Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Algu­nas refle­xio­nes de cara a las elec­cio­nes en Boli­via

Por Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 febre­ro 2020.-

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias que se efec­tua­rán en Boli­via el pró­xi­mo mes de mayo esta­rán sig­na­das por la inte­rro­gan­te que emer­ge del hecho de que las mis­mas fue­ron con­vo­ca­das por la obli­ga­ción que tuvo que asu­mir la dic­ta­du­ra de Jea­ni­ne Áñez de rea­li­zar comi­cios des­pués del gol­pe de Esta­do de noviem­bre del año pasa­do, el cual vino a ser posi­ble por el aval del gobierno de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de su ins­tru­men­to de inter­ven­ción: la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA).

De mane­ra tal que el hecho elec­to­ral no se ins­cri­be en un mar­co de demo­cra­cia, sino bajo una dic­ta­du­ra que con­tro­la la mayor par­te del Esta­do, tenien­do como prin­ci­pa­les estan­dar­tes a la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, las fuer­zas arma­das, la poli­cía, los medios de comu­ni­ca­ción, y las igle­sias cató­li­ca y pro­tes­tan­te que se han con­ver­ti­do en ver­da­de­ro tán­dem reac­cio­na­rio, anti demo­crá­ti­co (con tin­tes fas­cis­tas en algu­nos casos) en bue­na par­te de Amé­ri­ca Lati­na. De ahí que sean las ins­ti­tu­cio­nes más repu­dia­das en cual­quie­ra de nues­tras nacio­nes

El cua­dro gene­ral de la situa­ción del país mues­tra un fran­co dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción. Des­de la entro­ni­za­ción de la dic­ta­du­ra, la eco­no­mía ha vivi­do un cons­tan­te retro­ce­so, sobre todo en los nive­les de con­su­mo de la pobla­ción, lo cual ha sido muy evi­den­te. Por su par­te, en tér­mi­nos de repre­sión, ésta ha pasa­do de ser masi­va (1.500 dete­ni­dos en los días pos­te­rio­res al gol­pe de Esta­do) a ser selec­ti­va, diri­gi­da bási­ca­men­te con­tra cua­dros y diri­gen­tes del MAS y del ante­rior gobierno (alre­de­dor de 160 dete­ni­dos en la actua­li­dad).

Esta sema­na, el pro­ce­so elec­to­ral entra en sus 40 días fina­les mati­za­dos por los inter­me­dios de car­na­val y sema­na san­ta que para­li­za­rán en gran medi­da la acti­vi­dad polí­ti­ca, coad­yu­van­do a la des­mo­vi­li­za­ción de las accio­nes que se reali­cen en el mar­co de la cam­pa­ña. No obs­tan­te, como va a sien­do habi­tual, la igle­sia cató­li­ca apro­ve­cha­rá los días de cul­to para hacer su habi­tual pro­pa­gan­da demo­ni­zan­do a los lucha­do­res demo­crá­ti­cos y popu­la­res y exal­tan­do las accio­nes de la dic­ta­du­ra. Esto tam­bién for­ma par­te de la tra­di­ción retró­gra­da de esta ins­ti­tu­ción putre­fac­ta des­de hace alre­de­dor de 50 años

El “Movi­mien­to al Socialismo.Instrumento Polí­ti­co por la Sobe­ra­nía de los Pue­blos” (MAS) ha logra­do supe­rar exi­to­sa­men­te los pro­ble­mas que se gene­ra­ron ini­cial­men­te en torno a la defi­ni­ción de sus can­di­da­tos, pasan­do a una situa­ción actual de uni­dad en torno al bino­mio deci­di­do. Todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les cer­ca­nas al MAS han acep­ta­do a Luis Arce y David Cho­quehuan­ca como can­di­da­tos a pre­si­den­te y vice­pre­si­den­te y se encuen­tran enfras­ca­das en la cam­pa­ña.

En el momen­to de escri­bir este artícu­lo, todas las encues­tas dan como gana­dor al MAS que según algu­nos infor­mes no publi­ca­dos ya ron­da el 40% del apo­yo popu­lar lo cual es muy posi­ti­vo con­si­de­ran­do que las encues­tas no se rea­li­zan en zonas rura­les don­de su vota­ción es muy alta. Así mis­mo, debe con­si­de­rar­se que este pro­ce­so se está lle­van­do en irre­gu­la­res con­di­cio­nes de repre­sión y per­se­cu­ción a diri­gen­tes del MAS

Si en Boli­via impe­ra­ra un gobierno demo­crá­ti­co y un sis­te­ma polí­ti­cos de igua­les carac­te­rís­ti­cas, el triun­fo del Mas (al igual que el que obtu­vo Evo Mora­les) no podría ser pues­to en duda. La gran incóg­ni­ta es saber si la dic­ta­du­ra va a acep­tar una vic­to­ria del MAS en las elec­cio­nes o, como muchos ana­lis­tas espe­ran, recu­rri­rá a un frau­de para man­te­ner­se en el poder.

En gran medi­da ello va a depen­der de la mag­ni­tud de la vic­to­ria, la con­tun­den­cia del voto y sobre todo de su capa­ci­dad para con­tro­lar y cui­dar el voto en las urnas. Tam­bién ten­drá influen­cia el resul­ta­do de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias que se rea­li­za­rán simul­tá­nea­men­te. Así mis­mo, ten­drá gran impor­tan­cia el papel que jue­gue la OEA como ins­tru­men­to elec­to­ral de Esta­dos Uni­dos para fal­si­fi­car elec­cio­nes como hizo en Hon­du­ras y en la pro­pia Boli­via y como no ha podi­do hacer en Vene­zue­la.

A par­tir de la expe­rien­cia ante­rior, el MAS ha enten­di­do que el énfa­sis de su tra­ba­jo elec­to­ral debe ser pues­to en la exi­gen­cia de res­pe­to del voto popu­lar, en regio­nes remo­tas que por estar ale­ja­das de las zonas urba­nas, demo­ran en el con­teo y trans­mi­sión. En el pro­ce­so ante­rior, esa cir­cuns­tan­cia fue usa­da por la OEA para fal­si­fi­car el resul­ta­do.

La dere­cha se encuen­tra divi­di­da en sie­te can­di­da­tu­ras y aspi­ra a que el MAS no obten­ga 40% o más votos y que no saque una dife­ren­cia de 10 pun­tos res­pec­to del can­di­da­to que lle­gue en segun­do lugar para bus­car un aspi­ran­te de con­sen­so en una hipo­té­ti­ca segun­da vuel­ta. En este momen­to, según las encues­tas, ese obje­ti­vo no se ha logra­do por lo que el esfuer­zo mayor del gobierno debe estar con­cen­trán­do­se en la orga­ni­za­ción del frau­de que nie­gue el triun­fo del MAS en las urnas

La agen­da elec­to­ral está ponien­do el énfa­sis en tres temas:

  • 1. Esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. En torno a la capa­ci­dad de admi­nis­trar la eco­no­mía y man­te­ner los rit­mos de cre­ci­mien­to que logró el gobierno de Evo. Este es el prin­ci­pal argu­men­to elec­to­ral del MAS toda vez que su can­di­da­to Luis Arce como minis­tro de eco­no­mía y finan­zas públi­cas duran­te 11 años fue el artí­fi­ce de los indu­da­bles éxi­tos del gobierno en esa mate­ria, mien­tras que la dic­ta­du­ra no ha sido capaz de sos­te­ner esos rit­mos de cre­ci­mien­to, esta­bi­li­dad y redis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de los ingre­sos.
  • 2. Paci­fi­ca­ción del país. Para optar entre la pro­pues­ta de la dic­ta­du­ra que alu­de a la nece­si­dad de la repre­sión como ins­tru­men­to para lograr la paz y la del MAS que dice que es posi­ble lograr la tran­qui­li­dad del país a par­tir de la recon­ci­lia­ción y la recons­truc­ción del teji­do social devas­ta­do por la dic­ta­du­ra.
  • 3. Cali­dad de la demo­cra­cia. Está sien­do impor­tan­te deba­tir acer­ca del papel de las ins­ti­tu­cio­nes de la demo­cra­cia que han sido vul­ne­ra­das por la dic­ta­du­ra, entre ellas, el poder legis­la­ti­vo, el judi­cial y el elec­to­ral.

Un tema sos­la­ya­do en el deba­te actual por lo com­ple­jo de sus defi­ni­cio­nes, es el rela­ti­vo al papel de las fuer­zas arma­das y poli­cia­les en el futu­ro del país. Su pro­ta­go­nis­mo en el gol­pe de Esta­do de noviem­bre –cuan­do se creía que esa opción esta­ba supe­ra­da en la his­to­ria- deja esta­ble­ci­do de for­ma prís­ti­na que final­men­te las fuer­zas arma­das siguen sien­do el “gran elec­tor” en la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va.

El lado del pue­blo en que se pon­gan ser­vi­rá de orien­ta­ción del tipo de demo­cra­cia que se ins­ta­le. Por lo pron­to, los pró­xi­mos pre­si­den­tes boli­via­nos gober­na­rán bajo una “espa­da de Damo­cles”, sabien­do que la demo­cra­cia alcan­za has­ta que la oli­gar­quía en con­ni­ven­cia con el gobierno de Esta­dos Uni­dos deci­dan que no va más.

La expe­rien­cia de Boli­via seña­la que poco impor­ta la esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social si ella no sir­ve a los gran­des capi­ta­les. Poco vale un cre­ci­mien­to equi­ta­ti­vo pues­to al ser­vi­cio de las mayo­rías, si esto va en detri­men­to de los altos nive­les de lucro de las oli­gar­quías. De nada sir­ve, defen­der la sobe­ra­nía y los intere­ses nacio­na­les mien­tras haya un sec­tor ven­de patria pode­ro­so que pue­da com­prar a las fuer­zas arma­das y a las ins­ti­tu­cio­nes para hacer el tra­ba­jo sucio para des­pués cobrar las ganan­cias.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *