Boli­via: ¿los enemi­gos del pue­blo per­mi­ti­rán el retorno a la demo­cra­cia?

Por Luis Bea­tón*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 febre­ro 2020

Los más diver­sos aná­li­sis indi­can que difí­cil­men­te, el perro, Esta­dos
Uni­dos con­fa­bu­la­do con los gol­pis­tas boli­via­nos, suel­te la pre­sa en que
se con­vir­tió Boli­via y sus recur­sos, prin­ci­pal­men­te sus codi­cia­das y
gran­des reser­vas de litio.


  • Boli­via: ¿los enemi­gos del pue­blo per­mi­ti­rán el retorno a la demo­cra­cia?

El pue­blo de Boli­via, la pobla­ción
indí­ge­na es mayo­ri­ta­ria, enfren­ta aho­ra un esce­na­rio con­vul­so rum­bo a
las elec­cio­nes del 3 de mayo en el que sal­tan muchas inte­rro­gan­tes pero,
esen­cial­men­te, vue­la la pre­gun­ta de si sus enemi­gos per­mi­ti­rán el
retorno al gobierno del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS).

Los diver­sos aná­li­sis indi­can que
difí­cil­men­te, el perro, Esta­dos Uni­dos con­fa­bu­la­do con los gol­pis­tas
boli­via­nos, suel­te la pre­sa en que se con­vir­tió a Boli­via y sus
recur­sos, prin­ci­pal­men­te sus codi­cia­das y gran­des reser­vas de litio.

Mien­tras se pre­pa­ró el gol­pe, algu­nos
infor­mes de pren­sa abor­da­ban lo que repre­sen­ta­ba la nación sur­ame­ri­ca­na
en tér­mi­nos de ejem­plo y como alter­na­ti­va popu­la­res a las polí­ti­cas
neo­li­be­ra­les.

En esa épo­ca, el perio­dis­ta
esta­dou­ni­den­se Zeeshan Aleem des­ta­ca­ba en la revis­ta The Nation, los
éxi­tos del gobierno del pre­si­den­te Evo Mora­les como mues­tra de «que
los pro­yec­tos socia­lis­tas pue­den ayu­dar a las socie­da­des a salir de la
pobre­za, en lugar de con­de­nar­las a ella».

Para los que usur­pan el poder hoy los
logros de la izquier­da hay ocul­ta­dos y muchas veces mani­pu­lar­los, como
pasa aho­ra para des­mon­tar esos avan­ces.

En opi­nión del poli­tó­lo­go bra­si­le­ño,
Emir Sader, con el gobierno de Evo la eco­no­mía de Boli­via expe­ri­men­tó
una trans­for­ma­ción estruc­tu­ral y el PIB real (ajus­ta­do a la infla­ción)
per cápi­ta cre­ció en más de un 50 por cien­to en los últi­mos 13 años de
la izquier­da en el poder.

Eso equi­va­lía al doble de la tasa de
cre­ci­mien­to de la región de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Aun cuan­do la
eco­no­mía regio­nal lati­no­ame­ri­ca­na sufrió una des­ace­le­ra­ción en los
últi­mos cin­co años, Boli­via tuvo el mayor cre­ci­mien­to del PIB per cápi­ta
en Amé­ri­ca del Sur, un ejem­plo a borrar en el ima­gi­na­rio de los
pue­blos.

Según esta­dís­ti­cas de orga­nis­mos
inter­na­cio­na­les, la tasa de pobre­za dis­mi­nu­yó por deba­jo del 35 por
cien­to (esta­ba por deba­jo del 60 por cien­to en 2006) y la tasa de
pobre­za extre­ma es del 15.2 por cien­to cuan­do en 2006 esta­ba por deba­jo
del 37.7 por cien­to, pese a la opo­si­ción de oli­gar­cas loca­les y sus
men­to­res del nor­te.

Con Evo en el gobierno se pro­du­jo la
trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca del país y, por ejem­plo, con la
rena­cio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros en 2006 ocu­rrió el pro­gre­so
eco­nó­mi­co y social de la nación.

En los pri­me­ros ocho años del pri­mer
pre­si­den­te indí­ge­na de la nación, los ingre­sos del Gobierno nacio­nal por
hidro­car­bu­ros aumen­ta­ron casi sie­te veces, pasan­do de 731 millo­nes a
4.95 mil millo­nes de dóla­res, eso había que borrar­lo de un gol­pe pues
era un “mal ejem­plo” para las gran­des masas des­po­seí­das de la región.

En los pla­nes para una nue­va eta­pa las
auto­ri­da­des boli­via­nas con Evo al fren­te, abo­ga­ban por impor­tan­tes
inver­sio­nes en polí­ti­cas de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, con el fin de hacer
del país una poten­cia agrí­co­la para diver­si­fi­car la eco­no­mía.

Asi­mis­mo, atraer inver­sio­nes para
indus­tria­li­zar sus mate­rias pri­mas, con el obje­ti­vo de lle­gar a ser un
líder mun­dial en la expor­ta­ción de bate­rías de litio sin des­con­tar su
polí­ti­ca de gas y petró­leo, entre otros rubros, según un infor­me
publi­ca­do por el Cen­ter for Eco­no­mic and Policy Research (CEPR).

Esta situa­ción debía ser eli­mi­na­da y des­mon­tar todo lo que ten­ga olor a sudor de pue­blo.

No es de extra­ñar hoy que cual­quie­ra que
se atre­va a que­jar­se del gol­pe y sus con­se­cuen­cias para la mayo­ría de
los boli­via­nos, sea acu­sa­do de sedi­ción y terro­ris­mo.

Ya con­su­ma­do el hecho, los gol­pis­tas
 que derro­ca­ron su pro­pio gobierno para que los Esta­dos Uni­dos pudie­ran
saquear sus recur­sos tie­nen el des­ca­ro de acu­sar Mora­les de sedi­ción,
terro­ris­mo y apo­yo al terro­ris­mo como par­te de su plan para man­te­ner­se
en el poder.

Las lla­ma­das elec­cio­nes de mayo
ocu­rri­rán, si es que ocu­rren, cuan­do el régi­men gol­pis­ta no ha per­di­do
el tiem­po en inten­tar rever­tir todo lo que Evo logró. Las indus­trias
nacio­na­les están sien­do divi­di­das entre los gol­pis­tas, com­pin­ches
corrup­tos, para que pue­dan saquear en ban­ca­rro­ta y pri­va­ti­zar todo.

A eso súme­le que la CIA, una amplia
gama de ONG finan­cia­das por la USAID, la NED y las cor­po­ra­cio­nes
tra­ba­jan para sos­te­ner lo insos­te­ni­ble ante la volun­tad de la mayo­ría de
retor­nar a esce­na­rio de pros­pe­ri­dad crea­do bajo el gobierno de Evo.

La OEA, crea­da como una for­ma de for­zar
la volun­tad de EE.UU. en Amé­ri­ca Lati­na, y que jugó un papel cla­ve para
poner en duda los resul­ta­dos de las elec­cio­nes y legi­ti­mar el gol­pe,
está en el esce­na­rio, que diver­sos medios cri­ti­ca­ron y abun­da­ron en
denun­cias de mani­pu­la­ción y entre­guis­mo a favor de Washing­ton.

La USAID, crea­da como un fren­te de la CIA, esta­rá pre­sen­te con más de 40 ONG que se com­plo­ta­ron con los gol­pis­tas.

Mien­tras tan­to, el par­ti­do MAS de
Mora­les toda­vía espe­ra poder recu­pe­rar el poder demo­crá­ti­ca­men­te pese a
todo lo que mue­ve en su con­tra el “perro” guar­dián des­de Washing­ton.

En este esce­na­rio de con­vul­sio­nes la
pre­si­den­ta gol­pis­ta Jea­ni­ne Áñez ya apro­bó un pro­yec­to de ley que
otor­ga a la poli­cía y al ejér­ci­to una com­ple­ta impu­ni­dad para matar a
civi­les para man­te­ner el con­trol.

Es des­ta­ca­ble aho­ra que los resul­ta­dos
de una inves­ti­ga­ción del dia­rio esta­dou­ni­den­se The Washing­ton Post
des­car­tó la rea­li­za­ción de frau­de en las elec­cio­nes de octu­bre pasa­do en
Boli­via, algo que fue airea­do des­de un ini­cio y que puso en el tape­te
la com­pli­ci­dad del secre­ta­rio gene­ral de la OEA, el des­pres­ti­gia­do Luis
Alma­gro, en la con­su­ma­ción de la aso­na­da.

Los auto­res, los inves­ti­ga­do­res del
Labo­ra­to­rio de Cien­cia y Datos Elec­to­ra­les del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía
de Mas­sa­chu­setts John Curiel y Jack R. Williams, recuer­dan que a par­tir
de lo que dijo la OEA, la maqui­na­ria gol­pis­ta echó a andar has­ta
con­su­mar la renun­cia de Evo pre­sio­na­do por ins­tan­cias de las Fuer­zas
Arma­das y la Poli­cía Nacio­nal, cuyos jefes están aho­ra en Esta­dos Uni­dos
dis­fru­tan­do los miles de dóla­res reci­bi­dos en pago.

Si se cum­ple lo que plan­tean Curiel y
Williams, aho­ra, los can­di­da­tos del MAS pue­den ven­cer en la pri­me­ra
vuel­ta de las elec­cio­nes, si los dejan.

Para dar­le más actua­li­dad a la denun­cia
en el Post, Méxi­co anun­ció a fina­les de febre­ro que tenien­do en cuen­ta
lo plan­tea­do por la publi­ca­ción esta­dou­ni­den­se, exi­gi­rá a la OEA 
«acla­rar y expli­car defi­cien­cias en su infor­me», al afir­mar hubo esta­fa
elec­to­ral en Boli­via en la reelec­ción del pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal
Mora­les.

Sobre el tema, el por­ta­voz de la
Secre­ta­ría de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Méxi­co seña­ló que no es posi­ble
con­si­de­rar que el aná­li­sis de ambos inves­ti­ga­do­res ten­ga un inte­rés
polí­ti­co.

«Des­de nues­tra pers­pec­ti­va, dados los
resul­ta­dos del estu­dio, que ponen en entre­di­cho el aná­li­sis de la OEA, y
lo expre­sa­do por su secre­ta­rio gene­ral, Luis Alma­gro, la orga­ni­za­ción
debe­rá acla­rar y expli­car las defi­cien­cias en su infor­me dadas a cono­cer
por estos dos inves­ti­ga­do­res», indi­có el por­ta­voz de la can­ci­lle­ría
mexi­ca­na.

Todas estas inte­rro­gan­tes sin res­pues­ta
sal­tan en Boli­via. En un recien­te artícu­lo sobre el tema, el aca­dé­mi­co
vene­zo­lano, Ser­gio Rodrí­guez Gel­fes­tein, seña­ló que la con­vo­ca­to­ria a
elec­cio­nes “no se ins­cri­be en un mar­co de demo­cra­cia, sino bajo una
dic­ta­du­ra que con­tro­la la mayor par­te del Esta­do, tenien­do como
prin­ci­pa­les estan­dar­tes a la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, las fuer­zas
arma­das, la poli­cía, los medios de comu­ni­ca­ción, y las igle­sias cató­li­ca
y pro­tes­tan­te”.

Esta sema­na, seña­la, cuan­do el pro­ce­so
elec­to­ral entra en sus 40 días fina­les el “Movi­mien­to al
Socialismo.Instrumento Polí­ti­co por la Sobe­ra­nía de los Pue­blos” (MAS)
ha logra­do supe­rar exi­to­sa­men­te los pro­ble­mas que se gene­ra­ron
ini­cial­men­te en torno a la defi­ni­ción de sus can­di­da­tos, pasan­do a una
situa­ción actual de uni­dad en torno al bino­mio deci­di­do.

Todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les
cer­ca­nas al MAS acep­ta­ron a Luis Arce, el artí­fi­ce del éxi­to eco­nó­mi­co, y
David Cho­quehuan­ca como can­di­da­tos a pre­si­den­te y vice­pre­si­den­te y se
encuen­tran enfras­ca­das en la cam­pa­ña.

Plan­tea Rodrí­guez que si en Boli­via
impe­ra­ra un gobierno demo­crá­ti­co y un sis­te­ma polí­ti­cos de igua­les
carac­te­rís­ti­cas, el triun­fo del Mas (al igual que el que obtu­vo Evo
Mora­les) no podría ser pues­to en duda pero, la gran incóg­ni­ta es saber
si la dic­ta­du­ra va a acep­tar una vic­to­ria del MAS en las elec­cio­nes o,
como muchos ana­lis­tas espe­ran, recu­rri­rá a un frau­de para man­te­ner­se en
el poder.

En gran medi­da, agre­ga, ello va a
depen­der de la mag­ni­tud de la vic­to­ria, la con­tun­den­cia del voto y sobre
todo de su capa­ci­dad para con­tro­lar y cui­dar el voto en las urnas.

El arti­cu­lis­ta se acer­ca a la
inte­rro­gan­te sobre si Washing­ton sol­ta­rá la pre­sa y plan­tea que ten­drá
gran impor­tan­cia el papel que jue­gue la OEA como ins­tru­men­to elec­to­ral
de Esta­dos Uni­dos para fal­si­fi­car elec­cio­nes como hizo en Hon­du­ras y en
la pro­pia Boli­via y como no ha podi­do hacer en Vene­zue­la.

No obs­tan­te, la dere­cha se encuen­tra
divi­di­da en sie­te can­di­da­tu­ras y aspi­ra a que el MAS no obten­ga 40 por
cien­to o más votos y que no saque una dife­ren­cia de 10 pun­tos res­pec­to
del can­di­da­to que lle­gue en segun­do lugar para bus­car un aspi­ran­te de
con­sen­so en una hipo­té­ti­ca segun­da vuel­ta.

Por lo pron­to, los pró­xi­mos pre­si­den­tes
boli­via­nos gober­na­rán bajo una “espa­da de Damo­cles”, sabien­do que la
demo­cra­cia alcan­za has­ta que la oli­gar­quía en con­ni­ven­cia con el
gobierno de Esta­dos Uni­dos deci­dan que no va más, sub­ra­ya.

Poco vale un cre­ci­mien­to equi­ta­ti­vo pues­to al ser­vi­cio de las mayo­rías, si esto va en detri­men­to de los altos nive­les de lucro de las oli­gar­quías. De nada sir­ve, defen­der la sobe­ra­nía y los intere­ses nacio­na­les mien­tras haya un sec­tor ven­de patria pode­ro­so que pue­da com­prar a las fuer­zas arma­das y a las ins­ti­tu­cio­nes para hacer el tra­ba­jo sucio para des­pués cobrar las ganan­cias, ase­gu­ra el aca­dé­mi­co para poner calor a la inte­rro­gan­te: ¿Per­mi­ti­rán los enemi­gos del pue­blo el retorno a la demo­cra­cia?.

fuen­te: Perio­dis­ta cubano, ex corres­pon­sal de PL en Esta­dos Uni­dos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *