Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Méxi­co. Outsour­cing y otras mañas

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 febre­ro 2020.-

Está en el Sena­do la dis­cu­sión rela­ti­va al pro­yec­to de refor­ma a la legis­la­ción labo­ral en el capí­tu­lo que regu­la la sub­con­tra­ta­ción de per­so­nal, más cono­ci­do como outsour­cing. Como ante­ce­den­te hay que decir que tal regu­la­ción fue incor­po­ra­da a la ley den­tro del paque­te de refor­mas estruc­tu­ra­les de fle­xi­bi­li­za­ción, impul­sa­do duran­te el gobierno de Feli­pe Cal­de­rón por ins­truc­cio­nes del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, las que otor­gan todas las ven­ta­jas al patrón dejan­do a los tra­ba­ja­do­res en extre­ma inde­fen­sión y que, ade­más, favo­re­cen la elu­sión de las pres­ta­cio­nes socia­les y las obli­ga­cio­nes fis­ca­les por las empre­sas. Esta es una de las más gra­ves abe­rra­cio­nes del neo­li­be­ra­lis­mo.

Bajo el cobi­jo de la ley actual se crea­ron mul­ti­tud de empre­sas, lla­ma­das de capi­tal humano, que pres­tan el ser­vi­cio de pro­por­cio­nar per­so­nal a otra empre­sa, para que esta se des­en­tien­da del cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes labo­ra­les y fis­ca­les inhe­ren­tes. La pres­ta­do­ra del ser­vi­cio se hace car­go de la nómi­na y de las refe­ri­das obli­ga­cio­nes cobran­do un cos­to mucho menor; esto es posi­ble por­que la con­tra­tis­ta regis­tra a los tra­ba­ja­do­res con un sala­rio menor al real con lo que redu­ce con­si­de­ra­ble­men­te las cuo­tas al Segu­ro Social y al Ins­ti­tu­to de la Vivien­da, ade­más de hacer con­tra­tos con vigen­cia anual para no crear anti­güe­dad para la pen­sión del tra­ba­ja­dor. En esta fór­mu­la vicio­sa se maxi­mi­zan las ganan­cias de las empre­sas con car­go al fis­co y la can­ce­la­ción del futu­ro y la segu­ri­dad del tra­ba­ja­dor.

La ini­cia­ti­va para refor­mar y corre­gir esta fór­mu­la cri­mi­nal, pre­sen­ta­da por el Pre­si­den­te de la Comi­sión del Tra­ba­jo del Sena­do, Napo­león Gómez Urru­tia, mere­ció la apro­ba­ción uná­ni­me de los miem­bros de la Comi­sión del Tra­ba­jo y de la de Asun­tos Legis­la­ti­vos, con lo que esta­ba lis­ta para su dis­cu­sión en el pleno y even­tual apro­ba­ción, lava­da y plan­cha­da. En eso sur­gió el estruen­do de la pro­tes­ta empre­sa­rial; el Con­se­jo Coor­di­na­dor y todas las cáma­ras habi­das y por haber pega­ron el gri­to en el cie­lo exi­gien­do ser escu­cha­das lo que, por cier­to, ya se había hecho median­te un par­la­men­to abier­to de tres días en el pro­ce­so de aná­li­sis y apro­ba­ción en comi­sio­nes. Ante la mag­ni­tud del recla­mo, el Pre­si­den­te de la Jun­ta de Coor­di­na­ción Polí­ti­ca del Sena­do, Ricar­do Mon­real, detu­vo el pro­ce­so y con­ge­ló la ini­cia­ti­va. Se pac­tó un nue­vo par­la­men­to abier­to para vol­ver a escu­char a los patro­nes, cosa que está suce­dien­do en estos días.

Es obvio que la legis­la­ción vigen­te es una muy valio­sa con­quis­ta del empre­sa­ria­do que no acep­ta per­der, por lo que la agre­ga al arse­nal de sus chan­ta­jes con­tra un gobierno urgi­do de que se suel­te la inver­sión pri­va­da. Se regis­tra una pro­fun­da incon­gruen­cia entre el códi­go de éti­ca empre­sa­rial pos­tu­la­do por el Pre­si­den­te de su con­se­jo coor­di­na­dor, Car­los Sala­zar, y estas con­di­cio­nes ven­ta­jo­sas para los emplea­do­res; una u otra pero no se pue­de jugar con las dos.

En el par­la­men­to abier­to, Gómez Urru­tia esgri­me con rigor los argu­men­tos de jus­ti­cia, secun­da­do por el Sen. Ger­mán Mar­tí­nez con la argu­men­ta­ción eco­nó­mi­ca y fis­cal (agra­da­ble sor­pre­sa que me obli­ga a reti­rar ante­rio­res opi­nio­nes sobre el per­so­na­je) y acom­pa­ña­do del ver­gon­zo­so silen­cio de las cen­tra­les obre­ras tra­di­cio­na­les, inclu­so de la nue­va CATEM. La pren­sa tra­di­cio­nal con­ser­va­do­ra jue­ga su papel reac­cio­na­rio y, a fal­ta de argu­men­tos, macha­ca en la pre­ten­sión de des­pres­ti­giar a Gómez Urru­tia. El Pre­si­den­te López Obra­dor ten­drá que apli­car sus mayo­res dotes de tau­ma­tur­go para zafar­se del chan­ta­je y pro­pi­ciar la refor­ma en cues­tión al menor cos­to posi­ble y sin coro­na­vi­rus; ten­dría mejor mar­gen de manio­bra si hubie­se un sóli­do res­pal­do de orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res.

La 4T no es via­ble con un ejér­ci­to de reser­va de tra­ba­ja­do­res some­ti­dos y teme­ro­sos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *