Fran­cia. Más allá del deba­te sobre el lugar de las muje­res trans en el movi­mien­to femi­nis­ta

Arya Mero­ni /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​28 de febre­ro de 2020

Una con­tro­ver­sia sobre la inclu­sión de las muje­res trans ha divi­di­do el movi­mien­to femi­nis­ta duran­te las últi­mas sema­nas. Más allá de las posi­cio­nes trans­fó­bi­cas de algu­nas, este deba­te reve­la los desafíos actua­les que atra­vie­san al movi­mien­to: ¿es el femi­nis­mo un medio para per­mi­tir que algu­nas alcan­cen la igual­dad for­mal o es la lucha colec­ti­va de todas para la eman­ci­pa­ción de todas?

Des­de hace algu­nas sema­nas, par­te del movi­mien­to femi­nis­ta fran­cés ha esta­do atra­ve­sa­do por una con­tro­ver­sia sobre la inclu­sión de las per­so­nas trans. Pri­me­ro interno en el movi­mien­to de las colleu­ses1 (con­tra los femi­ni­ci­dios), el deba­te se ha lle­va­do a cabo dos veces públi­ca­men­te: el 22 de enero por una serie de tuits de Mar­gue­ri­te Stern2 y el miér­co­les 11 de febre­ro con la publi­ca­ción de una tri­bu­na fir­ma­da por una sesen­te­na de per­so­nas en el Huf­fing­ton­Post, eli­mi­na­da de su web unas horas más tar­de y aho­ra dis­po­ni­ble en la web de Marian­ne3. En esen­cia, Mar­gue­ri­te Stern y las demás acu­san al movi­mien­to de las colleu­ses de estar «colo­ni­za­do» por «hom­bres que se hacen pasar por muje­res». Posi­cio­nes trans­fó­bi­cas que no son nue­vas ni entre las ex-femen ni entre las fir­man­tes de la tri­bu­na, bas­ta­rá con hacer un reco­rri­do rápi­do por el blog de Chris­ti­ne Delphy para con­ven­cer­se de esto4.

Por otra par­te, estos comen­ta­rios tam­bién son para poner en pers­pec­ti­va las posi­cio­nes isla­mo­fó­bi­cas y racis­tas de estas acti­vis­tas 5. De hecho, si asis­ti­mos a tal esca­la­da en las últi­mas sema­nas es prin­ci­pal­men­te por­que quie­nes se auto­de­no­mi­nan «femi­nis­tas uni­ver­sa­lis­tas» están per­dien­do cada vez más terreno, tan­to ideo­ló­gi­ca­men­te como en la prác­ti­ca, a medi­da que el movi­mien­to se masi­fi­ca. En efec­to, esta masi­fi­ca­ción va acom­pa­ña­da de un rena­ci­mien­to del femi­nis­mo auto­or­ga­ni­za­do que inten­ta com­bi­nar la inclu­sión de un máxi­mo de muje­res con el res­pe­to por cada una de ellas. Difí­cil exis­tir en estas con­di­cio­nes para un movi­mien­to que dice tener la ver­dad uni­ver­sal y defen­der el buen femi­nis­mo. La urgen­cia en denun­ciar el «peli­gro trans«, por lo tan­to, pare­ce ser par­te de un inten­to deses­pe­ra­do de afe­rrar­se al movi­mien­to femi­nis­ta actual, que está ace­le­ran­do y pre­sen­ta desafíos en tér­mi­nos de masi­fi­ca­ción y soro­ri­dad que son difí­ci­les de con­ci­liar con las agen­das que ter­mi­nan sien­do reac­cio­na­rias al tra­tar de hacer coin­ci­dir el femi­nis­mo y la repú­bli­ca 6.

Un suje­to polí­ti­co encon­tra­do en acción

Duran­te varios meses, las colleu­ses femi­nis­tas han denun­cia­do en las pare­des de nues­tras ciu­da­des la alian­za del Esta­do y el patriar­ca­do al que opo­nen a una her­man­dad de muje­res ple­na y por ente­ro. Sí, pero ¿qué muje­res? La con­tro­ver­sia sur­ge de este tema, ya en octu­bre, al no que­rer una par­te de las colleu­ses que los men­sa­jes hablen de vio­len­cia con­tra muje­res trans, musul­ma­nas o les­bia­nas cuan­do la mayo­ría rápi­da­men­te que­ría denun­ciar la tota­li­dad de la vio­len­cia hecha a todas las muje­res. Si Mar­gue­ri­te Stern y sus ami­gas inten­ta­ron cir­cuns­cri­bir los colla­ges (las pega­das de car­te­les) sobre la vio­len­cia con­yu­gal en las pare­jas hete­ro­se­xua­les, por el con­tra­rio, al ampliar el foco a la tota­li­dad de la vio­len­cia patriar­cal, el espec­tro de quie­nes son con­si­de­ra­das muje­res tam­bién se amplía. Al hacer­lo, las colleu­ses rede­fi­nen en la acción el suje­to polí­ti­co del femi­nis­mo según la expe­rien­cia vivi­da de esta vio­len­cia. Al con­tra­rio de lo que plan­tea la tri­bu­na, se tra­ta de con­si­de­rar que exis­te una base mate­rial para la opre­sión. Una mujer trans agre­di­da en un apar­ca­mien­to, una madre ase­si­na­da por su espo­so, una mujer vela­da ata­ca­da, una les­bia­na vio­la­da, todas son «nues­tras her­ma­nas» para las colleu­ses, y todas debe­mos luchar jun­tas para des­truir esta base mate­rial. En un ins­tan­te, el femi­nis­mo se con­vier­te en una lucha por la eman­ci­pa­ción y un momen­to de soli­da­ri­dad, una lucha apa­sio­na­da con­tra toda vio­len­cia y una soro­ri­dad com­par­ti­da por todas las que lo deseen.

Así rede­fi­ni­do, el suje­to polí­ti­co del femi­nis­mo pro­pues­to por las nue­vas gene­ra­cio­nes mili­tan­tes per­mi­te defen­der agen­das polí­ti­cas ambi­cio­sas: se tra­ta de luchar por el con­jun­to de las muje­res y las mino­rías de géne­ro y no es posi­ble hacer con­ce­sio­nes con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta que nos explo­ta a la mayo­ría de noso­tras o con el Esta­do que expul­sa, repri­me, invi­si­bi­li­za. Estas pers­pec­ti­vas polí­ti­cas abier­tas no son com­pa­ti­bles con la defi­ni­ción de la mujer gro­tes­ca y misó­gi­na del femi­nis­mo uni­ver­sa­lis­ta, bási­ca­men­te como la hem­bra huma­na que pue­de dar a luz7. Si ser mujer es tener un úte­ro y poder tener un hijo, ¿cómo expli­car, por ejem­plo, la mono­po­li­za­ción de la fuer­za de tra­ba­jo de las muje­res en la fami­lia o por el capi­ta­lis­mo para rea­li­zar las tareas domés­ti­cas y de cui­da­do? Con­tra­ria­men­te a lo que afir­ma la tri­bu­na, el géne­ro no es bio­ló­gi­co, cosa que se sabe des­de De Beau­voir (y Chris­ti­ne Delphy daba de él una defi­ni­ción menos esen­cia­lis­ta hace unas déca­das). Es sobre todo la expe­rien­cia social la que nos defi­ne. En una socie­dad mar­ca­da por rela­cio­nes de domi­na­ción, son estas rela­cio­nes y nues­tras reac­cio­nes hacia ellas las que nos defi­nen. Ser una mujer trans no es un acto decla­ra­ti­vo, y no hay nada diver­ti­do en afir­mar­se como una «mujer trans”. No hay nin­gu­na ven­ta­ja en ser aco­sa­da, en todas par­tes, sexual o moral­men­te, por­que se es mujer y por­que se es trans.

Femi­nis­mo para unos pocos vs movi­mien­to de masas

Trans­fó­bi­ca, sexis­ta, esen­cia­lis­ta, la tri­bu­na, que pare­cía un folle­to de la Manif Pour Tous8 opues­to al ABC del géne­ro con el pre­tex­to de que va a LGT­BI­zar a las y los niños, tam­bién está mar­ca­da por comen­ta­rios con­fu­sos e irra­cio­na­les que dan tes­ti­mo­nio del mie­do a per­der un cier­to con­fort. Así, el tex­to está atra­ve­sa­do por la ansie­dad de ver a las muje­res trans tomar el lugar de “ver­da­de­ras” muje­res en el movi­mien­to femi­nis­ta9, pero tam­bién en los luga­res «reser­va­dos» a las muje­res, en las com­pe­ti­cio­nes depor­ti­vas, en la polí­ti­ca, la crea­ción empre­sa­rial …

Lo que une a las fir­man­tes de la tri­bu­na, des­de la abo­ga­da cua­dro del PS has­ta la ensa­yis­ta cola­bo­ra­do­ra de Mar­lè­ne Schiap­pa, es cla­ra­men­te el mie­do a per­der cier­tos pri­vi­le­gios. No es sor­pren­den­te que haya sido escri­ta por Pau­li­ne Arrig­hi, ex por­ta­voz de Osez le Fémi­nis­me y acti­vis­ta a favor de un femi­nis­mo libe­ral en Fran­cia10. Lle­ga­mos al cen­tro del deba­te y es hora de plan­tear las cosas con tran­qui­li­dad. Hay un femi­nis­mo libe­ral que desea la igual­dad en el mar­co del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y un femi­nis­mo para el 99% que quie­re una socie­dad libre de todas las rela­cio­nes de explo­ta­ción y opre­sión. Aho­ra bien, las nue­vas gene­ra­cio­nes mili­tan­tes femi­nis­tas tien­den a incli­nar­se hacia este segun­do. Para muchas no es posi­ble diso­ciar la lucha con­tra la vio­len­cia sexis­ta y de géne­ro de una lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta. El nue­vo femi­nis­mo autó­no­mo e inclu­si­vo es anti­se­xis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­rra­cis­ta, anti­au­to­ri­ta­rio, antiLGT­Bi­fo­bia e inter­na­cio­na­lis­ta. Los modos de acción y de orga­ni­za­ción favo­re­cen cada vez más la deci­sión colec­ti­va sobre el lide­raz­go, el ano­ni­ma­to de la acción de masas sobre el acto bri­llan­te indi­vi­dual. Esto es tam­bién lo que se jue­ga aquí y lo que moles­ta a las «femi­nis­tas uni­ver­sa­lis­tas». Por­que pasa­da la cober­tu­ra mediá­ti­ca de las pri­me­ras veces y la posi­bi­li­dad de pro­ta­go­nis­mo que esto podría ofre­cer a las per­so­nas que bus­can los focos, no hay nada gra­ti­fi­can­te en la acción dia­ria de las colleu­ses.

Los colla­ges ano­ni­mi­zan el femi­nis­mo al mis­mo tiem­po que lo pro­yec­tan al espa­cio públi­co: nadie ve a las colleu­ses, nadie sabe quién puso estos men­sa­jes que todas vemos todos los días. El femi­nis­mo se con­vier­te en asun­to de todas, lejos del acti­vis­mo con­tem­pla­ti­vo de las Mar­gue­ri­te Steirn o de la pro­mo­ción del espí­ri­tu de empre­sa femi­nis­ta de Pau­li­ne Arrig­hi. Y lo mis­mo ocu­rre con los colec­ti­vos y asam­bleas femi­nis­tas que sur­gie­ron este año en toda Fran­cia y que lle­van a cabo una lucha dia­ria para desa­rro­llar un movi­mien­to femi­nis­ta autó­no­mo y anti­ca­pi­ta­lis­ta. Fren­te a la urgen­cia de la situa­ción y la mag­ni­tud de la tarea, se tra­ta de librar una lucha femi­nis­ta total que no tie­ne tiem­po que per­der con las indi­vi­dua­li­da­des inva­so­ras y no pue­de per­mi­tir­se sacri­fi­car a una par­te de las opri­mi­das con la espe­ran­za de salir ade­lan­te indi­vi­dual­men­te. Ante la vio­len­cia patriar­cal y racis­ta coti­dia­na, el indi­vi­dua­lis­mo galo­pan­te, tene­mos la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar un femi­nis­mo ofen­si­vo que tome cui­da­do de cada una de noso­tras, un mili­tan­tis­mo radi­cal y soli­da­rio, una lucha inclu­si­va para aca­bar con todas las rela­cio­nes de explo­ta­ción y de opre­sión.

Tra­duc­ción: Faus­tino Egu­be­rri para vien­to sur

Notas

1/​ En 2018 eran 121 y en el verano de 2019 eran ya un millar las lla­ma­das colleu­ses (de coller, pegar en fran­cés) que pegan car­te­les en las pare­des de dece­nas de ciu­da­des de Fran­cia con letras negras sobre fon­do blan­co, en for­ma­to A4, con fra­ses como “La patria indi­fe­ren­te ante las muje­res ase­si­na­das”, “Tened cui­da­do: la cóle­ra de las muje­res va en aumen­to”, “Más escu­cha­das muer­tas que vivas”… Un modo de acción crea­do por Mar­gue­ri­te Stern jun­to con otras…y que ha teni­do reper­cu­sio­nes inter­na­cio­na­les. https://​www​.libe​ra​tion​.fr/​p​l​a​n​e​t​e​/​2​0​1​9​/​1​2​/​3​1​/​l​e​s​-​c​o​l​l​a​g​e​s​-​c​o​n​t​r​e​-​l​e​s​-​f​e​m​i​n​i​c​i​d​e​s​-​s​-​e​x​p​o​r​t​e​n​t​-​a​-​l​-​e​t​r​a​n​g​e​r​_​1​7​7​1​389 y https://​www​.libe​ra​tion​.fr/​f​r​a​n​c​e​/​2​0​1​9​/​1​2​/​2​7​/​m​a​r​g​u​e​r​i​t​e​-​s​t​e​r​n​-​l​e​u​r​s​-​n​o​m​s​-​e​n​-​h​a​u​t​-​d​e​-​l​-​a​f​f​i​c​h​e​_​1​7​7​1​266 ndt.

2/​ Ver un buen resu­men en el sitio web de Libe­ra­tion: https://​www​.libe​ra​tion​.fr/​c​h​e​c​k​n​e​w​s​/​2​0​2​0​/​0​2​/​1​3​/​q​u​e​l​-​e​s​t​-​l​e​-​p​o​i​n​t​-​d​e​-​d​e​p​a​r​t​-​d​e​-​l​a​-​p​o​l​e​m​i​q​u​e​-​s​u​r​-la ‑lugar-de-trans-en-el-femi­nis­me_1778259

3/​ https://​www​.marian​ne​.net/​d​e​b​a​t​t​o​n​s​/​t​r​i​b​u​n​e​s​/​t​r​a​n​s​-​s​u​f​f​i​t​-​i​l​-​d​e​-​s​-​a​u​t​o​p​r​o​c​l​a​m​e​r​-​f​e​m​m​e​-​p​o​u​r​-​p​o​u​v​o​i​r​-​e​x​i​g​e​r​-​d​-​e​t​r​e​-​c​o​n​s​i​d​ere

4/​ Ver por ejem­plo https://​chris​ti​ne​delphy​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​0​9​/​1​6​/​l​a​r​g​u​m​e​n​t​a​t​i​o​n​-​q​u​e​e​r​-​e​n​-​f​a​v​e​u​r​-​d​u​n​e​-​d​e​c​r​i​m​i​n​a​l​i​s​a​t​i​o​n​-​d​e​-​l​a​-​p​r​o​s​t​i​t​u​t​i​o​n​-​e​t​-​d​u​-​p​r​o​x​e​n​e​t​i​s​m​e​-​n​e​-​r​e​s​i​s​t​e​-​p​a​s​-​a​-​u​n​-​e​x​a​m​e​n​-​m​i​n​u​t​i​e​ux/

5/​ Una de las fir­man­tes pasó por Ris­pos­te Laï­que, Mar­gue­ri­te Steirn no ocul­ta ser isla­mo­fo­ba. En otro regis­tro, una tri­bu­na “por un 8 de mar­zo uni­ver­sa­lis­ta” había sido publi­ca­da el año pasa­do para denun­ciar la inva­sión islá­mi­ca en el femi­nis­mo. Ver aquí: https://​www​.libe​ra​tion​.fr/​d​e​b​a​t​s​/​2​0​1​9​/​0​3​/​0​3​/​p​o​u​r​-​u​n​-​8​-​m​a​r​s​-​f​e​m​i​n​i​s​t​e​-​u​n​i​v​e​r​s​a​l​i​s​t​e​_​1​7​1​2​751

6/​ Tras el femi­nis­mo uni­ver­sa­lis­ta se escon­de una visión repu­bli­ca­na del femi­nis­mo, que conis­de­ra que habría que res­pe­tar el lai­cis­mo, cri­mi­na­li­zar la pros­ti­tu­ción, pro­mo­ver el acce­so a los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad para las muje­res y enviar la poli­cía a las barria­das para alcan­zar la igual­dad. Ver las dos tri­bu­nas cita­das y más en gene­ral los posi­cio­na­mien­tos secu­ri­ta­rios e isla­mo­fo­bos de las fir­man­tes y/​o colec­ti­vos.

7/​ Ade­más de ser trans­fó­bi­ca, esta defi­ni­ción es vali­dis­ta. Las muje­res esté­ri­les apre­cia­rán ser cali­fi­ca­das de ano­ma­lías…

8/​ La manif pour tous (LMPT, en espa­ñol, “la mani­fes­ta­ción para todos”) es el prin­ci­pal colec­ti­vo de aso­cia­cio­nes​que orga­ni­zó las mayo­res mani­fes­ta­cio­nes en opo­si­ción al matri­mo­nio homo­se­xual en Fran­cia. Ver https://​es​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​L​a​_​m​a​n​i​f​_​p​o​u​r​_​t​ous ndt.

9/​ Por supues­to, esto no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Muy pocas muje­res trans están pre­sen­tes en los movi­mien­tos femi­nis­tas y en el acti­vis­mo en gene­ral, dada la mar­gi­na­ción y los ata­ques ince­san­tes a las que nos vemos con­fron­ta­das en cuan­to inten­ta­mos tener una vida “públi­ca”. Como el con­jun­to de las muje­res, esta­mos some­ti­das a la mira­da y al jui­cio de las demás y debe­mos tra­ba­jar dia­ria­men­te nues­tra apa­rien­cia, com­por­ta­mien­to y dis­cur­so en el acti­vis­mo para tener el dere­cho a exis­tir. Por otra par­te, es bas­tan­te “diver­ti­do” cons­ta­tar que las que hoy dicen no “poder decir nada” y no poder “cri­ti­car a las trans-acti­vis­tas” lo hacen en los perió­di­cos mains­tream, son por­ta­vo­ces de orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les, son elec­tas, uni­ver­si­ta­rias o tie­nen miles de follo­wers en Twuit­ter. Por el con­tra­iro, ¿cuán­tas muje­res trans son son cono­ci­das en Fran­cia?

10/​ Su fun­da­ción We wants Ethic, que pro­mue­ve la igual­dad hom­bre-mujer en las empre­sas, sir­ve de tri­bu­na al mana­ge­rial éthi­que. Ver los artícu­los publi­ca­dos en la cuen­ta Face­book de We Wants Ethic, (la pági­na web no está ya dis­po­ni­ble).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: