Uru­guay. Infor­me de Amnis­tía Inter­na­cio­nal: “La impu­ni­dad de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad sigue sien­do la regla en Uru­guay”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 28 febre­ro 2020.

La orga­ni­za­ción exi­ge a las auto­ri­da­des mayor esfuer­zo
para juz­gar a los res­pon­sa­bles de vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos
duran­te la dic­ta­du­ra.

A 35 años del retorno de la demo­cra­cia, Uru­guay toda­vía está
lejos de alcan­zar la jus­ti­cia, la ver­dad y la repa­ra­ción para las
víc­ti­mas de las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos come­ti­dos duran­te la
dic­ta­du­ra, con­clu­ye Amnis­tía Inter­na­cio­nal en su infor­me anual de la
región publi­ca­do este jue­ves. “En otras pala­bras”, resu­me, “la impu­ni­dad
de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad sigue sien­do la regla en Uru­guay”.

Has­ta mar­zo de 2019, en 91% de las 187 cau­sas judi­cia­les abier­tas por
estos crí­me­nes “ni siquie­ra se había soli­ci­ta­do el pro­ce­sa­mien­to” de
los sos­pe­cho­sos, según datos de la Fis­ca­lía Espe­cia­li­za­da en Deli­tos de
Lesa Huma­ni­dad rele­va­dos en el infor­me. Solo en 14 se dic­ta­ron
sen­ten­cias con­de­na­to­rias.

Por otra par­te, Amnis­tía Inter­na­cio­nal denun­cia que 83% de las 196
per­so­nas uru­gua­yas dete­ni­das des­apa­re­ci­das (reco­no­ci­das ofi­cial­men­te por
el Esta­do) aún no han sido encon­tra­das. Y des­ta­ca que, de las 44
per­so­nas des­apa­re­ci­das en terri­to­rio uru­gua­yo, sólo ocho fue­ron
encon­tra­das. El infor­me resal­ta el hallaz­go de los res­tos de Eduar­do
Bleier en agos­to del año pasa­do, pero ase­gu­ra que “podría haber­se
efec­tua­do 14 años antes si los téc­ni­cos del momen­to hubie­sen con­ti­nua­do
con las exca­va­cio­nes tras el hallaz­go los res­tos de otro dete­ni­do
des­apa­re­ci­do, Fer­nan­do Miran­da, en el mis­mo pre­dio”.

La orga­ni­za­ción exi­ge a las auto­ri­da­des “que adop­ten de inme­dia­to
todas las medi­das nece­sa­rias para lle­var ante la Jus­ti­cia a todas las
per­so­nas sos­pe­cho­sas de res­pon­sa­bi­li­dad penal por crí­me­nes de dere­cho
inter­na­cio­nal, inclui­dos los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, sin impor­tar la
fecha en que fue­ron come­ti­dos”. Ade­más, les recuer­da “que los crí­me­nes
de lesa huma­ni­dad son impres­crip­ti­bles, tal como lo esta­ble­ce la
Con­ven­ción sobre la Impres­crip­ti­bi­li­dad de los Crí­me­nes de Gue­rra y de
Lesa Huma­ni­dad, de la que Uru­guay es Esta­do par­te”.

Los baches del sis­te­ma car­ce­la­rio

La situa­ción de las per­so­nas pri­va­das de liber­tad es otro de los pun­tos en los que Amnis­tía Inter­na­cio­nal pone el foco, en par­ti­cu­lar por la tasa “preo­cu­pan­te­men­te alta” de la pobla­ción car­ce­la­ria de Uru­guay, la segun­da más alta de Amé­ri­ca del Sur des­pués de Bra­sil. De acuer­do con el infor­me, 26% de las per­so­nas pri­va­das de liber­tad del país se encuen­tra en pri­sio­nes don­de sus “con­di­cio­nes de vida son muy malas, con ele­va­dos nive­les de vio­len­cia, no se cum­plen están­da­res míni­mos pre­vis­tos en las Reglas Man­de­la y en el man­da­to de la Cons­ti­tu­ción” y “por lo tan­to se pue­de decir que allí […] hay tra­tos crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes”. A la vez, se indi­ca que 47% de las per­so­nas pri­va­das de liber­tad dis­po­nen de “insu­fi­cien­tes con­di­cio­nes para la inte­gra­ción social”.

Esto demues­tra que la pri­va­ción de liber­tad en Uru­guay “está lejos de
poder cum­plir con sus obje­ti­vos cons­ti­tu­cio­na­les de reha­bi­li­tar a las
per­so­nas para la vida en socie­dad y pre­ve­nir el deli­to”, con­clu­ye el
docu­men­to. De hecho, el efec­to es el con­tra­rio, si se tie­ne en cuen­ta
que la can­ti­dad de homi­ci­dios en pri­sio­nes vie­ne en aumen­to des­de 2011 y
la de sui­ci­dios prác­ti­ca­men­te cua­dru­pli­có la tasa nacio­nal en 2019, de
acuer­do con datos del Comi­sio­na­do Par­la­men­ta­rio Peni­ten­cia­rio.

Las auto­ri­da­des “deben abor­dar las defi­cien­tes con­di­cio­nes de vida de
las per­so­nas reclui­das en esta­ble­ci­mien­tos peni­ten­cia­rios y garan­ti­zar
que ten­gan opor­tu­ni­da­des de reha­bi­li­ta­ción e inte­gra­ción, de con­for­mi­dad
con las reco­men­da­cio­nes for­mu­la­das por orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les e
inter­na­cio­na­les”, dice Amnis­tía Inter­na­cio­nal, y exhor­ta ade­más a
redu­cir al míni­mo la apli­ca­ción de medi­das de pri­va­ción de liber­tad en
el sis­te­ma penal ado­les­cen­te.

Más dere­chos para muje­res y disi­den­cias

Una de las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas vin­cu­la­das a los dere­chos de las
muje­res en Uru­guay es la vio­len­cia de géne­ro. La apro­ba­ción a fines de
2017 de la Ley 19.580 supu­so un avan­ce impor­tan­te en ese sen­ti­do, dice
el infor­me, pero –según cues­tio­na– “las polí­ti­cas recien­tes no abor­dan
las defi­cien­cias que requie­ren medi­das adi­cio­na­les del gobierno, más
allá de las ini­cia­ti­vas legis­la­ti­vas”. Men­cio­na algu­nos “obs­tácu­los
estruc­tu­ra­les en la res­pues­ta del Esta­do” como la fal­ta de pre­su­pues­to
para imple­men­tar la nor­ma­ti­va, la fal­ta de capa­ci­ta­ción de los
fun­cio­na­rios judi­cia­les y las defi­cien­cias en los ser­vi­cios de apo­yo a
las muje­res en situa­ción de vio­len­cia.

Suma­do a esto, el infor­me pone en cues­tión la decla­ra­ción del esta­do
de emer­gen­cia nacio­nal en mate­ria de vio­len­cia de géne­ro rea­li­za­da en
diciem­bre por el pre­si­den­te Taba­ré Váz­quez, ya que si bien supu­so una
“acción his­tó­ri­ca”, “no se acom­pa­ñó de medi­das con­cre­tas, efi­ca­ces y
prác­ti­cas para miti­gar la alar­man­te reali­dad de la vio­len­cia de géne­ro
con­tra las muje­res y en gene­ral”.

El mapeo de Amnis­tía Inter­na­cio­nal tam­bién inclu­ye un capí­tu­lo
dedi­ca­do a los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, que apa­re­cen como
fun­da­men­ta­les fren­te “a las coyun­tu­ras polí­ti­cas y a las ini­cia­ti­vas de
gru­pos anti­de­re­chos”. Esto inclu­ye la nece­si­dad de mul­ti­pli­car las
accio­nes para que haya más y mejor edu­ca­ción sexual inte­gral. Para la
orga­ni­za­ción, la prin­ci­pal barre­ra es la des­igual­dad para acce­der a
infor­ma­ción de cali­dad sobre la sexua­li­dad a nivel terri­to­rial y den­tro
de la edu­ca­ción pri­va­da.

Por otro lado, la orga­ni­za­ción hace un lla­ma­do a las auto­ri­da­des
uru­gua­yas para que garan­ti­cen la efec­ti­va imple­men­ta­ción de la Ley de
Inte­rrup­ción Volun­ta­ria del Emba­ra­zo en todo el terri­to­rio –inclu­so en
los depar­ta­men­tos don­de la obje­ción de con­cien­cia apa­re­ce como prin­ci­pal
obs­tácu­lo– “median­te la ade­cua­da dota­ción de recur­sos mate­ria­les y
huma­nos en cen­tros de salud”.

En el apar­ta­do sobre los dere­chos de las disi­den­cias sexua­les y de
géne­ro, Amnis­tía Inter­na­cio­nal afir­ma que más allá de los avan­ces
legis­la­ti­vos de los últi­mos años y de la recien­te apro­ba­ción de la Ley
Inte­gral para Per­so­nas Trans, “el país debe eva­luar las accio­nes
rea­li­za­das de lucha con­tra la dis­cri­mi­na­ción que pade­ce la pobla­ción
LGBTI y avan­zar hacia polí­ti­cas más arti­cu­la­das e inte­gra­les”.

*la dia­ria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *