Chi­le. Las nue­vas reglas del Terro­ris­mo de Esta­do

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​25 de febre­ro de 2020

En un decre­to supre­mo fir­ma­do por el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra y el minis­tro de Defen­sa Nacio­nal, Alber­to Espi­na, se des­cri­ben cuá­les son las nor­mas que, ya publi­ca­do en el Dia­rio Ofi­cial, rige el uso de la fuer­za por las Fuer­zas Arma­das duran­te los Esta­dos de Excep­ción Cons­ti­tu­cio­nal.

Las 9 reglas del Terro­ris­mo de Esta­do:

– Regla núme­ro 1: “Empleo disua­si­vo de vehícu­los mili­ta­res, por­te de armas y des­plie­gue de fuer­zas”.

– Regla núme­ro 2: “Efec­tuar nego­cia­ción, demos­tra­ción visual, adver­ten­cias ver­ba­les”.

– Regla núme­ro 3: “Empleo disua­si­vo de fumí­ge­nos (gra­na­das de humo, gas pimien­ta o lacri­mó­geno, entre otros), sis­te­mas de soni­do, luz o agua”.

-Regla núme­ro 4: “Empleo disua­si­vo de dis­po­si­ti­vos o arma­men­tos no leta­les: bas­to­nes, dis­po­si­ti­vos eléc­tri­cos, pro­yec­ti­les de pin­tu­ra, de gas pimien­ta y lacri­mó­geno, y otros análo­gos”.

– Regla núme­ro 5: “Empleo de arma­men­to anti­dis­tur­bios, sin dis­pa­rar a que­ma­rro­pa ni apun­tar direc­to al ros­tro”.

– Regla núme­ro 6: “Pre­pa­rar el arma de fue­go con cla­ra inten­ción de uti­li­zar­la”.

– Regla núme­ro 7: “Efec­tuar dis­pa­ros de adver­ten­cia con el arma de fue­go, sin apun­tar a per­so­nas”.

– Regla núme­ro 8: “Usar armas de fue­go en legí­ti­ma defen­sa, de acuer­do a lo esta­ble­ci­do en el Códi­go Penal y el Códi­go de Jus­ti­cia Mili­tar”.

– Regla núme­ro 9: “Usar armas de fue­go como últi­mo recur­so, cuan­do las medi­das ante­rior­men­te seña­la­das resul­ta­ren insu­fi­cien­tes, con­for­me al artícu­lo 5, nume­ral 5 de la ley N° 18.415, Orgá­ni­ca Cons­ti­tu­cio­nal de los Esta­dos de Excep­ción y al artícu­lo 208 Códi­go de Jus­ti­cia Mili­tar, y sólo en el caso de enfren­ta­mien­to con per­so­nas que uti­li­cen o se apres­ten a uti­li­zar armas de fue­go u otras armas leta­les, en los siguien­tes casos: en un ata­que actual o inmi­nen­te a un recin­to mili­tar; en la pro­tec­ción de las ins­ta­la­cio­nes, sis­te­mas o com­po­nen­tes de empre­sas o ser­vi­cios, cual­quie­ra que sea su natu­ra­le­za, fina­li­dad o fun­ción, que atien­dan ser­vi­cios de uti­li­dad públi­ca cuya per­tur­ba­ción en su fun­cio­na­mien­to o des­truc­ción ten­dría un gra­ve impac­to sobre la pobla­ción”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: