Argen­ti­na. Ber­co­vich: “ Hay que mete­mos pre­sos a los que endeu­da­ron al país y per­mi­tie­ron que se fuga­ra el dine­ro de ese endeu­da­mien­to”

Por Mariano Pache­co,
revis­ta Zoom

¿Se pue­de no pagar la deu­da? ¿Qué ha pasa­do con la his­tó­ri­ca
con­sig­na de “No pago de la deu­da exter­na” y su inci­den­cia en la actual
coyun­tu­ra Argen­ti­na? ¿Es via­ble avan­zar en torno al plan­teo de que es nece­sa­rio
audi­tar e inves­ti­gar los orí­ge­nes de los com­pro­mi­sos del país con los
orga­nis­mos inter­na­cio­na­les? Sobre estos ejes revis­ta Zoom con­ver­só con
Ale­jan­dro Ber­co­vich, eco­no­mis­ta y perio­dis­ta radial, grá­fi­co y tele­vi­si­vo, que
en la actua­li­dad con­du­ce los pro­gra­mas “Bro­tes ver­des” en C5n y “Pasa­ron
cosas” en Radio con vos, y escri­be en Bae Nego­cios y revis­ta Cri­sis.

¿Se pue­de no pagar hoy la deu­da exter­na en Argen­ti­na? Ese
tal vez es un plan­teo que resue­na, no diga­mos en el sim­ple ciu­da­dano de a pie,
pero segu­ra­men­te en las cabe­zas de muchos lec­to­res y lec­to­ras aten­tas que están
con preo­cu­pa­ción por la actual situa­ción que atra­vie­sa hoy el país. Por otra
par­te que han comen­za­do a plan­tear que hay que audi­tar la deu­da, inver­ti­gar­la,
y no fal­tan quie­nes con­ti­núan sos­te­nien­do la con­sig­na de “No pago de la deu­da
exter­na”, que en otros con­tex­tos – pon­ga­mos por caso: los años ochen­ta del
siglo pasa­do– tuvo mucho peso entre las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, socia­les y
polí­ti­cas de este país. Hoy tal vez hay quie­nes plan­tean que la deu­da no es
ile­gí­ti­ma por­que la con­tra­jo un gobierno sur­gi­do de las urnas, más allá de que
lo hicie­ra por decre­to y no por el Con­gre­so. ¿Vos qué pen­sas?

Está muy bien plan­tear los tres ejes jun­tos por­que están muy
imbri­ca­dos. En pri­mer lugar te diría que no es una locu­ra, hoy por hoy,
plan­tear el No pago de la deu­da, como con­sig­na o como eje de inter­ven­ción
polí­ti­ca por par­te de la izquier­da y las orga­ni­za­cio­nes anti-capi­ta­lis­tas, e
inclu­so, por los movi­mien­tos socia­les, sin­di­ca­les. La deu­da es un meca­nis­mo de
suje­ción polí­ti­ca y no un meca­nis­mo finan­cie­ro y se pue­de ras­trear su ori­gen
polí­ti­ca y está bas­tan­te mani­fies­to en lo que ocu­rrió en los últi­mos cua­tro
años, con lo cual no me pare­ce para nada plan­tear como argu­men­to que “es una
locu­ra”. Es cla­ro, por otra par­te, que hoy son bas­tan­te mar­gi­na­les quie­nes
sos­tie­nen esos plan­teos, y creo que tie­ne que ver con que en los años ochen­ta
toda­vía esta­ba muy cla­ro el ori­gen de esas deu­da –con los mili­cos en el poder–
y que no se había con­traí­do en nom­bre de noso­tros, al menos des­de un pun­to de
vis­ta ins­ti­tu­cio­nal, por­que la adqui­rie­ron en pleno gobierno dic­ta­to­rial y no
demo­crá­ti­co. Enton­ces en ese momen­to el plan­teo era más lineal, y logró tener
más ancla­je social. Aho­ra han pasa­do cua­ren­ta años, y los efec­tos del plan­teo
no son los mis­mos, pero creo que se pue­de seguir sos­te­nien­do, en tan­to se
entien­da que es un meca­nis­mo de suje­ción polí­ti­ca antes que un meca­nis­mo
finan­cie­ro o un resor­te más del capi­ta­lis­mo, y tam­bién, si se tie­ne en cuen­ta
que la deu­da no pue­de ser repu­dia­da por el hecho de haber sido con­traí­da por un
gobierno dic­ta­to­rial –que es lo que dice todo el tiem­po el pre­si­den­te Alber­to
Fer­nán­dez– pero sí pue­de ser encua­dra­da bajo el mar­co de la deu­da odio­sa en
tan­to –como dijo hace muy poco Cris­ti­na Fer­nán­dez en La Haba­na– no se usó ese
dine­ro para auto­pis­tas, carre­te­ras, diques, casas, sino que fue un sim­ple
vehícu­lo para la fuga de divi­sas. Enton­ces, en la medi­da en que se esta­blez­ca
cla­ra­men­te que el dine­ro que ingre­só al país se fugó y que los fon­dos que
usu­fruc­tua­ron el dine­ro por las altas tasas que había y las comi­sio­nes que
cobra­ron tam­bién en la colo­ca­ción, son los mis­mos que usu­fruc­tua­ron la
dife­ren­cia de cam­bio por haber com­pra­do dóla­res más bara­tos y haber­los fuga­do
antes de la deva­lua­ción, pue­de al menos plan­tear­se una dis­cu­sión en la cual
ésto sea uno de los ejes. Yo, en ese sen­ti­do, no t engo dudas de que, como
hacen algu­nos movi­mien­tos socia­les, el que no tie­ne una infra­es­truc­tu­ra bási­ca
para que sus hijos toman agua pota­ble –como está pasan­do en el Cha­co sal­te­ño–
pue­de decir a los gri­tos que no se pague la deu­da. No tie­nen que pedir­le
per­mi­so nadie por­que hay una deu­da muy ante­rior, que es de este país con
aque­llo que mar­ca la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal que tie­ne que pro­veer­le a sus
habi­tan­tes y a toda per­so­na de bien que quie­ra habi­tar el sue­lo argen­tino. Esta
es una cues­tión cen­tral, inclu­so para quie­nes están en el cos­ta­do izquier­do de
este gobierno, por­que pen­sar que ten­drían que dis­ci­pli­nar­se y no plan­tear la
dis­cu­sión sería una muy mala deci­sión polí­ti­ca. En mi caso, des­de mi prác­ti­ca
prác­ti­ca perio­dís­ti­ca, me he pro­pues­to man­te­ner­lo en dis­cu­sión, más allá de
que, como bien vos seña­la­bas, es muy difí­cil hoy sos­te­ner­lo. Pero no es la
pri­me­ra vez que la bur­gue­sía se enco­lum­na con una mis­ma posi­ción res­pec­to a un
modo de ver las cosas, en este caso la deu­da, y pre­ten­de decir has­ta don­de se
pue­de y has­ta don­de no. Y eso es algo que hay que dis­cu­tir.

¿Y sobre el plan­teo de audi­tar la deu­da qué pen­sas?

Creo que cual­quier expre­sión de repu­dio res­pec­to de la deu­da
tie­ne que ser muy serio y par­tir de un estu­dio por­me­no­ri­za­do de cual fue el
ori­gen de la deu­da, quie­nes se bene­fi­cia­ron y cómo eso impac­tó en las
con­di­cio­nes de vida de los argen­ti­nos. Inclu­so creo que el gobierno, para poder
tener una posi­ción de mayor for­ta­le­za en la rene­go­cia­ción de la deu­da con los
acree­do­res –y has­ta sin que­rer patear el table­ro o repu­diar las emi­sio­nes más
escan­da­lo­sas de Caput­to o lo que se con­tra­jo con el Fon­do inclu­so con­tra sus
pro­pios esta­tu­tos, etcé­te­ra – , al gobierno le con­vie­ne apro­ve­char cier­ta
diná­mi­ca –como hacen los sin­di­ca­lis­tas más buró­cra­tas cuan­do van a un patrón y
le dicen que si no con­ce­de algo se pudre con los zur­dos– y escu­char a quie­nes
están a su izquier­da con estos plan­teos. En ese sen­ti­do la audi­to­ría es el paso
uno, sí o sí. Tam­bién creo que hay que inves­ti­gar otra cosa, que nos lle­va a tu
ter­cer plan­teo…

… La cues­tión de la
ile­gi­ti­mi­dad de la deu­da inclu­so con­traí­da por un gobierno sur­gi­do del
sufra­gio…

Cla­ro. Yo creo que inda­gar res­pec­to no sólo de con qué
pape­les o cuan­do se apro­bó por decre­to o por ley cada emi­sión de cada bono de
deu­da, sino que hay que estu­diar en deta­lle si Capu­to final­men­te no fun­cio­nó
como deli­vey boy de los gran­des fon­dos de inver­sión y los ban­cos de Wall Street
que nece­si­ta­ba colo­car una liqui­dez a deter­mi­na­do pla­zo y que él les pro­veía
bonos para cal­zar esa liqui­dez en un país que paga­ra mucho inte­rés como
Argen­ti­na. Si es así es algo que con­fi­gu­ra deli­to, y debe­ría ir pre­so.
Enton­ces: hay que inves­ti­gar las fallas ins­ti­tu­cio­na­les de los decre­tos, pero
tam­bién esta­ble­cer las res­pon­sa­bi­li­da­des. Acá hay algo que ya he dicho en otras
opor­tu­ni­da­des – y no es algo que se me haya ocu­rri­do a mí, sino que escu­ché
decir a varios espe­cia­lis­tas en cues­tio­nes de medio ambien­te– y es pres­tar
aten­ción a lo que suce­de con muchas empre­sas res­pec­to del medio ambien­te. Lo
que hacen sus eje­cu­ti­vos, ante la pena­li­dad que se esta­ble­ce con­tra ellas por
con­ta­mi­nar –que es una mul­ta en pla­ta– es incor­po­rar­lo a su ecua­ción
eco­nó­mi­ca. Y acá pasa algo simi­lar con el tema de la deu­da: en la medi­da en que
sola­men­te se rene­go­cie y se diga “bueno, este pagó tan­to de más o no”, se está
per­mi­tien­do que estos tipos incor­po­ren a la ecua­ción eco­nó­mi­ca el endeu­da­mien­to
un sobre­cos­to even­tual del default par­cial. Por eso creo que lo que hay que
hacer es poner­los pre­sos. Hay que mete­mos pre­sos a los que endeu­da­ron al país y
per­mi­tie­ron que se fuga­ra el dine­ro de ese endeu­da­mien­to, así la pró­xi­ma vez lo
van a pen­sar dos veces. Cla­ro: meter­los pre­sos no es sim­ple y ahí la
movi­li­za­ción popu­lar es fun­da­men­tal, por­que estos tipos sí que se roba­ron todo.
Esa creo, al fin y al cabo, que debe­ría ser la diná­mi­ca que adquie­ra un plan­teo
popu­lar fren­te al pro­ble­ma de la deu­da.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *