Argen­ti­na, ¿más cer­ca de un nue­vo ‘default’? Nou­riel Rou­bi­ni res­pon­de

Fran­cis­co Lucot­ti /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de febre­ro de 2020

Nou­riel Rou­bi­ni, el eco­no­mis­ta esta­dou­ni­den­se de ori­gen tur­co, es famo­so por haber anti­ci­pa­do el colap­so finan­cie­ro glo­bal de 2008. Aho­ra, su nue­vo aná­li­sis com­par­te las sos­pe­chas y la des­con­fian­za del mer­ca­do que ven casi inevi­ta­ble que Argen­ti­na cai­ga en una nue­va sus­pen­sión de pagos de su deu­da exter­na.

Argen­ti­na se encuen­tra en un momen­to cru­cial para su futu­ro incier­to con la nego­cia­ción de la deu­da exter­na, lle­va­da ade­lan­te por el minis­tro de Eco­no­mía, Mar­tín Guz­mán, quien se encuen­tra en EEUU para reu­nir­se con repre­sen­tan­tes de los prin­ci­pa­les acree­do­res.

Las nego­cia­cio­nes se rea­li­zan con enti­da­des de cré­di­to —como su prin­ci­pal acree­dor, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), con cuyos repre­sen­tan­tes Guz­mán se reu­nió el 24 de febre­ro—, como con ban­cas y fon­dos de inver­sión pri­va­dos —con quie­nes el minis­tro se jun­tó este 25 de febre­ro— de los cua­les se espe­ra alcan­zar pac­tos que inclu­yan qui­tas en los pasi­vos, ade­más de exten­sión en los pla­zos de los ven­ci­mien­tos.

El total de la deu­da exter­na argen­ti­na ascien­de a 280.000 millo­nes de dóla­res y la por­ción mayor, cer­ca­na al 65 %, está ata­da a legis­la­ción inter­na­cio­nal. Con el FMI, el total de la deu­da es de 44.000 millo­nes de dóla­res. Para 2020, se esti­man ven­ci­mien­tos por 37.000 millo­nes de dóla­res, 12.800 millo­nes de dóla­res con los bonis­tas pri­va­dos, inclui­dos intere­ses.

Lue­go de una visi­ta de la dele­ga­ción del FMI al país a prin­ci­pios de mes, el orga­nis­mo le dio la razón al Gobierno del pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez al con­cluir que la deu­da argen­ti­na no es sos­te­ni­ble. Si bien no están de acuer­do con una qui­ta de su par­te, todo indi­ca que hay inten­cio­nes de seguir nego­cian­do en bue­nos tér­mi­nos.

Sin embar­go, los mer­ca­dos y cali­fi­ca­do­ras de ries­go ana­li­zan que las pro­ba­bi­li­da­des de una even­tual sus­pen­sión de pagos para el ámbi­to pri­va­do son cer­ca­nas al 95 %, según se des­pren­de de la adqui­si­ción de segu­ros con­tra default o CDS (cre­dit default swaps). Estos son cober­tu­ras adqui­ri­das por los acree­do­res ante la posi­bi­li­dad del incum­pli­mien­to, y el incre­men­to de su deman­da sir­ve como ter­mó­me­tro de la con­fian­za del mer­ca­do a la capa­ci­dad de pago del país.

Este mis­mo pro­nós­ti­co de des­con­fian­za es el que mani­fes­tó en un tex­to de aná­li­sis el pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta esta­dou­ni­den­se de ori­gen tur­co Nou­riel Rou­bi­ni, en tán­dem con el ita­liano Ales­san­dro Mag­no­li Boc­chi, de expe­rien­cia en el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) y el Ban­co Mun­dial.

El pro­nós­ti­co de Nou­riel Rou­bi­ni

Rou­bi­ni se ganó el apo­do de Dr. Doom (Doc­tor Catás­tro­fe) por sus acer­ta­das pre­vi­sio­nes en 2006 sobre la inmi­nen­te cri­sis de las hipo­te­cas sub­pri­me y rece­sión inter­na­cio­nal que des­en­ca­de­na­ría el colap­so glo­bal de 2008, que lle­vó al mayor sal­va­ta­je finan­cie­ro de la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos, por 700.000 millo­nes de dóla­res.

El tra­ba­jo con­clu­ye que Argen­ti­na «no tie­ne un plan eco­nó­mi­co cohe­ren­te para con­ven­cer a los acree­do­res de acep­tar una ofer­ta de can­je con una sig­ni­fi­ca­ti­va reduc­ción de la deu­da en tér­mi­nos de valor pre­sen­te neto» y que «el ries­go de un default total está cre­cien­do».

El diag­nós­ti­co de Rou­bi­ni no se dis­tan­cia dema­sia­do del que reali­zó en sep­tiem­bre de 2019, lue­go de los resul­ta­dos de las elec­cio­nes pri­ma­rias que tum­ba­ron las expec­ta­ti­vas de reelec­ción al expre­si­den­te Mau­ri­cio Macri (2015−2019) y que lle­va­ron a una reac­ción nega­ti­va de los mer­ca­dos ante la incer­ti­dum­bre polí­ti­ca y al mayor des­plo­me bur­sá­til y mone­ta­rio en un solo día en déca­das.

Ya en aque­lla oca­sión, Dr. Doom advir­tió sobre los ries­gos que podría lle­var una fal­ta de acuer­do entre Argen­ti­na y el FMI, lo que podría reper­cu­tir en una nue­va cri­sis como la vivi­da en 2001.

Si bien la nego­cia­ción con el Fon­do pare­cie­ra enca­mi­na­da, la deu­da en dóla­res y bajo ley inter­na­cio­nal con los acto­res pri­va­dos pue­den lle­gar a des­es­ta­bi­li­zar la situa­ción finan­cie­ra a un pun­to sin retorno si no se logra con­ven­cer­los de una qui­ta en el capi­tal adeu­da­do, de la rees­truc­tu­ra­ción de los pla­zos o del por­cen­ta­je de intere­ses que cada pos­ter­ga­ción impli­ca, nego­cia­cio­nes que ape­nas están comen­zan­do.

Sput­nik*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *