EEUU. Ber­nie San­ders hace fan­ta­sear con un “socia­lis­ta” en la Casa Blan­ca

Mir­ko C. Tru­deau /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de febre­ro de 2020

Las pri­ma­rias del Par­ti­do Demó­cra­ta en Neva­da fue­ron una con­tun­den­te con­fir­ma­ción del impul­so que ha cobra­do la pos­tu­la­ción de Ber­nie San­ders para alzar­se con la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del par­ti­do de la opo­si­ción, tras que­dar­se con las pre­fe­ren­cias en las con­ven­cio­nes de Iowa y Nue­va Jer­sey.

La com­po­si­ción demo­grá­fi­ca y geo­grá­fi­ca de la vic­to­ria de San­ders no solo le colo­ca en cabe­za de las pri­ma­rias con cla­ri­dad por pri­me­ra vez, sino que arro­ja serias dudas sobre la via­bi­li­dad de las demás can­di­da­tu­ras. Aho­ra, las pri­ma­rias se aden­tran en su sema­na defi­ni­ti­va, don­de el voto de las mino­rías y los jóve­nes serán fac­to­res deter­mi­nan­tes para con­so­li­dar a un favo­ri­to.

Duran­te el últi­mo año, un ejér­ci­to de cien­tos de volun­ta­rios ha reco­rri­do Neva­da puer­ta por puer­ta (más de 500.000 visi­tas en per­so­na, según la cam­pa­ña) pidien­do el voto para San­ders. “Hemos jun­ta­do una coa­li­ción mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal y mul­ti­rra­cial que no solo ha gana­do en Neva­da, sino que va a barrer en todo el país”, dijo San­ders.

Las siguien­tes citas son en Caro­li­na del Sur, don­de no se pue­de ganar sin lide­rar el voto entre los afro­ame­ri­ca­nos. Y es será la últi­ma opor­tu­ni­dad del expre­si­den­te Joe Biden, al que las encues­tas colo­can pri­me­ro en el Esta­do, con un 50% de apo­yos.

Pero inme­dia­ta­men­te des­pués, el 3 de mar­zo, se cele­bra el lla­ma­do super­mar­tes, con pri­ma­rias en 14 Esta­dos que repar­ti­rán un ter­cio de los dele­ga­dos demó­cra­tas que van a ele­gir al nomi­na­do pre­si­den­cial en julio. Ese día votan Cali­for­nia y Texas y se repar­ten 415 y 228 dele­ga­dos res­pec­ti­va­men­te (Iowa tie­ne 41, por ejem­plo).

San­ders, el socia­lis­ta

San­ders, hoy sena­dor por Ver­mont, ha logra­do incor­po­rar entre las anqui­lo­sa­das corrien­tes polí­ti­cas domi­nan­tes de su par­ti­do, un con­jun­to de rei­vin­di­ca­cio­nes y pro­pues­tas englo­ba­das en la defi­ni­ción de socia­lis­mo demo­crá­ti­co y que has­ta aho­ra fue­ron con­si­de­ra­das here­jes por los apa­ra­tos que mane­jan los par­ti­dos esta­dou­ni­den­ses.

La mani­pu­la­ción se entre­tie­ne per­ma­nen­te­men­te con cen­tris­tas y mode­ra­dos que advier­ten que si San­ders es el can­di­da­to, Trump gana­rá la reelec­ción. Vie­jos polí­ti­cos , tan­to repu­bli­ca­nos como demó­cra­tas están resu­ci­tan­do esa anti­gua tác­ti­ca de acu­sar de rojo a San­ders y los suyos.

En EEUU, el mero ape­la­ti­vo de libe­ral tie­ne un sen­ti­do peyo­ra­ti­vo para ima­gi­na­rios mar­ca­dos y mani­pu­la­dos por las posi­cio­nes con­ser­va­do­ras, el anti­co­mu­nis­mo tras­no­cha­do y el ver­so de la liu­cha con­tra terro­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co. La pla­ta­for­ma de San­ders está orien­ta­da a la aten­ción de las nece­si­da­des socia­les de los más des­fa­vo­re­ci­dos. Y eso, para los cogo­llos par­ti­dis­tas, es polí­ti­ca­men­te impre­sen­ta­ble.

San­ders, quien no cuen­ta con un sóli­do múscu­lo finan­cie­ro para lle­var ade­lan­te su cam­pa­ña, está aún lejos de lograr la pos­tu­la­ción, pero va en buen camino, lo que ha sig­ni­fi­ca­do encen­der las alar­mas de la cla­se polí­ti­ca de su par­ti­do, que no han enten­di­do o que recha­zan de lleno sus pro­pues­tas de la coa­li­ción mul­ti­rra­cial y mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal .

Sor­pren­den­te­men­te, has­ta aho­ra las pri­ma­rias han vis­to des­apa­re­cer prác­ti­ca­men­te la cam­pa­ña del exvi­ce­pre­si­den­te Joe Biden y como prin­ci­pal opo­nen­te a San­ders sur­ge Pete But­ti­gieg, un joven ex mili­tar y ex alcal­de de una peque­ña loca­li­dad de India­na, quien ha logra­do el res­pal­do de 20 dele­ga­dos.

Uno de sus prin­ci­pa­les opo­nen­tes a San­ders es el mul­ti­mi­llo­na­rio Michael Bloom­berg, ex alcal­de de repu­bli­cano Nue­va York, pero aún sin haber logra­do, pese a sus recur­sos finan­cie­ros y mediá­ti­cos, un solo con­gre­sis­ta de los mil 990 que se requie­ren para la pos­tu­la­ción.

San­ders es un social­de­mó­cra­ta que ha defi­ni­do su tipo de socia­lis­mo como algo que tie­ne sus raí­ces en las polí­ti­cas del New Deal de Fran­klin Roo­se­velt. Estas mis­mas pro­pues­tas de San­ders hubie­ran sido cali­fi­ca­das como cen­tris­tas hace 70 años, lo cual demues­tra el giro a la extre­ma dere­cha en EU, des­de que se impu­so la agen­da neo­li­be­ral con Ronald Reagan.

Las pro­pues­tas pue­den preo­cu­par a las cúpu­las par­ti­dis­tas, que se han vis­to des­bor­da­das por un cre­cien­te movi­mien­to plu­ral enca­be­za­do por una coa­li­ción de nue­vas y vie­jas fuer­zas –sin­di­ca­lis­tas, alter­mun­dis­tas, acti­vis­tas ambien­ta­lis­tas, defen­so­res de dere­chos civi­les, entre otros– que recha­za el con­sen­so neo­li­be­ral de las últi­mas cua­tro déca­das, y que no les asus­ta decla­rar­se a favor de una opción socia­lis­ta.

Para­le­la­men­te, se está abrien­do paso un nue­vo acti­vis­mo de orga­ni­za­ción hori­zon­tal, impul­sa­do por y des­de las redes socia­les, que no bus­ca el “apo­yo” de gran­des cor­po­ra­cio­nes o capi­ta­lis­tas, sino que va por mini­con­tri­bu­cio­nes par­ti­ci­pa­ti­vas.

Las encues­tas han sor­pren­di­do al esta­blish­ment: el 70 por cien­to de los millen­nials (naci­dos en este mile­nio) dice que vota­ría por un socia­lis­ta, y la mayo­ría de los demó­cra­tas afir­man que favo­re­cen el socia­lis­mo sobre el capi­ta­lis­mo.

Socia­lis­mo a lo grin­go

En un país en el cual el con­cep­to de socia­lis­mo fue tra­du­ci­do como el enemi­go duran­te más de un siglo (las pri­me­ras reda­das masi­vas de migran­tes en Esta­dos Uni­dos fue­ron rea­li­za­das duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial jus­to para expul­sar a radi­ca­les extran­je­ros como Emma Gold­man; en los 50 esta repre­sión reapa­re­ció con el macar­tis­mo y la gue­rra fría), las defi­ni­cio­nes son poco pre­ci­sas.

Pero se pue­de afir­mar, seña­la el ana­lis­ta David Brooks, que es un recha­zo al neo­li­be­ra­lis­mo y a favor de impo­ner los dere­chos socia­les sobre los dere­chos del mer­ca­do; un con­cep­to basa­do en la soli­da­ri­dad social y la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca. San­ders dice que el eje es que los dere­chos eco­nó­mi­cos son dere­chos huma­nos.

El socia­lis­mo esta­dou­ni­den­se en su sen­ti­do más amplio, sin dife­rir entre los gru­pos más radi­ca­les y los refor­mis­tas, inclu­ye un aba­ni­co muy amplio de corrien­tes, movi­mien­tos y figu­ras rele­van­tes de la his­to­ria recien­te esta­dou­ni­den­se, como Mar­tin Luther King, Albert Eins­tein, Helen Keller, la gran sin­di­ca­lis­ta mine­ra Mother Jones, el filó­so­fo afro­es­ta­du­ni­den­se Hubert Harri­son, la fun­da­do­ra del movi­mien­to de Tra­ba­ja­dor Cató­li­co Dorothy Day, el autor Jack Lon­don, Pete See­ger, Joe Hill, Paul Robe­son…

Tal vez sea efí­me­ra e ilu­so­ria pero por aho­ra exis­te en torno a San­ders una inci­pien­te rebe­lión tier­na y feroz que se atre­ve a ima­gi­nar un país de pan y rosas para todos (fra­se de una líder socialista/​anarquista esta­dou­ni­den­se de 1911).

* Eco­no­mis­ta del Obser­va­to­rio de Estu­dios Macro­eco­nó­mi­cos (Nue­va York), Ana­lis­ta de temas de EEUU y Euro­pa, aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *