Sobre el cam­bio de estra­te­gia vas­ca

Des­kar­gak /​Des­car­gas (624 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Sobre el cam­bio de estra­te­gia vas­caDes­car­gar 
[PDF] [A5] Sobre el cam­bio de estra­te­gia vas­caDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Sobre el cam­bio de estra­te­gia vas­caDes­car­gar 
[EPUB] Sobre el cam­bio de estra­te­gia vas­caDes­car­gar 
[mobi] Sobre el cam­bio de estra­te­gia vas­caDes­car­gar 

Uno de los para­dig­mas que a más de una le cos­tó enten­der y asi­mi­lar, es la cues­tión de la uni­la­te­ra­li­dad, pues­ta en públi­co y pos­te­rior­men­te desa­rro­lla­da des­de la que muchos pen­sa­ban que aún era la resis­ten­cia revo­lu­cio­na­ria vas­ca. Esta uni­la­te­ra­li­dad se ven­dió en su día como una acción tác­ti­co-estra­té­gi­ca que pon­dría a nues­tros varia­dos enemi­gos casi a nues­tros pies. En reali­dad, nadie había hecho tal cosa nun­ca a lo lar­go y ancho de este mun­do. Ren­dir­se ante el enemi­go y decir que es una estra­ta­ge­ma para con­fun­dir­lo y, final­men­te, salir ganan­do. La reali­dad es que nues­tros enemi­gos siguen ocu­pán­do­nos y explo­tán­do­nos. Esa, y no otra, es la cru­da reali­dad.

Des­obe­dien­cia. Nos decían que era una for­ma pací­fi­ca para con­se­guir nues­tros obje­ti­vos. ¿Alguien se acuer­da de aque­lla pre­ten­di­da diná­mi­ca que íba­mos a desa­rro­llar jun­to con el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués más pas­to­so? ¿Quién lo enten­día? Ni el que lo/​la expli­ca­ba.

Nos decían que la socie­dad vas­ca ya era mayor­ci­ta para tomar sus pro­pias deci­sio­nes. Eso es hacer tram­pa. Ya hemos vivi­do sufi­cien­tes años para cons­ta­tar que en la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía («demo­cra­cia») lo que se pro­me­te no se cum­ple, sal­vo que sea para las diver­sas cla­ses pudien­tes. De eso se encar­gan los par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­tos y demás agen­tes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, tam­bién en Eus­kal Herria. Sí, no nos hemos equi­vo­ca­do en el fra­gor del dis­cur­so, en Eus­kal Herria tam­bién. Los, en últi­ma ins­tan­cia, subor­di­na­dos al sis­te­ma capi­ta­lis­ta («demo­crá­ti­co») son los autén­ti­cos sal­va­vi­das de un «Tita­nic» que no hará más que nau­fra­gar.

Nos recor­da­ban un día sí y otro tam­bién (si no eran los de «fue­ra» eran los de «casa») que sin la lucha arma­da todo era posi­ble, cuan­do está­ba­mos y esta­mos har­tos de ver a nivel mun­dial lo que es la demo­cra­cia, el ham­bre, la explo­ta­ción, la opre­sión de cla­se, patriar­cal… Exac­ta­men­te lo que el PNV nos repe­tía macha­co­na­men­te, lo repe­tían inter­na­men­te los del lobby (hacien­do una frac­ción ideo­ló­gi­ca, en cier­tos nive­les clan­des­ti­na y orgá­ni­ca), pen­san­do que si his­tó­ri­ca­men­te todo lo que vie­ne de las estruc­tu­ras de arri­ba es bueno, habrá que acep­tar­lo por­que «por algo será…».

Así que ese lobby, usur­pan­do la direc­ción del pro­ce­so (en un deba­te tru­ca­do en la Izquier­da Aber­tza­le), por una par­te, reco­gió a lo más ran­cio de la Izquier­da Aber­tza­le ofi­cial y refor­mis­ta. Por otra, a los y las que des­de EA, y antes des­de el PNV, habían lucha­do con­tra la pro­pia Izquier­da Aber­tza­le, los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas y ETA. Asi­mis­mo, incor­po­ró a las dife­ren­tes aris­to­cra­cias obre­ras (sumi­sas al poder de nues­tros ocu­pan­tes y al capi­tal des­de hacía años). No se olvi­dó de los de Ara­lar (antes vili­pen­dia­dos por refor­mis­tas y liqui­da­cio­nis­tas) y engor­dó el paque­te con unos cuan­tos social­de­mó­cra­tas de obe­dien­cia has­ta enton­ces espa­ño­lis­ta. Todo ello con el fir­me pro­pó­si­to de inte­grar­se en el sis­te­ma de los que nos ocu­pan y explo­tan para hacer polí­ti­ca jun­to con los par­ti­dos del régi­men de la dic­ta­du­ra bur­gue­sa, sí, los que per­do­na­ron a la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, el GAL… (PC, PSOE, PP, PCE, IU…)

Cla­ro que sí, antes y des­pués de Eus­kal Herria Zutik, se hubie­ra pri­ma­do el deba­te, la crí­ti­ca, la auto­crí­ti­ca, el res­pe­to a las deci­sio­nes toma­das… si se hubie­ra pri­ma­do la for­ma­ción de la teo­ría del socia­lis­mo cien­tí­fi­co. Si ETA, des­pués de la V asam­blea, y aun con­si­de­ran­do todos los méto­dos de lucha, hubie­ra con­se­gui­do cons­truir una orga­ni­za­ción de cla­se inde­pen­dien­te orgá­ni­ca y polí­ti­ca­men­te… lo hubie­ran teni­do más que difí­cil. Las cosas no han sido así, pero has­ta de los mayo­res erro­res se apren­de.

Al mis­mo tiem­po, siem­pre hablan­do del cam­bio de estra­te­gia de la Izquier­da Aber­tza­le, en los pri­me­ros deba­tes inter­nos de ETA en cuan­to a la línea a seguir (heme­ro­te­ca habla sobre una asam­blea desa­rro­lla­da duran­te el 2008) la mayo­ría ava­ló la línea polí­ti­co-mili­tar man­te­ni­da has­ta el momen­to. Jamás (sal­vo mil patra­ñas con­ta­das por los char­la­ta­nes de turno) la mayo­ría de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas hubie­ran sido favo­ra­bles a una nego­cia­ción: ren­di­ción. Y muchí­si­mo menos sin con­se­guir nin­guno de nues­tros obje­ti­vos.

A muchos exmi­li­tan­tes de ETA se les dijo que sus com­pa­ñe­ros en el Esta­do fran­cés dor­mían en el mon­te y se des­pla­za­ban en bici­cle­ta por­que no tenían ni pisos ni coches. ¿A ese pun­to de mise­ria hay que lle­gar para inten­tar razo­nar lo inex­pli­ca­ble? La mayo­ría de los mili­tan­tes de ETA, y esto ha sido una cons­tan­te his­tó­ri­ca, nun­ca hubie­ra acep­ta­do la entre­ga de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria y el arse­nal para la defen­sa de la nación obre­ra de Eus­kal Herria.

Con la ren­di­ción de ETA lo úni­co que esta­ba enci­ma de la mesa era la lega­li­za­ción y crea­ción de un par­ti­do más de los sis­te­mas de quie­nes nos ocu­pan y explo­tan. En ese sen­ti­do, pri­me­ro el lobby y des­pués lobby-Sor­tu se encar­gó de todo, cara a la Izquier­da Aber­tza­le. Se encar­gó de hacer direc­ción polí­ti­ca y de hacer la más ran­cia labor ins­ti­tu­cio­nal, al mis­mo tiem­po que des­mon­ta­ba lo más pre­cio­so que se ha logra­do en muchas déca­das, el movi­mien­to popu­lar de Eus­kal Herria.

Y decían tam­bién, según a quién, cla­ro, que hoy la lucha arma­da era inapli­ca­ble. Ante esto, tres cosas. Hoy se prac­ti­ca la lucha arma­da en todo el mun­do. Segun­do (y esto ya lo sabía­mos) a quien más per­ju­di­ca­ba y per­ju­di­ca la lucha arma­da es al capi­tal, en tan­to que es la prin­ci­pal cues­tión que no pue­de acep­tar. Es impo­si­ble que admi­ta com­par­tir ese ele­men­to estruc­tu­ral y vital para su super­vi­ven­cia como cla­se mino­ri­ta­ria que osten­ta el poder. Y por últi­mo le per­ju­di­ca, en con­cre­to en Eus­kal Herria, al refor­mis­mo, a la social­de­mo­cra­cia y a la peque­ña bur­gue­sía en gene­ral, pues es incom­pa­ti­ble con su prác­ti­ca polí­ti­ca en el sis­te­ma del capi­tal.

Sub­ra­yar que no esta­mos hablan­do de la lucha arma­da como un fin o como un tótem, sino como un ins­tru­men­to impres­cin­di­ble, en la actual coyun­tu­ra, para la libe­ra­ción de las Nacio­nes Obre­ras. Todo esto, con­si­de­ran­do que la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do, y la úni­ca mane­ra de sus­ten­tar­lo, es la dic­ta­du­ra del mis­mo. Cier­ta­men­te no pen­sa­mos que el capi­tal esté dis­pues­to a que le arre­ba­ten el poder por medio de las urnas, ins­tru­men­to y jue­go que él mis­mo ha mon­ta­do para su super­vi­ven­cia.

¿Cómo si no EHBil­du podría estar hacien­do las polí­ti­cas que le intere­san al capi­tal con el vie­jo jue­go de favo­re­cer a la social­de­mo­cra­cia (de dere­cha o cen­tro), «por­que si no gober­na­rá por deri­va a la dere­cha»? ¿Cómo lla­mar par­ti­do de izquier­da al que creó y ase­si­nó con el GAL? ¿Cómo lla­mar a Pode­mos como «algo» de izquier­da si ade­más de los 100 millo­nes de la «fin­ca», Espa­ña fabri­ca armas para, entre otros, arra­sar, crear ham­bru­na y en espe­cial cóle­ra y milla­res y milla­res de muer­tos en Yemen? (unos 85 mil niños meno­res de 5 años muer­tos en 4 años, cifras ofi­cia­les cla­ro está, por poner algún ejem­plo).

El jue­go de EHBil­du es social­de­mó­cra­ta y, por supues­to, opor­tu­nis­ta, aun­que toda­vía ten­gan algo que apren­der del PNV. ¿Qué es eso de fir­mar un pre­acuer­do que no lle­va­rá a Eus­kal Herria a la inde­pen­den­cia? Lue­go favo­re­cen al par­ti­do de los GAL a cam­bio de nada para des­pués des­po­tri­car con­tra ellos… Se que­jan que les ha enga­ña­do el PNV… ¿Cuán­tas veces ha dicho el PNV que no es inde­pen­den­tis­ta?

Por otro lado, ade­más del famo­so case­río Txi­lla­rre, hay más tin­ta en el tin­te­ro, muchí­si­ma más. ¿Por qué Zapa­te­ro leyó una decla­ra­ción pac­ta­da con ETA (en el últi­mo pro­ce­so de «nego­cia­ción», 20052007) y lue­go la cam­bió ponien­do, sobre todo, la Cons­ti­tu­ción de los espa­ño­les por enci­ma del escri­to pac­ta­do que ase­gu­ra­ba la deci­sión de los y las vas­cas por enci­ma de cual­quier ley y cir­cuns­tan­cia? ¿Por qué Ote­gi la salu­dó como posi­ti­va si sabía que Cons­ti­tu­ción espa­ño­la cerra­ba todas las puer­tas a Eus­kal Herria?

La liber­tad de la nación obre­ra vas­ca (la que ven­de su fuer­za de tra­ba­jo) no pue­de andar bai­lan­do ni con fal­sos idea­les, ni con plan­tea­mien­tos de char­la­ta­nes que cam­bian de dis­cur­so según les ven­ga en con­ve­nien­cia.

¿Cómo se le pue­de feli­ci­tar a Trump por su triun­fo, sus vibran­tes elec­cio­nes (anti­de­mo­crá­ti­cas) y enci­ma EHBil­du decir que tie­ne abso­lu­ta dis­po­si­ción para seguir cola­bo­ran­do con el impe­ria­lis­mo de Esta­dos uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca? Su ante­rior man­da­ta­rio, Oba­ma inva­dió seis paí­ses y agre­dió a muchí­si­mos más, duran­te su man­da­to. Esta­mos hablan­do de que los yan­quis han mata­do a millo­nes de per­so­nas por agua pota­ble, petró­leo, etc.

¿Por qué se home­na­jea a fas­cis­tas y se reti­ran pla­cas, recuer­dos y escul­tu­ras a los guda­ris y todo ello en el nom­bre de la recon­ci­lia­ción, de la diver­si­dad y con­tra el odio? Mien­tras los dere­chos de la nación tra­ba­ja­do­ra vas­ca no sean reco­no­ci­dos no habrá nin­gún tra­to, ni aho­ra ni nun­ca.

¿Cómo se pue­den lla­mar «Arte­sa­nos de la paz» cuan­do reco­gen el arma­men­to de una de las par­tes e inme­dia­ta­men­te se las entre­gan a la otra? La deno­mi­na­ción de «arte­sa­nos por la paz» nos pare­ce inde­cen­te, pues esos mis­mos gen­dar­mes son los que han cau­sa­do mil des­gra­cias en la Fran­cia con­ti­nen­tal e impe­rial.

Lo que es com­pli­ca­do de enten­der es que ETA entre­gue su teo­ría revo­lu­cio­na­ria y arse­nal, y defi­nir­lo como una vic­to­ria por par­te de la Izquier­da Aber­tza­le Ofi­cial y Refor­mis­ta. ¿Es una vic­to­ria por­que supues­ta­men­te no con­si­guió qui­tár­se­las a ETA? En fin. Ha habi­do pro­ce­sos de ren­di­ción en muchos luga­res del mun­do, por una u otra cau­sa, pero lo que ha sido un ejem­plo de resis­ten­cia y dig­ni­dad, en este caso, Eus­kal Herria, se ha ren­di­do entre­gan­do todo lo que tenía para su super­vi­ven­cia.

Sub­ra­yar que lo que aquí ha ocu­rri­do es un epi­so­dio, sos­te­ni­do duran­te las últi­mas déca­das, den­tro de un pro­ce­so de lucha de cla­ses nacio­nal e inter­na­cio­nal. ETA nació cuan­do nada exis­tía prác­ti­ca­men­te. Bus­có su camino teó­ri­co y prác­ti­co. En ese camino y pra­xis, ETA le ganó la «par­ti­da» a las ten­den­cias espa­ño­lis­tas, revi­sio­nis­tas, liqui­da­cio­nis­tas de la lucha arma­da (maoís­tas y trots­kis­tas rei­vin­di­ca­das en su momen­to) de los años 60 y 70, y al final fue derro­ta­da por la social­de­mo­cra­cia, los refor­mis­tas y la peque­ña bur­gue­sía vas­cas.

En todo caso, sí tie­ne una cosa posi­ti­va. La deri­va del MLNV des­de el final de la déca­da de los 70 tocó fon­do hace (públi­ca­men­te) unos diez años. Eso ha traí­do que vie­jas y, sobre todo, nue­vas fuer­zas se acti­ven, se orga­ni­cen y reali­cen un deba­te y diag­nós­ti­co de cla­se del pre­sen­te y una cla­ra apues­ta de futu­ro socia­lis­ta, en tan­to que obje­ti­vo tác­ti­co.

Hoy pode­mos decir que no habrá un maña­na para Eus­kal Herria y su cla­se tra­ba­ja­do­ra si esta no toma las rien­das de su futu­ro. Eso pasa, inde­fec­ti­ble­men­te por la crea­ción de una estruc­tu­ra de cla­se inde­pen­dien­te tan­to a nivel polí­ti­co como prác­ti­co. Tam­bién por la cons­truc­ción del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Vas­co Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio. Por el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co.

PD. Últi­mo ele­men­to de aná­li­sis acer­ca del cam­bio de estra­te­gia. Incor­po­ra­cio­nes a EHBil­du de un Gober­na­dor civil de las vas­con­ga­das, una mili­tan­te del par­ti­do galo­so, un magis­tra­do al ser­vi­cio de Espa­ña, un líder social­de­mó­cra­ta espa­ño­lis­ta…

Hace tiem­po, el pre­si­den­te de EHBil­du anun­ció que sería desea­ble que ingre­sa­ran en sus filas per­so­nas no inde­pen­den­tis­tas. En diez años, y algo más, están dan­do los pasos nece­sa­rios para con­ver­tir­se (ya lo son en gran medi­da) en la social­de­mo­cra­cia vas­ca, auto­no­mis­ta y ama­ble que nece­si­ta el capi­tal que explo­ta a la mayo­ría de las vas­cas y vas­cos y que pien­sa (en sus estruc­tu­ras y en una cada vez mayor base mili­tan­te y social) que lo impor­tan­te es vivir bien y para ello habrá que hacer lo que haya que hacer.

Jon Iurre­ba­so Atutxa

25 de febre­ro de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

2 respuestas

  1. No me que­da muy cla­ro (¿o sí?) eso de «nación obre­ra vas­ca». Siem­pre he pen­sa­do que en una nación hay de todo: obre­ros, ofi­ci­nis­tas, enfer­me­ros, base­rri­ta­rras, empre­sa­rios, ren­tis­tas, jubi­la­dos, estu­dian­tes…
    Lo de «nación obre­ra», ¿qué es? ¿Una nación for­ma­da sólo por obre­ros? Me daría pena que me exclu­ye­ran de la nación vas­ca por no ser obre­ro.

  2. No creo que sea la inten­ción del autor, sino la de dar una carac­te­ri­za­ción cla­sis­ta a la nación, al igual que las estruc­tu­ras polí­ti­cas hoy en día se pue­de afir­mar que tie­nen una carac­te­ri­za­ción pura­men­te cla­sis­ta, hay que hablar de demo­cra­cia bur­gue­sa, de esta­dos bur­gue­ses y nacio­nes bur­gue­sas, con­tra­pues­tas a las nacio­nes obre­ras. La afir­ma­ción de Marx de que los obre­ros no tie­nen patria venía sus­ten­ta­da en la moti­va­ción de que sus patrias no les per­te­ne­cían, y el naci­mien­to de la URSS supu­so el naci­mien­to del pri­mer esta­do obre­ro, patria del pro­le­ta­ria­do. En todas estas situa­cio­nes cla­sis­tas todos los mode­los de nación están com­pues­tos por diver­sas cla­ses, aun­que siem­pre depen­dien­do del sis­te­ma que impe­re van a tener una carac­te­ri­za­ción cla­sis­ta con­cre­ta, por lo menos mien­tras no se lle­gue al comu­nis­mo don­de se extin­gan todas las cla­ses socia­les y con ellas el esta­do.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *