Esta­dos Uni­dos. Fidel aún los tie­ne locos: La bata­lla de las ideas en USA

Por Eva Golin­ger, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 28 de febre­ro de 2020

¿Qué diría Fidel Cas­tro si supie­ra que en el año 2020, cua­tro años des­pués de su falle­ci­mien­to, y más de sesen­ta años des­pués de su lle­ga­da al poder en Cuba, aún sigue sien­do el cen­tro del dis­cur­so polí­ti­co en Esta­dos Uni­dos? 

Pare­ce cómi­co que el esta­blish­ment polí­ti­co esta­dou­ni­den­se no pue­de dejar de pen­sar en Fidel, aun­que él se reti­ró del poder en el 2006 y las nue­vas gene­ra­cio­nes en Esta­dos Uni­dos han cre­ci­do des­pués de la Gue­rra Fría. Es como una obse­sión infan­til que Washing­ton no pue­de olvi­dar. Fidel y su revo­lu­ción cuba­na sobre­vi­vie­ron once pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­ses —Eisenho­wer, Ken­nedy, John­son, Nixon, Ford, Car­ter, Reagan, Bush, Clin­ton, W. Bush y Oba­ma (aun­que Fidel falle­ció cuan­do Oba­ma aún era pre­si­den­te, la revo­lu­ción ha segui­do). Y de pron­to, serían doce con Trump.

Y cada admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se, cada jefe de esta­do, ha decla­ra­do a Cuba un ‘enemi­go’ y ha con­ti­nua­do polí­ti­cas hos­ti­les con­tra la isla. La úni­ca excep­ción fue Barack Oba­ma, que hizo un esfuer­zo duran­te su segun­do man­da­to para des­con­ge­lar rela­cio­nes, vol­ver a abrir las emba­ja­das, res­ta­ble­cer el inter­cam­bio, y has­ta fue a La Haba­na, y se reu­nió con Raúl Cas­tro, el enton­ces pre­si­den­te. Sin embar­go, Oba­ma no logró levan­tar el blo­queo con­tra Cuba, ni alte­ró el dis­cur­so hos­til hacia la isla.

Cuba ha sufri­do mucho por las agre­sio­nes, ame­na­zas y ata­ques des­de Esta­dos Uni­dos. El blo­queo eco­nó­mi­co impues­to por Washing­ton en 1960 ha cau­sa­do miles de millo­nes de dóla­res en daños y pér­di­das a la isla, y el pue­blo cubano ha sufri­do por la fal­ta de cier­tos pro­duc­tos nece­sa­rios, como medi­ci­nas y fuen­tes ali­men­ti­cias.

Esa peque­ña isla de 11 millo­nes de per­so­nas en medio del mar Cari­be ha sido una fuen­te de angus­tia, rabia y furia para Washing­ton. Cuan­do Trump ganó la pre­si­den­cia, casi de inme­dia­to comen­zó a des­man­te­lar todos los avan­ces de Oba­ma con Cuba. Vol­vió a cerrar las emba­ja­das, expul­só diplo­má­ti­cos cuba­nos de Esta­dos Uni­dos, res­trin­gió los via­jes de esta­dou­ni­den­ses a Cuba y los vue­los comer­cia­les, y apre­tó aún más el blo­queo. Aún sin Fidel o Raúl en el poder —nin­gún ‘Cas­tro’ para seña­lar— Cuba seguía como blan­co de la ira de la Casa Blan­ca.

Washing­ton nun­ca ha podi­do acep­tar que Cuba sea capaz de ven­cer, de sobre­vi­vir, y de derro­tar cada inten­to de des­truir su ideo­lo­gía, su dig­ni­dad y su revo­lu­ción. No impor­ta que Esta­dos Uni­dos ten­ga todo el pode­río mili­tar del pla­ne­ta, o que use todo su esfuer­zo eco­nó­mi­co para asfi­xiar a la isla. El pue­blo cubano sigue sien­do vic­to­rio­so, sigue ven­cien­do.

Por eso, cual­quier men­ción de Fidel le pica al esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se. Cual­quier recuer­do de su vic­to­ria, de la per­ma­nen­cia de su revo­lu­ción, le vuel­ve loca a la Casa Blan­ca.

Y de repen­te, Fidel y su bata­lla de las ideas fue­ron inser­ta­dos en el cen­tro de la cam­pa­ña pre­si­den­cial en Esta­dos Uni­dos de nue­vo, ¡en el año 2020!

Cla­ro, es cul­pa de un can­di­da­to izquier­dis­ta, un auto­pro­cla­ma­do socia­lis­ta-demó­cra­ta, aun­que siem­pre se dife­ren­cia entre el socia­lis­mo de Cuba o de Vene­zue­la, y el socia­lis­mo de Sue­cia, Norue­ga y Dina­mar­ca. Es cul­pa del Sena­dor Ber­nie San­ders que el nom­bre de Fidel vol­vió a los titu­la­res en Esta­dos Uni­dos, y que todo la región del sur de la Flo­ri­da – Mia­mi, la Calle Ocho, el Wes­ton­zue­la, etc – está en lla­mas con sus antor­chas anti-comu­nis­tas, levan­tan­do la alar­ma sobre la ame­na­za roja sacu­dien­do el país.

¿Y cuál fue la chis­pa que des­per­tó ese apa­sio­na­do sen­ti­mien­to anti-comu­nis­ta en los medios, en los pasi­llos del Con­gre­so, los bún­kers de Wall Street y los cafe­ci­tos en la Calle Ocho? Fue Ber­nie, en una entre­vis­ta con Ander­son Cooper para el pro­gra­ma «60 Minu­tes», en el canal CBS. Ber­nie, que al ser pre­gun­ta­do sobre sus decla­ra­cio­nes hace cua­ren­ta años sobre Cuba, dijo que no todo era malo en la isla. Ber­nie, quien reco­no­ció que al lle­gar al poder, Fidel pro­mo­vió un pro­gra­ma que logró erra­di­car el anal­fa­be­tis­mo en toda Cuba, y fue prin­ci­pal­men­te lide­ra­da por muje­res edu­ca­do­ras.

¡Qué horror! 

Ber­nie hubie­se sabi­do que al men­cio­nar algo posi­ti­vo de la Revo­lu­ción Cuba­na y no sata­ni­zar com­ple­ta­men­te a Fidel, esta­ba metién­do­se en un lío de gran­des pro­por­cio­nes.

Y así, Esta­dos Uni­dos entró en aler­ta roja. El can­di­da­to pre­si­den­cial que está lide­ran­do las encues­tas del par­ti­do demó­cra­ta dijo algo bueno sobre Fidel Cas­tro. ¿Qué esta­bas pen­san­do Ber­nie?

Días des­pués, duran­te un deba­te tele­vi­sa­do en vivo entre los prin­ci­pa­les can­di­da­tos demó­cra­tas, el nom­bre de Fidel lle­gó de nue­vo a las pan­ta­llas esta­dou­ni­den­ses. Ber­nie tuvo que defen­der­se de los ata­ques de sus cole­gas por haber reco­no­ci­do que la edu­ca­ción de todo un pue­blo es algo posi­ti­vo.

La pobre­za del dis­cur­so polí­ti­co en Esta­dos Uni­dos es paté­ti­co.

En el 2020, aún esta­mos hablan­do de Fidel en Esta­dos Uni­dos. Aún esta­mos deba­tien­do sobre si la edu­ca­ción y la salud son dere­chos en Esta­dos Uni­dos. Y aún, una mayo­ría de los polí­ti­cos en el poder —o aspi­ran­tes al poder— pien­san que no lo son. 

Mien­tras tan­to, Trump esta­ba de visi­ta en la India con su homó­lo­go Modi, cono­ci­do por sus ten­den­cias auto­ri­ta­rias y sus ata­ques con­tra la pobla­ción musul­ma­na en su nación. Y Trump no ha escon­di­do su ‘amor’ por el líder nor­co­reano, Kim Jong Un, o por el rei­na­do sau­di­ta, cono­ci­do por sus gra­ves abu­sos de dere­chos huma­nos y sus bru­ta­li­da­des con­tra muje­res, perio­dis­tas y sus crí­ti­cos. 

Trump, quien está eli­mi­nan­do los sub­si­dios ali­men­ta­rios para millo­nes de esta­dou­ni­den­ses y qui­tan­do los desa­yu­nos gra­tis para los niños más nece­si­ta­dos en escue­las públi­cas. Trump y los repu­bli­ca­nos que quie­ren pri­va­ti­zar el segu­ro social, redu­cir los impues­tos de los ultra ricos y las cor­po­ra­cio­nes y cri­mi­na­li­zar a los sin techo. Trump, que sepa­ra a los niños de sus padres y sus fami­lias en la fron­te­ra, que des­hu­ma­ni­za a los migran­tes y los pobres, y que pro­mue­ve una cul­tu­ra racis­ta, xenó­fo­ba y misó­gi­na. 

Pero, según perio­dis­tas pro­mi­nen­tes de cana­les supues­ta­men­te libe­ra­les como MSNBC, Ber­nie San­ders es la ‘ame­na­za más gran­de a nues­tro esti­lo de vida’. La revis­ta web Polí­ti­co, muy influ­yen­te en Washing­ton, seña­ló que la polí­ti­ca exte­rior de Ber­nie podría repre­sen­tar ‘una ame­na­za sin pre­ce­den­tes al esta­tus quo’ en Esta­dos Uni­dos, agre­gan­do que hay una ‘cre­cien­te ansie­dad’ en el com­ple­jo mili­tar indus­tria con la idea de una vic­to­ria pre­si­den­cial de Ber­nie San­ders.

Para el ‘esta­tus quo’, Trump, que care­ce de moral y éti­ca, que es un pre­si­den­te abier­ta­men­te racis­ta, misó­gino, mitó­mano, cruel, depre­da­dor, abu­si­vo, xenó­fo­bo e igno­ran­te, está bien. Está bien por­que los ricos se han hecho más ricos. Pero Ber­nie, una per­so­na com­pro­me­ti­da con la jus­ti­cia social y la igual­dad, quien ha lucha­do casi toda su vida por los sin­di­ca­tos y por los dere­chos a un sala­rio digno, por la salud, la edu­ca­ción y la dig­ni­dad, es una ‘ame­na­za’.

La Gue­rra Fría pue­de haber ter­mi­na­do hace déca­das. Fidel Cas­tro falle­ció hace años. Pero la bata­lla de las ideas que Fidel puso sobre el tape­te mun­dial sigue muy vigen­te en Esta­dos Uni­dos.

Fuen­te: Rt

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *