se bañan con agua hela­da y que
la comi­da que le dan es inco­mi­ble y esca­sa, en el hora­rio de la tar­de
cuan­do hay visi­ta se tie­nen que ir antes para comer o se pier­den la
comi­da, cuan­do vamos a visi­tar­lo se que­da con nosotrxs y se arries­ga a
no comer.
Y que a él no se lo hicie­ron, pero a com­pa­ñe­ros sí, hay cas­ti­gos, los meten en un con­ge­la­dor o les pegan con luma en la espal­da”, rela­tó Mara.

Paglie­ro
acu­dió urgen­te al Con­su­la­do tras su visi­ta. Pre­sen­tó un rela­to for­mal
sobre el caso y soli­ci­tó inter­ven­ción: “Toda­vía no tene­mos nove­da­des”.
Acu­die­ron al penal una sola vez, le lle­va­ron artícu­los de higie­ne. No
res­pon­die­ron al pedi­do de la fami­lia, de que los ayu­den con el
alo­ja­mien­to mien­tras aguar­dan cómo avan­za la situa­ción judi­cial de
Agus­tín. “Nosotrxs nos vamos a que­dar el tiem­po que sea nece­sa­rio, por
aho­ra tene­mos alo­ja­mien­to y esta­mos espe­ran­do a que el con­su­la­do nos
con­fir­me si pue­de ayu­dar­nos. Aquí nos ayu­da la gen­te de chi­le pero el
con­su­la­do hace poco y nada”, resal­tó Mara.

A mer­ced de la defen­sa ofi­cial local, Agus­tín
por el momen­to no tie­ne más alter­na­ti­va que espe­rar a una nue­va
audien­cia, que ven­drá al fina­li­zar los 45 días de encie­rro orde­na­dos por
la medi­da cau­te­lar.
“La situa­ción es difí­cil como la mayo­ría de los
casos de los pre­sos polí­ti­cos tras la repre­sión. La ver­sión de
Cara­bi­ne­ros bas­ta para encar­ce­lar­los, enjui­ciar­los y con­de­nar­los. El
papel judi­cial está jugan­do un rol maca­bro”, remar­có Paglie­ro, quien
insis­tió que esto se da “en un con­tex­to de terro­ris­mo de Esta­do: con más
de 35 ase­si­na­tos, cen­te­na­res de per­so­nas que per­die­ron la visión por
los ata­ques de las fuer­zas de segu­ri­dad y más de 2400 pre­sos polí­ti­cos”
des­de que comen­za­ron las pro­tes­tas en Chi­le.

“Tene­mos mie­do
por­que las cosas están muy jodi­das allá, por lo que cuen­tan. Siguen
repri­mien­do gen­te, siguen encar­ce­lan­do y las­ti­man­do”, apun­tó Car­los, el
papá. Ángel ase­gu­ró que el encie­rro “debe ser duro” para su her­mano, que
“por cómo sien­te la vida debe sufrir no mover­se con liber­tad”. Y está
preo­cu­pa­do: “Sien­do rea­lis­ta, con el con­tex­to y basán­do­nos en los casos
que esta­mos cono­cien­do, las medi­das cau­te­la­res se están exten­dien­do, se
están apro­ban­do leyes que siguen cri­mi­na­li­zan­do la pro­tes­ta el pano­ra­ma
no es muy alen­ta­dor”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *