Argen­ti­na. Resu­men Gre­mial y Social. Rein­cor­po­ra­rán a 205 des­pe­di­dos del Hos­pi­tal Posa­das /​Un por­cen­ta­je y 4 sumas fijas, para des­tra­bar la pari­ta­ria nacio­nal docen­te /​Más Info.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de Febre­ro 2020.

.

Rein­cor­po­ra­rán a 205 des­pe­di­dos del Hos­pi­tal Posa­das

AM 750 – El Minis­te­rio de Salud de la Nación se com­pro­me­tió a rein­cor­po­rar a 205 tra­ba­ja­do­res del Hos­pi­tal Posa­das des­pe­di­dos por el macris­mo. La medi­da sur­gió a par­tir de una reu­nión que la Comi­sión de Des­pe­di­dos del Hos­pi­tal y dis­tin­tos gre­mios man­tu­vie­ron en la sede minis­te­rial el pasa­do vier­nes.

Según Mar­ta Már­quez, pre­si­den­ta de Aso­cia­ción Sin­di­cal de Pro­fe­sio­na­les de la Salud de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires (CICOP), las rein­cor­po­ra­cio­nes se harán por tra­mos: 60 per­so­nas serán res­ti­tui­das en sus car­gos aho­ra y lue­go lo serán 30 per­so­nas por mes has­ta com­ple­tar las 205. “El pró­xi­mo paso es que nos reu­ni­re­mos de nue­vo para con­cre­tar esto en un acta fir­ma­da para poder ini­ciar este pro­ce­so”, ade­lan­tó.

“Esto es resul­ta­do de la lucha y lo salu­da­mos”, afir­mó Már­quez, quien tam­bién sos­tu­vo que “hay que avan­zar con la des­pre­ca­ri­za­ción labo­ral en el Hos­pi­tal Posa­das ter­mi­nan­do con los con­tra­tos tem­po­ra­rios y otras for­mas de pre­ca­ri­za­ción


Un por­cen­ta­je y 4 sumas fijas, el plan del Gobierno para des­tra­bar la pari­ta­ria nacio­nal docen­te

Un porcentaje y 4 sumas fijas, el plan del Gobierno para destrabar la paritaria nacional docente

Info­gre­mia­les – Será el pri­mer encuen­tro en el que el Gobierno se pon­drá sobre la mesa una ofer­ta sala­rial. Se dise­ña una pro­pues­ta con un por­cen­ta­je y cua­tro sumas fijas.

Los minis­tros de Edu­ca­ción, Nico­lás Trot­ta, y de Tra­ba­jo, Clau­dio Moro­ni, reci­bi­rán hoy a los diri­gen­tes sin­di­ca­les de los cin­co gre­mios docen­tes con repre­sen­ta­ción nacio­nal para poner sobre la mesa una ofer­ta sala­rial para el pri­mer semes­tre del año con el obje­ti­vo de que las cla­ses comien­cen en fecha.

El obje­ti­vo del encuen­tro es cerrar un acuer­do para incre­men­tar el piso sala­rial de los docen­tes, cuyo sala­rio míni­mo pasa­ría de $20.250 a $23.000, lo que refle­ja un incre­men­to del 13,5%.

Asi­mis­mo, el Poder Eje­cu­ti­vo pla­nea entre­gar cua­tro sumas fijas no remu­ne­ra­ti­vas ‑en los meses de mar­zo, abril, mayo y junio- de entre $1.000 y $1.500 cada una.

En tan­to, se pos­ter­ga­ría el aumen­to del Fon­do Nacio­nal de Incen­ti­vo Docen­te (Fonid) que se tra­du­ce en un mon­to de alre­de­dor de $1.210 que cobran todos los docen­tes y no se actua­li­za des­de 2016.

Quie­nes repre­sen­ta­rán a los docen­tes serán los titu­la­res de CTERA, UDA, Sadop (pri­va­dos), AMET (téc­ni­cos) y CEA, que serán los encar­ga­dos de cerrar el acuer­do que lue­go debe­rá repli­car­se en todas las pro­vin­cias del país.

De con­cre­tar­se el acuer­do, las cla­ses comen­za­rían el pró­xi­mo lunes, aun­que se pre­vén algu­nos paros en terri­to­rios don­de los docen­tes están pro­tes­tan­do por el retra­so en el pago de suel­dos por par­te de la admi­nis­tra­ción pro­vin­cial.

Des­de las cen­tra­les docen­tes des­car­ta­ron la posi­bi­li­dad de rea­li­zar un paro en el comien­zo de cla­ses, en tan­to que mani­fes­ta­ron que le pedi­rán al Gobierno que avan­ce en la reu­nión del Con­se­jo del Sala­rio, la mesa tri­par­ti­ta ‑Gobierno, empre­sa­rios y sin­di­ca­tos- que, entre otras cosas, fija­rá el Sala­rio Míni­mo Vital y Móvil (SMVM) que hoy es de $16.875.

Por regla gene­ral, el sala­rio docen­te debe estar 20% por enci­ma del SMVM, por lo que esta reu­nión del Con­se­jo es de espe­cial impor­tan­cia para los gre­mios.


Se defi­nen nue­vos aumen­tos para el per­so­nal de casas par­ti­cu­la­res

Mun­do Gre­mial – El pró­xi­mo 28 de febre­ro se reu­ni­rán los acto­res del sec­tor para acor­dar incre­men­tos en los sala­rios de la acti­vi­dad.

La Comi­sión Nacio­nal de Tra­ba­jo de Casas Par­ti­cu­la­res (CNTCP) se reu­ni­rá el pró­xi­mo vier­nes 28 para defi­nir nue­vos aumen­tos a los emplea­dos y emplea­das del sec­tor.

Con par­ti­ci­pa­ción de los gre­mios repre­sen­ta­ti­vos de la acti­vi­dad, se deba­ti­rá la apli­ca­ción del Decre­to 142020 de incre­men­to soli­da­rio esta­ble­ci­do por el gobierno nacio­nal.

Tam­bién se dará cum­pli­mien­to a la cláu­su­la de revi­sión pau­ta­da en el acuer­do pari­ta­rio vigen­te.

El encuen­tro fue con­fir­ma­do por el gre­mio de tra­ba­ja­do­res de casas par­ti­cu­la­res y ofi­cia­li­za­do por la Comi­sión con el obje­ti­vo de tra­tar la recom­po­si­ción sala­rial del rubro.

El decre­to 1420 que esta­ble­ció el pago de sumas fijas a emplea­dos en rela­ción de depen­den­cia, dejó fue­ra a emplea­dos de ser­vi­cio domés­ti­co, pero el mis­mo decre­to habi­li­ta a la CNTCP a nego­ciar una medi­da simi­lar, en ese sen­ti­do se reu­ni­rá el pró­xi­mo vier­nes.


¿Cláu­su­las gati­llo, cláu­su­las de revi­sión, sumas fijas o pari­ta­rias cor­tas? El sala­rio a la deri­va

Por Luis Cam­pos del Obser­va­to­rio del Dere­cho Social de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de la Argen­ti­na (CTA Autó­no­ma)

En los últi­mos días se ha vuel­to a ins­ta­lar con fuer­za el deba­te sobre las for­mas de deter­mi­na­ción de los sala­rios nomi­na­les de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras.

Tan­to el Pre­si­den­te de la Nación como el Minis­tro de Tra­ba­jo inter­vi­nie­ron acti­va­men­te cues­tio­nan­do las deno­mi­na­das cláu­su­las gati­llo y sugi­rien­do de mane­ra más o menos explí­ci­ta que el gobierno vería con buen gra­do que las nego­cia­cio­nes sala­ria­les inclu­ye­ran incre­men­tos sala­ria­les de suma fija o en su defec­to tuvie­ran una exten­sión tem­po­ral más aco­ta­da.

Este deba­te se pro­du­ce en un con­tex­to don­de el sala­rio real se encuen­tra en los valo­res más bajos en más de una déca­da, lue­go de un pro­fun­do retro­ce­so en los últi­mos cua­tro años que alcan­zó al 17,7% en el sec­tor pri­va­do y al 22,9% en el sec­tor públi­co. En este mar­co, plan­tear estra­te­gias y accio­nes ten­dien­tes a recu­pe­rar dicho dete­rio­ro cons­ti­tu­ye una prio­ri­dad cen­tral.

Aho­ra bien, si el obje­ti­vo de la polí­ti­ca sala­rial es impe­dir que los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras sigan dete­rio­rán­do­se en tér­mi­nos reales, en pri­mer lugar deben esta­ble­cer­se garan­tías con­cre­tas de que el incre­men­to de los sala­rios nomi­na­les no que­da­rá por detrás de los nive­les de infla­ción. Estas garan­tías, en el plano de la nego­cia­ción colec­ti­va, se deno­mi­nan cláu­su­las gati­llo. Es decir, dis­po­si­cio­nes que esta­ble­cen que una vez que la infla­ción supera deter­mi­na­do por­cen­ta­je los sala­rios deben actua­li­zar­se de mane­ra auto­má­ti­ca sin nece­si­dad de que las par­tes deban incu­rrir en una nue­va nego­cia­ción.

Recien­te­men­te se ha sos­te­ni­do que dichas cláu­su­las solo per­mi­ten “empa­tar­le” a la infla­ción y por ende no serían efec­ti­vas para pro­mo­ver aumen­tos por enci­ma de ella. Este razo­na­mien­to no resis­te el menor aná­li­sis. De hecho, exis­ten expe­rien­cias recien­tes don­de sin­di­ca­tos y cáma­ras patro­na­les nego­cia­ron acuer­dos sala­ria­les equi­va­len­tes a la infla­ción más una deter­mi­na­da can­ti­dad de pun­tos por­cen­tua­les por enci­ma de ella. Por ejem­plo, la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Sani­dad en el año 2017 cerró sus acuer­dos sala­ria­les bajo la fór­mu­la “21% o cláu­su­la gati­llo + 2%, el que sea mayor”. En dicho ejem­plo, se garan­ti­za­ba que si la infla­ción esta­ba por deba­jo del 19% se apli­ca­ría el por­cen­ta­je esta­ble­ci­do en la nego­cia­ción ori­gi­nal, mien­tras que si la infla­ción era supe­rior a dicho núme­ro se apli­ca­ría un incre­men­to equi­va­len­te al aumen­to de pre­cios más un 2%. En otras pala­bras, la cláu­su­la gati­llo pue­de ser una herra­mien­ta no solo para garan­ti­zar que el sala­rio no se dete­rio­re en tér­mi­nos reales, sino tam­bién que pue­de tra­zar un sen­de­ro de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do.

En los años 2018 y 2019 las cláu­su­las gati­llo vir­tual­men­te des­apa­re­cie­ron de las nego­cia­cio­nes colec­ti­vas del sec­tor pri­va­do, aun­que en algu­nas acti­vi­da­des como inter­me­dia­ción finan­cie­ra, cons­truc­ción y sani­dad se inclu­ye­ron cláu­su­las de revi­sión en fun­ción de la evo­lu­ción de la infla­ción que, si bien no dis­pa­ra­ban aumen­tos auto­má­ti­cos, sí obli­ga­ban a las par­tes a sen­tar­se a nego­ciar perió­di­ca­men­te tenien­do como pun­to de refe­ren­cia la evo­lu­ción de los pre­cios en el perío­do inme­dia­ta­men­te ante­rior. Por el con­tra­rio, don­de sí siguie­ron estan­do pre­sen­tes fue en algu­nas pro­vin­cias y ámbi­tos del sec­tor públi­co, en los que se trans­for­ma­ron en herra­mien­tas defen­si­vas muy impor­tan­tes.

El ata­que actual con­tra las cláu­su­las gati­llo tie­ne como obje­ti­vo libe­rar las barre­ras para lle­var ade­lan­te un ajus­te aún mayor sobre el sala­rio real de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. Ello no quie­re decir que la inten­ción del Gobierno Nacio­nal, o los gobier­nos pro­vin­cia­les, sea nece­sa­ria­men­te redu­cir el sala­rio real. Ello depen­de­rá de múl­ti­ples fac­to­res y esce­na­rios que aún no están cla­ra­men­te defi­ni­dos. Pero sí pare­ce evi­den­te que la remo­ción de estas cláu­su­las les otor­ga a los emplea­do­res en gene­ral, y a los gobier­nos en par­ti­cu­lar, mayo­res már­ge­nes de acción para inter­ve­nir en la deter­mi­na­ción de los sala­rios nomi­na­les. El ejem­plo más extre­mo de esta situa­ción se obser­va actual­men­te en Tucu­mán, don­de el gobierno pro­vin­cial direc­ta­men­te deci­dió incum­plir con la últi­ma cuo­ta de la cláu­su­la gati­llo corres­pon­dien­te a 2019, lo que impli­ca direc­ta­men­te una reduc­ción sala­rial y un ajus­te sobre las cuen­tas públi­cas. Ade­más, el ata­que abier­to con­tra las cláu­su­las gati­llo bus­ca impe­dir que esta herra­mien­ta se gene­ra­li­ce, evi­tan­do así un efec­to con­ta­gio sobre otras acti­vi­da­des don­de no se han uti­li­za­do.

Por su par­te, las cláu­su­las de revi­sión han sido úti­les en los últi­mos años para impe­dir un ajus­te aun mayor sobre los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras, pero con un efec­to mucho más aco­ta­do que las cláu­su­las gati­llo. En efec­to, los meca­nis­mos de revi­sión tan solo gene­ran la obli­ga­ción de las par­tes de vol­ver a sen­tar­se a nego­ciar en caso de que el aumen­to pac­ta­do ori­gi­nal­men­te que­de des­na­tu­ra­li­za­do por la evo­lu­ción pos­te­rior de la infla­ción. En algu­nos años ellas fue­ron media­na­men­te efec­ti­vas, pero en otros como el 2019 solo pudie­ron ser uti­li­za­das por algu­nas acti­vi­da­des, mien­tras que otras como la admi­nis­tra­ción públi­ca nacio­nal, ali­men­ta­ción, comer­cio y la indus­tria meta­lúr­gi­ca, tan solo por citar algu­nas de las más nume­ro­sas, no las han podi­do acti­var aún y con­ti­núan regis­tran­do incre­men­tos sala­ria­les que están muy por deba­jo de la infla­ción del perío­do.

Final­men­te, en las últi­mas sema­nas des­de los ámbi­tos ofi­cia­les se ha suge­ri­do la posi­bi­li­dad de ir hacia esque­mas de nego­cia­ción de sumas fijas o de pari­ta­rias más cor­tas. En ambos casos el obje­ti­vo pare­ce ser pos­ter­gar la deter­mi­na­ción del meca­nis­mo de actua­li­za­ción sala­rial has­ta tan­to exis­ta un nue­vo régi­men macro­eco­nó­mi­co, actual­men­te con­di­cio­na­do por el resul­ta­do que ten­ga la rene­go­cia­ción de la deu­da públi­ca, tan­to a nivel nacio­nal como pro­vin­cial. En efec­to, los resul­ta­dos de dicho pro­ce­so son tan disí­mi­les y diver­gen­tes que resul­ta prác­ti­ca­men­te impo­si­ble hacer una pro­yec­ción que ten­ga algún viso de fac­ti­bi­li­dad. Un esce­na­rio de acuer­do con los acree­do­res ten­drá deter­mi­na­das con­se­cuen­cias sobre la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la capa­ci­dad esta­tal de con­du­cir el ciclo; un esce­na­rio de fal­ta de acuer­do nos enfren­ta­rá a otro tipo de desa­fíos que serán com­ple­ta­men­te dife­ren­tes. La polí­ti­ca sala­rial tan­to para el sec­tor pri­va­do como para el sec­tor públi­co será com­ple­ta­men­te dife­ren­te en uno u otro. La pro­mo­ción de acuer­dos cor­tos o sumas fijas no es más que un inten­to ofi­cial de ganar tiem­po has­ta tan­to esté un poco más cla­ro el pano­ra­ma macro­eco­nó­mi­co de cor­to pla­zo. En dicho mar­co, el esta­ble­ci­mien­to de cláu­su­las gati­llo podría cons­ti­tuir una garan­tía para los sec­to­res de ingre­sos fijos (tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras) que de lo con­tra­rio que­da­rán expues­tos una vez más a los vai­ve­nes de la reso­lu­ción de una cri­sis sobre la cual toda­vía que­da mucho por defi­nir.


Empre­sas dise­ñan aumen­tos sala­ria­les del 41% para 2020

Empresas diseñan aumentos salariales del 41% para 2020

Info­gre­mia­les – El incre­men­to sala­rial que cal­cu­lan otor­gar las empre­sas para el per­so­nal fue­ra de con­ve­nio duran­te el 2020 es de 41,2%, con una infla­ción esti­ma­da para el año del 40%, de acuer­do con una encues­ta difun­di­da hoy.

Según el rele­va­mien­to rea­li­za­do por la con­sul­to­ra Mer­cer, un 17% de las empre­sas mani­fes­tó incluir en la pau­ta sala­rial de este año un pro­me­dio de 7 pun­tos para recu­pe­rar la pér­di­da del poder adqui­si­ti­vo 2019.

De la encues­ta par­ti­ci­pa­ron 280 com­pa­ñías de dis­tin­tos rubros, y según el resul­ta­do, los mayo­res por­cen­ta­jes de incre­men­tos sala­ria­les se obser­va­ron en la indus­tria automotriz/​autopartista (48,4%), ser­vi­cios finan­cie­ros (45,67%), ener­gía (44,35%) y tec­no­lo­gía (43,63%).

«Se man­tie­ne como ten­den­cia la impor­tan­te dis­per­sión de los por­cen­ta­jes de aumen­tos entre indus­trias y e inclu­so entre empre­sas de una mis­ma indus­tria», eva­luó Iva­na Thorn­ton, direc­ti­va de Mer­cer.

El infor­me reve­ló ade­más que, en tér­mi­nos gene­ra­les, los por­cen­ta­jes de aumen­tos sala­ria­les anua­les más altos ‑tan­to en pro­me­dio como en media­na- corres­pon­den a las empre­sas de mayor ran­go de dota­ción y fac­tu­ra­ción.

«Sin embar­go, no se obser­vó una ten­den­cia uni­for­me en la mues­tra», acla­ró la con­sul­to­ra.

En la encues­ta tam­bién pre­gun­tó a las com­pa­ñías sobre el Decre­to 142020, que dis­pu­so aumen­tos sala­ria­les para el sec­tor pri­va­do y públi­co.

Así, sólo el 14% de las empre­sas optó por otor­gar en una sola vez, en enero, el incre­men­to total de 4 mil mil pesos, en lugar de 3 mil pesos en enero y mil más a par­tir de febre­ro, como esta­ble­ce el decre­to.

En tan­to, el 63% de las empre­sas encues­ta­das expre­só que el mon­to defi­ni­do por ese D

ecre­to será toma­do como par­te del incre­men­to sala­rial pre­vis­to para 2020.

Cien­tí­fi­cos del Coni­cet bus­can esca­par del para­guas de UPCN y van por su pro­pio Con­ve­nio Colec­ti­vo

Científicos del Conicet buscan escapar del paraguas de UPCN y van por su propio Convenio Colectivo

Info­gre­mia­les – Con una car­ta al Minis­tro de Cien­cia, Rober­to Sal­va­rez­za, los inves­ti­ga­do­res de Coni­cet reco­no­cie­ron las pri­me­ras medi­das del Gobierno, pero recla­ma­ron una «real recom­po­si­ción» sala­rial y el avan­ce en su pro­pio con­ve­nio de tra­ba­jo.

A tra­vés de una car­ta difun­di­da en redes socia­les, inves­ti­ga­do­res e inves­ti­ga­do­ras de CONICET, recla­ma­ron que el gobierno nacio­nal avan­ce con la crea­ción de un con­ve­nio colec­ti­vo de tra­ba­jo que impac­te en una «recom­po­si­ción real» de los sala­rios de los cien­tí­fi­cos.

Si bien en la misi­va dada a cono­cer por el por­tal espe­cia­li­za­do Peri­fe­ria Cien­cia, diri­gi­da al Minis­tro de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, Rober­to Sal­va­rez­za, y a la Pre­si­den­ta de CONICET, Ana Fran­chi, reco­no­cen en los pri­me­ros anun­cios ofi­cia­les, accio­nes del Gobierno «que ayu­da­rán a devol­ver soli­dez a los equi­pos de inves­ti­ga­ción a tra­vés de la mejo­ra del esti­pen­dio de becas», piden avan­zar en la con­for­ma­ción de un con­ve­nio colec­ti­vo de tra­ba­jo para los tra­ba­ja­do­res de cien­cia.

Hoy la actua­li­za­ción sala­rial de los inves­ti­ga­do­res de CONICET depen­de de las nego­cia­cio­nes sala­ria­les gene­ra­les de los tra­ba­ja­do­res del Esta­do, que lle­va ade­lan­te el gre­mio de UPCN con el gobierno.

En la últi­ma actua­li­za­ción, del año 2019, con una infla­ción cer­ca­na al 54%, el gre­mio pac­tó con Mau­ri­cio Macri una suba sala­rial del 28%, en cuo­tas. es por eso que los cien­tí­fi­cos recla­man modi­fi­ca­cio­nes y reco­no­ci­mien­to a nego­cia­cio­nes jus­tas, que per­mi­tan que los sala­rios de cien­tí­fi­cos «le ganen» a la infla­ción.

Las lla­ma­das «mini­cuo­tas Rodrí­guez», en refe­ren­cia a las nego­cia­cio­nes a las que el titu­lar de UPCN, Andrés Rodrí­guez, lle­gó con el gobierno de Macri, hicie­ron que los sala­rios pier­dan más de 30 pun­tos con­tra la infla­ción.

«Entre las pri­me­ras medi­das del gobierno actual, se anun­ció el aumen­to de los esti­pen­dios de las becas y, asi­mis­mo, el Minis­tro Dr. Sal­va­rez­za ha con­sig­na­do que se aumen­ta­rán los ingre­sos a carre­ra y los mon­tos de los pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción 2018 que ten­drán un incre­men­to que sua­vi­ce la deva­lua­ción que ha sufri­do el pre­su­pues­to de los mis­mos», mani­fes­ta la car­ta, reco­no­cien­do la labor que vie­ne lle­van­do ade­lan­te la ges­tión de Alber­to Fer­nán­dez para el sec­tor cien­tí­fi­co.

Los inves­ti­ga­do­res pon­de­ra­ron, ade­más, «las decla­ra­cio­nes ver­ti­das en dis­tin­tos medios, en par­ti­cu­lar de la Dra. Fran­chi, don­de se ha reco­no­ci­do el dete­rio­ro de los sala­rios que per­ci­bi­mos quie­nes inte­gra­mos la carre­ra de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca (CIC) resul­tan­do que esa mer­ma los ubi­ca entre los más bajos en la región».

Sin embar­go, apun­ta­ron que des­de 2016 «los aumen­tos sala­ria­les acor­da­dos por pari­ta­rias a nues­tro sec­tor se encuen­tran muy por deba­jo de la infla­ción, sufrien­do una pér­di­da de entre 30% y 40%».

Por ello los inves­ti­ga­do­res plan­tean una solu­ción estruc­tu­ral, a tra­vés de la crea­ción de un con­ve­nio colec­ti­vo y pari­ta­rias que per­mi­tan supe­rar la suba infla­cio­na­ria.

«Vemos con enor­me preo­cu­pa­ción que no ha habi­do nin­gu­na refe­ren­cia expre­sa res­pec­to de rever­tir la lamen­ta­ble situa­ción sala­rial y nin­gún ges­to de la actual ges­tión en rela­ción con el tema», con­si­de­ra­ron los cien­tí­fi­cos. 

«El pro­ble­ma es más gra­ve aún si inclui­mos en ese cada vez menor sala­rio real, los cada vez más varia­dos requi­si­tos de acti­vi­da­des que debe­mos adi­cio­nar a nues­tras fun­cio­nes. En efec­to, cada vez se amplían más los reque­ri­mien­tos a la hora de las eva­lua­cio­nes y, asi­mis­mo, estos no guar­dan rela­ción con los linea­mien­tos esta­tu­ta­rios que rigen la CIC», mani­fies­tan en la car­ta. 

En tal sen­ti­do, ase­gu­ran que «cree­mos fun­da­men­tal expre­sar a Uds. la com­ple­ji­dad de la situa­ción en la que nos encon­tra­mos y la nece­si­dad de con­tar con un Con­ve­nio Colec­ti­vo sec­to­rial que con­tem­ple la mul­ti­pli­ci­dad y espe­ci­fi­ci­dad de nues­tras tareas y res­pon­sa­bi­li­da­des».

En esa línea, le apun­tan a «los insó­li­tos des­cuen­tos» de ganan­cias. «Esos des­cuen­tos resul­tan abru­ma­do­res y abso­lu­ta­men­te des­igua­les en los ingre­sos per­ci­bi­dos de un mes a otro a resul­tas de que, por ejem­plo, los sala­rios de una mis­ma per­so­na pue­den tener mer­ma de entre $2000 y $18000».

En tal sen­ti­do, ase­gu­ran que «es una prác­ti­ca que colo­ca a quie­nes tra­ba­ja­mos en la carre­ra de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en la más abso­lu­ta pre­ca­rie­dad en tan­to no pode­mos cono­cer a cien­cia cier­ta cuál será nues­tro haber men­sual aun cuan­do el tra­ba­jo sea el mis­mo todos los meses».

La car­ta, remar­ca, ade­más, que el CONICET no ha modi­fi­ca­do su polí­ti­ca de des­cuen­tos de los sala­rios docen­tes uni­ver­si­ta­rios «cuan­do supe­ran el magro techo de lo que cobra un titu­lar con dedi­ca­ción sim­ple».

Pero, ade­más piden revi­sar el reco­no­ci­mien­to por­cen­tual a la anti­güe­dad en la Carre­ra de Inves­ti­ga­dor y los ítems que com­po­nen el con­jun­to de decre­tos de mejo­ra «que no se inte­gran al exiguo sala­rio bási­co al que debe­rían estar incor­po­ra­dos».

Por últi­mo, los cien­tí­fi­cos fir­man­tes adhie­ren a «avan­zar en la con­for­ma­ción de una mesa de tra­ba­jo para la con­cre­ción de un Con­ve­nio Colec­ti­vo que esta­blez­ca con pre­ci­sión cuá­les son las obli­ga­cio­nes y dere­chos con los que con­ta­mos en la par­ti­cu­lar y espe­cí­fi­ca tarea que desa­rro­lla­mos, por un sis­te­ma cien­tí­fi­co que jerar­qui­ce la labor de sus cien­tis­tas». 

El res­to de las empre­sas mani­fes­tó que no ade­lan­ta­rán los incre­men­tos sala­ria­les pla­ni­fi­ca­dos para el pri­mer semes­tre a los dos pri­me­ros meses del año.


Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *