Argen­ti­na. Gam­bi­na: “Con esta deu­da odio­sa esta­mos atra­pa­dos sin salida”

Por Mariano Pacheco/​revis­ta Zoom

El docen­te e intelectual
Julio Gam­bi­na abor­da el dile­ma de épo­ca para la Argen­ti­na: ¿pagar o no pagar la
deu­da exter­na? Con­se­cuen­cias y alter­na­ti­vas de una deci­sión dón­de se jue­ga el
futu­ro de un gobierno. Y de una nación.

Segui­mos inda­gan­do en torno a
la deu­da exter­na y la situa­ción actual de la Argen­ti­na, el FMI y los históricos
recla­mos de sobe­ra­nía del país. En esta opor­tu­ni­dad con­ver­sa­mos con el profesor
Julio Gam­bi­na, actual pre­si­den­te de la Fun­da­ción de Investigaciones
Socia­les y Polí­ti­cas (FISYP), direc­tor del Ins­ti­tu­to de Estu­dios y For­ma­ción de
la CTA, IEF-CTA Autó­no­ma, inte­gran­te des­de 2016 de la Pre­si­den­cia de la
Socie­dad Lati­no­ame­ri­ca­na de Eco­no­mía Polí­ti­ca y Pen­sa­mien­to Crí­ti­co (SEPLA) y
miem­bro del Comi­té Direc­ti­vo del Con­se­jo Lati­no­ame­ri­cano de Cien­cias Sociales,
(CLACSO) duran­te el perío­do 2006 – 2012. En esta con­ver­sa­ción con revis­ta Zoom,
Gam­bi­na argu­men­ta por qué la Argen­ti­na no solo no debe­ría pagar, sino por qué
no pue­de, y cua­les son algu­nas de las vías posi­bles para avan­zar en ese
sen­ti­do, como inves­ti­gar y audi­tar la deu­da, y sus­pen­der mien­tras los pagos de
los ven­ci­mien­tos para con­tar con los fon­dos nece­sa­rios para desa­rro­llar la
infra­es­truc­tu­ra nece­sa­ria para sal­dar la deu­da interna. 

El recla­mo del “No pago de
la Deu­da Exter­na” supo ser ban­de­ra de orga­nis­mos de Dere­chos Huma­nos y
orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, de par­ti­dos polí­ti­cos e inte­lec­tua­les, de artis­tas y
movi­mien­tos socia­les, al menos en los pri­me­ros años de la pos­dic­ta­du­ra, y no
sólo de las izquier­das sino de una fran­ja amplia de sec­to­res. En la actualidad
sue­le ser una con­sig­na muy poco levan­ta­da en el arco polí­ti­co nacio­nal y suele
ser con­si­de­ra­da como una ban­de­ra del
pasa­do. ¿Qué pen­sás al respecto?

El deba­te cen­tral res­pec­to de
la deu­da es si pagar o no pagar, y vos tenés razón cuan­do plan­teas la
impor­tan­cia de esa con­sig­na del No paga de la deu­da duran­te tan­tos años,
sos­te­ni­da por tan­tos sec­to­res. Recuer­do que en 1985 Fidel Cas­tro con­vo­có en La
Haba­na a un Encuen­tro Lati­nao­me­ri­cano y del Cari­be, e inclu­so mun­dial, para
crear un Club de deu­do­res, para plan­tear el no pago. Por­que la deu­da es
impa­ga­ble y de hecho es lo que dice el mis­mo pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez hoy
en día cuan­do habla de rene­go­ciar. Rene­goiar quie­re decir: “no te pue­do pagar
aho­ra, te pago más ade­lan­te”, pero de fon­do lo que está pre­sen­te es que no se
pue­de pagar. Obvia­men­te, tam­bién están quie­nes dicen que las deu­das se honran,
pero la Argen­ti­na hoy no pue­de pagar esta deu­da, o para pagar­la debe­ría hacer
un ajus­te gran­dio­so: redu­cir el gas­to públi­co (salud, edu­ca­ción, jubilaciones)
o incre­men­tar los tri­bu­tos. Esa es la línea de pagar.

Des­pués está el tema de qué
pasa si no pagás. Y creo que hay que decir­lo: tie­ne cos­tos. Uno podría decir:
“Argen­ti­na no paga y no pasa nada, ya pasó en 2001”. 

¿No pasa nada en qué
sentido? 

Bueno, se libe­ra­ron recursos
para reac­ti­var la eco­no­mía argen­ti­na en vez de pagar sus deu­das. Estoy hablando
de lo que se hizo en los años 2002, 2003, 2004, has­ta el 2005 que se pro­du­ce el
can­je de deu­da, que tuvo tres años de gra­cia, así que recién en 2008 la
Argen­ti­na empe­zó a pagar de nue­vo. Así que, a prio­ri, uno podría decir “no pasa
nada”, pero eso no es con­cre­to, no es real, por­que cuan­do uno deci­de no pagar
tie­ne que decir qué es lo que va a hacer ante esa situa­ción. El gobierno actual
está dicien­do: “esto así, aho­ra, no se pue­de pagar. Hay que cre­cer y después
pagar”. No es una con­sig­na de no pago.

Sería una postergación…

Exac­ta­men­te. De algu­na manera
está tiran­do la pelo­ta para ade­lan­te. Dice: “deja­me res­pi­rar, cre­cer, acumular,
y des­pués te pago”. En jer­ga fut­bo­lís­ti­ca sería patear la pelo­ta fue­ra del
área, sacar el peli­gro de gol del adver­sa­rio”. ¿Podés enton­ces no pagar? Claro
que sí, pero tenés que saber que esa deci­sión te colo­ca en una confrontación
con los pode­res eco­nó­mi­cos loca­les e inter­na­cio­na­les. Por­que el sistema
finan­cie­ro, el sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial está domi­na­do por enti­da­des bancarias
y no ban­ca­rias y por los gobier­nos de los paí­ses capi­ta­lis­tas más
desa­rro­lla­dos, por eso cuan­do uno mira la gira del pre­si­den­te ve que fue a
Ale­ma­nia, a Fran­cia, a Ita­lia. ¡Al Vati­cano!, que más allá de la religiosidad
es un poder mun­dial. Y en simul­tá­neo con esa visi­ta, el emba­ja­dor argen­tino en
Esta­dos Uni­dos pre­sen­ta­ba sus cre­den­cia­les ante Trump, que más allá de ser el
pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano es quien man­da en el Fon­do Mone­ta­rio Internacional,
quien les dijo que cuen­ten con Esta­dos Uni­dos den­tro de las dis­cu­sio­nes del
Fon­do. Así que si el país deci­de no pagar se va a tener que enfren­tar a todos
esos pode­res. Para que que­de cla­ro: es lo que le pasa a Cuba, que todos
noso­tros admi­ra­mos, por su edu­ca­ción, su salud, que lle­va ade­lan­te a pesar de
un blo­queo geno­ci­da. Hoy Cuba, por ejem­plo, ayu­da a Chi­na con vacu­nas para el
Cona­to­vi­rus. Una Isla de 11 millo­nes de
habi­tan­tes, que no inci­de en al eco­no­mía mun­dial y per­ma­ne­ce blo­quea­da desde
hace déca­das, ace­cha­da por las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas, ter­mi­na siendo
quien, con todo su desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y de inves­ti­ga­ción sanitaria,
con­tri­bu­ye a com­ba­tir esa epi­de­mia que está afec­tan­do a la eco­no­mía mundial.
Por­que no olvi­de­mos que Chi­na es el prin­ci­pal socio comer­cial de muchos países
del mun­do, el comer­cio inter­na­cio­nal se ha vis­to pro­fun­da­men­te afectado.
Inclu­so la Argen­ti­na mis­ma comen­za­rá a tener pro­ble­mas, por­que se van a
para­li­zar embar­ques, de acá para Chi­na y de Chi­na para nues­tro país. Y digo
Argen­ti­na por­que es en don­de esta­mos, pero es un pro­ble­ma mun­dial, ya que China
es la prin­ci­pal fábri­ca del mundo. 

¿Enton­ces? Con ese
pano­ra­ma pue­de resul­tar difí­cil pen­sar en el No pago…

Creo que se pue­de y se
debe­ría decir No al pago de la deu­da, por­que pagar­la no es via­ble. ¿Cómo se
lla­ma aca­so la Ley apro­ba­da por el Par­la­men­to? “Ley de Res­tau­ra­ción de la
Sos­te­ni­bi­li­dad de la Deu­da”, eso votan, tan­to el kirch­ne­ris­mo como el macrismo,
por­que sal­vo los dos dipu­tados del FIT, todo el res­to votó eso. Es decir, el
plan­teo tie­ne que ser cla­ro: no es sos­te­ni­ble la deu­da. Y eso impli­ca asumir
que te van a hacer un boicot.

Sí, pero Argen­ti­na no es
Cuba, en el sen­ti­do de su infra­es­tru­tu­ra eco­nó­mi­ca, ¿no?

Por supues­to. Su capa­ci­dad de
pro­du­cir ali­men­tos, y ener­gía, sus recur­sos son otros, cla­ro. Pero lo que no
vas a tener son capi­ta­les del mun­do que te ayu­den a desa­rro­llar­te. Pero bueno,
como dijo Cris­ti­na Fer­nán­dez hace poco en La Haba­na, en la Feria del libro en
la que par­ti­ci­pó, habrá que ver que sea el Esta­do el inver­sor. Cla­ro, uno puede
pre­gun­tar­se: el Esta­do argen­tino, ¿tie­ne con qué inver­tir? Y yo te pon­go un
ejem­plo: en la Ley de sobe­ra­nía, la pri­me­ra que apro­bó este gobierno, se
dis­po­ne que el Ban­co Cen­tral le seda más de 4.500 millo­nes de dóla­res al
minis­te­rio de Eco­no­mía para pagar deu­da. El Esta­do argen­tino podría dis­po­ner de
ese dine­ro para otra cosa, para inver­sio­nes por ejem­plo. Pero sino, si usás
como se está usan­do ese dine­ro para ir pagan­do los ven­ci­mien­tos de deu­da, sea
nacio­na­les o pro­vin­cia­les, como pasó con Kici­llof en Bue­nos Aires, que lo
apre­ta­ron y pagó, y les dijo a los docen­tes que lo que les iba a pagar en
febre­ro se los paga­rá en mar­zo. En fin, ten­ga­mos con­fian­za en que se los va a
pagar en mar­zo. Con esto te quie­ro decir que esa con­sig­na, tan vigo­ro­sa en los
años ochen­ta, de No pago de la deu­da, hoy está deteriorada. 

En la actua­li­dad se habla
más de “audi­tar” la deu­da, ¿no?

Cla­ro, des­de la
Auto­con­vo­ca­to­ria que for­ma­mos par­te, por ejem­plo, se habla de “sus­pen­sión de
los pagos y audi­tar la deu­da”, por­que la idea es inves­ti­gar­la, ver qué partes
son lega­les, cua­les con ile­gí­ti­mas, qué par­te es deu­da odio­sa. Y eso es muy
impor­tan­te, por­que mucha gen­te cree que deu­da odio­sa es aque­lla que tomó un
gobierno dic­ta­to­rial, pero no. La teo­ría de la deu­da odio­sa, que vie­ne de la
déca­da del 30 del siglo XX, sos­tie­ne que es odio­sa toda deu­da que no se contrae
en bene­fi­cio del pue­blo. Y de la deu­da con­traí­da por el gobierno de Macri se
pue­de demos­trar cla­ra­men­te que fue con­traí­da para fugar capi­ta­les, no para
cons­truir escue­las, hos­pi­ta­les, infra­es­truc­tu­ra, nada. Eso por un lado, pero
ade­más, se dice que una deu­da es odio­sa cuan­do tan­to el deu­dor como el acreedor
saben que no se pue­de pagar. Y tan­to Esta­dos Uni­dos como el FMI sabían que la
Argen­ti­na no podía devol­ver ese prés­ta­mos de 57 mil millo­nes de dóla­res (de los
cua­les des­em­bol­sa­ron 44 mil), que el país no podía pagar, no que no que­ría, no
podía, por­que Argen­ti­na no fabri­ca dóla­res, así que tie­nen que salir del
supe­rá­vit comer­cial, que el país no tie­ne en volu­men sufi­cien­te; de los dólares
que ingre­sen por inver­sio­nes extran­je­ras y esta­mos en un momen­to de la economía
mun­dial en don­de eso no suce­de y no va a suce­der a no ser que se reali­ce en el
país una refor­ma labo­ral reac­cio­na­ria o tie­nen que venir nue­vas prés­ta­mos, con
los cua­les pagas deu­das vie­jas a cos­ta de seguir hipo­te­can­do a la Argen­ti­na, ya
no en su gene­ra­ción actua­les sino en sus gene­ra­cio­nes futu­ras. Con esta deuda
odio­sa esta­mos atra­pa­dos sin salida. 

¿De allí la cues­tión de
investigar?

Sí, por­que al investigar
sus­pen­dés los pagos. Es una for­ma de no pagar. Por­que lo que intere­sa es no
pagar, y en todo caso, una inves­ti­ga­ción te per­mi­te decir: “de esta deuda
públi­ca argen­ti­na actual, que ron­da los 350 mil millo­nes de dóla­res, la parte
que es legí­ti­ma es ésta, el otro 60, 70, 80% no”; y sobre ese por­cen­ta­je renegocias.
Ejem­plo, de nue­vo, Cuba. Uno de los acree­do­res de la deu­da gigan­tes­ca de Cuba
era Rusia, la Rusia de Putin inser­ta en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial, no la
Unión Sovié­ti­ca. Y Cuba logró rene­go­ciar una qui­ta del 90% de su deu­da. Y por
el 10% a pagar ofre­ció que ingre­sa­ran inver­sio­nes rusas, y de esa pro­duc­ción se
paga­ba la deu­da. Es decir: no pagar impli­có gene­rar con­di­cio­nes sobe­ra­nas de
rene­go­cia­ción. Esto que te digo está muy lejos de lo que acon­te­ce hoy en la
Argen­ti­na de Alber­to Fer­nán­dez, en don­de se pue­den ver algu­nos mati­ces respecto
de aque­llo que dijo Cris­ti­na Fer­nán­dez en La Haba­na. Resu­mien­do te diría: lo
que se haga no depen­de de una cues­tión téc­ni­ca sino polí­ti­ca, ya que no pagar
impli­ca gene­rar un con­sen­so popu­lar muy gran­de, por­que no va a ser gratuito.
Ante el No pago pue­de haber un boi­cot inter­na­cio­nal, e inclu­so desembarcar
tro­pas, lamen­ta­ble­men­te, ya que el mis­mo día que se votó la Ley de
Sos­te­ni­bi­li­dad de la deu­da se apro­bó que ingre­sen 5.000 Mari­nes en el país. Y
hay acuer­dos pre­vios, que ya no son de este gobierno sino del Esta­do argentino
como tal, asu­mi­dos duran­te el gobierno ante­rior pero tam­bién en otros
ante­rio­res, que impli­can manio­bras con­jun­tas. Y sabe­mos que don­de intervienen
fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses es por­que hay intere­ses geo-estra­té­gi­co para
resol­ver la apro­pia­ción de las mate­rias pri­mas que nece­si­ta, sea petró­leo, gas,
agua o bio­di­ver­si­dad. En ese sen­ti­do está cla­ro que Esta­dos Uni­dos no apo­yó a
la Argen­ti­na sino el gobierno de Macri para que pudie­ra tener un perío­do más,
pero les salió mal la juga­da. Y ante eso aho­ra el deba­te sobre qué hacer está
abier­to, y creo que es el pue­blo argen­tino quien sobe­ra­na­men­te tie­ne que
deci­dir si pagar o pagar la deu­da exter­na. Por eso hay que gene­rar las
con­di­cio­nes para hacer una gran con­sul­ta popu­lar al res­pec­to, pre­ce­di­da de un
inmen­so deba­te. La opción es cla­ra: o se le paga a los acree­do­res esta deuda
ile­gí­ti­ma, ile­gal, odio­sa, o se les paga a los docen­tes, los tra­ba­ja­do­res de la
salud y jubi­la­dos lo que les corres­pon­de, se gene­ran con­di­cio­nes de empleo, se
resu­le­ve el enor­me pro­ble­ma habi­ta­cio­nal que tie­ne este país y se ter­mi­na con
el 40% de pobre­za. Ese es el dile­ma, y no hay que enga­ñar: si haces eso no te
van a aplau­dir, sino que van a inten­tar boicotearte.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *