Chi­le. Camio­nas: el docu­men­tal sobre los crí­me­nes de les­bo­fo­bia en la V Región

Abril Bece­rra /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​29 de febre­ro de 2020

La cin­ta abor­da los crí­me­nes con­tra María Pía Cas­tro, Nico­le Saa­ve­dra y Susa­na Sanhue­za de María, reve­lan­do cómo el sec­tor se trans­for­mó en una zona de alar­ma res­pec­to de los ata­ques.

Las pare­des cla­ma­ban por jus­ti­cia. Había afi­ches con men­sa­jes con­tra el fin de la vio­len­cia y foto­gra­fías de las muje­res que, duran­te los últi­mos años, habían sido víc­ti­mas de crí­me­nes de les­bo­fo­bia en el sec­tor: María Pía Cas­tro (2008), Nico­le Saa­ve­dra (2016) y Susa­na Sanhue­za (2017).

Con ese pai­sa­je se encon­tra­ron las perio­dis­tas Danie­la Con­ta­dor y Caro­li­na Milla­len, quie­nes hace casi un par de años, via­ja­ron a la V Región con el obje­ti­vo de inves­ti­gar cada uno de estos ase­si­na­tos. Bajo la excu­sa de un tra­ba­jo aca­dé­mi­co, las rea­li­za­do­ras pre­ten­dían evi­den­ciar cómo la loca­li­dad se había trans­for­ma­do en una “zona roja” res­pec­to de este tipo de vio­len­cia.

De ese via­je nació un lazo con las fami­lias de las muje­res ase­si­na­das y con las agru­pa­cio­nes loca­les. No obs­tan­te, tam­bién sur­gió el docu­men­tal Camio­nas. Crí­me­nes de Les­bo­fo­bia en la V Región, pelí­cu­la que el vier­nes pasa­do fue exhi­bi­da por la Agru­pa­ción Lés­bi­ca Rom­pien­do el Silen­cio y que duran­te los pró­xi­mos meses será pre­sen­ta­da en loca­li­da­des como Lima­che, Temu­co y Val­pa­raí­so, entre otros.

“Fue bien impac­tan­te cuan­do lle­ga­mos, por­que era un espa­cio que cru­za­ba muchas for­mas y tipos de des­igual­da­des. Por una par­te, en El Melón ya no había río y uno podía ver cómo el entorno esta­ba mer­ma­do por eso. Tam­bién había des­igual­dad eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral”, comen­tó Caro­li­na Milla­len, quien sos­tu­vo que lo más des­con­cer­tan­te fue un raya­do en alu­sión a la muer­te de Nico­le Saa­ve­dra. El men­sa­je era dolo­ro­so y daba cuen­ta de cómo la vio­len­cia esta­ba a la vuel­ta de la esqui­na: “Mere­cía más”, decía.

“Enton­ces, per­ci­bi­mos una vio­len­cia acti­va o impu­ni­dad. Que ese men­sa­je estu­vie­ra por meses y que nadie hicie­ra algo, hace ver todo un pano­ra­ma que acen­túa esta situa­ción de la ‘zona roja’. El caso de Nico­le estu­vo pre­vis­to de un secues­tro, lo que impli­ca orga­ni­za­ción. Enton­ces, evi­den­te­men­te, hubo una impu­ni­dad com­par­ti­da por lo ins­ti­tu­cio­nal”, seña­ló Milla­len.

Camio­nas reco­ge los tes­ti­mo­nios de los fami­lia­res y ami­gos de las víc­ti­mas. Del mis­mo modo, inter­ca­la peque­ñas repre­sen­ta­cio­nes y entre­vis­tas a exper­tas sobre la les­bo­fo­bia. Así, el docu­men­tal va de lo ínti­mo a cómo la socie­dad ha sido cóm­pli­ce de los crí­me­nes.

“Lo que a mí más me lla­mó la aten­ción es que había un silen­cio que para mí es cóm­pli­ce, por­que veía­mos afi­ches sobre jus­ti­cia rotos en las calles. Ade­más, a Nico­le le habían colo­ca­do una ani­mi­ta que lue­go, cuan­do no lle­va­ba una sema­na, la rom­pie­ron”, recor­dó Danie­la Con­ta­dor, quien ade­más sos­tu­vo que “no es lo mis­mo ser les­bia­na en la ciu­dad que en la peri­fe­ria o en regio­nes”. 

“Otra cosa que nos lla­mó la aten­ción fue que había ‘camio­nas’ que ya no lo eran por­que tenían mie­do. O sea, tenían mie­do a que las ase­si­na­ran, lo que no es menor”, dijo.

Nicole-Saavedra

Los ase­si­na­tos de María Pía Cas­tro, Nico­le Saa­ve­dra y Susa­na Sanhue­za reve­la­ron tam­bién cómo la Jus­ti­cia ope­ró de mane­ra patriar­cal. Esto, ya que las inves­ti­ga­cio­nes se fue­ron dila­tan­do, pro­duc­to de tra­bas en los pro­ce­sos. De ese modo, el docu­men­tal abor­da cómo las inda­ga­to­rias se desa­rro­lla­ron pau­sa­da­men­te, sin con­si­de­rar la urgen­cia de la loca­li­dad que bus­ca­ba res­pues­tas ante los crí­me­nes.

Para Danie­la Con­ta­dor este aspec­to fue cla­ve para enten­der una de las inquie­tu­des plan­tea­das por las orga­ni­za­cio­nes lés­bi­cas y femi­nis­tas del sec­tor, es decir, cómo gene­rar una red capaz de pre­ve­nir casos simi­la­res. “No pode­mos dejar todo en manos del Esta­do”, refle­xio­nó la comu­ni­ca­do­ra. 

“Actual­men­te, La ley Zamu­dio que­da muy al debe con los casos de dis­cri­mi­na­cio­nes y con deli­tos de homo­fo­bia o les­bo­fo­bia. Fue muy vago lo que se reali­zó. Estos crí­me­nes tam­po­co están tipi­fi­ca­dos, enton­ces, hay que pen­sar en cómo pre­ve­nir por­que la con­de­na es algo reac­ti­vo. Lo que a noso­tras nos intere­sa es que las chi­cas no mue­ran, que no sean ase­si­na­das. Enton­ces, hay que tra­ba­jar para que el tema sea pre­ven­ti­vo”, aña­dió.

Los casos

María Pía Cas­tro falle­ció cuan­do ape­nas tenía 19 años. Vivía en el sec­tor Lo Nar­váez de Olmué y era cono­ci­da por par­ti­ci­par en un equi­po de fút­bol feme­nino local. Su ase­si­na­to fue bru­tal: fue gol­pea­da y, pos­te­rior­men­te, que­ma­da. Su caso fue cerra­do a los dos años del ini­cio de la inves­ti­ga­ción y no hubo un cul­pa­ble. Ni siquie­ra un sos­pe­cho­so.

Algo simi­lar ocu­rrió con Nico­le Saa­ve­dra. Lue­go de una sema­na de des­apa­ri­ción, la joven de 23 años fue encon­tra­da en un pre­dio cer­cano al Embal­se Los Aro­mos de Lima­che. Su cuer­po evi­den­cia­ba tor­tu­ra, exhi­bien­do mar­cas de gol­pes en todo su cuer­po. Sus manos habían sido inmo­vi­li­za­das con cin­ta adhe­si­va. En octu­bre de 2019, la Fis­ca­lía de Val­pa­raí­so logró iden­ti­fi­car al pre­sun­to autor del cri­men gra­cias a una prue­ba de ADN: se tra­ta­ba de Víc­tor Pul­gar, un cho­fer del reco­rri­do El Melón- Lima­che.

El caso de Susa­na Sanhue­za ocu­rrió en 2017, sien­do ase­si­na­da en el Archi­vo Muni­ci­pal de San Feli­pe. Su cuer­po esta­ba envuel­to en una bol­sa de basu­ra. Actual­men­te, su caso sigue sin ser resuel­to.

Radio UChi­le*


Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *