Eco­no­mía. Capi­tal fic­ti­cio y para­si­tis­mo finan­cie­ro en el «casino» glo­bal

Des­kar­gak /​Des­car­gas (343 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Eco­no­mía. Capi­tal fic­ti­cio y para­si­tis­mo finan­cie­ro en el ‘casino’ glo­balDes­car­gar 
[PDF] [A5] Eco­no­mía. Capi­tal fic­ti­cio y para­si­tis­mo finan­cie­ro en el ‘casino’ glo­balDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Eco­no­mía. Capi­tal fic­ti­cio y para­si­tis­mo finan­cie­ro en el ‘casino’ glo­balDes­car­gar 
[EPUB] Eco­no­mía. Capi­tal fic­ti­cio y para­si­tis­mo finan­cie­ro en el ‘casino’ glo­balDes­car­gar 
[mobi] Eco­no­mía. Capi­tal fic­ti­cio y para­si­tis­mo finan­cie­ro en el ‘casino’ glo­balDes­car­gar 

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 febre­ro 2020.

El gru­po Rup­tu­ra, el Obser­va­to­rio Inter­na­cio­nal de la Cri­sis y la Fun­da­ción de Inves­ti­ga­cio­nes Mar­xis­tas orga­ni­zan una jor­na­da sobre «la cri­sis del Capi­tal».

El Ban­co Mun­dial (BM) pro­nos­ti­ca un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal del 2,5% para el año 2020. «Repre­sen­ta un lige­ro repun­te res­pec­to al 2,4% regis­tra­do en 2019, a medi­da que el comer­cio y la inver­sión se recu­pe­ren gra­dual­men­te», apun­ta este orga­nis­mo. La pre­vi­sión de incre­men­to se dis­tri­bu­ye de modo des­igual: el 1,4% en las eco­no­mías que cali­fi­ca de «avan­za­das» (1,8% en Esta­dos Uni­dos, 1% en la Euro­zo­na y 0,7% en Japón); el 4,1% en las eco­no­mías «emer­gen­tes y en desa­rro­llo»; el 5,9% en Chi­na, el 5,8% en India y una media del 2,9% en el Áfri­ca Sub­saha­ria­na. El PIB glo­bal alcan­zó en 2018 los 86 billo­nes de dóla­res, según el Ban­co Mun­dial (Esta­dos Uni­dos 20,5 billo­nes; Chi­na 13,6 billo­nes, Japón 4,9 billo­nes y la Unión Euro­pea 18,7 billo­nes).

El PIB mide la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios en un año, pero hay otros modos de cali­brar la eco­no­mía mun­dial; las diez prin­ci­pa­les empre­sas por su valor en bol­sa, en 2019, fue­ron la petro­le­ra esta­tal de Ara­bia Sau­dí Aram­co (1,6 billo­nes de euros), segui­da por las tec­no­ló­gi­cas esta­dou­ni­den­ses Apple (1,1 billo­nes), Micro­soft (1 billón), Alpha­bet, matriz de Goo­gle (823.201 millo­nes); Ama​zon​.com (817.192 millo­nes) y Face­book (522.095 millo­nes); el hol­ding inver­sor Berkshi­re Hatha­wai, del mag­na­te Warren Buf­fett (493.881 millo­nes); la tec­no­ló­gi­ca chi­na Ten­cent Hol­dings (411.741 millo­nes), JP Mor­gan (389.997 millo­nes) y la nor­te­ame­ri­ca­na John­son & John­son, del cam­po sani­ta­rio y far­ma­céu­ti­co (342.442 millo­nes); las diez de la ratio suma­ban 7,7 billo­nes de euros de capi­ta­li­za­ción bur­sá­til en 2019; las accio­nes de Apple se reva­lo­ri­za­ron el 89% en un año; las de Kwei­chow Mou­tai (Chi­na) un 103% y las de LVMH (Fran­cia), de moda y pro­duc­tos de lujo, un 63% (datos Bloomberg/​Cinco Días).

No es menor –en el casino glo­bal y vir­tual- el peso de las lla­ma­das ges­to­ras de fon­dos de inver­sión; un infor­me de la con­sul­to­ra Willis Towers Watson apun­ta que, a fina­les de 2017, las 500 mayo­res ges­tio­na­ban acti­vos por valor de 94 billo­nes de dóla­res, un 15,6% más que el año ante­rior; de las 10 prin­ci­pa­les fir­mas, ocho eran esta­dou­ni­den­ses; ocu­pa la pri­me­ra pla­za Blac­kRock (6,2 billo­nes de dóla­res), segui­do de Van­guard Group (4,9 billo­nes), Sta­te Street Glo­bal (2,7 billo­nes), Fide­lity Invest­ments (2,4 billo­nes) y la ale­ma­na Allianz Group (2,3 billo­nes). Actual­men­te Blac­kRock es el mayor accio­nis­ta del Ban­co San­tan­der, BBVA y Ban­co Saba­dell; y ade­más el segun­do de Tele­fó­ni­ca, Iber­dro­la (tras el fon­do de inver­sión sobe­rano de Qatar) y Rep­sol.

El docu­men­to Finan­cia­ri­za­ción: Guía Bási­ca, publi­ca­do en 2018 por FUHEM-Eco­so­cial, ATTAC-Espa­ña y Trans­na­tio­nal Ins­ti­tu­te, expli­ci­ta el pro­ce­so que dis­pa­ró la espe­cu­la­ción en los mer­ca­dos glo­ba­les: «En 1973, la rela­ción entre el valor de las divi­sas en las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras y el comer­cio mun­dial era de 2:1; en 2004, esta rela­ción alcan­zó 90:1. En 2017, el con­jun­to del valor del comer­cio (de mer­can­cías) glo­bal era de 17,88 billo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses al año. Las tran­sac­cio­nes en divi­sas, por su par­te, alcan­za­ban los 5,1 billo­nes de dóla­res al día».

Los ban­cos cen­tra­les tam­bién ali­men­ta­ron la bur­bu­ja, al inyec­tar masi­va­men­te en el sis­te­ma dine­ro sin res­pal­do. Por ejem­plo, entre 2015 y fina­les de 2018 el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) adqui­rió bonos de deu­da públi­ca de la euro­zo­na y ‑en menor medi­da- del sec­tor pri­va­do por valor de 2,5 billo­nes de euros. Tam­bién la Reser­va Fede­ral de Esta­dos Uni­dos (FED) adqui­rió entre 2008 ‑tras la quie­bra de Leh­man Brothers- y 2014, deu­da públi­ca y títu­los pri­va­dos por valor de 3,8 billo­nes de dóla­res; en este con­tex­to, el Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal de Finan­zas (IIF) infor­ma­ba en noviem­bre de 2019 que la deu­da glo­bal (públi­ca y pri­va­da) alcan­zó el récord de 250 billo­nes de dóla­res (320% del PIB mun­dial).

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne el mode­lo (neo­li­be­ral) basa­do en la vola­ti­li­dad con­ta­ble, el humo finan­cie­ro y los flu­jos ince­san­tes de capi­tal? El 1% más rico de la pobla­ción mun­dial aca­pa­ró el 82% del cre­ci­mien­to de la rique­za en 2017, mien­tras que a la mitad más pobre no le alcan­zó nada de este incre­men­to (Pre­miar el tra­ba­jo, no la rique­za, Oxfam 2018). Esta reali­dad coexis­te con los 7,6 billo­nes de dóla­res que, según el eco­no­mis­ta Gabriel Zuc­man, se ocul­tan en paraí­sos fis­ca­les (Tax Jus­ti­ce Net­work cal­cu­la que al menos 21 billo­nes de dóla­res de la rique­za finan­cie­ra pri­va­da se hallan «libres de impues­tos» o «lige­ra­men­te gra­va­dos» en terri­to­rios con «juris­dic­cio­nes secre­tas»; la ratio del secre­to finan­cie­ro de 2020 está enca­be­za­da por las Islas Cai­mán de Gran Bre­ta­ña, segui­do de Esta­dos Uni­dos, Sui­za, Hong Kong, Sin­ga­pur y Luxem­bur­go).

El gru­po Rup­tu­ra, inte­gra­do por docen­tes uni­ver­si­ta­rios con una teo­ría crí­ti­ca para la trans­for­ma­ción social; el Obser­va­to­rio Inter­na­cio­nal de la Cri­sis (OIC) y la Fun­da­ción de Inves­ti­ga­cio­nes Mar­xis­tas (FIM) orga­ni­za­ron el pasa­do 14 de febre­ro en la facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia el semi­na­rio titu­la­do ¿Es la actual cri­sis del Capi­tal una cri­sis ter­mi­nal? Sobre dine­ro inven­ta­do y dine­ro fic­ti­cio. En el acto inter­vi­nie­ron los pro­fe­so­res del pro­gra­ma de pos­gra­do en polí­ti­ca social de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Espí­ri­tu San­to (Bra­sil), Pau­lo Naka­ta­ni y Mau­ri­cio de Sou­za Saba­di­ni.

«La degra­da­ción de las rela­cio­nes socia­les en las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, la pre­ca­rie­dad e inten­si­fi­ca­ción del tra­ba­jo y la reduc­ción de la pro­tec­ción social son algu­nas de las fuen­tes (prin­ci­pa­les) de la trans­fe­ren­cia de exce­den­tes para ali­men­tar las ganan­cias finan­cie­ras», fue una de las tesis de par­ti­da. Por otra par­te, se expu­so en el semi­na­rio, «ante la ten­den­cia a la baja en la tasa de ganan­cia en el ámbi­to pro­duc­ti­vo, el capi­tal mues­tra una cre­cien­te resis­ten­cia para retor­nar a la eco­no­mía real»; de hecho, la tasa de ganan­cia media en los paí­ses cen­tra­les –Esta­dos Uni­dos, Rei­no Uni­do, Ale­ma­nia, Holan­da, Japón, Rei­no Uni­do y Sue­cia- pasó del 35,8% en el quin­que­nio 1885 – 1889 al 22,4% en 1945 – 1949 y el 13,4% en 2005 – 2009; y la ganan­cia mun­dial pro­me­dio, del 32% en 1955, al 21,4% en 1995 y el 18,4% en 2010, según el aná­li­sis del soció­lo­go y eco­no­mis­ta Este­ban Mai­to (La tran­si­to­rie­dad his­tó­ri­ca del capi­tal, 2014).

«Entre los prin­ci­pa­les teó­ri­cos de la eco­no­mía, sólo Marx tra­ta el capi­tal fic­ti­cio», recuer­dan los eco­no­mis­tas Pau­lo Naka­ta­ni y Rosa María Mar­ques en el libro La cri­sis glo­bal y el capi­tal fic­ti­cio (Uni­ver­si­dad Arcis-CLAC­SO, 2013); y lo abor­da el filó­so­fo y acti­vis­ta de Tré­ve­ris en tres gran­des for­mas: el capi­tal ban­ca­rio, la deu­da públi­ca y el capi­tal accio­na­rio; «todos ellos expre­san las for­mas desa­rro­lla­das en la épo­ca en que escri­bió El Capi­tal. Si agre­ga­mos el actual mer­ca­do de deri­va­dos –hed­ge funds y swaps-, tene­mos enton­ces casi todo el capi­tal fic­ti­cio que impul­sa la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta», expli­can Mar­ques y Naka­ta­ni (el pasa­do 14 de diciem­bre, titu­ló el perió­di­co Cin­co Días: «El mer­ca­do euro­peo de deri­va­dos es ya 612 veces el PIB espa­ñol. Su tama­ño cre­ce un 11% anual, has­ta los 735 billo­nes de euros).

En un artícu­lo publi­ca­do en 2001, los eco­no­mis­tas Reinhal­do A. Car­canho­lo y Pau­lo Naka­ta­ni con­si­de­ra­ban «impre­ci­sa» la idea de «capi­tal finan­cie­ro»; expli­can que en la eta­pa de la glo­ba­li­za­ción y a dife­ren­cia de otras fases en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo, «el capi­tal indus­trial se con­vier­te en capi­tal espe­cu­la­ti­vo y su lógi­ca que­da total­men­te subor­di­na­da a la espe­cu­la­ción y domi­na­da por el para­si­tis­mo (…); sin duda, ese fenó­meno está aso­cia­do a la quie­bra del patrón mone­ta­rio inter­na­cio­nal a par­tir de los años 70» (en 1971 el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Richard Nixon, decre­tó la sus­pen­sión de la con­ver­ti­bi­li­dad direc­ta dólar-oro, a lo que siguió la libre flo­ta­ción de las mone­das).

El capi­ta­lis­mo espe­cu­la­ti­vo y para­si­ta­rio «es la tra­ge­dia de nues­tro tiem­po», con­clu­yen los dos auto­res; de hecho, «sólo pue­de sub­sis­tir duran­te un perio­do, mayor o menor, mar­ca­do por pro­fun­das y repe­ti­ti­vas cri­sis finan­cie­ras y, de otro lado, por una pola­ri­za­ción jamás vis­ta antes en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo: mag­ní­fi­ca rique­za mate­rial de un lado, y pro­fun­da y cre­cien­te mise­ria en gran par­te del mun­do» (la pirá­mi­de dis­tri­bu­ti­va ela­bo­ra­da por Cre­dit Suis­se indi­ca que el 0,9% de los adul­tos situa­dos en la cús­pi­de –una éli­te de millo­na­rios- tenían el 44% de la rique­za mun­dial en 2019, mien­tras que el 57% de la pobla­ción del pla­ne­ta, situa­da en la base, posee sólo el 1,8%).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *