Vene­zue­la. 27 de febre­ro, la revo­lu­ción que vie­ne

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 febre­ro 2020

Algu­nos cama­ra­das dicen que, des­pués de la rebe­lión cívi­co-mili­tar de 1992, en los barrios popu­la­res de Cara­cas, este escri­to apa­re­ció en las pare­des: 27 F + 4F = 31F, la revo­lu­ción que vie­ne. Una fór­mu­la que resu­me bien la impor­tan­cia que tuvo el levan­ta­mien­to popu­lar del 27 de febre­ro de 1989 para el socia­lis­mo boli­va­riano, en el que incu­bó el inten­to de Chá­vez de ter­mi­nar con las demo­cra­cias dis­fra­za­das de la IV Repú­bli­ca.

Uno de esos com­pa­ñe­ros, aho­ra per­di­do en la bús­que­da impro­ba­ble de un puris­mo que lo hizo ate­rri­zar en las cos­tas asfi­xian­tes de aque­llos que creen que son «más cha­vis­tas que Chá­vez», hoy se bur­la de aque­llos que reto­man ese hilo: «Toda­vía no quie­res con­ven­cer­te a ti mis­mo – él dice – que Madu­ro no es Chá­vez y que hemos vuel­to al neo­li­be­ra­lis­mo aquí? ¿No ves que el país está dola­ri­za­do y los sala­rios pul­ve­ri­za­dos por el aumen­to de los pre­cios?

Sobre el estri­bi­llo de «Madu­ro no es Chá­vez» no vale la pena gas­tar ni una pala­bra: los hechos son sufi­cien­tes. Y los hechos dicen que, des­de el 5 de mar­zo de 2013, Madu­ro, y todo el lide­raz­go de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, por supues­to, se ha resis­ti­do a todo tipo de ata­ques, inter­nos e inter­na­cio­na­les.

Lo hizo en una situa­ción mucho más des­fa­vo­ra­ble que la exis­ten­te en los años en que la revo­lu­ción boli­va­ria­na esta­ba que­man­do todas las eta­pas de una libe­ra­ción a favor de los opri­mi­dos. Bas­te recor­dar el logro de algu­nos «obje­ti­vos del mile­nio» (derro­ta del ham­bre y el anal­fa­be­tis­mo) en la mitad del tiem­po espe­ra­do, y el avan­ce de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na. Para un capi­ta­lis­mo en cri­sis estruc­tu­ral que debe tra­tar de resol­ver sus con­tra­dic­cio­nes incu­ra­bles con las gue­rras impe­ria­lis­tas y a expen­sas de las cla­ses popu­la­res, fue una afren­ta inso­por­ta­ble que tuvo que ser eli­mi­na­da por cual­quier medio.

Por supues­to, Madu­ro podría haber lle­ga­do a un acuer­do, tal como le habían pro­pues­to a Chá­vez, inme­dia­ta­men­te des­pués de su elec­ción como pre­si­den­te. El men­sa­je le lle­gó alto y cla­ro. Bas­te recor­dar la noche de su pri­me­ra elec­ción en Mira­flo­res, cuan­do el opo­nen­te derro­ta­do, Hen­ri­que Capri­les Radons­ki, ya había des­ata­do a sus segui­do­res para “des­car­gar la arre­che­ra”. Fren­te a todas y todos los que, des­de el extran­je­ro o des­de el país, lo escu­chá­ba­mos en los esca­lo­nes del «pala­cio del pue­blo», Madu­ro habló de la lla­ma­da reci­bi­da por la oli­gar­quía para la par­ti­ción del país, y de su nega­ti­va.

Podría haber esta­do en silen­cio, en cam­bio, indi­có cla­ra­men­te qué lado de la barri­ca­da había ele­gi­do para luchar en la gigan­tes­ca gue­rra con­tra los pobres des­ata­da por el capi­ta­lis­mo des­de los años del Cara­ca­zo, a nivel mun­dial.

«Tene­mos que con­si­de­rar que hemos vivi­do cons­tan­te­men­te en una eco­no­mía de gue­rra», dijo Madu­ro recien­te­men­te, al anun­ciar la aper­tu­ra de un deba­te sobre las opcio­nes de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que se inter­pre­tan como un retorno a las «razo­nes de Car­los Andrés».

Vol­vien­do a refle­xio­nar sobre el Cara­ca­zo, 31 años des­pués de que la revuel­ta espon­tá­nea con­tra el aumen­to del pasa­je y del cos­to de la vida comen­zó des­de los barrios pobres de Cara­cas e inme­dia­ta­men­te se exten­dió a las calles de Mara­cay, Bar­qui­si­me­to o Méri­da, sig­ni­fi­ca refle­xio­nar sobre la ampli­tud y las con­se­cuen­cias de la gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra Vene­zue­la. Un ata­que en múl­ti­ples nive­les que uti­li­za la retó­ri­ca de los dere­chos huma­nos como arma polí­ti­ca con­tra el gobierno, como el exper­to inde­pen­dien­te ONU Alfred de Zayas tam­bién ha seña­la­do en estos días.

Una gue­rra que, vis­ta des­de Euro­pa, toma una pers­pec­ti­va dife­ren­te. En 31 años, la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta ha remo­de­la­do las socie­da­des occi­den­ta­les para los gana­do­res. En Ita­lia o Espa­ña, un sala­rio míni­mo no es sufi­cien­te para cubrir los altos cos­tos de los ser­vi­cios, el alqui­ler y el trans­por­te, la gaso­li­na. Y para lograr el equi­va­len­te a un sala­rio míni­mo, se nece­si­tan varios tra­ba­jos pre­ca­rios, que invo­lu­cran al cuer­po y la men­te en la bús­que­da y el chan­ta­je de sub­sis­ten­cia.

Una situa­ción que ocu­rrió des­pués de la derro­ta de ese gran ciclo de lucha que había obli­ga­do a la bur­gue­sía a ceder par­te de las ganan­cias a las cla­ses popu­la­res, des­ta­ca­das en el esta­do del bien­es­tar. Las con­quis­tas obte­ni­das a tra­vés de la lucha en los años del siglo pasa­do, cuan­do el comu­nis­mo no era una blas­fe­mia, la revo­lu­ción pare­cía tocar la puer­ta y el inter­na­cio­na­lis­mo era un deber indis­cu­ti­ble.

Cuan­do el Cara­ca­zo ocu­rrió en Vene­zue­la, se esta­ban difun­dien­do todas las teo­rías sobre el supues­to «fin de las ideo­lo­gías» y el supues­to fin del par­ti­do como con­cien­cia orga­ni­za­da de las masas, sobre el paci­fis­mo des­co­nec­ta­do de la dure­za del con­flic­to y sobre «cam­biar el mun­do sin tomar el poder «. La ira del Cara­ca­zo y el pre­cio paga­do, el pre­cio del con­flic­to, de la resis­ten­cia popu­lar, tuvie­ron que ser reti­ra­dos de la con­cien­cia de las masas occi­den­ta­les, cada vez más des­via­dos hacia la resig­na­ción o hacia fal­sas ban­de­ras.

El socia­lis­mo boli­va­riano sur­gió de los escom­bros del siglo XX para redi­mir esa memo­ria, que tam­bién es nues­tra. Lo hizo en con­di­cio­nes espe­cia­les, afir­man­do que que­ría hacer una revo­lu­ción, pero eli­gió «acos­tar­se con el enemi­go en casa». Una nove­dad en com­pa­ra­ción con la his­to­ria de todos aque­llos paí­ses que, como Chi­na o Viet­nam, lue­go die­ron vuel­tas «prag­má­ti­cas», pero solo des­pués de haber expro­pia­do a los expro­pia­do­res, des­pués de haber expul­sa­do el gran capi­tal inter­na­cio­nal y des­ac­ti­va­do los pla­nes – eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, mediá­ti­cos – de sus repre­sen­tan­tes loca­les.

Vene­zue­la no lo ha hecho, solo ha ras­ga­do las rela­cio­nes de pro­pie­dad, eli­gien­do empren­der una «gue­rra de posi­ción» per­ma­nen­te, entre jue­gos de azar, inven­tos y bus­can­do el con­sen­so. Pero, ¿podría haber­se hecho de mane­ra dife­ren­te en los pri­me­ros años del siglo XXI y sin ese poten­cial revo­lu­cio­na­rio que, en el siglo pasa­do, habría lle­va­do a los movi­mien­tos popu­la­res euro­peos a las calles en defen­sa de Vene­zue­la? «El mar­xis­mo requie­re el cálcu­lo de las con­di­cio­nes obje­ti­vas y de sus cam­bios», recor­dó Lenin, invi­tan­do a modu­lar la tác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria sobre la nue­va posi­ción obje­ti­va.

Duran­te el con­gre­so inter­na­cio­nal de la Comu­ni­ca­ción, que tuvo lugar en Cara­cas como par­te de la agen­da del Foro de Sao Pau­lo, un dipu­tado comu­nis­ta ruso entre­gó a Madu­ro la Orden de Lenin, el más alto honor esta­ble­ci­do en la épo­ca de la Unión Sovié­ti­ca. Los pue­blos que man­tu­vie­ron su memo­ria viva duran­te el devas­ta­dor regre­so del neo­li­be­ra­lis­mo, saben cómo eva­luar la impor­tan­cia del labo­ra­to­rio boli­va­riano, que ha resis­ti­do con­tra vien­tos y mareas duran­te vein­te años.

Don­de se entien­de de cer­ca la con­fron­ta­ción de cla­ses, don­de las sire­nas de la bur­gue­sía aún no han ador­me­ci­do los cere­bros de la izquier­da, el «paque­ta­zo» de Car­los Andrés Pérez no pue­de asi­mi­lar­se con las medi­das eco­nó­mi­cas de urgen­cia toma­das por el gobierno boli­va­riano 31 años des­pués.

El poder popu­lar ejer­ci­do por Madu­ro en la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca, y a tra­vés del máxi­mo órgano ple­ni­po­ten­cia­rio que actúa en la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, no pue­de con­fun­dir­se con los gol­pes par­la­men­ta­rios de los dis­tin­tos Bol­so­na­ro.

No se pue­de con­fun­dir, como lo hacen los medios de comu­ni­ca­ción euro­peos, los auto­bu­ses que­ma­dos en Bra­sil por los pobres que no pue­den subir­se a ellos por las altas tari­fas (como en los días del Cara­ca­zo), con auto­bu­ses públi­cos o simon­ci­tos incen­dia­dos por los fas­cis­tas vene­zo­la­nos que quie­ren regre­sar a la IV Repú­bli­ca.

Con las debi­das pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas, cuan­do el pre­si­den­te vene­zo­lano habla sobre la eco­no­mía de gue­rra y el cho­que con el impe­ria­lis­mo que requie­re un ajus­te tác­ti­co nece­sa­rio, recuer­da la tabla de pro­ble­mas de las revo­lu­cio­nes.

Así, el 7 de mar­zo de 1918, Lenin dijo duran­te el “Infor­me sobre la gue­rra y la paz” (la paz de Brest-Litovsk que la Rusia bol­che­vi­que esti­pu­ló con los Impe­rios cen­tra­les el 3 de mar­zo de 1918): » Si no sabe­mos adap­tar­nos, si no esta­mos dis­pues­tos a avan­zar arras­trán­do­nos por el fan­go, enton­ces no somos revo­lu­cio­na­rios, sino char­la­ta­nes. Y yo pro­pon­go esto, no por­que me agra­de, sino por­que no nos que­da otro camino, por­que la his­to­ria no ha sido sufi­cien­te­men­te bon­da­do­sa para hacer que la revo­lu­ción madu­re en todas par­tes simul­tá­nea­men­te”.

La puer­ta angos­ta por la cual el pro­ce­so boli­va­riano inten­ta pasar hoy es recu­pe­rar­se de la eco­no­mía de gue­rra sin ser des­po­ja­do de la piel, sin hacer que las cla­ses popu­la­res paguen la cri­sis.

Con res­pec­to al Cara­ca­zo y el inten­to del impe­ria­lis­mo de pro­vo­car una revuel­ta simi­lar con­tra el gobierno de Madu­ro, la vice­pre­si­den­ta de la Comi­sión Pro­pa­gan­da y Comu­ni­ca­ción del PSUV, Tania Díaz recuer­da algu­nos datos: «Se redu­cen las impor­ta­cio­nes por asfi­xia. Solo con las medi­das coer­ci­ti­vas impues­tas por Trump a PDVSA, el ingre­so en divi­sas se redu­ce en un 96%. Pér­di­das que deben agre­gar­se a los daños cau­sa­dos por el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro. Según datos de la CELAG, por el perio­do 2013 – 2017, las pér­di­das de bie­nes y ser­vi­cios osci­la­ron entre una hor­qui­lla de 350.000 millo­nes y 260.000 millo­nes. En esto perio­do, los vene­zo­la­nos per­die­ron entre12.100 y 8.400 dóla­res per cápi­ta como con­se­cuen­cia direc­ta del boi­cot finan­cie­ro y comer­cial”.

¿El aumen­to des­pro­por­cio­na­do y espe­cu­la­ti­vo de los pre­cios? “Se refie­re a bie­nes y ser­vi­cios que están bajo el con­trol pri­va­do. A dife­ren­cia de otros paí­ses, el agua, la elec­tri­ci­dad, la tele­fo­nía, inter­net, el trans­por­te, la edu­ca­ción y la salud públi­ca con­ti­núan sien­do sub­si­dia­dos para com­pen­sar los efec­tos de la agre­sión eco­nó­mi­ca a nues­tro pue­blo».

¿Y la dola­ri­za­ción? La vice­pre­si­den­ta de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te res­pon­de resu­mien­do las diver­sas for­mas de ata­que a la mone­da nacio­nal lle­va­das a cabo en los últi­mos años: «¿Recuer­das, dice, cuan­do los bille­tes vene­zo­la­nos fue­ron extraí­dos ile­gal­men­te por fron­te­ra terres­tre? ¿Cuán­do se encon­tra­ron camio­nes car­ga­dos de papel mone­da nacio­nal en Bra­sil, Perú y Colom­bia? ¿Cuál era el pro­pó­si­to? ¿Recuer­da la espe­cu­la­ción cam­bia­ria impul­sa­da por Colom­bia? El ex pre­si­den­te colom­biano Andrés Pas­tra­na apro­bó una nor­ma­ti­va para lega­li­zar el cam­bio dife­ren­cia­do del bolí­var en Bogo­tá y Cúcu­ta”.

¿De que se tra­ta­ba? “La Reso­lu­ción 8, apro­ba­da por el Ban­co Cen­tral de Colom­bia en el año 2000 como par­te del Plan Colom­bia, auto­ri­za el inter­cam­bio direc­to de mone­das con los paí­ses veci­nos, sin pasar por el dólar. Así esta­ble­ce una doble legis­la­ción sobre el inter­cam­bio de mone­das en Colom­bia: una legis­la­ción ofi­cial, deci­di­da por el Ban­co Cen­tral de Colom­bia; y una legis­la­ción espe­cial, solo para las fron­te­ras. De esta mane­ra se ha per­mi­ti­do un nego­cio en el mer­ca­do negro con la mone­da vene­zo­la­na den­tro de terri­to­rio colom­biano, fue­ra de cual­quier juris­dic­ción de las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas (¿pira­te­ría, pilla­je, asal­to, cuál sinó­ni­mo le ajus­ta­rá?). Esta reso­lu­ción inten­tó des­de el pri­mer momen­to gene­rar un pro­ce­so de empo­bre­ci­mien­to del Bolí­var para tener un meca­nis­mo de con­trol de Vene­zue­la. De esta mane­ra los pro­duc­tos entra­rían a Colom­bia mucho más bara­to que por la vía del Tra­ta­do de Libre Comer­cio”.

Un gran nego­cio y un meca­nis­mo de incen­ti­vo para el con­tra­ban­do, por­qué, por ejem­plo, si el Ban­co de Colom­bia tie­ne una tasa de coti­za­ción del Bolí­var en 232 pesos, el mer­ca­do fron­te­ri­zo que quie­re gol­pear a Vene­zue­la, esta­ble­ce un valor de 4,8 pesos por cada Bolí­var. Como ha muy bien expli­ca­do con su tes­ti­mo­nio Juan Car­los Tanus, miem­bro de la Aso­cia­ción de Colom­bia­nos y Colom­bia­nas en Vene­zue­la, mien­tras el Ban­co de la Repú­bli­ca de Bogo­tá reco­no­ce que un Bolí­var vale 232 pesos, en Cúcu­ta y en el eje fron­te­ri­zo, pagan por un Bolí­var 4 pesos con 80 cen­ta­vos.

Lue­go – aña­de Tania Diaz -, “des­de el cam­bio de cupos y reme­sas, has­ta for­zar la migra­ción, todo resul­ta en bene­fi­cio para esa mis­ma ‘cau­sa’. Más allá de los erro­res que deben corre­gir­se, cual­quier aná­li­sis debe tener en cuen­ta que tene­mos una pis­to­la en la cabe­za”.

Una pis­to­la en la cabe­za. El men­sa­je del impe­ria­lis­mo era y sigue sien­do el mis­mo: con armas o con sica­ria­to eco­nó­mi­co-finan­cie­ro, te verá obli­ga­do a sopor­tar una sola rece­ta, la del neo­li­be­ra­lis­mo, acep­ta­da por Car­los Andrés Pérez en 1989 y exten­di­da en Euro­pa. Enton­ces como aho­ra, en resu­men, no hay alter­na­ti­va, todo debe tener lugar den­tro de la com­pa­ti­bi­li­dad deci­di­da por esas 60 fami­lias que poseen la rique­za del pla­ne­ta y den­tro de los recin­tos de la socie­dad dis­ci­pli­na­ria.

La pis­to­la en la cabe­za de Vene­zue­la es, por lo tan­to, un chan­ta­je diri­gi­do a todos los sec­to­res popu­la­res. La gue­rra des­ata­da con­tra Vene­zue­la es una gue­rra de labo­ra­to­rio con­tra la espe­ran­za.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *