Pales­ti­na. El Geno­ci­dio del Siglo

Luz Mari­na López Espi­no­sa /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de febre­ro de 2020

Los niños fue­ron ador­me­ci­dos con el llan­to de las madres que caían des­mem­bra­das, afe­rra­das al cru­ci­fi­jo fati­ga­do de ben­de­cir ver­du­gos. Vino la san­gre en silen­cio y pobló su nue­vo terri­to­rio: el olvi­do”. Omar Ardi­la

Si alguien hoy, en este nacien­te año 2020 con los pas­mo­sos avan­ces de la cien­cia hicie­ra ver­dad la máqui­na del tiem­po y tra­je­ra al momen­to pre­sen­te los cam­pos de con­cen­tra­ción de Ausch­witz y Tre­blin­ka, y ese alguien pro­pu­sie­ra como solu­ción de “la cues­tión judía” que esos cam­pos fue­ran ben­de­ci­dos y ofi­cia­li­za­dos para que siguie­ran rigien­do a per­pe­tui­dad como par­te de un “Acuer­do del Siglo”, acuer­do jus­to que si eran razo­na­bles los judíos y cier­to que que­rían vivir en con­vi­ven­cia pací­fi­ca con sus veci­nos los nazis no podían recha­zar. Si esa com­po­si­ción de tiem­po y lugar se die­ra, ese alguien sería til­da­do de loco deli­ran­te. Sí; y no sólo eso: sería judi­cia­li­za­do por múl­ti­ples car­gos cri­mi­na­les; lo tacha­rían de anti­se­mi­ta, de pre­di­car una doc­tri­na de odio y de favo­re­cer crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. En fin, de ser un enemi­go del géne­ro, un terro­ris­ta glo­bal, y sin duda seria con­de­na­do.

Pues bien, ese loco sí exis­te. Con un agra­van­te: no actúa en soli­ta­rio. Son varios. Cuer­dos, lúci­dos y pode­ro­sos, tan­to que la suer­te de la pobre huma­ni­dad, casi pue­de decir­se está en sus manos. Cono­ci­dos uni­ver­sal­men­te, gozan de enor­me inci­den­cia; bue­na par­te del mun­do por temor, opor­tu­nis­mo o con­ve­nien­cia hace segui­dis­mo a sus deci­sio­nes. Sólo que la suya es una cor­du­ra poseí­da de odio al otro, su luci­dez bri­lla con cen­te­lleos de muer­te para el otro, su poder es una cru­za­da de exter­mi­nio del otro. Y este, no es nadie dis­tin­to a la huma­ni­dad ente­ra que no se plie­ga a acep­tar la supe­rio­ri­dad de su raza que ese tal invo­ca, que por ser man­da­to de la Pro­vi­den­cia, no le es dable al míse­ro pro­fano dis­cu­tir. Y ni qué decir de la dimen­sión espi­ri­tual de los ener­gú­me­nos y sus pos­tu­la­cio­nes, que eso raya­ría en ton­te­ría.

Sí. Por­que esa hipo­té­ti­ca situa­ción plan­tea­da como un des­va­río no lo es tal hoy. Que nadie hon­ra­do se lla­me a enga­ño: el “Acuer­do del Siglo” que Donald Trump y Ben­ja­mín Netan­yahu en nom­bre del más odio­so sio­nis­mo pro­po­nen al mun­do como fór­mu­la defi­ni­ti­va de solu­ción de “la cues­tión pales­ti­na”, es, hechas las tras­po­si­cio­nes supues­tas, exac­ta­men­te ‑y resal­to la pala­bra exac­ta­men­te-, eso: legi­ti­mar, acre­cer, enco­miar y per­pe­tuar Ausch­witz y Tre­blin­ka. Que ven­dría acom­pa­ña­do de un chan­ta­je adi­cio­nal al pue­blo judío: el de la ame­na­za de bru­ta­les puni­cio­nes si por su incom­pren­si­ble odio y sober­bia, se mues­tran rea­cios a acep­tar al tra­to gene­ro­so que se les ofre­ce. Por­que a cam­bio, ten­drían ade­más la posi­bi­li­dad a futu­ro de ser un Esta­do. Eso sí, des­mi­li­ta­ri­za­do, par­ce­la­do, des­mem­bra­do, sin auto­no­mía ple­na y sin fron­te­ras con nin­gu­na nación de la tie­rra que no sea la Ale­ma­nia hitle­ria­na. 

Tal el mun­do que nos tocó vivir. El de todas las iniqui­da­des, la prin­ci­pal, la de la supe­rio­ri­dad racial de “pue­blos ele­gi­dos”, que con­du­cen a las demás; la más pér­fi­da, poder dis­po­ner sobe­ra­na­men­te de la vida, bie­nes, terri­to­rio y liber­tad de “los infe­rio­res” y gozar­se en ello. Y pon­gá­mos­le nom­bre pro­pio: los pri­me­ros son los sio­nis­tas, los israe­líes (no los judíos que son una cul­tu­ra y una reli­gión). Los segun­dos, los pales­ti­nos.

El omi­no­so “Acuer­do del Siglo” hace irri­sión del dere­cho inter­na­cio­nal todo, de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal toda que si en algo está váli­da­men­te repre­sen­ta­da, es en las doce­nas de reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad y la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das que con­de­nan los crí­me­nes de Israel, y reco­no­cen la abso­lu­ta intan­gi­bi­li­dad de los dere­chos pales­ti­nos. La ONU, orga­nis­mo que sabe­mos fue el que por reso­lu­ción dio lugar a la crea­ción del Esta­do de Israel a cos­ta de la vida, bie­nes, terri­to­rio y liber­tad de los pales­ti­nos. Cla­ro, hacien­do la hipó­cri­ta sal­ve­dad sabi­da men­ti­ro­sa, de que estos ten­drían tam­bién un Esta­do libre y sobe­rano. Úni­ca reso­lu­ción que ha acep­ta­do Israel. Las demás, son des­pre­cia­das y des­co­no­ci­das bajo el mote de “anti­se­mi­tas”, pala­bra acu­ña­da e impues­ta a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción del mun­do bajo su con­trol, para cri­mi­na­li­zar a quie­nes denun­cian sus pavo­ro­sos crí­me­nes.

Opi­nio­nes Con­sul­ti­vas de la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, 26 Reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das –con­tan­do has­ta el 2002- sobre la impe­ra­ti­va apli­ca­ción del IV Con­ve­nio de Gine­bra en favor de Pales­ti­na como terri­to­rio ocu­pa­do, 17 Reso­lu­cio­nes del mis­mo Con­se­jo entre 1948 y 1996 sobre el esta­tus de Jeru­sa­lén como ciu­dad bajo juris­dic­ción inter­na­cio­nal ile­gal­men­te ocu­pa­da por Israel, y 9 Reso­lu­cio­nes entre 1968 y 1980 con rela­ción a los asen­ta­mien­tos.

Pero son muchas más las mani­fes­ta­cio­nes del dere­cho y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal en con­tra de las dema­sías de Israel y en favor de los dere­chos pales­ti­nos, voces de las que hace mofa el ocu­pan­te. La pri­me­ra y prin­ci­pal bur­la­da, la famo­sa Reso­lu­ción 181 de 1947 de las Nacio­nes Uni­das, el Plan de Par­ti­ción de Pales­ti­na con base en el cual los sio­nis­tas decla­ra­ron la cons­ti­tu­ción de su Esta­do en 1948, al tiem­po que la vol­vían añi­cos por la vía de arra­sar cien­tos de pobla­dos pales­ti­nos masa­cran­do a miles de sus his­tó­ri­cos habi­tan­tes, para mul­ti­pli­car por cin­co el terri­to­rio que se les rega­la­ba. La Reso­lu­ción 194 de 1948 sobre el dere­cho al retorno de los refu­gia­dos pales­ti­nos des­te­rra­dos a raíz de esas masa­cres y la gue­rra de ese año; la 242 de 1967 y 338 de 1973 sobre la ile­ga­li­dad de la pre­sen­cia israe­lí en los terri­to­rios ocu­pa­dos en las gue­rras de 1967 y 1973 y la con­si­guien­te obli­ga­ción de reti­rar­se; la 3470 de 1979 sobre el dere­cho a la libre deter­mi­na­ción del pue­blo pales­tino; la 43177 de 1988 reco­no­cien­do que la pro­cla­ma­ción del Esta­do pales­tino es acor­de con la Reso­lu­ción 181, las 476 y 480 ambas de 1980 y 1322 de 2000 reafir­man­do lo dicho sobre la apli­ca­ción del IV Con­ve­nio de Gine­bra en los terri­to­rios ocu­pa­dos y la ile­gi­ti­mi­dad de los des­po­jos de casas y terre­nos de cul­ti­vos pales­ti­nos median­te méto­dos bru­ta­les.

Tal el esta­do de cosas al que es fun­cio­nal y quie­re per­pe­tuar el gro­tes­co “Acuer­do del Siglo” de Trump y Netan­yahu que como lo han afir­ma­do nume­ro­sos jefes de Esta­do del Medio Orien­te, nació muer­to. Es tan­to el des­pre­cio por los pales­ti­nos, por sus dere­chos his­tó­ri­cos y por la nor­ma­ti­va uni­ver­sal que los reco­no­ce y pro­te­ge, que la pala­bra “Acuer­do”, ya es una bur­la: no ha sido pac­ta­do con ellos la par­te con­cer­ni­da, que se ente­ró por la pren­sa.

Siem­pre habrá una per­ver­si­dad mayor en este bien lla­ma­do no “Acuer­do” sino “Geno­ci­dio del Siglo”, por­que lo que hace es legi­ti­mar uno en cur­so hace ochen­ta años. Ella es que la cau­sa pales­ti­na, esos mis­mos años exi­gien­do jus­ti­cia para sus cien­tos de miles de des­te­rra­dos, indem­ni­za­ción y cas­ti­go por sus doce­nas de miles ase­si­na­dos, repa­ra­ción por los millo­na­rios des­po­jos y devas­ta­cio­nes y sobre todo el des­alo­jo de los inva­so­res de su terri­to­rio, ban­de­ra que les ha gene­ra­do sufrir incon­ta­bles nue­vas masa­cres y miles de ase­si­na­tos que per­vi­ven has­ta hoy, esa cau­sa des­apa­re­ce de un tajo. No sola­men­te no hay una pala­bra sobre ella, sino que con la inso­len­cia del que se sien­te supe­rior, exi­ge que los pales­ti­nos “sí quie­ren la paz” y “tener un Esta­do” renun­cien abso­lu­ta­men­te a todas sus recla­ma­cio­nes por los casi cen­te­na­rios agra­vios pade­ci­dos. De lo con­tra­rio pen­den nue­vas ame­na­zas sobre sus cabe­zas.

Cuán­ta dife­ren­cia hace lo ante­rior con la furia con la que hoy, por hechos más anti­guos, los atro­pe­llos y des­po­jos sufri­dos por los judíos en la Segun­da Gue­rra Mun­dial en ven­gan­za de los cua­les la nación res­pon­sa­ble fue des­trui­da, ocu­pa­da y divi­di­da y su diri­gen­cia ase­si­na­da, encar­ce­la­da y expro­pia­da, hoy repi­to, los judíos tie­nen enta­bla­das accio­nes judi­cia­les con­tra per­so­nas, ins­ti­tu­cio­nes y gobier­nos en deman­da de res­ti­tu­ción de pro­pie­da­des, dine­ros, obras de arte y joyas que les fue­ron con­fis­ca­das.

Pales­ti­na no se humi­lla­rá. No acep­ta­rá ser “raza infe­rior”, y menos que el sio­nis­mo la sea supe­rior. Pales­ti­na con el heroís­mo que ha demos­tra­do aun en sus niños y niñas que han pade­ci­do la fero­ci­dad del enemi­go y cada día mue­ren en “com­ba­tes cuer­po a cuer­po” con sol­da­dos aco­ra­za­dos que ter­mi­nan dán­do­les un tiro en la cabe­za, segui­rá de pie dicién­do­le al nazi sio­nis­mo: ¡No pasa­rán!

Alian­za de Medios por la Paz

@koskita en Twi­ter

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *