Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Fas­cis­mo y orga­ni­za­ción del tra­ba­jo: capi­ta­lis­mo mili­ta­ri­za­do, escla­vis­mo y exter­mi­nio

Ale­jan­dro Andreas­si Cie­ri /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​29 de febre­ro de 2020

La orga­ni­za­ción del tra­ba­jo es un aspec­to cla­ve para com­pren­der el fun­cio­na­mien­to de las socie­da­des anti­guas y moder­nas, los prin­ci­pios y valo­res con que se rigen y los obje­ti­vos que per­si­guen. Ese carác­ter de cla­ve inter­pre­ta­ti­va lo es por varios moti­vos:

  1. El tra­ba­jo humano ha exis­ti­do a lo lar­go de la his­to­ria de la espe­cie huma­na, pero en cada fase o épo­ca ha adqui­ri­do por su carác­ter jurí­di­co y/​o téc­ni­co, un carác­ter espe­cí­fi­co que ha seña­la­do y defi­ni­do a la socie­dad y a la épo­ca corres­pon­dien­te. No es lo mis­mo hablar de tra­ba­jo escla­vo, ser­vil o libre, por­que, aun­que las tareas que se rea­li­za­ran con cada uno de ellos fue­ran simi­la­res, la dis­tin­ta con­no­ta­ción nor­ma­ti­va y axio­ló­gi­ca los seña­la como radi­cal­men­te dife­ren­tes. La for­ma en que se ha obje­ti­va­do el tra­ba­jo ha carac­te­ri­za­do ‑obvia­men­te jun­to a otras pau­tas sim­bó­li­cas- las dife­ren­tes épo­cas de la his­to­ria huma­na.
  2. Espe­cial­men­te en las socie­da­des moder­nas el tra­ba­jo es un fac­tor tras­cen­den­tal en el pro­ce­so de socia­li­za­ción defi­ni­ti­va de los seres huma­nos, una socia­li­za­ción que comien­za en el ámbi­to fami­liar y se com­ple­men­ta en el esco­lar for­ma­ti­vo y cul­mi­na con la incor­po­ra­ción al ámbi­to labo­ral. Por lo tan­to, se com­por­ta como un ele­men­to de inte­gra­ción y cohe­sión social.
  3. En el pro­ce­so de tra­ba­jo se veri­fi­ca la natu­ra­le­za más ínti­ma de ese momen­to civi­li­za­to­rio al que damos el nom­bre de capi­ta­lis­mo. Es la pie­dra fun­da­men­tal en la que se basa el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, don­de se ase­gu­ra su repro­duc­ción y don­de se rea­li­za el pri­mum movens del capi­ta­lis­mo: la gene­ra­ción de plus­va­lía en base a la explo­ta­ción del tra­ba­jo humano asa­la­ria­do por el capi­tal.

Este libro que aquí resu­mo tie­ne como obje­to el estu­dio del tra­ba­jo y su orga­ni­za­ción en los fas­cis­mos ita­liano y ale­mán. La hipó­te­sis prin­ci­pal del mis­mo plan­tea que en el fas­cis­mo ade­más de inten­si­fi­car­se la explo­ta­ción del tra­ba­jo humano tal como se pro­du­ce bajo el capi­ta­lis­mo, la rela­cio­nes labo­ra­les, que desig­nan el lugar en que cada tra­ba­ja­dor se sitúa en el pro­ce­so de tra­ba­jo así como las con­di­cio­nes en que lo rea­li­za, son el medio para inte­grar o excluir a los tra­ba­ja­do­res en la comu­ni­dad nacio­nal, lle­gan­do a una res­tau­ra­ción del escla­vis­mo y al exter­mi­nio por medio del tra­ba­jo como for­mas extre­mas de exclu­sión y de refuer­zo de la iden­ti­dad racial de la socie­dad fas­cis­ta. Ello va a ocu­rrir en el fas­cis­mo ale­mán, con la uti­li­za­ción como escla­vos a los pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción, así como la con­su­ma­ción del geno­ci­dio judío, gitano y de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos median­te el recur­so a tra­ba­jos for­za­dos has­ta la exte­nua­ción (recor­dar la sinies­tra esca­le­ra de la muer­te de Mauthau­sen don­de fue­ron ase­si­na­dos tan­tos repu­bli­ca­nos espa­ño­les). Pero tam­bién el fas­cis­mo ita­liano recu­rrió al tra­ba­jo escla­vo duran­te la ocu­pa­ción de Etio­pía, crean­do una cla­ra segre­ga­ción de la pobla­ción autóc­to­na con­de­na­da a la ser­vi­dum­bre por el ocu­pan­te ita­liano.

Esca­le­ra de la muer­te en las can­te­ras del cam­po de Mauthau­sen (ima­gen: depor​ta​dos​.es)

Este enfo­que era la con­se­cuen­cia de un prin­ci­pio ideo­ló­gi­co común a los fas­cis­mos: la con­vic­ción de la des­igual­dad radi­cal, de base bio­ló­gi­ca, de los seres huma­nos. Fren­te a las ideas pro­ce­den­tes de la Ilus­tra­ción y la Revo­lu­ción fran­ce­sa que pro­cla­ma­ban la igual­dad de todos los miem­bros de la espe­cie huma­na, sin dis­tin­cio­nes racia­les ni de nin­gún tipo, el fas­cis­mo con­si­de­ra­ba lo con­tra­rio y eri­gía esa des­igual­dad como prin­ci­pio de orga­ni­za­ción social. Simul­tá­nea­men­te con esa afir­ma­ción se conec­ta­ba otro núcleo fun­da­men­tal de la ideo­lo­gía del fas­cis­mo: su nega­ción radi­cal de la demo­cra­cia. Como la des­igual­dad era la con­di­ción nor­mal de la esen­cia huma­na los fas­cis­tas dedu­cían que la demo­cra­cia era anti­na­tu­ral ya que esta se basa en la igual­dad polí­ti­ca de todos los miem­bros de la socie­dad, el equi-poder de cada ciu­da­dano, o sea la capa­ci­dad de auto­no­mía y par­ti­ci­pa­ción equi­ta­ti­va en la toma de deci­sio­nes, que colec­ti­va­men­te se expre­sa como sobe­ra­nía popu­lar.

Los fas­cis­tas con­si­de­ra­ban que la capa­ci­dad para tra­ba­jar y la cali­dad del tra­ba­jo que podía rea­li­zar cual­quier per­so­na era algo pre­de­ter­mi­na­do, inna­to, vin­cu­la­do a las carac­te­rís­ti­cas racia­les de cada indi­vi­duo, que de este modo se trans­for­ma­ban en un com­po­nen­te de la “natu­ra­le­za” huma­na, en ras­gos esen­cia­les, y no en el resul­ta­do del con­jun­to de prác­ti­cas y de ideas gene­ra­das en el pro­ce­so de pro­duc­ción cul­tu­ral y de deve­nir his­tó­ri­co. Las carac­te­rís­ti­cas jerár­qui­cas de la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo bajo el capi­ta­lis­mo se trans­for­ma­ban según la pers­pec­ti­va fas­cis­ta en las con­di­cio­nes natu­ra­les ‑bio­ló­gi­ca­men­te deter­mi­na­das- de la orga­ni­za­ción de las rela­cio­nes de pro­duc­ción y del pro­ce­so de tra­ba­jo.

Expo­si­ción orga­ni­za­da por el Deu­ts­che Arbeits­front en 1938 (ima­gen: Bun­der­sar­chiv)

Los movi­mien­tos fas­cis­tas sur­gen en Ita­lia y Ale­ma­nia inme­dia­ta­men­te des­pués del fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, y por lo tan­to han sido con­si­de­ra­dos pro­duc­to de la mis­ma. Sin embar­go, los ele­men­tos semi­na­les de su ideo­lo­gía se con­for­ma­ron mucho antes, en el últi­mo ter­cio del siglo XIX, acom­pa­ñan­do la Segun­da Revo­lu­ción indus­trial con la entra­da en jue­go de los mayo­res avan­ces de las cien­cias natu­ra­les y de la tec­no­lo­gía deri­va­da de ellas. La gue­rra jugó el papel de cata­li­za­dor de esas ten­den­cias pre­vias. Me limi­ta­ré al examen de una de ellas, tal como lo hace el libro que aho­ra resu­mo, y que es pro­duc­to tan­to de esa Segun­da Revo­lu­ción Indus­trial como de la lucha de cla­ses entre capi­tal y tra­ba­jo desa­rro­lla­da a lo lar­go del siglo ante­rior. Me refie­ro a la lla­ma­da Orga­ni­za­ción Cien­tí­fi­ca del Tra­ba­jo (OCT) espe­cial­men­te en su for­ma ini­cial: la meto­do­lo­gía y obje­ti­vos pro­pues­tos por el tay­lo­ris­mo (ya que su impul­sor fue el inge­nie­ro nor­te­ame­ri­cano Fre­de­rick Wins­low Tay­lor).

El obje­ti­vo decla­ra­do por Tay­lor al pro­po­ner su méto­do era el de con­se­guir algo que había sido per­se­gui­do por los empre­sa­rios des­de el ini­cio de la indus­tria­li­za­ción, y que con­sis­tía en la subor­di­na­ción total del tra­ba­jo al capi­tal con el obje­ti­vo de aumen­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo asa­la­ria­do eli­mi­nan­do cual­quier posi­bi­li­dad de resis­ten­cia obre­ra, para lo cual era nece­sa­rio sus­traer la más míni­ma par­ce­la de con­trol del pro­ce­so de tra­ba­jo, que había sido uno de las más impor­tan­tes recur­sos de los obre­ros más cua­li­fi­ca­dos, here­de­ros de las téc­ni­cas y méto­dos del arte­sa­na­do, para nego­ciar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de sala­rio a lo lar­go del siglo XIX. Para con­se­guir esa sumi­sión del tra­ba­jo al capi­tal, Tay­lor pro­po­nía que debía some­ter­se al tra­ba­ja­dor a una serie de ruti­nas dise­ña­das por la direc­ción de la empre­sa, y esas ruti­nas debían basar­se en la inves­ti­ga­ción y deter­mi­na­ción “cien­tí­fi­ca” de los movi­mien­tos y tiem­pos que debía emplear cada tra­ba­ja­dor en el desem­pe­ño de la tarea enco­men­da­da. Era una pro­pues­ta que trans­for­ma­ba al tra­ba­ja­dor en un ente hete­ró­no­mo some­ti­do a las indi­ca­cio­nes de geren­tes, inge­nie­ros y capa­ta­ces, y por lo tan­to com­ple­ta­ba el pro­ce­so de alie­na­ción y des­hu­ma­ni­za­ción de la tarea que se incu­ba­ba des­de los orí­ge­nes del capi­ta­lis­mo. Se tra­ta­ba de sepa­rar no sólo físi­ca sino men­tal­men­te las tareas de dise­ño y direc­ción de las de eje­cu­ción del pro­ce­so de tra­ba­jo, las pri­me­ras reser­va­das a los pues­tos más altos de la jerar­quía empre­sa­rial, y los últi­mos al con­jun­to de tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos, y todo ello con la legi­ti­ma­ción que creía otor­ga­ba una pre­sun­ta “fun­da­men­ta­ción cien­tí­fi­ca”. 

El impac­to de esta pro­pues­ta anti-obre­ra que pre­ten­día resol­ver defi­ni­ti­va­men­te a favor del capi­tal el resul­ta­do de la lucha de cla­ses reper­cu­tió inclu­so en la diná­mi­ca béli­ca don­de la opti­mi­za­ción de pro­ce­di­mien­tos y la ace­le­ra­ción de rit­mos de tra­ba­jo se apli­có a las ope­ra­cio­nes mili­ta­res para aumen­tar la poten­cia mor­tí­fe­ra del arma­men­to, ya de por sí con un poder des­truc­ti­vo sin pre­ce­den­tes, y que ade­más per­mi­tía alar­gan­do el alcan­ce y la poten­cia des­truc­ti­va “des­vin­cu­lar ” al eje­cu­tor de la acción béli­ca de los resul­ta­dos de la mis­ma, por ejem­plo con la uti­li­za­ción de armas quí­mi­cas (gases vene­no­sos), la ame­tra­lla­do­ra o la arti­lle­ría pesa­da; un resul­ta­do simi­lar a la alie­na­ción com­ple­ta que sufría el obre­ro tay­lo­ri­za­do ‑obli­ga­do a rea­li­zar tareas estan­da­ri­za­das que él no con­tro­la­ba y cuyos resul­ta­dos fina­les igno­ra­ba. Ade­más, la gue­rra con ese des­plie­gue tec­no­ló­gi­co que la trans­for­mó en la pri­me­ra masa­cre indus­tria­li­za­da de la his­to­ria pro­du­jo como resul­ta­do la des­hu­ma­ni­za­ción defi­ni­ti­va de una acti­vi­dad de por sí anti huma­na como es una gue­rra. Esa omni­po­ten­cia des­truc­ti­va y al mis­mo excul­pa­to­ria del agen­te eje­cu­tor inau­gu­ra­ría en la post gue­rra una mili­ta­ri­za­ción y bru­ta­li­za­ción de la polí­ti­ca de la que harían gala los fas­cis­mos. Por lo tan­to, vemos aquí la con­jun­ción de even­tos ideo­ló­gi­cos y axio­ló­gi­cos crean­do el con­tex­to cul­tu­ral fér­til al desa­rro­llo fas­cis­ta. A ello cabe agre­gar la pul­sa­ción moder­ni­za­do­ra tan­to del fas­cis­mo ita­liano como del ale­mán y su pre­fe­ren­cia por la cien­cia y la tec­no­lo­gía más avan­za­das ya que esta­ban con­ven­ci­dos que sus res­pec­ti­vos pro­gra­mas para recu­pe­rar el esta­tu­to de gran­des poten­cias y sus pla­nes de expan­sión impe­rial exi­gían no solo una indus­tria avan­za­da sino tam­bién el res­pal­do tecno-cien­tí­fi­co nece­sa­rio para alcan­zar tales obje­ti­vos.

El úni­co ingre­dien­te que fal­ta­ba para cerrar com­ple­tar el con­tex­to favo­ra­ble al desa­rro­llo de los fas­cis­mos era el de la cri­sis en su dimen­sión no sólo eco­nó­mi­ca sino tam­bién polí­ti­ca. En Ita­lia se va pro­du­cir en la inme­dia­ta post­gue­rra con la lle­ga­da de Mus­so­li­ni al poder en octu­bre de 1922, mien­tras que en Ale­ma­nia la cri­sis de 1929 sería la que aca­ba­ría favo­re­cien­do la lle­ga­da de Hitler al poder en enero de 1933. La cri­sis de post­gue­rra en Ale­ma­nia va a ser supe­ra­da por la Repú­bli­ca de Wei­mar, pero el ini­cio de la Gran Depre­sión en 1929 va a ser demo­le­dor para la demo­cra­cia ale­ma­na, ya que el empre­sa­ria­do jun­to a las fuer­zas de la dere­cha y extre­ma dere­cha van a optar por una solu­ción auto­ri­ta­ria para afron­tar la cri­sis, faci­li­tan­do el nom­bra­mien­to de Hitler como can­ci­ller, con la aquies­cen­cia del pre­si­den­te Hin­den­burg.

Hitler duran­te una recep­ción con gran­des empre­sa­rios (en pri­mer tér­mino, Gus­tav Krupp) (ima­gen: Ulls­tein Bild Dtl.- Getty Ima­ges)

La lle­ga­da de los nazis al poder va a sig­ni­fi­car la des­truc­ción de las orga­ni­za­cio­nes tan­to polí­ti­cas como sin­di­ca­les del movi­mien­to obre­ro ale­mán, cum­plien­do con ello con una de las exi­gen­cias prio­ri­ta­rias del capi­tal ale­mán. El empre­sa­ria­do que­ría vol­ver a las con­di­cio­nes de pro­duc­ción ante­rio­res a 1918 y exi­gía eli­mi­nar todo el sis­te­ma de pro­tec­ción colec­ti­va de los dere­chos labo­ra­les esta­ble­ci­dos por la legis­la­ción de la Repú­bli­ca de Wei­mar, res­ta­ble­cien­do la auto­ri­dad abso­lu­ta e incon­tes­ta­ble del empre­sa­rio sobre sus tra­ba­ja­do­res

La for­ma­li­za­ción legal de la res­ti­tu­ción del poder empre­sa­rial sobre los tra­ba­ja­do­res va a ser la san­ción por la dic­ta­du­ra nazi de la ley de orga­ni­za­ción del tra­ba­jo nacio­nal de 20 de junio de 1934 (Gesetz zur Ord­nung der natio­na­len Arbeit – AOG), con­fec­cio­na­da con la cola­bo­ra­ción de los repre­sen­tan­tes del gran capi­tal. La auto­ri­dad abso­lu­ta del empre­sa­rio sobre sus emplea­dos se res­ta­ble­cía median­te la figu­ra del Betriebs­füh­rer (líder de empre­sa) repro­du­cien­do a nivel de la eco­no­mía la mis­ma estruc­tu­ra jerár­qui­ca y auto­ri­ta­ria que los nazis impul­sa­ban para reor­ga­ni­zar la socie­dad ale­ma­na. La ley repre­sen­ta­ba los intere­ses gene­ra­les del empre­sa­ria­do y los gru­pos con­ser­va­do­res ale­ma­nes y no sólo la ideo­lo­gía nazi, espe­cial­men­te en la preo­cu­pa­ción por eli­mi­nar al movi­mien­to obre­ro, res­tau­rar la dis­ci­pli­na labo­ral bajo la indis­cu­ti­ble auto­ri­dad de los patro­nos y alcan­zar de este modo la máxi­ma poten­cia pro­duc­ti­va, así como la mayor efi­cien­cia, situan­do de este modo a la empre­sa capi­ta­lis­ta como el cora­zón del orden social. La ley otor­ga­ba al empre­sa­rio o direc­tor del esta­ble­ci­mien­to la tota­li­dad del poder de direc­ción, orga­ni­za­ción, ges­tión, deci­sión y eva­lua­ción (Betriebs­füh­rer), mien­tras que sus emplea­dos, el con­jun­to de la fuer­za de tra­ba­jo, cons­ti­tuían el séqui­to (Gefolgs­chaft) que debía seguir fiel­men­te las direc­tri­ces de aquel, esta­ble­cien­do –sin lugar a dudas- que se tra­ta­ba de una rela­ción fuer­te­men­te jerár­qui­ca en la que la fuer­za de tra­ba­jo que­da­ba incon­di­cio­nal­men­te subor­di­na­da al poder del patrono.

Simul­tá­nea­men­te los nazis espe­ra­ban que los tra­ba­ja­do­res acep­ta­sen esa posi­ción subal­ter­na a per­pe­tui­dad, ya que la efi­ca­cia que espe­ra­ban obte­ner median­te una direc­ción cen­tra­li­za­da y ver­ti­cal de las empre­sas aumen­ta­ría su pro­duc­ti­vi­dad y por lo tan­to la rique­za total, lo que per­mi­ti­ría a las mis­mas recom­pen­sar a sus tra­ba­ja­do­res con ade­cua­dos sala­rios y ser­vi­cios socia­les pro­vis­tos por las com­pa­ñías, aumen­tan­do así la cohe­sión de la comu­ni­dad de empre­sa (Betriebs­ge­meins­chaft)[1], que era con­ce­bi­da des­de el pun­to de vis­ta uti­li­ta­rio tam­bién como una comu­ni­dad de ren­di­mien­to o Leis­tungs­ge­meins­chaft. Esta reor­ga­ni­za­ción de las rela­cio­nes labo­ra­les era con­si­de­ra­da por el fas­cis­mo ale­mán tam­bién como una con­di­ción sine qua non para recu­pe­rar el esta­tus de gran poten­cia y sus pla­nes de hege­mo­nía euro­pea y expan­sión impe­rial. Ello expli­ca la difu­sión de los méto­dos de la OCT en la eco­no­mía ale­ma­na, que ade­más de garan­ti­zar, como hemos vis­to, la anu­la­ción de la capa­ci­dad obre­ra de resis­ten­cia ante las impo­si­cio­nes patro­na­les per­mi­tía sus­ti­tuir la nego­cia­ción colec­ti­va con la regu­la­ción de la rela­ción obre­ro-patro­nal según resul­ta­dos, según la efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad indi­vi­dual de cada tra­ba­ja­dor.

Orga­ni­gra­ma del DAF repre­sen­tan­do la orga­ni­za­ción jerar­qui­za­da del tra­ba­jo (ima­gen: Wiki­me­dia Com­mons)

En Ita­lia va a suce­der lo mis­mo. Mus­so­li­ni va a subor­di­nar los sin­di­ca­tos ita­lia­nos a la patro­nal, pri­me­ro median­te el lla­ma­do Pac­to del Palaz­zo Vido­ni, de octu­bre de 1925, don­de que­dó muy en cla­ro que la auto­ri­dad den­tro de la empre­sa era deten­ta­da por el empre­sa­rio, sin nin­gún tipo de com­pen­sa­ción o con­trol por par­te de sus emplea­dos. En ese pac­to la patro­nal logra­ba ale­jar a los sin­di­ca­tos de cual­quier inter­fe­ren­cia en la ges­tión de las empre­sas, a cam­bio del otor­ga­mien­to a los sin­di­ca­tos fas­cis­tas de la exclu­si­va repre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y la capa­ci­dad de fir­mar con­ve­nios; ya que se liqui­da­ban defi­ni­ti­va­men­te las comi­sio­nes inter­nas (ves­ti­gio de las movi­li­za­cio­nes de del bie­nio rojo), Esa cues­tión que­dó refren­da­da en la “cons­ti­tu­ción” labo­ral, la Car­ta del Lavo­ro, san­cio­na­da al año siguien­te, en don­de se reco­no­cía explí­ci­ta­men­te (art. VII) la auto­ri­dad exclu­si­va del empre­sa­rio en la con­duc­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, a la cual debía subor­di­nar­se sin repa­ros el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res, y a la empre­sa pri­va­da “como el ins­tru­men­to más efi­caz y útil para los intere­ses nacio­na­les”. Ese pac­to sig­ni­fi­có a su vez el otor­ga­mien­to a la Con­f­in­dus­tria de la repre­sen­ta­ción ofi­cial del empre­sa­ria­do como blo­que úni­co en el pro­yec­to cor­po­ra­ti­vo, al tiem­po que se con­fir­ma­ba y reco­no­cía por par­te de la cúpu­la fas­cis­ta la indis­cu­ti­ble y exclu­si­va auto­ri­dad del empre­sa­rio en la direc­ción de su esta­ble­ci­mien­to.[2]

Anun­cio de la pro­cla­ma­ción de la Car­ta del Lavo­ro en la Piaz­za del Popo­lo de Roma (1927)(Wikimedia Com­mons)

Pero antes de alcan­zar­se este resul­ta­do en Ita­lia, la cola­bo­ra­ción entre cla­ses que que­ría con­so­li­dar el fas­cis­mo, hubie­ron de supe­rar­se varios con­flic­tos. El sin­di­ca­lis­mo fas­cis­ta inten­ta­ba sus­ti­tuir al sin­di­ca­lis­mo socia­lis­ta, comu­nis­ta y cris­tiano en su papel de inter­lo­cu­to­res de los empre­sa­rios. Estos, que habían apo­ya­do el ascen­so fas­cis­ta con la expec­ta­ti­va de que aca­ba­ran con el movi­mien­to obre­ro y se res­tau­ra­ra la dis­ci­pli­na pro­duc­ti­va, no iban a tole­rar que sur­gie­ra un nue­vo poder sin­di­cal, aun­que fue­ra patro­ci­na­do por la dic­ta­du­ra. Pero en aten­ción a la bús­que­da de la cola­bo­ra­ción de cla­ses en una rela­ción que exi­gía que los tra­ba­ja­do­res acep­ta­ran de buen gra­do una posi­ción subal­ter­na res­pec­to a los patro­nos, impli­có que no se pudie­ra impe­dir que las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les fas­cis­tas con­ser­va­ran una cier­ta ini­cia­ti­va y se vie­ran obli­ga­das a rea­li­zar accio­nes en defen­sa de rei­vin­di­ca­cio­nes labo­ra­les, aun­que siem­pre den­tro de lími­tes estric­tos que no podían poner ni en cues­tión la auto­ri­dad patro­nal den­tro de la empre­sa, ni gene­rar exi­gen­cias o expec­ta­ti­vas obre­ras que tras­to­ca­ran o com­pli­ca­ran los obje­ti­vos macro­eco­nó­mi­cos.[3] Lue­go de una serie de huel­gas entre febre­ro y mar­zo de 1925, espe­cial­men­te en el sec­tor de la meta­lur­gia, que fue­ron prác­ti­ca­men­te auto­ri­za­das por Mus­so­li­ni y el Gran Con­se­jo con el fin de enviar un men­sa­je a los patro­nos para que recor­da­ran que la dic­ta­du­ra fas­cis­ta era el árbi­tro que garan­ti­za­ba la paz labo­ral que aque­llos nece­si­ta­ban, las huel­gas aca­ba­ron con un dis­cre­to aumen­to sala­rial y los sin­di­ca­tos fas­cis­tas se reti­ra­ron rápi­da­men­te del con­flic­to (la FIOM diri­gi­da en con­di­cio­nes de clan­des­ti­ni­dad por los socia­lis­tas, inten­tó con­ti­nuar­las), pero un mes des­pués el Gran Con­se­jo Fas­cis­ta prohi­bió las huel­gas con­si­de­rán­do­las “acto de gue­rra”, que con la ley de abril de 1926 que­da­rían defi­ni­ti­va­men­te pros­cri­tas, jun­to a los lock-outs.

Giu­sep­pe Vol­pi di Misu­ra­ta, pre­si­den­te de Con­f­in­dus­tria y minis­tro de Hacien­da, en 1938 (archi­vo his­tó­ri­co de las Fon­da­zio­ne Fie­ra Milano)

Alcan­za­da esta situa­ción en ambas dic­ta­du­ras fas­cis­tas, don­de la derro­ta del movi­mien­to obre­ro en ambos paí­ses era total, era el momen­to de com­ple­tar la ins­tau­ra­ción de los pro­ce­di­mien­tos reco­men­da­dos por la OCT. Ya se habían expe­ri­men­ta­do en las empre­sas duran­te la Repú­bli­ca de Wei­mar, pero habían reci­bi­do el recha­zo de las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, y en Ita­lia no se intro­du­je­ron antes de la ins­tau­ra­ción de la dic­ta­du­ra fas­cis­ta, sien­do la FIAT la pri­me­ra empre­sa en apli­car estos méto­dos de “racio­na­li­za­ción” del tra­ba­jo. La OCT era cla­ra­men­te fun­cio­nal no sólo con las exi­gen­cias de pro­duc­ti­vi­dad del fas­cis­mo sino tam­bién con la con­cep­ción de ver­ti­ca­li­dad y jerar­quía en la orga­ni­za­ción de la socie­dad, don­de cada empre­sa era una “micro socie­dad”, una répli­ca de la comu­ni­dad nacio­nal.[4]

De este modo las gran­des cor­po­ra­cio­nes indus­tria­les ins­pi­ra­ban la remo­de­la­ción de la orga­ni­za­ción social. En la opi­nión de diri­gen­tes e inte­lec­tua­les fas­cis­tas los gran­des colo­sos empre­sa­ria­les cuyo desa­rro­llo, que con­si­de­ra­ban esti­mu­la­dos por la Gran Gue­rra, ofre­cían tan­to un mode­lo mili­tar de orga­ni­za­ción jerár­qui­ca como el mejor ejem­plo de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va, eran vis­tos como un pilar impor­tan­te de la fuer­za polí­ti­ca del Esta­do y por lo tan­to en su capa­ci­dad mili­tar. A su vez un régi­men pro­duc­ti­vis­ta debía reu­nir las carac­te­rís­ti­cas de una “nación en gue­rra”, un régi­men de cola­bo­ra­ción entre todas las cla­ses socia­les en un orden basa­do en la auto­ri­dad de las jerar­quías natu­ra­les.[5] La OCT ase­gu­ra­ba, según con­si­de­ra­ban Tay­lor y sus epí­go­nos, la efi­cien­cia y el aumen­to de la pro­duc­ción has­ta nive­les no cono­ci­dos pre­via­men­te. Por ello los fas­cis­mos impo­nían la “razón pro­duc­ti­vis­ta”, a la que con­si­de­ra­ban el argu­men­to fun­da­men­tal para la recu­pe­ra­ción de Ale­ma­nia e Ita­lia como gran­des poten­cias con las que satis­fa­cer sus obje­ti­vos impe­ria­les.

Fal­ta comen­tar una últi­ma carac­te­rís­ti­ca de la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo en los fas­cis­mos, y se tra­ta del escla­vis­mo, del empleo de mano de obra for­za­da en la pro­duc­ción. Tan­to la dic­ta­du­ra hitle­ria­na como la mus­so­li­nia­na recu­rrie­ron al tra­ba­jo escla­vo. El fas­cis­mo ita­liano lo hizo tan­to en Soma­lia como en Etio­pía, some­tien­do a tra­ba­jos for­za­dos a la pobla­ción autóc­to­na, y que en ese momen­to esta­ban prohi­bi­dos por los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les. La Ita­lia mus­so­li­nia­na esta­ble­ció un ver­da­de­ro apartheid en sus colo­nias con la prohi­bi­ción de matri­mo­nio o rela­cio­nes sexua­les entre pobla­ción autóc­to­na e ita­lia­nos, así como de la sepa­ra­ción espa­cial y comer­cial y de ser­vi­cios entre los mis­mos en ciu­da­des y pue­blos, por lo tan­to, hacien­do del racis­mo tam­bién un recur­so para la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo ser­vil que era “jus­ti­fi­ca­do” en fun­ción de las barre­ras racia­les esta­ble­ci­das. A par­tir de 1940 tam­bién some­tió a los ita­lia­nos de cul­tu­ra judía a tra­ba­jos for­za­dos como con­se­cuen­cia de la per­se­cu­ción racial ini­cia­da con las leyes anti­se­mi­tas de 1938. 

Un gru­po de per­so­nas pro­ce­den­tes de la Unión Sovié­ti­ca depor­ta­dos a Ale­ma­nia como tra­ba­ja­do­res for­za­dos a su lle­ga­da a Mei­nerzha­gen, Sauer­land, el 29 de abril de 1944. Fuen­te: Stad­tar­chiv Mei­nerzha­gen. https://​www​.bpb​.de/​i​z​p​b​/​2​3​9​4​5​6​/​z​w​a​n​g​s​a​r​b​e​i​t​e​r​i​n​n​e​n​-​u​n​d​-​z​w​a​n​g​s​a​r​b​e​i​ter

Pero el empleo masi­vo de tra­ba­jo escla­vo, no sólo en Ale­ma­nia sino en las zonas de ocu­pa­ción es un aspec­to sin­gu­lar de la bar­ba­rie nazi. En pri­mer tér­mino, cabe decir res­pec­to a esta cues­tión que en el caso del fas­cis­mo ale­mán la uti­li­za­ción de tra­ba­ja­do­res for­za­dos se vin­cu­ló no sólo a obje­ti­vos de pro­duc­ción rela­cio­na­dos con las nece­si­da­des béli­cas sino tam­bién con el geno­ci­dio. La uti­li­za­ción de tra­ba­ja­do­res escla­vos por los nazis res­pon­dió a nece­si­da­des de mano de obra reque­ri­da por el esfuer­zo béli­co, pero tam­bién fue una res­pues­ta ante la mis­ma dic­ta­da por el racis­mo y el dar­wi­nis­mo social que cons­ti­tuían núcleos cen­tra­les de su ideo­lo­gía. La mag­ni­tud del escla­vis­mo era tal que en 1944 los tra­ba­ja­do­res extran­je­ros repre­sen­ta­ban el 21 por cien­to de la fuer­za total de tra­ba­jo emplea­da en la indus­tria.

Para los nazis los pri­sio­ne­ros en sus cam­pos de con­cen­tra­ción y exter­mi­nio, tan­to las víc­ti­mas de la repre­sión en Ale­ma­nia a par­tir de 1933, opo­si­to­res polí­ti­cos (comu­nis­tas, social­de­mó­cra­tas, anar­quis­tas, paci­fis­tas), los con­si­de­ra­dos “racial­men­te aló­ge­nos” (ale­ma­nes de cul­tu­ra judía y gita­na, prin­ci­pal­men­te) y los con­si­de­ra­dos “aso­cia­les” (todos aque­llos ciu­da­da­nos que no se ade­cua­ban al mode­lo de com­por­ta­mien­to exi­gi­do por la dic­ta­du­ra[6]), así como los cau­ti­vos pro­ce­den­tes de los paí­ses ocu­pa­dos así como los pri­sio­ne­ros de gue­rra era “mate­rial con­su­mi­ble”, cuer­pos huma­nos a dis­po­si­ción del régi­men nazi para cum­plir sus obje­ti­vos, pero al mis­mo tiem­po, espe­cial­men­te en el caso de judíos y gita­nos, pla­ni­fi­ca­ban y apli­ca­ban el tra­ba­jo for­za­do rea­li­za­do en las con­di­cio­nes inhu­ma­nas inima­gi­na­bles uno de los méto­dos de su exter­mi­nio, que fun­da­men­ta­ban en sus pro­pias con­vic­cio­nes social-dar­wi­nis­tas al con­si­de­rar que de este modo for­za­rían una espe­cie de “selec­ción natu­ral” duran­te al cual los pri­me­ros en caer serían los más débi­les. Sus con­vic­cio­nes racis­tas les indu­cían a esta­ble­cer una espe­cie de cla­si­fi­ca­ción jerár­qui­ca en la cual los judíos, gita­nos y sovié­ti­cos ocu­pa­ban el esca­lón infe­rior, res­pec­to a los demás pri­sio­ne­ros. Antes que en los cam­pos se había comen­za­do con esa uti­li­za­ción de tra­ba­jo escla­vo en los gue­tos don­de habían reclui­do a los judíos que iban depor­tan­do des­de toda la Euro­pa ocu­pa­da, don­de la dis­tri­bu­ción de los esca­sos comes­ti­bles dis­po­ni­bles den­tro del gue­to eran dis­tri­bui­dos des­igual­men­te dife­ren­cián­do­se entre pobla­ción “pro­duc­ti­va” e “impro­duc­ti­va”, por lo tan­to se uti­li­za­ba el tra­ba­jo de los cau­ti­vos como fuen­te de pro­duc­ción y como un medio de “selec­cio­nar” en la pobla­ción some­ti­da a los que podían con­ti­nuar sien­do explo­ta­dos y los que debían ser exter­mi­na­dos. Cuan­do comen­za­ron las depor­ta­cio­nes masi­vas a los cam­pos de exter­mi­nio man­tu­vie­ron la cla­si­fi­ca­ción de las víc­ti­mas en fun­ción de su carác­ter “pro­duc­ti­vo” o “impro­duc­ti­vo”, envian­do pri­me­ro a los cam­pos de la muer­te a estos últi­mos mien­tras que se les extraía a los pri­me­ros has­ta la últi­ma gota de su ren­di­mien­to labo­ral.[7]

Pri­sio­ne­ros judíos tra­ba­jan en una fábri­ca de IG Far­ben depen­dien­te del cam­po de Ausch­witz (ima­gen: holo​caus​tre​search​pro​ject​.org

Pero no se tra­tó sólo de la explo­ta­ción el tra­ba­jo escla­vo median­te la apli­ca­ción de la fuer­za bru­ta, sino que esta se com­bi­nó con las fór­mu­las más orto­do­xas de la OCT, como méto­dos que podían aumen­tar el ren­di­mien­to de los tra­ba­ja­do­res for­za­dos. Los tra­ba­ja­do­res ale­ma­nes más cua­li­fi­ca­dos fue­ron des­ti­na­dos a los tra­ba­jos de super­vi­sión de los obre­ros no cua­li­fi­ca­dos, y de los tra­ba­ja­do­res for­za­dos en gene­ral, en aque­llas empre­sas don­de se habían apli­ca­do méto­dos de OCT, con lo cual se frag­men­tó y se impi­dió la soli­da­ri­dad intra-cla­se que podrían haber sur­gi­do en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, por la dife­ren­te con­di­ción jurí­di­ca de cada gru­po de tra­ba­ja­do­res. Las rela­cio­nes y con­di­cio­nes polí­ti­cas a las que se vie­ron some­ti­dos unos y otros crea­ron las barre­ras sufi­cien­tes para que los meca­nis­mos de cohe­sión no fun­cio­na­ran sal­vo en con­ta­dos casos indi­vi­dua­les. No sólo se tra­ta­ba de la fun­da­men­tal dife­ren­cia entre tra­ba­ja­do­res libres y escla­vos, sino de las jerar­quías ane­xas a estas con­di­cio­nes. Por ejem­plo, como las que esta­ble­cían que un tra­ba­ja­dor judío o un pri­sio­ne­ro de gue­rra ruso obvia­men­te no podía desem­pe­ñar tareas de super­vi­sión y esta­ban des­ti­na­dos a la esca­la más baja de la jerar­quía labo­ral inde­pen­dien­te­men­te de su cali­fi­ca­ción pre­via.

La insig­nia P iden­ti­fi­ca­ba al gru­po espe­cial­men­te dis­cri­mi­na­do de tra­ba­ja­do­res pola­cos. Fuen­te: DHM, Ber­lin, A 9318 (Deu­ts­ches His­to­ris­ches Museum). https://​www​.bun​de​sar​chiv​.de/​z​w​a​n​g​s​a​r​b​e​i​t​/​g​e​s​c​h​i​c​h​t​e​/​a​u​s​l​a​e​n​d​i​s​c​h​/​p​o​l​e​n​/​i​n​d​e​x​.​h​tml

Los pro­yec­tos de explo­ta­ción de mano de obra escla­va comen­za­ron a for­mu­lar­se entre 1937 y 1939, debi­do a la gran absor­ción de mano de obra dis­po­ni­ble en la indus­tria arma­men­tís­ti­ca y com­ple­men­ta­ria duran­te la eje­cu­ción de las dife­ren­tes fases del Plan Cua­trie­nal. Sin embar­go el impul­so que gene­ra­li­zó la uti­li­za­ción de tra­ba­jo escla­vo, for­za­do tan­to de los pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción como de pri­sio­ne­ros de gue­rra o civi­les obli­ga­dos a tra­ba­jar para Ale­ma­nia en los terri­to­rios ocu­pa­dos, fue la trans­for­ma­ción de la Blitz­krieg en gue­rra total y pro­lon­ga­da entre 1941 y 1942. Todos los auto­res coin­ci­den en seña­lar que el moti­vo fue la exa­cer­ba­ción de esa esca­sez de mano de obra mul­ti­pli­ca­da no sólo por las exi­gen­cias de hom­bres por el ejér­ci­to a medi­da que se amplia­ban y pro­lon­ga­ban las ope­ra­cio­nes mili­ta­res, sino tam­bién por las exi­gen­cias de la pro­duc­ción de gue­rra que cre­cía en para­le­lo con las acti­vi­da­des mili­ta­res. Las pri­me­ras empre­sas que adop­ta­ron tal ini­cia­ti­va fue­ron las per­te­ne­cien­tes al área esta­tal o copar­ti­ci­pa­das por el Esta­do, como la Volks­wa­gen, per­te­ne­cien­te al DAF y diri­gi­da por Fer­di­nand Pors­che; la fábri­ca de avio­nes Hein­kel, la empre­sa Steyr – Daim­ler – Puch, diri­gi­da por Georg Meindl –espe­cia­lis­ta en eco­no­mía y cien­cia polí­ti­ca y miem­bro de las SS. Pero rápi­da­men­te se unie­ron empre­sas pri­va­das de la impor­tan­cia de la IG Far­ben, Mer­ce­des Benz y Hens­chel, que pasa­ron a cons­ti­tuir casos para­dig­má­ti­cos de la moder­na indus­tria capi­ta­lis­ta que com­bi­na­ba téc­ni­cas avan­za­das de fabri­ca­ción con la uti­li­za­ción de mano de obra escla­va. Pue­de afir­mar­se con rotun­di­dad que en su gran mayo­ría –las esca­sas excep­cio­nes con­fir­man la regla- los empre­sa­rios no fue­ron obli­ga­dos por el Esta­do a uti­li­zar tra­ba­jo escla­vo, sino que su uti­li­za­ción res­pon­dió a la ini­cia­ti­va de los hom­bres de nego­cios y diri­gen­tes indus­tria­les, a medi­da que la gue­rra difi­cul­ta­ba el empleo de tra­ba­ja­do­res libres. Vale la pena repro­du­cir estas dos decla­ra­cio­nes, la pri­me­ra de Robert Antel­me, miem­bro de la resis­ten­cia fran­ce­sa y depor­ta­do a los cam­pos de Buchen­wald y Dachau; y del un un eje­cu­ti­vo de la fábri­ca de moto­res de avia­ción de Daim­ler-Benz, las que evo­can a un mer­ca­do de escla­vos:

… nos han reu­ni­do delan­te de la igle­sia, y unos civi­les han veni­do a bus­car a los que eran capa­ces de tra­ba­jar en la fábri­ca. Hemos vis­to apa­re­cer bajo los uni­for­mes a rayas a un tor­ne­ro, a un dibu­jan­te, aun elec­tri­cis­ta, etc. Des­pués de haber selec­cio­na­do a todos los espe­cia­lis­tas, los civi­les han bus­ca­do a otros tipos que pudie­ran hacer tra­ba­jos en la fábri­ca. Para ello han pasa­do por delan­te de los que que­da­ban. Han mira­do nues­tros hom­bros, tam­bién nues­tras cabe­zas. Los hom­bros no bas­ta­ban, había que tener una cabe­za, tal vez una mira­da dig­na de los hom­bros. Per­ma­ne­cían un momen­to delan­te de cada uno. Nos dejá­ba­mos mirar. Si lo que veía le gus­ta­ba, el civil decía: Komm! El tipo salía de la fila e iba a reu­nir­se con el gru­po de los espe­cia­lis­tas. Algu­nas veces el civil se par­tía de risa ante un com­pa­ñe­ro y lo seña­la­ba con el dedo a otro civil. El com­pa­ñe­ro no se movía. Daba risa, pero no gus­ta­ba. Los SS se man­te­nían ale­ja­dos. Habían traí­do la car­ga, pero no selec­cio­na­ban, eran los civi­les los que selec­cio­na­ban. Cuan­do un com­pa­ñe­ro con­tes­ta­ba al oír gri­ta su ofi­cio: tor­ne­ro, el civil apro­ba­ba con la cabe­za satis­fe­cho, y se vol­vía hacia el SS seña­lan­do al tipo con el dedo. Ante el civil el SS no enten­día de inme­dia­to; él había traí­do su car­ga; no había pen­sa­do que pudie­se con­te­ner tor­ne­ros [….] A los que tenían que tra­ba­jar en la fábri­ca se los ais­la­ba de los demás. Los civi­les se ocu­pa­ban de ellos con los capos que ano­ta­ban sus nom­bres. Los dos SS los habían aban­do­na­do y habían vuel­to hacia noso­tros, los que que­dá­ba­mos y no sabía­mos hacer nada. Libe­ra­dos de los civi­les que habían hecho una dis­cri­mi­na­ción de valo­res entre noso­tros con la con­cien­cia tran­qui­la, los SS recu­pe­ra­ban a sus ver­da­de­ros pre­sos, aque­llos acer­ca de los cua­les no se habían equi­vo­ca­do. Cam­pe­si­nos, emplea­dos, estu­dian­tes, cama­re­ros, etc. No sabía­mos hacer nada; como los caba­llos, tra­ba­ja­ría­mos afue­ra aca­rrean­do vigas, tablo­nes, cons­tru­yen­do los barra­co­nes en los que el kom­man­do se ins­ta­la­ría más tar­de. La elec­ción que aca­ba­ba de pro­du­cir­se era muy impor­tan­te. Los que iban a tra­ba­jar en la fábri­ca se libra­rían en par­te del frío y de la llu­via. Para los del zaun-kom­man­do, kom­man­do de los tablo­nes, el cau­ti­ve­rio no sería el mis­mo. Por eso, los que iban a tra­ba­jar afue­ra no iban a dejar nun­ca de per­se­guir el sue­ño de entrar en la fábri­ca. [8]

Obser­vo a los judíos de acuer­do a su con­di­ción físi­ca. Gene­ral­men­te esco­jo los más jóve­nes, por­que pien­so que serán los más aptos físi­ca y men­tal­men­te para nues­tro tra­ba­jo con las máqui­nas […] Inevi­ta­ble­men­te los sepa­ro de sus fami­lias. Se suce­den esce­nas des­ga­rra­do­ras […] Los judíos lle­van con ellos sus per­te­nen­cias. Los hom­bres de las SS están pro­vis­tos de bas­to­nes de made­ra y gol­pean con ellos a los judíos.[9]

Por ello los empre­sa­rios, enfren­ta­dos con la nece­si­dad de uti­li­zar mano de obra escla­va no duda­ron en hacer­lo, apor­tan­do a las auto­ri­da­des del régi­men y espe­cial­men­te a las SS, res­pon­sa­bles del apro­vi­sio­na­mien­to de tra­ba­ja­do­res, las solu­cio­nes tan­to de segu­ri­dad como las medi­das téc­ni­cas y de orga­ni­za­ción del tra­ba­jo que per­mi­tie­ran un ade­cua­do ren­di­mien­to de esa fuer­za de tra­ba­jo, al tiem­po que supie­ron extraer enor­mes bene­fi­cios de su explo­ta­ción. [10]

Tra­ba­ja­do­res extran­je­ros en BMW en Allach, alre­de­dor de 1943. Todos los tra­ba­ja­do­res extran­je­ros emplea­dos en la fabri­ca­ción de moto­res de avia­ción esta­ban obli­ga­dos a uti­li­zar un rótu­lo que indi­ca­ba de don­de pro­ce­dían. Los pri­sio­ne­ros de gue­rra sovié­ti­cos debían por­tar un rótu­lo con la abre­via­tu­ra “SU”. Fuen­te: BMW Group Archiv http://​www​.auss​te​llung​-zwang​sar​beit​.org/​a​r​b​e​i​t​-​b​e​i​-​b​m​w​.​h​tml

El gran sal­to hacia el uso habi­tual y masi­vo de tra­ba­jo for­za­do se pro­du­jo tras la asun­ción por Albert Speer de las res­pon­sa­bi­li­da­des como minis­tro de Arma­men­tos, en 1942. Pocos días des­pués de su desig­na­ción se apro­ba­ron los decre­tos que esta­ble­cían el reclu­ta­mien­to obli­ga­to­rio de tra­ba­ja­do­res en los terri­to­rios ocu­pa­dos del este lo que daría, jun­to con la uti­li­za­ción de los pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción, esa dimen­sión enor­me al uso de tra­ba­jo escla­vo en la indus­tria ale­ma­na, cons­ti­tu­yen­do un hecho sin pre­ce­den­tes en las moder­nas socie­da­des indus­tria­les. El mode­lo impul­sa­do y gene­ra­li­za­do por Speer se basó en la expe­rien­cia anti­ci­pa­da por las gran­des empre­sas, acor­dan­do con las SS las cuo­tas de tra­ba­ja­do­res for­za­dos nece­sa­rios y la ins­ta­la­ción de las fábri­cas jun­to o en el perí­me­tro de los cam­pos de con­cen­tra­ción. El com­pro­mi­so mos­tra­do por geren­tes y téc­ni­cos en la explo­ta­ción de mano de obra escla­va no estu­vo sólo mar­ca­da por la inme­dia­ta nece­si­dad de fuer­za de tra­ba­jo pro­vo­ca­da por las insa­cia­bles exi­gen­cias de la pro­duc­ción béli­ca, sino que se eri­gía como un pro­yec­to sis­te­má­ti­co y de lar­go alcan­ce para su apli­ca­ción en la pos­gue­rra y en tareas civi­les.[11] Pero en lo inme­dia­to el fac­tor más impor­tan­te fue el pro­pio desa­rro­llo de las hos­ti­li­da­des, espe­cial­men­te cuan­do entre fina­les de 1941 y comien­zos de 1942 comen­zó la reac­ción del Ejér­ci­to Rojo y los pri­me­ros reve­ses ale­ma­nes en la URSS, lo que exi­gía un refuer­zo de los con­tin­gen­tes lla­ma­dos a filas para cubrir esas bajas.[12] Para otros auto­res tam­bién fue deter­mi­nan­te la inten­ción de evi­tar el empleo masi­vo de muje­res para sus­ti­tuir a los hom­bres que debían mar­char al fren­te.[13] Todo ello hizo apre­mian­te el uti­li­zar a los inter­nos en los cam­pos de con­cen­tra­ción crean­do una depen­den­cia mutua entre Speer y la admi­nis­tra­ción de la indus­tria arma­men­tis­tas y las SS, quie­nes se encar­ga­ban de pro­veer la fuer­za de tra­ba­jo for­za­da.

Des­pués de la eje­cu­ción, los tra­ba­ja­do­res for­za­dos son lle­va­dos fren­te a la hor­ca, Michels­neu­kir­chen (Bavie­ra), 18 de abril de 1941. Se orde­nó a los hom­bres y muje­res pola­cas que tra­ba­ja­ban en la zona que se pre­sen­ta­ran en el lugar de la eje­cu­ción. Un ofi­cial de la Ges­ta­po les infor­mó sobre la con­se­cuen­cias de vio­lar las regu­la­cio­nes ale­ma­nas Fuen­te: Samm­lung Ver­non Sch­midt, Vete­ran der 90. Inf. Div., U.S. Army http://​www​.auss​te​llung​-zwang​sar​beit​.org/​a​r​b​e​i​t​-​b​e​i​-​b​m​w​.​h​tml

[1] Entre sus ante­ce­den­tes inme­dia­tos deben con­tar­se docu­men­tos como el Wir­ts­chafts­po­li­tis­che Grun­dans­chauun­gen und Zie­le der NSDAP (Prin­ci­pios bási­cos y obje­ti­vos eco­nó­mi­cos del NSDAP) ela­bo­ra­do en mar­zo de 1931, dis­tri­bui­do como docu­men­to interno de dis­cu­sión e infor­ma­ción sobre la línea en eco­no­mía polí­ti­ca nazi, ver Avraham Bar­kai, Nazi Eco­no­mics: Ideo­logy, Theory, and Policy, Oxford, Berg, 1990, pp. 34 – 38.

[2] Mus­so­li­ni apo­ya­ba direc­ta­men­te a la direc­ción de la Con­f­in­dus­tria al afir­mar que “den­tro de la fábri­ca debe exis­tir úni­ca­men­te la jerar­quía direc­ti­va; por con­si­guien­te, no cabe hablar siquie­ra de sín­di­cos”, cita­do por Roland Sar­ti, Fas­cis­mo y bur­gue­sía indus­trial. Ita­lia 1919 – 1940, Bar­ce­lo­na, Edi­to­rial Fon­ta­ne­lla, 1973, p. 107. Ver tam­bién, Gio­van­ni Con­ti­ni, “Enter­pri­se mana­ge­ment and emplo­yer orga­ni­sa­tion in Italy. Fiat, public enter­pri­se and Con­f­in­dus­tria 1922−1990”, op. cit., pp. 204 – 205.

[3] Mus­so­li­ni se decan­tó cla­ra­men­te a favor de los empre­sa­rios cuan­do el deba­te sobre los fidu­cia­rios o sín­di­cos de fábri­ca, a los que aque­llos se opo­nían por­que con­si­de­ra­ban que podían ejer­cer fun­cio­nes de con­trol sobre su ges­tión, mani­fes­tan­do que “den­tro de la fábri­ca debe exis­tir úni­ca­men­te la jerar­quía direc­ti­va; por con­si­guien­te, no cabe hablar siquie­ra de sín­di­cos”, cita­do por Roland Sar­ti, Fas­cis­mo y bur­gue­sía indus­trial. Ita­lia 1919 – 1940, Bar­ce­lo­na, Edi­to­rial Fon­ta­ne­lla, 1973, p. 107.

[4] Dig­gins, John P., «Flir­ta­tion with Fas­cism: Ame­ri­can Prag­ma­tic Libe­rals and Mussolini’s Italy”, The Ame­ri­can His­to­ri­cal Review, Volu­me 71, Issue 2, Jan. 1966, p. 487.

[5] Zeev Sternhell, El naci­mien­to de la ideo­lo­gía fas­cis­ta, Madrid, Siglo XXI, 1994, p. 13 – 14.

[6] La per­se­cu­ción de los con­si­de­ra­dos hol­ga­za­nes y gan­du­les [Arbeitss­cheueBum­me­lan­ten], o sea poco dis­pues­tos a ade­cuar­se a la dis­ci­pli­na labo­ral que exi­gía el nacio­nal­so­cia­lis­mo, impli­có des­de el comien­zo de la dic­ta­du­ra un aspec­to cla­ra­men­te vin­cu­la­do a los meca­nis­mos de exclu­sión y selec­ción social que for­ma­ban uno de los núcleos duros del pro­yec­to de inge­nie­ría social nazi. Pero se inten­si­fi­có cuan­do la recu­pe­ra­ción de los nive­les de empleo pro­du­jo una esca­sez rela­ti­va de la fuer­za de tra­ba­jo dis­po­ni­ble y hubo que movi­li­zar las últi­mas reser­vas ase­qui­bles. Por lo tan­to pode­mos fijar que fue a par­tir de 1936, momen­to en que Hitler deci­dió la pues­ta en mar­cha del Plan Cua­trie­nal que debía ase­gu­rar la supre­ma­cía mili­tar de Ale­ma­nia, en que se inten­si­fi­có la per­se­cu­ción de estos “aso­cia­les” y su reclu­sión en cam­pos de tra­ba­jo don­de, bajo la vigi­lan­cia de las SS, debían rea­li­zar tra­ba­jos for­za­dos, cal­cu­lán­do­se que en 1937 – 38, apro­xi­ma­da­men­te 15.000 “aso­cia­les” o “refrac­ta­rios al tra­ba­jo” fue­ron ence­rra­dos en el cam­po de con­cen­tra­ción de Buchen­wald.

[7] Götz Aly, Susan­ne Heim, Archi­tects of Annihi­la­tion. Ausch­witz and the Logic of Des­truc­tion, Lon­don, Wei­den­feld & Nichol­son, 2002, pp. 186 – 214.

[8] Robert Antel­me, La espe­cie huma­na, Madrid, Are­na Libros, 2001, pp. 41 – 42.

[9] Cita­do por Ber­nard P. Bellon, Mer­ce­des in Pea­ce and War. Ger­man Auto­mo­bi­le Wor­kers, 1903 – 1945, New York – Oxford, Colum­bia Uni­ver­sity Press, 1990, pp. 245 – 246.

[10] Franz Neu­mann, Behe­moth. Pen­sa­mien­to y acción en el nacio­nal­so­cia­lis­mo, Méxi­co, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, 1943, pp. 294 – 308. Neu­mann deno­mi­na la eco­no­mía ale­ma­na en el momen­to de la gue­rra como “capi­ta­lis­mo mono­pó­li­co tota­li­ta­rio” o sea “una eco­no­mía capi­ta­lis­ta pri­va­da, que regi­men­ta un esta­do tota­li­ta­rio”.

[11] Michael T. Allen, The Busi­ness of Geno­ci­de. The SS, Sla­ve Labor, and the Con­cen­tra­tion Camps, Cha­pel Hill – Lon­don, The Uni­ver­sity of North Caro­li­na Press, 2002, pp. 175 – 176.

[12] En la Daim­ler-Benz la uti­li­za­ción de mano de obra pro­ce­den­te de los cam­pos de con­cen­tra­ción comen­zó en algu­nas plan­tas en el verano de 1940, des­pués de la derro­ta de Fran­cia, y ple­na­men­te en enero de 1941, con­vir­tién­do­se esta prác­ti­ca, como afir­ma Neil Gre­gor en “…un ele­men­to cen­tral de su polí­ti­ca labo­ral”, Daim­ler Benz in the Third Reich, New Haven and Lon­don, Yale Uni­ver­sity Press, 1998, p. 176. 

[13] Ulrich Her­bert, Hitler’s Foreign Wor­kers…, op. cit., p. 384; aun­que su afir­ma­ción no sería com­par­ti­da por otros que con­si­de­ran, como hemos vis­to que la fuer­za de tra­ba­jo feme­ni­na en Ale­ma­nia duran­te la gue­rra lle­gó a ser supe­rior a la de otros paí­ses beli­ge­ran­tes, lo que res­ta­ría fuer­za a ese argu­men­to para expli­car el reclu­ta­mien­to de mano de obra for­za­da, cfr. Eve Rosenhaft, Rosenhaft, Eve, “Women in Modern Ger­many”, Gor­don Mar­tel (ed.), Modern Ger­many Recon­si­de­red, 1870 – 1945, Lon­don – New York, Routled­ge, 1992 y R.J. Overy, War and Eco­nomy in the Third Reich, Oxford, Cla­ren­don Press, 1994.

Resu­men de Arbeit macht Frei”. El tra­ba­jo y su orga­ni­za­ción en el fas­cis­mo (Ale­ma­nia e Ita­lia), Mata­ró, El Vie­jo Topo – FIM, 2004.

Ilus­tra­cio­nes: Con­ver­sa­ción sobre la His­to­ria y el autor.
Por­ta­da

Pri­sio­ne­ros cons­tru­yen­do la fábri­ca Krupp en Ausch­witz. Fuen­te: Natio­nal Archi­ves and Records Admi­nis­tra­tion. http: //auschwitz.net/auschwitz-forced-labour/

Con­ver­sa­ción sobre His­to­ria*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *