EEUU. Ber­nie San­ders hace fan­ta­sear con un “socia­lis­ta” en la Casa Blan­ca

Mir­ko C. Tru­deau /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de febre­ro de 2020

Las pri­ma­rias del Par­ti­do Demó­cra­ta en Neva­da fue­ron una con­tun­den­te con­fir­ma­ción del impul­so que ha cobra­do la pos­tu­la­ción de Ber­nie San­ders para alzar­se con la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del par­ti­do de la opo­si­ción, tras que­dar­se con las pre­fe­ren­cias en las con­ven­cio­nes de Iowa y Nue­va Jer­sey.

La com­po­si­ción demo­grá­fi­ca y geo­grá­fi­ca de la vic­to­ria de San­ders no solo le colo­ca en cabe­za de las pri­ma­rias con cla­ri­dad por pri­me­ra vez, sino que arro­ja serias dudas sobre la via­bi­li­dad de las demás can­di­da­tu­ras. Aho­ra, las pri­ma­rias se aden­tran en su sema­na defi­ni­ti­va, don­de el voto de las mino­rías y los jóve­nes serán fac­to­res deter­mi­nan­tes para con­so­li­dar a un favo­ri­to.

Duran­te el últi­mo año, un ejér­ci­to de cien­tos de volun­ta­rios ha reco­rri­do Neva­da puer­ta por puer­ta (más de 500.000 visi­tas en per­so­na, según la cam­pa­ña) pidien­do el voto para San­ders. “Hemos jun­ta­do una coa­li­ción mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal y mul­ti­rra­cial que no solo ha gana­do en Neva­da, sino que va a barrer en todo el país”, dijo San­ders.

Las siguien­tes citas son en Caro­li­na del Sur, don­de no se pue­de ganar sin lide­rar el voto entre los afro­ame­ri­ca­nos. Y es será la últi­ma opor­tu­ni­dad del expre­si­den­te Joe Biden, al que las encues­tas colo­can pri­me­ro en el Esta­do, con un 50% de apo­yos.

Pero inme­dia­ta­men­te des­pués, el 3 de mar­zo, se cele­bra el lla­ma­do super­mar­tes, con pri­ma­rias en 14 Esta­dos que repar­ti­rán un ter­cio de los dele­ga­dos demó­cra­tas que van a ele­gir al nomi­na­do pre­si­den­cial en julio. Ese día votan Cali­for­nia y Texas y se repar­ten 415 y 228 dele­ga­dos res­pec­ti­va­men­te (Iowa tie­ne 41, por ejem­plo).

San­ders, el socia­lis­ta

San­ders, hoy sena­dor por Ver­mont, ha logra­do incor­po­rar entre las anqui­lo­sa­das corrien­tes polí­ti­cas domi­nan­tes de su par­ti­do, un con­jun­to de rei­vin­di­ca­cio­nes y pro­pues­tas englo­ba­das en la defi­ni­ción de socia­lis­mo demo­crá­ti­co y que has­ta aho­ra fue­ron con­si­de­ra­das here­jes por los apa­ra­tos que mane­jan los par­ti­dos esta­dou­ni­den­ses.

La mani­pu­la­ción se entre­tie­ne per­ma­nen­te­men­te con cen­tris­tas y mode­ra­dos que advier­ten que si San­ders es el can­di­da­to, Trump gana­rá la reelec­ción. Vie­jos polí­ti­cos , tan­to repu­bli­ca­nos como demó­cra­tas están resu­ci­tan­do esa anti­gua tác­ti­ca de acu­sar de rojo a San­ders y los suyos.

En EEUU, el mero ape­la­ti­vo de libe­ral tie­ne un sen­ti­do peyo­ra­ti­vo para ima­gi­na­rios mar­ca­dos y mani­pu­la­dos por las posi­cio­nes con­ser­va­do­ras, el anti­co­mu­nis­mo tras­no­cha­do y el ver­so de la liu­cha con­tra terro­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co. La pla­ta­for­ma de San­ders está orien­ta­da a la aten­ción de las nece­si­da­des socia­les de los más des­fa­vo­re­ci­dos. Y eso, para los cogo­llos par­ti­dis­tas, es polí­ti­ca­men­te impre­sen­ta­ble.

San­ders, quien no cuen­ta con un sóli­do múscu­lo finan­cie­ro para lle­var ade­lan­te su cam­pa­ña, está aún lejos de lograr la pos­tu­la­ción, pero va en buen camino, lo que ha sig­ni­fi­ca­do encen­der las alar­mas de la cla­se polí­ti­ca de su par­ti­do, que no han enten­di­do o que recha­zan de lleno sus pro­pues­tas de la coa­li­ción mul­ti­rra­cial y mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal .

Sor­pren­den­te­men­te, has­ta aho­ra las pri­ma­rias han vis­to des­apa­re­cer prác­ti­ca­men­te la cam­pa­ña del exvi­ce­pre­si­den­te Joe Biden y como prin­ci­pal opo­nen­te a San­ders sur­ge Pete But­ti­gieg, un joven ex mili­tar y ex alcal­de de una peque­ña loca­li­dad de India­na, quien ha logra­do el res­pal­do de 20 dele­ga­dos.

Uno de sus prin­ci­pa­les opo­nen­tes a San­ders es el mul­ti­mi­llo­na­rio Michael Bloom­berg, ex alcal­de de repu­bli­cano Nue­va York, pero aún sin haber logra­do, pese a sus recur­sos finan­cie­ros y mediá­ti­cos, un solo con­gre­sis­ta de los mil 990 que se requie­ren para la pos­tu­la­ción.

San­ders es un social­de­mó­cra­ta que ha defi­ni­do su tipo de socia­lis­mo como algo que tie­ne sus raí­ces en las polí­ti­cas del New Deal de Fran­klin Roo­se­velt. Estas mis­mas pro­pues­tas de San­ders hubie­ran sido cali­fi­ca­das como cen­tris­tas hace 70 años, lo cual demues­tra el giro a la extre­ma dere­cha en EU, des­de que se impu­so la agen­da neo­li­be­ral con Ronald Reagan.

Las pro­pues­tas pue­den preo­cu­par a las cúpu­las par­ti­dis­tas, que se han vis­to des­bor­da­das por un cre­cien­te movi­mien­to plu­ral enca­be­za­do por una coa­li­ción de nue­vas y vie­jas fuer­zas –sin­di­ca­lis­tas, alter­mun­dis­tas, acti­vis­tas ambien­ta­lis­tas, defen­so­res de dere­chos civi­les, entre otros– que recha­za el con­sen­so neo­li­be­ral de las últi­mas cua­tro déca­das, y que no les asus­ta decla­rar­se a favor de una opción socia­lis­ta.

Para­le­la­men­te, se está abrien­do paso un nue­vo acti­vis­mo de orga­ni­za­ción hori­zon­tal, impul­sa­do por y des­de las redes socia­les, que no bus­ca el “apo­yo” de gran­des cor­po­ra­cio­nes o capi­ta­lis­tas, sino que va por mini­con­tri­bu­cio­nes par­ti­ci­pa­ti­vas.

Las encues­tas han sor­pren­di­do al esta­blish­ment: el 70 por cien­to de los millen­nials (naci­dos en este mile­nio) dice que vota­ría por un socia­lis­ta, y la mayo­ría de los demó­cra­tas afir­man que favo­re­cen el socia­lis­mo sobre el capi­ta­lis­mo.

Socia­lis­mo a lo grin­go

En un país en el cual el con­cep­to de socia­lis­mo fue tra­du­ci­do como el enemi­go duran­te más de un siglo (las pri­me­ras reda­das masi­vas de migran­tes en Esta­dos Uni­dos fue­ron rea­li­za­das duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial jus­to para expul­sar a radi­ca­les extran­je­ros como Emma Gold­man; en los 50 esta repre­sión reapa­re­ció con el macar­tis­mo y la gue­rra fría), las defi­ni­cio­nes son poco pre­ci­sas.

Pero se pue­de afir­mar, seña­la el ana­lis­ta David Brooks, que es un recha­zo al neo­li­be­ra­lis­mo y a favor de impo­ner los dere­chos socia­les sobre los dere­chos del mer­ca­do; un con­cep­to basa­do en la soli­da­ri­dad social y la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca. San­ders dice que el eje es que los dere­chos eco­nó­mi­cos son dere­chos huma­nos.

El socia­lis­mo esta­dou­ni­den­se en su sen­ti­do más amplio, sin dife­rir entre los gru­pos más radi­ca­les y los refor­mis­tas, inclu­ye un aba­ni­co muy amplio de corrien­tes, movi­mien­tos y figu­ras rele­van­tes de la his­to­ria recien­te esta­dou­ni­den­se, como Mar­tin Luther King, Albert Eins­tein, Helen Keller, la gran sin­di­ca­lis­ta mine­ra Mother Jones, el filó­so­fo afro­es­ta­du­ni­den­se Hubert Harri­son, la fun­da­do­ra del movi­mien­to de Tra­ba­ja­dor Cató­li­co Dorothy Day, el autor Jack Lon­don, Pete See­ger, Joe Hill, Paul Robe­son…

Tal vez sea efí­me­ra e ilu­so­ria pero por aho­ra exis­te en torno a San­ders una inci­pien­te rebe­lión tier­na y feroz que se atre­ve a ima­gi­nar un país de pan y rosas para todos (fra­se de una líder socialista/​anarquista esta­dou­ni­den­se de 1911).

* Eco­no­mis­ta del Obser­va­to­rio de Estu­dios Macro­eco­nó­mi­cos (Nue­va York), Ana­lis­ta de temas de EEUU y Euro­pa, aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Responder a leonidas berrio🇵🇲✴💫🦁 Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *