Chi­le. Las nue­vas reglas del Terro­ris­mo de Esta­do

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de febre­ro de 2020

En un decre­to supre­mo fir­ma­do por el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra y el minis­tro de Defen­sa Nacio­nal, Alber­to Espi­na, se des­cri­ben cuá­les son las nor­mas que, ya publi­ca­do en el Dia­rio Ofi­cial, rige el uso de la fuer­za por las Fuer­zas Arma­das duran­te los Esta­dos de Excep­ción Cons­ti­tu­cio­nal.

Las 9 reglas del Terro­ris­mo de Esta­do:

– Regla núme­ro 1: “Empleo disua­si­vo de vehícu­los mili­ta­res, por­te de armas y des­plie­gue de fuer­zas”.

– Regla núme­ro 2: “Efec­tuar nego­cia­ción, demos­tra­ción visual, adver­ten­cias ver­ba­les”.

– Regla núme­ro 3: “Empleo disua­si­vo de fumí­ge­nos (gra­na­das de humo, gas pimien­ta o lacri­mó­geno, entre otros), sis­te­mas de soni­do, luz o agua”.

-Regla núme­ro 4: “Empleo disua­si­vo de dis­po­si­ti­vos o arma­men­tos no leta­les: bas­to­nes, dis­po­si­ti­vos eléc­tri­cos, pro­yec­ti­les de pin­tu­ra, de gas pimien­ta y lacri­mó­geno, y otros aná­lo­gos”.

– Regla núme­ro 5: “Empleo de arma­men­to anti­dis­tur­bios, sin dis­pa­rar a que­ma­rro­pa ni apun­tar direc­to al ros­tro”.

– Regla núme­ro 6: “Pre­pa­rar el arma de fue­go con cla­ra inten­ción de uti­li­zar­la”.

– Regla núme­ro 7: “Efec­tuar dis­pa­ros de adver­ten­cia con el arma de fue­go, sin apun­tar a per­so­nas”.

– Regla núme­ro 8: “Usar armas de fue­go en legí­ti­ma defen­sa, de acuer­do a lo esta­ble­ci­do en el Códi­go Penal y el Códi­go de Jus­ti­cia Mili­tar”.

– Regla núme­ro 9: “Usar armas de fue­go como últi­mo recur­so, cuan­do las medi­das ante­rior­men­te seña­la­das resul­ta­ren insu­fi­cien­tes, con­for­me al artícu­lo 5, nume­ral 5 de la ley N° 18.415, Orgá­ni­ca Cons­ti­tu­cio­nal de los Esta­dos de Excep­ción y al artícu­lo 208 Códi­go de Jus­ti­cia Mili­tar, y sólo en el caso de enfren­ta­mien­to con per­so­nas que uti­li­cen o se apres­ten a uti­li­zar armas de fue­go u otras armas leta­les, en los siguien­tes casos: en un ata­que actual o inmi­nen­te a un recin­to mili­tar; en la pro­tec­ción de las ins­ta­la­cio­nes, sis­te­mas o com­po­nen­tes de empre­sas o ser­vi­cios, cual­quie­ra que sea su natu­ra­le­za, fina­li­dad o fun­ción, que atien­dan ser­vi­cios de uti­li­dad públi­ca cuya per­tur­ba­ción en su fun­cio­na­mien­to o des­truc­ción ten­dría un gra­ve impac­to sobre la pobla­ción”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *