Boli­via. Agui­jón y hege­mo­nías rotas

[*]

Héc­tor L. San­te­lla y Matías O. Fei­to /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​29 de febre­ro de 2020

Una situa­ción, muchas coyun­tu­ras. De las mil eva­lua­cio­nes sobre el pro­ce­so polí­ti­co boli­viano que des­em­bo­có en el gol­pe de esta­do-gol­pe de mano al pre­si­den­te Evo Mora­les, nos cen­tra­re­mos en el más acá de un sin­fín de encu­bri­mien­tos y este­reo­ti­pos ideo­ló­gi­cos expues­tos por los sec­to­res más reac­cio­na­rios.

Un más acá don­de se ejer­ce la domi­na­ción y tam­bién se la encu­bre. Estas notas van como una refle­xión a las tareas de soli­da­ri­dad entre pue­blos, una tra­di­ción acti­va para la poten­cia­ción mutua has­ta la pró­xi­ma vic­to­ria.

Amé­ri­ca Lati­na en for­ma­ción, en con­fron­ta­ción

Nues­tra suge­ren­cia para carac­te­ri­zar los gra­dos de ali­nea­mien­tos de las frac­cio­nes finan­cie­ras en el ámbi­to polí­ti­co tra­ta de ir seña­lan­do la cons­truc­ción a nivel regio­nal de un “par­ti­do del orden”. Vemos, des­de los intere­ses de la oli­gar­quía finan­cie­ra, la bús­que­da del momen­to pre­ci­so para el con­tra­gol­pe al más míni­mo pro­yec­to de inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. En la espe­ci­fi­ci­dad boli­via­na el capi­tal finan­cie­ro asen­ta­do en ren­tas (gas, agraria,minera, etc.).

Estos gra­dos de ali­nea­mien­tos polí­ti­cos de los gru­pos domi­nan­tes se expre­san en la bús­que­da más fir­me de su “orden” en la región lati­no­ame­ri­ca­na. No debe­ría dejar­se de lado las cone­xio­nes exis­ten­tes detrás de las luchas inter-impe­ria­lis­tas e inter-capi­ta­lis­tas que des­de dis­tin­tos modos (acuer­dos, tra­ta­dos, etc.) mues­tran la inten­cio­na­li­dad de nue­vos repar­tos de regio­nes en el mun­do. Difí­cil­men­te estos movi­mien­tos se expre­sen sin con­fron­ta­cio­nes.

En el caso de Boli­via una visión glo­bal debe­ría com­pren­der los movi­mien­tos de las poten­cias eco­nó­mi­cas-polí­ti­cas por la influen­cia en las regio­nes inme­dia­tas e his­tó­ri­cas de domi­nio como las más leja­nas entre acuer­dos o tra­ta­dos.

Esta­mos seña­lan­do el refor­za­mien­to de una depen­den­cia his­tó­ri­ca tra­du­ci­da hoy en paí­ses depen­dien­tes polí­ti­ca­men­te. Este aspec­to es impor­tan­te en las eva­lua­cio­nes de los intere­ses eco­nó­mi­cos, ya que cual­quier equi­li­brio nos apa­re­ce ines­ta­ble sin rup­tu­ra polí­ti­ca de los pro­ce­sos de depen­den­cia.

El agui­jón: la rela­ción gol­pe de mano-gol­pe de Esta­do

La repú­bli­ca bur­gue­sa tam­bién es el capí­tu­lo del des­en­vol­vi­mien­to de la rela­ción gol­pe de mano-gol­pe de Esta­do, una téc­ni­ca de poder nada ori­gi­nal por esta región. El gol­pe de mano se des­en­vuel­ve entre des­alo­jo de fun­cio­na­rios (no sólo en el eje­cu­ti­vo) y como téc­ni­ca para resol­ver con­tra­dic­cio­nes inter­nas del sis­te­ma polí­ti­co vigen­te.

El gol­pe de Esta­do, como con­cep­to está ínti­ma­men­te vin­cu­la­do a lo que enten­da­mos por Esta­do, para noso­tros es un cam­bio del blo­que de poder. Esto para esta­ble­cer o res­ta­ble­cer los cua­dros polí­ti­cos que expre­sen los intere­ses del “par­ti­do del orden”.

Nues­tra inten­ción es evi­tar una per­cep­ción ins­ti­tu­cio­na­lis­ta que nos encie­rra en lo que “debe ser” sin com­pren­der las con­di­cio­nes actua­les en las que se des­en­vuel­ven las luchas polí­ti­cas y socia­les. Sin embar­go, es fun­da­men­tal visua­li­zar al sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal polí­ti­co y social como terreno don­de per­mean las luchas polí­ti­cos y socia­les, inclu­so es el ámbi­to don­de se rea­li­za el gol­pe de mano (des­alo­jo de cua­dros polí­ti­cos en fun­cio­nes de gobierno).

Las fuer­zas socia­les en pug­na es el mode­lo que pro­po­ne­mos para leer los hechos que suce­den en la terri­to­ria­li­dad social.

Reto­ma­mos la ima­gen del agui­jón, desa­rro­lla­da por Elías Canet­ti, en el sen­ti­do de la mar­ca que se cons­ti­tu­ye en el eje­cu­tan­te de una orden, para noso­tros en el lugar de las depen­den­cias polí­ti­cas. Es nece­sa­rio des­ar­mar el par­ti­do del orden en el fren­te “asal­tan­te”, es nece­sa­rio colo­car nues­tras ener­gías y fuer­zas para disol­ver el pesa­do agui­jón en Boli­via.

Fenó­me­nos mor­bo­sos, hege­mo­nías rotas

Lo que carac­te­ri­za­mos como fenó­me­nos mor­bo­sos es una dis­tan­cia entre lo des­alo­ja­do y lo que no pue­de ser reem­pla­za­do en un sen­ti­do pro­gre­si­vo. El momen­to des­cen­den­te des­de las luchas polí­ti­cos y socia­les no fue rever­ti­do, las coyun­tu­ras que por el momen­to inten­ta capi­ta­li­zar el fren­te “asal­tan­te” des­de una téc­ni­ca de poder que es pre­ci­so deve­lar­la de su cober­tu­ra ideo­ló­gi­ca.

¿Qué ini­cia­ti­va polí­ti­ca para evi­tar… la situa­ción de gue­rra civil abier­ta? ¿Es evi­ta­ble? ¿Cuál es la adver­ten­cia para las prác­ti­cas polí­ti­cas coti­dia­nas?

Si Boli­via nos mues­tra la res­tau­ra­ción a un sis­te­ma que bene­fi­cie a pocos, Chi­le nos mues­tra el lími­te de ese sis­te­ma, ahí vemos en acción lo que está en jue­go. Dis­tin­tas ins­tan­cias de una estra­te­gia de poder para la región que adver­ti­mos deter­mi­nan­te en el des­en­vol­vi­mien­to de la situa­ción que ana­li­za­mos. Dis­tin­tas ins­tan­cias, una mis­ma deter­mi­na­ción polí­ti­ca.

El peli­gro de una sen­ten­cia de muer­te, de una matan­za entre frac­cio­nes del cam­po del pue­blo hoy nos deman­da la aten­ción en las tareas de una polí­ti­ca con­cre­ta de pro­tec­ción de los cua­dros, mili­tan­tes y acti­vis­tas de los agru­pa­mien­tos polí­ti­cos en con­tra del gol­pe de mano-gol­pe de Esta­do. La ame­na­za del “ojo” sobre ellos no es espon­tá­nea, está basa­da en la “inte­li­gen­cia” pre­via que sos­pe­cha­mos nada ino­cen­te.

El obje­ti­vo de las bajas en el cam­po del pue­blo es el mie­do, y sus con­se­cuen­cias. Ven­cer su moral y dis­po­si­ción a la lucha impli­ca un abe­rran­te espec­tro de heri­dos, per­se­gui­dos, dete­ni­dos y muer­tos. Qui­tar­los de su zona de resis­ten­cia, de aque­llos lazos que arti­cu­lan y con­du­cen la defen­sa. Mues­tran tam­bién la dis­po­si­ción del “fren­te asal­tan­te” dis­pues­to al ani­qui­la­mien­to físi­co y moral.

Todos los erro­res seña­la­dos en diver­sos artícu­los sobre el cam­po polí­ti­co e inte­lec­tual no los nega­mos. Es más, tie­nen su lugar en el pre­sen­te deve­nir. Pero los erro­res se asu­men y sufren en la situa­ción mis­ma del des­pla­za­mien­to de una fuer­za que nece­si­ta un espa­cio para la reso­lu­ción pro­gre­si­va de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas.

Hoy el rei­no de la nece­si­dad para esta fuer­za con­sis­te en la soli­da­ri­dad para sus luchas como con­ser­va­ción físi­ca y pre­ser­va­ción moral para resol­ver crí­ti­cas y cri­sis ideo­ló­gi­cas.

Nues­tra mira­da cen­tra­da en las prác­ti­cas polí­ti­cas coti­dia­nas es una con­vo­ca­to­ria al modo de soli­da­ri­dad para los agru­pa­mien­tos polí­ti­cos, gre­mia­les y terri­to­ria­les que ten­gan como meta la libe­ra­ción nacio­nal y social.

Abra­ce­mos a los que resis­ten en Boli­via. Los erro­res deben supe­rar­se en la medi­da que exis­ta la fuer­za para hacer­lo. No pue­den ser la excu­sa que haga más fuer­te a una supre­ma­cía blan­ca, racis­ta y que exclu­ya a las mayo­rías. La soli­da­ri­dad de las luchas que desa­rro­llan los cua­dros, mili­tan­tes y acti­vis­tas en las con­di­cio­nes con­cre­tas es una tarea en sí mis­ma que nos invo­lu­cra des­de la con­fron­ta­ción.

Pos­da­ta para qui­tar el agui­jón

Lue­go de algu­nos meses el fren­te “asal­tan­te” no logra rea­li­zar el espa­cio polí­ti­co y social con­quis­ta­do. Des­de allí que nos encon­tra­mos en una situa­ción más bien ines­ta­ble, pero siem­pre opor­tu­na mien­tras exis­ta fuer­za para des­ar­ti­cu­lar al par­ti­do del orden del fren­te “asal­tan­te”. Estas últi­mas son dos ins­tan­cias para ana­li­zar el espa­cio no rea­li­za­do y la estra­te­gia de poder dete­ni­da en la mis­ma (i)legalidad bur­gue­sa que dicen res­tau­rar.

Cuan­do ya ni el fren­te enemi­go pue­de avan­zar, ima­gen con la cual nos apro­xi­ma­mos a la coyun­tu­ra inme­dia­ta de la socie­dad polí­ti­ca boli­via­na. Aun ante la medi­ción más dra­má­ti­ca en el ani­qui­la­mien­to, la per­se­cu­ción y la deten­ción en el fren­te “asal­ta­do”.

El esta­ble­ci­mien­to de un espa­cio de refle­xión y acción suma­men­te nece­sa­rio para for­ta­le­cer un gran ali­nea­mien­to en la socie­dad con capa­ci­dad de absor­ber frac­cio­nes socia­les y cua­dros polí­ti­cos en la lucha demo­crá­ti­ca. Una polí­ti­ca de sali­da a esta situa­ción ines­ta­ble don­de pro­po­ne­mos rele­var tan­to al “eco­no­mis­mo” y al “opor­tu­nis­mo cul­tu­ra­lis­ta” por una lec­tu­ra que se cen­tre en la reso­lu­ción de los pro­ble­mas de la lega­li­dad y legi­ti­mi­dad en las alian­zas de cla­ses.

El pro­ce­so elec­to­ral en una doble mira­da, tan­to el cui­da­do en la super­fi­cie de las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros duran­te la cam­pa­ña como la nece­sa­ria rea­li­za­ción de los comi­cios al rit­mo de la lega­li­dad bur­gue­sa como meta defen­si­va que con­vo­que a frac­cio­nes socia­les y cua­dros polí­ti­cos en un gran ali­nea­mien­to polí­ti­co-ideo­ló­gi­co.

Aquel fenó­meno mor­bo­so des­ta­pa el sen­ti­do regre­si­vo del fren­te “asal­tan­te”, las hege­mo­nías rotas como tema-pro­ble­ma tras­cien­de esta coyun­tu­ra en la región mis­ma. Solo adver­ti­mos, la opor­tu­ni­dad de explo­tar las debi­li­da­des cons­truc­ti­vas del adver­sa­rio en la pecu­lia­ri­dad de la situa­ción boli­via­na don­de las con­fron­ta­cio­nes polí­ti­cas y socia­les tien­den a desa­rro­llar­se a cie­lo abier­to.

[*]Inves­ti­ga­do­res del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes en Cien­cias Socia­les (CICSO), Argen­ti­na, aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

[*]

[*]Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *