Cuba. Cuba­ni­da­des, un tex­to de Ati­lio Borón

¿Qué es Cuba? ¿Cuál es el mis­te­rio de la isla rebel­de? Tra­ta­ré de decir­lo en pocas pala­bras, como lo hacía el gran Eduar­do Galeano aun­que no ten­go sus dones.
Cuba es músi­ca y más músi­ca. Músi­ca por doquier: al comien­zo de una cere­mo­nia, cuan­do se ter­mi­na, en el inter­va­lo. Con músi­cos vie­jos o jóve­nes, o inclu­si­ve niños. En un tea­tro, en la calle o puer­tas aden­tro en una casa o una ins­ti­tu­ción. Músi­ca popu­lar, músi­ca clá­si­ca, Mozart y Betho­ven mez­cla­dos con Ernes­to Lecuo­na y el Bue­na Vis­ta Social Club. Es Chu­cho Val­dés y Daniel Baren­boim. Es Oma­ra Por­tuon­do, Polo Mon­ta­ñéz y Benny Moré jun­to a Pava­rot­ti, Plá­ci­do Domin­go o John Len­non y Los Beatles. Es Ali­cia Alon­so bai­lan­do con Nure­yev; es la “Col­me­ni­ta” y los “Van Van”. Cuba es son, es sal­sa, es Com­pay Segun­do, la Nue­va Tro­va; es Sil­vio, es regue­tón, es cum­bia, es jazz, es gua­guan­có, es rum­ba, es bole­ro. Todo, abso­lu­ta­men­te todo, en Cuba se vuel­ve músi­ca, se hace con músi­ca, se cele­bra con músi­ca, se con­me­mo­ra con músi­ca. Con pia­nos de cola, saxos, vio­li­nes, gui­ta­rras, oboes y flau­tas tra­ver­sas has­ta el güi­ro, el che­que­ré, el bon­gó y las tum­ba­do­ras. Y a toda hora: a la maña­na, a la tar­de, a la noche. Cuba es músi­ca y es pare­jas bai­lan­do en la calle, en el male­cón, en los jar­di­nes del excel­so Hotel Nacio­nal, en las casas, don­de y a la hora que sea. Su gen­te lle­va la músi­ca en la san­gre y no se can­sa de demos­trar­lo. Y la Revo­lu­ción se encar­gó de poten­ciar como nadie ese gen mag­ní­fi­co de cuba­nas y cuba­nos mul­ti­pli­can­do a lo lar­go de la isla infi­ni­dad de escue­las y con­ser­va­to­rios en don­de, de for­ma gra­tui­ta, el pue­blo apren­de a tocar los más varia­dos ins­tru­men­tos y a can­tar pro­fe­sio­nal­men­te.
Pero Cuba tam­bién es lite­ra­tu­ra, poe­sía, nove­las, cuen­tos, his­to­rias, revis­tas, libros, ter­tu­lias, mesas redon­das. Cuba es cien­cia y con­cien­cia, es huma­nis­mo y pen­sa­mien­to crí­ti­co. Es Car­pen­tier, Gui­llén, Leza­ma Lima, Vitier y tam­bién Cor­tá­zar, Walsh y el Gabo; y Reta­mar que hace poco nos aban­do­nó para reu­nir­se con ellos. Es sus dos excep­cio­na­les e impres­cin­di­bles con­tri­bu­cio­nes a la cul­tu­ra y la iden­ti­dad lati­no­ca­ri­be­ñas: Casa de las Amé­ri­cas y el ICAIC. Tam­bién su mul­ti­tu­di­na­ria Feria del Libro, no por casua­li­dad esce­ni­fi­ca­da en el pri­mer terri­to­rio libre de anal­fa­be­tis­mo en las Amé­ri­cas. Y es La Haba­na, uno de los prin­ci­pa­les cen­tros cul­tu­ra­les del mun­do, y no sólo de Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be. Su ofer­ta en mate­ria de tea­tro y espec­tácu­los de todo tipo es increí­ble, com­pa­ra­ble a la de las más gran­des ciu­da­des del con­ti­nen­te como Bue­nos Aires, Méxi­co o San Pablo.
Cuba es resis­ten­cia heroi­ca a un cri­mi­nal blo­queo sin per­der el finí­si­mo y mor­daz sen­ti­do del humor, la capa­ci­dad de reír­se de sí mis­mos y de bur­lar­se de la tos­que­dad de sus des­ce­re­bra­dos ver­du­gos. Y tam­bién soli­da­ri­dad mili­tan­te, prác­ti­ca, con­cre­ta. El país más soli­da­rio del mun­do, sin duda. Repar­te lo que tie­ne y lo que no tie­ne tam­bién, sin espe­rar nada a cam­bio. Mien­tras el impe­rio y sus vasa­llos saquean al res­to de los paí­ses y man­dan al exte­rior tro­pas, espías, tor­tu­ra­do­res y sica­rios Cuba envía médi­cos, alfa­be­ti­za­do­res, pro­fe­so­res de músi­ca y dan­za y entre­na­do­res depor­ti­vos. La dife­ren­cia moral es aplas­tan­te.
Cuba es Mar­tí, Mella, Gui­te­ras, el Che, Cami­lo, Vil­ma; es Frank País, Arman­do Hart, Abel y Hay­dée San­ta­ma­ría. Y por supues­to Fidel, que está en todas par­tes aun­que no haya una sola pla­za, calle, ave­ni­da, esta­dio, hos­pi­tal, edi­fi­cio públi­co, puen­te, puer­to o camino que lle­ve su nom­bre, cosa que el Coman­dan­te prohi­bió expre­sa­men­te y se cum­ple a raja­ta­bla. No hace fal­ta nom­brar­lo por­que su espí­ri­tu y su lega­do impreg­nan toda la isla. Murió y se con­vir­tió en millo­nes. Hoy todas y todos son Fidel.
Cuba es La Haba­na y San­tia­go; Gua­na­ba­coa y Tri­ni­dad; es Cien­fue­gos y Hol­guín; es Birán y Sanc­ti Spi­ri­tus; es el Mon­ca­da y la Sie­rra Maes­tra; Girón y el Segun­do Fren­te; es San­ta Cla­ra y el Gran­ma. Es, por increí­ble que parez­ca, los sie­te fusi­les con los que Fidel empu­ñán­do­los con fir­me­za le dijo a un ató­ni­to Raúl “ya gana­mos la gue­rra”, pocos días des­pués del caó­ti­co des­em­bar­co del Gran­ma y con la mayo­ría de los expe­di­cio­na­rios dis­per­sos por el mon­te pro­cu­ran­do no ser ame­tra­lla­dos des­de el aire por la avia­ción de Batis­ta. La volun­tad revo­lu­cio­na­ria en su máxi­ma expre­sión se com­bi­nó, en Fidel, con un for­mi­da­ble rea­lis­mo a la hora de rea­li­zar una correc­ta lec­tu­ra de la coyun­tu­ra polí­ti­co-mili­tar.
Cuba es una bue­na mesa con moros y cris­tia­nos, fri­jo­les y tos­to­nes, cer­do en lon­jas, cor­de­ro asa­do, lan­gos­tas y pes­ca­dos relle­nos de cama­ro­nes. Tam­bién tama­les en cazue­la y la yuca con mojo de ajo, chi­cha­rrón y limón. Ade­más, sopas que te vuel­ven a la vida, hela­dos riquí­si­mos, pos­tres a cual más dul­ce y un eli­xir lla­ma­do café. Cuba es moji­tos, piñas cola­das y para rema­tar el ban­que­te y delei­tar­se has­ta el infi­ni­to rones exqui­si­tos y taba­cos incom­pa­ra­bles, úni­cos en el mun­do.
Cuba es tam­bién sus innu­me­ra­bles cayos, sus cien­tos de kiló­me­tros de pla­yas de blan­cas are­nas y aguas tur­que­sas. Y el mar estre­llán­do­se con­tra ese exten­so y mag­ní­fi­co male­cón haba­ne­ro, con sus olas ele­ván­do­se a los cie­los y dibu­jan­do por un ins­tan­te figu­ras bellí­si­mas y de un blan­co inma­cu­la­do que hip­no­ti­zan al pasean­te.
Cuba es los her­mo­sos edi­fi­cios de la Haba­na Vie­ja, que un gobierno aco­sa­do y blo­quea­do por déca­das se empe­ña en res­tau­rar y devol­ver­les su esplen­dor y belle­za ori­gi­na­les de la mano del his­to­ria­dor de la ciu­dad, un genial huma­nis­ta del Rena­ci­mien­to lla­ma­do Euse­bio que los rezos de la san­te­ría cuba­na hicie­ron que rena­cie­ra en La Haba­na con la misión de recons­truir­la. Y lo está hacien­do. A pesar del blo­queo.
Es el país don­de no ves niños de la calle, men­di­gan­do des­cal­zos y en hara­pos, revol­vien­do en la basu­ra para encon­trar algo que comer. Sus niños todos, abso­lu­ta­men­te todos, están en la escue­la y bien ves­ti­dos y cal­za­dos. Un país don­de no hay hom­bres y muje­res, o fami­lias ente­ras, dur­mien­do en las calles como en tan­tas ciu­da­des de Nues­tra Amé­ri­ca e inclu­si­ve de Esta­dos Uni­dos. Don­de la ali­men­ta­ción está garan­ti­za­da, como la salud públi­ca para todas y todos. Cuba es edu­ca­ción uni­ver­sal, gra­tui­ta y de cali­dad des­de el jar­dín de infan­tes has­ta el pos­gra­do. Cuba es la segu­ri­dad ciu­da­da­na, el tran­si­tar por sus ciu­da­des sin los temo­res que atri­bu­lan a los cita­di­nos de tan­tí­si­mos paí­ses en todo el mun­do.
Estos logros hubie­ran sido impo­si­bles sin la cla­ri­vi­den­cia y cora­je de Fidel y el lide­raz­go revo­lu­cio­na­rio y la asom­bro­sa inge­nio­si­dad del pue­blo cubano, uno de cuyos ver­bos idio­sin­crá­ti­cos es “resol­ver”. Resuel­ven todo, lo que sea; caso con­tra­rio el blo­queo los hubie­ra pues­to de rodi­llas. Son capa­ces de hacer fun­cio­nar efi­cien­te­men­te un Ford, Buick o Che­vro­let de los años cin­cuen­ta, una ver­da­de­ra proeza mecá­ni­ca que pro­vo­ca la admi­ra­ción (y la envi­dia a veces) de los turis­tas esta­dou­ni­den­ses. O trans­for­mar un decré­pi­to sedan de aque­llas mar­cas en un res­plan­de­cien­te con­ver­ti­ble, eli­mi­nan­do su techo ori­gi­nal y hacer­le los arre­glos del caso. Carros que pro­vo­can la envi­dia de Holly­wood, que paga­ría for­tu­nas por lle­vár­se­los a sus estu­dios. Pero son patri­mo­nio de Cuba y no se irán. ¿Sólo con los auto­mó­vi­les esta­dou­ni­den­ses? ¡No! Lo mis­mo hacen, en una ope­ra­ción ya de ribe­tes fran­ca­men­te mila­gro­sos, con un Lada sovié­ti­co del año 1985 capaz de ir de La Haba­na has­ta San­tia­go sin nin­gún incon­ve­nien­te a pesar de sus pre­ca­rias como­di­da­des. Cuba tie­ne una sola cone­xión físi­ca por don­de tran­si­tan los impul­sos de la Inter­net: el cable sub­ma­rino de fibra ópti­ca que lle­gó des­de Vene­zue­la en enero de 2011 gra­cias a la ayu­da de Chá­vez para rom­per el blo­queo infor­má­ti­co al que esta­ba la isla. Pese a la insu­fi­cien­cia que dicho cable tie­ne para enfren­tar los reque­ri­mien­tos del ele­va­do y cre­cien­te núme­ro de inter­nau­tas de la isla cuba­nas y cuba­nos “resuel­ven” las enor­mes difi­cul­ta­des que eri­ge el acce­so vía sate­li­tal a la Inter­net con gran inge­nio, lo que les per­mi­te acce­der a tra­vés de pro­gra­mas “made in Cuba” (que no ví en nin­gu­na otro país) a casi todo lo que se encuen­tra en la red. Me cons­ta que Bill Gates y las empre­sas de Sili­con Valley no saben que más hacer para atraer a los avis­pa­dos infor­má­ti­cos cuba­nos.
¿Hay un pro­ble­ma? “Tu vé y resuel­ve” es la seña de iden­ti­dad del cubano. ¿Hay que apo­yar al gobierno del MPLA en Ango­la para impe­dir que la CIA y los racis­tas suda­fri­ca­nos arra­sa­ran con ese país? Bien, allí está la inge­nio­si­dad cuba­na que logró otro mila­gro: trans­por­tar en innu­me­ra­bles via­jes de un vie­jo cua­tri­mo­tor a héli­ce, el Bris­tol Bri­tan­nia, a una gran can­ti­dad de per­so­nal mili­tar y per­tre­chos cuba­nos cubrien­do, con una pre­pa­ra­ción muy espe­cial de esa aero­na­ve (pre­ca­rios tan­ques suple­men­ta­rios de com­bus­ti­ble, redu­cien­do la car­ga no mili­tar a un míni­mo, regu­lan­do la velo­ci­dad y altu­ra, etcé­te­ra) los 10.952 kiló­me­tros que sepa­ra­ban a La Haba­na de Luan­da, lugar al cual esos avio­nes lle­ga­ban casi sin un litro de com­bus­ti­ble en sus tan­ques. Fidel per­so­nal­men­te se invo­lu­cró en la logís­ti­ca de la ope­ra­ción, super­vi­san­do todo, des­de las tone­la­das de car­ga posi­bles has­ta la velo­ci­dad y altu­ra cru­ce­ro nece­sa­rias para garan­ti­zar la feliz cul­mi­na­ción del vue­lo. Ni Washing­ton ni Mos­cú podían creer que ese puen­te aéreo fun­cio­na­ra con aque­llos vie­jos arma­tos­tes. Pero suce­dió, los cuba­nos “resol­vie­ron” el desa­fío y Cuba y el MPLA gana­ron la gue­rra.
Por eso la socie­dad y la cul­tu­ra cuba­nas han resis­ti­do sesen­ta años de blo­queos de todo tipo. Pese a tama­ña agre­sión, que por su esca­la y dura­ción no tie­ne pre­ce­den­tes en la his­to­ria uni­ver­sal, Cuba logra en mate­rias sen­si­bles como ali­men­ta­ción, salud, edu­ca­ción y segu­ri­dad ciu­da­da­na lo que casi nadie ha logra­do ¡y el bár­ba­ro de la Casa Blan­ca dice que el socia­lis­mo es un fra­ca­so! Ima­gi­ne­mos por un momen­to lo que sería Cuba si no hubie­se teni­do que pade­cer el blo­queo impues­to por Esta­dos Uni­dos, con toda su secue­la de agre­sio­nes, sabo­ta­jes, aten­ta­dos y hos­ti­ga­mien­tos de todo tipo. Un paraí­so tro­pi­cal. De ahí que la isla sea un pési­mo ejem­plo que Washing­ton com­ba­tió y com­ba­ti­rá sin tre­gua, ape­lan­do a los peo­res méto­dos y vio­lan­do todas las nor­mas de la lega­li­dad inter­na­cio­nal. Tenía razón Oscar Wil­de cuan­do sen­ten­ció que “Esta­dos Uni­dos es el úni­co país que pasó de la bar­ba­rie a la deca­den­cia sin pasar por la civi­li­za­ción”.
Cuba es el David de nues­tro tiem­po que puso fin al apartheid en Sudá­fri­ca; el país que curó a cen­te­na­res de miles de enfer­mos en más de cien paí­ses y que creó la céle­bre ELAM, la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na pre­pa­ran­do médi­cos para aten­der a quie­nes jamás vie­ron uno en sus vidas. Cuba es haber­se hecho car­go de los niños de Cher­no­bil cuan­do Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, y Ucra­nia y la pro­pia Unión Sovié­ti­ca, le daban la espal­da. Sin pedir nada a cam­bio.
Es haber cola­bo­ra­do con todas las luchas de libe­ra­ción nacio­nal libra­das en el Ter­cer Mun­do, sin apo­de­rar­se de las rique­zas de nin­gún país y traer de regre­so a casa otra cosa que no fue­ran los res­tos de los cuba­nos caí­dos en com­ba­te. Sus detrac­to­res, con Mario Var­gas Llo­sa en pri­me­ra fila, acu­san a Cuba de estar “ais­la­da del mun­do”. Los datos con­tra­di­cen esa men­ti­ra no sólo por los millo­nes de visi­tan­tes que año a año desa­fían las prohi­bi­cio­nes y chan­ta­jes de Washing­ton y lle­gan a reco­rrer la isla y dis­fru­tar de sus belle­zas, de su gen­te, sus sabo­res, su músi­ca, su ale­gría, su cul­tu­ra, su gas­tro­no­mía. Tam­bién por­que como expre­sión de la extra­or­di­na­ria gra­vi­ta­ción inter­na­cio­nal de la Revo­lu­ción Cuba­na y de su muy acti­va inte­gra­ción en el mun­do hay radi­ca­das en La Haba­na nada menos que 114 emba­ja­das con­tra 86 que están en Bue­nos Aires, 66 en San­tia­go, 60 en Bogo­tá, y 43 en Mon­te­vi­deo. ¿Quién está más ais­la­do?
Cuba es la volun­tad férrea de cons­truir el socia­lis­mo aún bajo las peo­res con­di­cio­nes posi­bles, de resis­tir­se a arriar las ban­de­ras del más noble anhe­lo de la huma­ni­dad. La deu­da de nues­tros paí­ses con Cuba es inmen­sa por sus déca­das de ayu­da y por no haber per­mi­ti­do que se extin­guie­ra el faro que nos orien­ta­ba en la bús­que­da del socia­lis­mo. Ima­gi­ne­mos lo que hubie­ra ocu­rri­do en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be si la isla rebel­de se ren­día ante el aco­so de quie­nes, a comien­zos de los noven­tas, le acon­se­ja­ban a Fidel que se olvi­da­ra del socia­lis­mo, que el capi­ta­lis­mo había triun­fa­do, que se había lle­ga­do al fin de la his­to­ria. El “ciclo polí­ti­co” pro­gre­sis­ta y de izquier­da ini­cia­do en 1999 con la pre­si­den­cia de Chá­vez no habría exis­ti­do y el ALCA, como gran pro­yec­to ane­xio­nis­ta del impe­rio, se hubie­ra con­cre­ti­za­do en Mar del Pla­ta en el 2005. Si tal cosa no ocu­rrió se la debe­mos, antes que a nadie, a Cuba y a Fidel. Por supues­to tam­bién al maris­cal de cam­po del genial estra­te­ga cubano: Hugo Chá­vez Frías, y a Nés­tor Kirch­ner y Lula da Sil­va que se embar­ca­ron en esa homé­ri­ca bata­lla. Cla­ro está que sin el vir­tuo­so empe­ci­na­mien­to del Coman­dan­te por cons­truir el socia­lis­mo no habrían tam­po­co exis­ti­do ni Chá­vez, ni Lula, ni Nés­tor, ni Evo, Correa, ni Taba­ré, ni Lugo, ni Cris­ti­na, ni Dil­ma, ni el Pepe, ni Madu­ro, ni Daniel. Sin duda, habrían sido polí­ti­cos impor­tan­tes, difí­cil­men­te gober­nan­tes de sus paí­ses, pero hubie­ran care­ci­do del tras­fon­do his­tó­ri­co que le otor­gó la inso­len­te per­ma­nen­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na y que les per­mi­tió jugar un papel tan digno y sobre­sa­lien­te en estos últi­mos vein­te años. Por­que, los hom­bres y las muje­res son hace­do­res de la his­to­ria, sí, pero sólo bajo deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias. Y estas las creó aque­lla revo­lu­ción en la mayor de las Anti­llas al man­te­ner­se a pie fir­me mien­tras se derrum­ba­ba la Unión Sovié­ti­ca, des­apa­re­cía el COMECON, se desin­te­gra­ba el Pac­to de Var­so­via, las “demo­cra­cias popu­la­res” del Este euro­peo retor­na­ban en tro­pel a su reac­cio­na­rio pasa­do y se pos­tra­ban a los pies del empe­ra­dor allen­de el Atlán­ti­co y los escri­bas del impe­rio cele­bra­ban el adve­ni­mien­to del “nue­vo siglo ame­ri­cano”, que –como lo anti­ci­pa­ra Fidel- ni siquie­ra lle­gó a ser una déca­da.
En una pala­bra, Cuba es lo que es por­que para millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do encar­na en el aquí y aho­ra de la his­to­ria los bellos sue­ños del Qui­jo­te cuan­do decía que su misión era “soñar el sue­ño impo­si­ble, luchar con­tra el enemi­go impo­si­ble, correr don­de los valien­tes no se atre­vie­ron, alcan­zar la estre­lla inal­can­za­ble. Ese es mi des­tino.” Por todo esto, ¡con Cuba siem­pre!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *