Argen­ti­na. La difí­cil rela­ción Nación-pro­vin­cias en tiem­pos de ajus­te

Juan Guahán /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​29 de febre­ro de 2020

En medio de la cam­pa­ña elec­to­ral y en su pri­me­ra pre­sen­ta­ción –des­pués de la elec­ción- en tie­rras tucu­ma­nas, el hoy pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez dejó un rotun­do men­sa­je. Afir­mó que a pesar de ser por­te­ño (de la capi­tal, la ciu­dad de Bue­nos Aires) el suyo sería el gobierno más fede­ral de la his­to­ria. Lle­va­do por ese entu­sias­mo lle­gó a sos­te­ner que gober­na­ría con los jefes de los 24 dis­tri­tos.

Ape­nas 80 días des­pués de su asun­ción. la reali­dad mues­tra otra cara. Los gober­na­do­res que ya venían sien­do nin­gu­nea­dos en el arma­do de los equi­pos de gobierno, se encuen­tran con la tris­te ver­dad: tie­nen que escar­bar en el fon­do de la olla de algu­nos pro­gra­mas secun­da­rios para bus­car un man­go (peso).

El gobierno ha dicho que para fines de mar­zo espe­ra tener liqui­da­da la nego­cia­ción de la deu­da exter­na. Esa fecha es una cora­za difí­cil de pene­trar para minis­tros, fun­cio­na­rios y dife­ren­tes deman­da­do­res de recur­sos esta­ta­les que sue­len gas­tar los zapa­tos en las alfom­bras de la Casa Rosa­da. Para los gober­na­do­res esa posi­bi­li­dad resul­ta mucho más inac­ce­si­ble, para ellos se tra­ta de una cer­ca teji­da con alam­bres elec­tri­fi­ca­dos.

Es sabi­do que los gobier­nos pro­vin­cia­les tie­nen una debi­li­dad que no han podi­do supe­rar y que los tie­ne supe­di­ta­dos al gobierno nacio­nal. Esto es así por­que más allá de los recur­sos auto­má­ti­ca­men­te copar­ti­ci­pa­bles hay varias moda­li­da­des para otras trans­fe­ren­cias de capi­tal.

En ese caso –si no se es ami­go de los fun­cio­na­rios “por­te­ños”- se deci­di­rá en Bue­nos Aires el lugar físi­co y la con­tra­ta­ción de las obras, aun­que ellas se reali­cen en terri­to­rios que per­te­ne­cen a las dife­ren­tes pro­vin­cias.

Un estu­dio sobre las trans­fe­ren­cias de los últi­mos 15 años con­fir­ma esta ten­den­cia a la dis­cre­cio­na­li­dad en la dis­tri­bu­ción de los fon­dos nacio­na­les, don­de cre­ce la por­ción de recur­sos trans­fe­ri­dos según la volun­tad de quie­nes ocu­pan la Casa Rosa­da, en des­me­dro de las trans­fe­ren­cias auto­má­ti­cas a las pro­vin­cias, todo lo cual for­ta­le­ce las inequi­da­des cons­trui­das his­tó­ri­ca­men­te.

Las polí­ti­cas de ajus­te de los últi­mos años han redu­ci­do la capa­ci­dad recau­da­to­ria de las pro­vin­cias y ante esa situa­ción tie­nen dos opcio­nes por delan­te: bajar los gas­tos o acu­dir al pedi­do de auxi­lio a la Nación.

Es por eso que para los difí­ci­les tiem­pos actua­les la rela­ción de la admi­nis­tra­ción cen­tral con los gobier­nos pro­vin­cia­les tien­de a vol­ver­se más com­ple­ja y difí­cil para ambas par­tes. Esta difi­cul­tad se mul­ti­pli­ca cuan­do nos encon­tra­mos ante el fenó­meno que la man­ta de los recur­sos fis­ca­les es cada día más cor­ta.

Obvia­men­te el resul­ta­do final es el de un fede­ra­lis­mo cada más pro­cla­ma­do y menos rea­li­za­do.

*Ana­lis­ta polí­ti­co y diri­gen­te social argen­tino, aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *