Chi­le. La masa­cre en bar­be­cho

Por MANUEL CABIESES DONOSO, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 febre­ro 2020

Los indi­cios son muy cla­ros: la dere­cha (y su coro tras bas­ti­do­res: sec­to­res de la ex Con­cer­ta­ción) pre­pa­ran el terreno para una masa­cre que impon­ga el orden públi­co.

Más de vein­te masa­cres en nues­tra his­to­ria con­sa­gran el ase­si­na­to múl­ti­ple como bru­tal correc­ti­vo cuan­do el pue­blo se extra­li­mi­ta en sus inten­tos his­tó­ri­cos por sacu­dir­se de la explo­ta­ción. Masa­crar no sig­ni­fi­ca nin­gún trau­ma moral para la oli­gar­quía y sus socios polí­ti­cos. Derra­mar san­gre inde­fen­sa es tarea de las FF.AA. y Cara­bi­ne­ros que cum­plen la fun­ción de sica­rios del sis­te­ma. La cas­ta polí­ti­ca se lava las manos. Acri­bi­llar al pue­blo para impo­ner el orden públi­co adquie­re con­tor­nos de un sagra­do deber para los gobier­nos de este país. Ese orden es la pie­dra angu­lar de la socie­dad. La fun­ción de las Fuer­zas Arma­das y Cara­bi­ne­ros es hacer­lo res­pe­tar cues­te lo que cues­te.

Así fue ayer. ¿Así será hoy? Es de temer la con­ti­nui­dad de esta sinies­tra tra­di­ción. No hay ante­ce­den­tes para supo­ner que se haya pro­du­ci­do una reno­va­ción demo­crá­ti­ca en la doc­tri­na de los cuer­pos arma­dos.

Las lla­gas de las masa­cres cubren de nor­te a sur el cuer­po ple­be­yo de Chi­le. Algu­nas fue­ron masi­vas como la Escue­la San­ta María de Iqui­que, en 1907. El ase­sino gene­ral Rober­to Sil­va Renard, de mal­di­ta memo­ria, orde­nó ame­tra­llar a más de tres mil obre­ros, muje­res y niños. Tam­bién el siglo pasa­do ‑para no ir más lejos- regis­tra las masa­cres del Segu­ro Obre­ro, 1938, en el gobierno del libe­ral Artu­ro Ales­san­dri; la masa­cre en las calles de San­tia­go del 2 y 3 de abril de 1957, en el gobierno del gene­ral ® Car­los Ibá­ñez; la José María Caro, 1962, en el gobierno de “los geren­tes” de Jor­ge Ales­san­dri; El Sal­va­dor, 1966, y Pam­pa Iri­goin (Puer­to Montt), 1969, en el gobierno del demo­cris­tiano Eduar­do Frei; y la peor de todas: la masa­cre per­ma­nen­te de 17 años del gene­ral ase­sino y ladrón Augus­to Pino­chet, cuyos par­ti­da­rios vuel­ven a exi­gir la paz de los cemen­te­rios.

El impe­rio del orden públi­co a raja­ta­blas es hoy el tema de la cas­ta polí­ti­ca y de los medios de comu­ni­ca­ción. Unos y otros aca­rrean agua para su molino con algu­nos hechos vio­len­tos de sos­pe­cho­sa ins­pi­ra­ción y fac­tu­ra. El gobierno, cons­cien­te que se enca­mi­na a derra­mar más san­gre, ha crea­do un pea­je polí­ti­co para com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des. Exi­ge que los par­ti­dos con­de­nen la vio­len­cia y pidan res­ta­ble­cer el orden públi­co. La “opo­si­ción” lo acep­ta pero exi­ge a su vez que el gobierno haga uso de sus facul­ta­des e impon­ga el orden públi­co. En buen cas­te­llano y sin eufe­mis­mos: exis­te coin­ci­den­cia entre gobierno y “opo­si­ción”. Ambos quie­ren que las FF.AA. y Cara­bi­ne­ros efec­túen una ope­ra­ción de escar­mien­to. El obje­ti­vo es parar en seco el pro­ce­so insu­rrec­cio­nal que han gene­ra­do la codi­cia y abu­sos de los mis­mos que manio­bran para impo­ner el orden públi­co manu mili­ta­ri.

La cas­ta polí­ti­ca ‑y la oli­gar­quía que la pro­hi­ja- temen que el ple­bis­ci­to del 26 de abril se esca­pe de sus manos. Una vic­to­ria arra­sa­do­ra del “aprue­bo” y de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal de 155 miem­bros ele­gi­dos por el pue­blo, podría derri­bar las cor­ta­pi­sas que con­de­nan la Cons­ti­tu­yen­te a la este­ri­li­dad. En ese caso se vería ame­na­za­do el cora­zón de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad: el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral. Este es el peli­gro real que angus­tia a los due­ños y seño­res del país.

Chi­le debe pre­pa­rar­se para la even­tua­li­dad de una masa­cre con el pre­tex­to de res­ta­ble­cer el orden públi­co. Hay que for­ta­le­cer la movi­li­za­ción y las deman­das popu­la­res. Tam­bién la auto­de­fen­sa ante la repre­sión poli­cial. Hay que recu­pe­rar el espí­ri­tu uni­ta­rio y demo­crá­ti­co de la gran mar­cha del 25 de octu­bre. Una opor­tu­ni­dad la ofre­ce el 8 de mar­zo, Día Inter­na­cio­nal de la Mujer. Los jóve­nes, las muje­res y los tra­ba­ja­do­res son la pun­ta de van­guar­dia de la pro­tes­ta social.

Impo­ner la volun­tad del pue­blo requie­re un arco cla­sis­ta muy amplio y demo­crá­ti­co. Las exclu­sio­nes y dog­ma­tis­mos son el cán­cer de la uni­dad que requie­ren las vic­to­rias popu­la­res. El actual pro­ce­so de rebel­día por la dig­ni­dad abar­ca a la mayo­ría de la pobla­ción. Allí están tam­bién las bases socia­les de la ex Con­cer­ta­ción y sobre todo la inmen­sa mayo­ría de los inde­pen­dien­tes.

El obje­ti­vo de este his­tó­ri­co pro­ce­so libe­ra­dor es demo­crá­ti­co y plu­ri­cla­sis­ta. Exi­ge una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que ela­bo­re una nue­va Cons­ti­tu­ción legi­ti­ma­da por el vere­dic­to del pue­blo. Esta es sin duda la vía que per­mi­ti­rá cons­truir un nue­vo orden social en un país que se ha vis­to des­qui­cia­do por la des­igual­dad.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *