Boli­via. Un país que cami­na por la gue­rra híbri­da

Por Emir Sader, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 febre­ro 2020

Des­de que adop­tó su nue­va estra­te­gia, la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na ha tra­ta­do de enar­bo­lar la ban­de­ra de que ha tum­ba­do a gobier­nos pro­gre­sis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos por vías demo­crá­ti­cas, median­te movi­li­za­cio­nes popu­la­res, cívi­cas, de la socie­dad civil con­tra gobier­nos que habrían roto la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, come­ti­do arbi­tra­rie­da­des, aten­ta­do con­tra la demo­cra­cia.

Lo ha hecho en Bra­sil, tum­ban­do al gobierno recién reele­gi­do de Dil­ma Rous­seff ale­gan­do arre­glos pre­su­pues­ta­rios, que no facul­ta, según la Cons­ti­tu­ción bra­si­le­ña, a pro­mo­ver el impeach­ment de un pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Es tan arbi­tra­ria e incons­ti­tu­cio­nal la deci­sión, que, has­ta aho­ra, casi cua­tro años des­pués, el Supre­mo Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, ins­tan­cia máxi­ma del Judi­cia­rio de Bra­sil, no ha juz­ga­do el impeach­ment en con­tra de Dil­ma. Por­que si abre la Cons­ti­tu­ción, no va a encon­trar res­pal­do alguno para la más gra­ve deci­sión que un Con­gre­so pue­de tomar: tum­bar a una pre­si­den­te recién reele­gi­da demo­crá­ti­ca­men­te para el car­go por el voto popu­lar.

Enton­ces el tri­bu­nal apla­za su posi­ción, como si el paso del tiem­po pudie­ra hacer olvi­dar la con­ni­ven­cia del Judi­cia­rio bra­si­le­ño con el gol­pe que ha roto la demo­cra­cia bra­si­le­ña y ha lle­va­do al país des­de los gobier­nos más vir­tuo­sos de su his­to­ria, has­ta el infierno en el que vive actual­men­te.

La dis­cu­sión de si el impeach­ment fue un gol­pe o no, es abso­lu­ta­men­te rele­van­te, por­que denun­cia aquel acto como rup­tu­ra de la demo­cra­cia, de la Cons­ti­tu­ción bra­si­le­ña o, al con­tra­rio, como quie­re la dere­cha y sus voce­ros en los medios, se tra­ta­ría de una correc­ción de camino, de un acto per­fec­ta­men­te legal y acep­ta­ble, para tum­bar un gobierno que la dere­cha no supo derro­tar por medios demo­crá­ti­cos, habien­do sido derro­ta­da cua­tro veces de mane­ra suce­si­va.

Cuan­do la dere­cha ha derro­ta­do a un gobierno pro­gre­sis­ta por medio de elec­cio­nes, como ha ocu­rri­do en Argen­ti­na, tenien­do que ate­ner­se a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca, esa dere­cha ha sido abier­ta­men­te derro­ta­da cua­tro años más tar­de. Con­fir­man­do que, por vías demo­crá­ti­cas, la dere­cha pue­de has­ta lle­gar a triun­far, pero no tie­ne polí­ti­cas que den esta­bi­li­dad y apo­yo popu­lar a su visión neo­li­be­ral, inme­dia­ta­men­te reins­ta­la­da, cada vez que la dere­cha vuel­ve al gobierno. La demo­cra­cia se reve­la incom­pa­ti­ble con el neo­li­be­ra­lis­mo y así con­de­na la dere­cha a la derro­ta, sal­vo que esta ape­le a méto­dos anti­de­mo­crá­ti­cos.

El caso de Boli­via es, de algu­na mane­ra, simi­lar al bra­si­le­ño. La dere­cha se ha man­co­mu­na­do con fuer­zas poli­cia­les y las fuer­zas arma­das, con­tan­do con los medios y con el Judi­cia­rio, para tum­bar al gobierno legal­men­te reele­gi­do de Evo Mora­les. Ha ale­ga­do ile­ga­li­da­des elec­to­ra­les, men­cio­na­das por la OEA, que se ha reve­la­do rápi­da­men­te como par­tí­ci­pe del gol­pe, a pun­to de que había pro­pues­to nue­vas elec­cio­nes, acep­ta­das por Mora­les, pero que ha aban­do­na­do aquel plan­tea­mien­to, para sumar­se a un gobierno abier­ta­men­te gol­pis­ta y dic­ta­to­rial.

La prue­ba defi­ni­ti­va de si aquel movi­mien­to sería de res­tau­ra­ción demo­crá­ti­ca o, al con­tra­rio, de rup­tu­ra de la demo­cra­cia, esta­ría dada por las nue­vas elec­cio­nes con­vo­ca­das por la pre­si­den­te que, sin legi­ti­mi­dad ins­ti­tu­cio­nal algu­na, ha asu­mi­do el gobierno. La repre­sión a los movi­mien­tos popu­la­res, la pri­sión de diri­gen­tes del MAS, las con­di­cio­nes cada vez más estre­chas en que pre­ten­de que se den las elec­cio­nes en prin­ci­pio con­vo­ca­das para mayo de este año, con­fir­man que se ha tra­ta­do de una far­sa de movi­li­za­ción popu­lar y de res­tau­ra­ción demo­crá­ti­ca, como ha que­ri­do afir­mar la dere­cha boli­via­na, sos­te­ni­da por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos en la región.

La recien­te prohi­bi­ción de la can­di­da­tu­ra de Mora­les al Sena­do boli­viano, solo con­fir­ma las con­di­cio­nes con­tro­la­das, anti­de­mo­crá­ti­cas, exclu­yen­tes, en que pre­ten­den rea­li­zar las elec­cio­nes. Con­for­me la can­di­da­tu­ra de Luis Arce, del MAS, asu­me el lide­raz­go en las encues­tas, has­ta la rea­li­za­ción mis­ma de esas elec­cio­nes se pone en peli­gro, pues las Fuer­zas Arma­das (FF.AA.) boli­via­nas han asu­mi­do espa­cios deter­mi­nan­tes en el gobierno actual.

Boli­via cami­na por la vía bra­si­le­ña, de la gue­rra híbri­da, del régi­men de excep­ción, y no la vía argen­ti­na, en que las fuer­zas demo­crá­ti­cas se han reim­pues­to, por­que se ha logra­do man­te­ner las con­di­cio­nes demo­crá­ti­cas míni­mas para la dispu­ta elec­to­ral.

Fuen­te Rebe­lión)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *