Argen­ti­na. Pagar o no pagar esa es la cuestión

Por Eduar­do Luci­ta*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 febre­ro 2020

Un
pro­ble­ma de costos

La nego­cia­ción de la deu­da ha
ingre­sa­do en tiem­po de des­cuen­to. El Fon­do, los fon­dos y el gobierno ensayan
pro­pues­tas, mien­tras una pre­gun­ta sub­ya­ce: ¿Qué es más cos­to­so evi­tar el
default o ir a un default ordenado?

El
Fon­do des­cu­brió el agu­je­ro del mate: que nues­tro país atra­vie­sa una cri­sis de
sol­ven­cia y que está en default vir­tual o téc­ni­co. Con­tra­di­ce así su último
aná­li­sis de sos­te­ni­bi­li­dad de la deu­da, publi­ca­do en julio de 2019. Más
aún con­si­de­ra que el gobierno ya ha
avan­za­do todo lo posi­ble con el “esfuer­zo fis­cal” (desin­de­xa­ción jubilatoria,
eli­mi­na­ción de clau­su­las gati­llo, anun­cio (pos­ter­ga­do aho­ra) de aumen­to de
tari­fas seg­men­ta­do, incre­men­to de impues­tos…) y que no se le pue­de exi­gir ya
supe­rá­vits fis­cal pri­ma­rio a ries­go de poner en ries­go la sustentabilidad
polí­ti­ca del gobierno, es el momen­to enton­ces de pedir­le a los acreedores
pri­va­dos una “con­tri­bu­ción considerable”.

Ava­ló
así la estra­te­gia argen­ti­na de rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da con acreedores
pri­va­dos. Al mis­mo tiem­po dejó en cla­ro que es el acree­dor prio­ri­ta­rio y que no
está dis­pues­to a con­ce­der qui­tas ni reper­fi­la­mien­to alguno de sus acreencias,
mucho menos a revi­sar sus responsabilidades.

El
fon­do y los fondos

Si se tra­ta­ra de una par­ti­da de tru­co se diría
que el gobierno hizo la pri­me­ra pero en este jue­go lo que defi­ne son las otras
dos manos y para eso hay que tener car­tas bue­nas. Los bonis­tas quie­ren que el
gobierno acuer­de pri­me­ro con el Fon­do, par­ten de la idea de que este impondría
cri­te­rios fis­ca­les que garan­ti­za­rían el cobro de sus acreen­cias, mien­tras que
el Fon­do no tie­ne nin­gún apu­ro ‑con sus decla­ra­cio­nes solo le ha dado aval
polí­ti­co al gobierno- sus ven­ci­mien­tos ope­ran recién a par­tir del año que viene.
En tan­to el gobierno bus­ca cerrar un acuer­do con los acree­do­res pri­va­dos con
una qui­ta impor­tan­te (entre el 30 y el 50%). Su apu­ro es enten­di­ble, en mayo y
junio hay fuer­tes ven­ci­mien­tos con los bonistas. 

Sin embar­go el ancho de espa­das y el siete
bra­vo pare­cen estar en manos de los fon­dos. Coor­di­na­dos entre ellos ten­drían el
mon­to de bonos sufi­cien­te como para hacer fra­ca­sar toda rees­truc­tu­ra­ción que no
con­tem­ple sus intere­ses (las clau­su­las de acción colec­ti­va inclui­das en los
bonos obli­gan a que toda rees­truc­tu­ra­ción cuen­te con el aval míni­mo del 75% de
los tene­do­res). Por su par­te el FMI está auto­cues­tio­na­do por el insólito
prés­ta­mo otor­ga­do a Argen­ti­na, invo­lu­cra al 47% de su capa­ci­dad prestable.

Los
cos­tos de pagar y no pagar

Así las cosas el default depen­de de la voluntad
de los bonis­tas cuya capa­ci­dad finan­cie­ra es mayor que la de muchos Estados
con­si­de­ra­dos poten­cias y, obvia­men­te, pue­den inde­pen­di­zar­se de lo que diga el
Fon­do. Si un default es impues­to por los acree­do­res se argu­men­ta “son las
con­di­cio­nes de mer­ca­do” pero si es pro­duc­to de una acción cons­cien­te de un
gobierno que se sien­te sobe­rano, se tra­ta de una idea alo­ca­da en la que “todos
pier­den” mera­men­te pro­pa­gan­dís­ti­ca”. El sen­ti­do común ha natu­ra­li­za­do que pagar es el mal menor.

¿Pero es así? ¿Es que aca­so se
cote­ja­ron los cos­tos de evi­tar un default con los de deci­dir­lo polí­ti­ca y conscientemente?
Hacer­lo pue­de ser un ejer­ci­cio interesante:

Los
cos­tos de evi­tar un default. Pue­den sintetizarse
como que eter­ni­za­ran la depen­den­cia y la subor­di­na­ción finan­cie­ra. Más allá de
que el acuer­do con el Fon­do resul­te un nue­vo Stand By o un Plan de Facilidades
Exten­di­das, que esti­re los ven­ci­mien­tos, que lo fon­dos acep­ten una quita
sig­ni­fi­ca­ti­va que inclu­ya intere­ses y un perío­do de gra­cia, la deuda
per­ma­ne­ce­rá y lue­go del perío­do ini­cial entra­rán a jugar las polí­ti­cas de
ajus­te para garan­ti­zar supe­rá­vits fis­ca­les nece­sa­rios para pagar intere­ses y
las con­sa­bi­das refor­mas estruc­tu­ra­les para ingre­sar defi­ni­ti­va­men­te en el
capi­ta­lis­mo de mer­ca­do, y sobre todo para bajar cos­tos que garanticen
expor­ta­cio­nes, que con­si­gan los dóla­res para pagar deu­da. Nadie puede
garan­ti­zar que en 4 ó 5 años no ten­ga­mos una nue­va cri­sis, la experiencia
mues­tra que la deu­da tien­de a reali­men­tar­se en un círcu­lo que la perpetua.

Los cos­tos de un default
cons­cien­te. Se dice habrá un blo­queo finan­cie­ro. Argen­ti­na que­da­ría fue­ra de
los mer­ca­dos de cré­di­to y ais­la­da polí­ti­ca­men­te. Pero el país está fue­ra de los mer­ca­dos des­de mar­zo de
2018. En cuan­to a los Orga­nis­mos (tipo BM, BID, etc.) difí­cil que des­pués del
mega­prés­ta­mo del FMI haya mar­gen para nue­vos cré­di­tos de estos, sal­vo los que
ya están en cur­so. Por otra par­te inver­sio­nes pro­duc­ti­vas no hay en el país
des­de hace al menos una déca­da. Es decir situa­ción finan­cie­ra no empeo­ra­ra res­pec­to a
la situa­ción actual. Y siem­pre es posi­ble bus­car local e inter­na­cio­nal­men­te fuentes
de finan­cia­mien­to alter­na­ti­vas. Por otra par­te duran­te el default del 2001 el
país no estu­vo ais­la­do del FMI, ni del BM, de la OMC o del G20. ¿De qué
ais­la­mien­to polí­ti­co nos hablan?

Se ame­na­za tam­bién con un
blo­queo comer­cial. Pero ¿Chi­na
deja­rá de com­prar­nos soja y sus deri­va­dos y car­nes rojas? ¿Deja­rá de vendernos
equi­pos? ¿Bra­sil deja­rá de impor­tar los
autos que aquí ensam­bla­mos con las pie­zas y equi­pos que ellos nos ven­den? ¿Chi­le,
Viet­nam, EEUU nos cerra­rán sus mer­ca­dos? ¿Y los mer­ca­dos a los que exportamos
pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos? Por lo demás nues­tro país no es con­si­de­ra­do en el
con­cier­to de nacio­nes como Vene­zue­la, Irán o Cuba, así que hay que relativizar
el posi­ble blo­queo. Obviamente
habrá jui­cios con­tra el Esta­do e inten­tos de embar­gar los bie­nes del país en el
exte­rior, pero ya se vio que esto no es significativo. 

Con­tra­ria­men­te
al cesar o sus­pen­der los pagos el Esta­do con­ta­rá con una masa de recur­sos para
hacer polí­ti­cas acti­vas y reani­mar la eco­no­mía. Si se inves­ti­ga la deu­da buena
par­te de ella se cae sola, por­que como sabe­mos está muy flo­ja de papeles. 

El
default no es más que un pun­to de par­ti­da ‑no exen­to de difi­cul­ta­des- que debe
ir acom­pa­ña­do de otras polí­ti­cas, sobre la ban­ca, el comer­cio exte­rior, lo
impo­si­ti­vo, lo finan­cie­ro. Se reque­ri­rá un pro­gra­ma de emer­gen­cia que resulte
la base para avan­zar en trans­for­ma­cio­nes más pro­fun­das, cam­bios en el modelo
pro­duc­ti­vo y nue­vas rela­cio­nes internacionales.

Pagar
o no pagar, esa es la cuestión

*inte­gran­te
del colec­ti­vo EDI –Eco­no­mis­tas de Izquierda-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *