Puer­to Rico. Oscar López Rive­ra: «El socia­lis­mo es una alter­na­ti­va que pue­de hacer­nos avan­zar»

Por Ali­cia Jrap­ko, corres­pon­sa­lía de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano en EE.UU, 25 de febre­ro, 2020

En momen­tos en que lo que escu­cha­mos del
gobierno de los EE.UU. es sobre el odio y la inje­ren­cia, fue espe­ran­za­dor
escu­char a Oscar López Rive­ra, un hom­bre que habla de amor y soli­da­ri­dad a
pesar de haber pasa­do más de 30 años en cár­ce­les de EE.UU. por luchar por el
dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y la sobe­ra­nía de Puer­to Rico y su pue­blo.

Esta noche, el Cen­tro Cul­tu­ral La Peña
de Ber­ke­ley, Cali­for­nia, se vis­tió de gala para reci­bir a Oscar. Este even­to es
par­te de una gira nacio­nal por EE.UU. que tie­ne como obje­ti­vo dar a cono­cer su
pro­yec­to de tra­ba­jo en Puer­to Rico des­pués de que los hura­ca­nes Irma y María y
más recien­te­men­te una serie de devas­ta­do­res terre­mo­tos han hecho que las
con­di­cio­nes de vida colo­nial sean aún más difí­ci­les para la mayo­ría de los
puer­to­rri­que­ños en la isla.

Des­de su libe­ra­ción en el 2017, Oscar
creo la Fun­da­ción Oscar López Rive­ra, Liber­tá, 
como par­te del esfuer­zo por for­ta­le­cer la orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria de
base, exi­gien­do la audi­to­ría y la can­ce­la­ción de la deu­da de la isla y abo­gan­do
por la sobe­ra­nía de Puer­to Rico.

En esta par­te de su gira, Oscar ha
hecho pre­sen­ta­cio­nes en la Uni­ver­si­dad de Washing­ton, la Uni­ver­si­dad de
Ber­ke­ley y la Uni­ver­si­dad de Davis, la Uni­ver­si­dad Esta­tal de San Fran­cis­co, la
Uni­ver­si­dad de Stan­ford, el Cole­gio Comu­ni­ta­rio Dia­blo Valley, la Uni­ver­si­dad
Esta­tal de Cali­for­nia del Este de la Bahía y la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en
San­ta Bár­ba­ra.

En su char­la des­ta­có que fue su pasión
y amor por Puer­to Rico lo que le dio espe­ran­za a lo lar­go de todos esos años de
encar­ce­la­mien­to. De allí sur­gió la creen­cia de que nada es impo­si­ble. «No
hago las cosas por mí; soy un ciu­da­dano de este pla­ne­ta. El amor es lo que me
mue­ve en la direc­ción de hacer lo que sea nece­sa­rio para ayu­dar a nues­tro
pue­blo. La his­to­ria de Puer­to Rico está lle­na de ejem­plos de este tipo de
patrio­tis­mo».

Ade­más, Oscar pidió al públi­co que
apo­ya­ra la lucha por la libe­ra­ción de los pre­sos polí­ti­cos que aún están pre­sos.
Habló bre­ve­men­te de cómo la can­ción de Vio­le­ta Parra Gra­cias a la Vida se con­vir­tió en un himno de todos los días para
él, algo sig­ni­fi­ca­ti­vo para el Cen­tro Cul­tu­ral La Peña col­ma­do de his­to­ria de
los refu­gia­dos chi­le­nos que lo ini­cia­ron en los años seten­ta, des­pués de ver­se
obli­ga­dos a salir del país debi­do a la dic­ta­du­ra de Pino­chet.

Oscar habló de Cuba y de lo que
sig­ni­fi­ca para él y para la huma­ni­dad. Des­ta­có el hecho de que duran­te cua­tro
años com­par­tió la mis­ma cel­da con Fer­nan­do Gon­zá­lez Llort, uno de los cin­co
pri­sio­ne­ros polí­ti­cos cuba­nos en EE.UU. por defen­der a su país con­tra el
terro­ris­mo. Des­cri­bió ese tiem­po de la siguien­te for­ma, «Esos fue­ron los
mejo­res años para mí».

Alguien del públi­co le pre­gun­tó a Oscar
sobre lo que sig­ni­fi­ca el socia­lis­mo para él, a lo cual res­pon­dió: «El
socia­lis­mo es una alter­na­ti­va que pue­de hacer­nos avan­zar», y puso a Cuba y su soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal
como ejem­plo. Habló del papel de las bri­ga­das médi­cas que Cuba envía a todo el
mun­do para ayu­dar don­de sea nece­sa­rio. Tam­bién del papel deci­si­vo que Cuba
desem­pe­ñó en la lucha con­tra el apartheid en el Áfri­ca meri­dio­nal: «Sin la
ayu­da de Cuba el apartheid podría seguir exis­tien­do allí y sin la ayu­da de Cuba
no habría habi­do nin­gún Pre­si­den­te Man­de­la». Todo eso vinien­do de un país en cons­tan­te
lucha con­tra un bru­tal blo­queo de Esta­dos Uni­dos. El socia­lis­mo mues­tra las
posi­bi­li­da­des de un sis­te­ma social basa­do en prio­ri­da­des huma­nas.

Oscar hizo la cone­xión entre Hai­tí y
Puer­to Rico y todo lo que tie­nen en común, la impor­tan­cia de la diás­po­ra
puer­to­rri­que­ña y lo mucho que están ayu­dan­do a sus com­pa­trio­tas en la isla.
Pero tam­bién sacó a relu­cir las terri­bles con­di­cio­nes a las que se enfren­ta la
gen­te en los EE.UU. hoy en día, como la fal­ta de aten­ción médi­ca y la fal­ta de
vivien­da. «Vini­mos aquí a hablar con la gen­te sobre las miles de per­so­nas
en la isla que están vivien­do sin hogar y bajo lonas y en tien­das de cam­pa­ña y nos
encon­tra­mos que aquí mis­mo en Ber­ke­ley y Oakland, hay gen­te sin recur­sos que
deben enfren­tar las mis­mas con­di­cio­nes. Tene­mos que hacer sen­tir ver­güen­za a
este gobierno que con todo el dine­ro y poder
que tie­nen son inca­pa­ces de ayu­dar a sus pro­pios ciu­da­da­nos y a otros en todo
el mun­do.»

Es difí­cil ima­gi­nar lo que 36 años de
injus­to encar­ce­la­mien­to pue­den hacer a un indi­vi­duo, pero vien­do y escu­chan­do a
Oscar López Rive­ra esta noche pode­mos decir que el espí­ri­tu de aque­llos que
con­ti­núan luchan­do por la jus­ti­cia nun­ca podrá ser que­bra­do.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *