La Recon­quis­ta, un con­cep­to ten­den­cio­so y sim­pli­fi­ca­dor

Des­kar­gak /​Des­car­gas (245 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] La Recon­quis­ta, un con­cep­to ten­den­cio­so y sim­pli­fi­ca­dorDes­car­gar 
[PDF] [A5] La Recon­quis­ta, un con­cep­to ten­den­cio­so y sim­pli­fi­ca­dorDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] La Recon­quis­ta, un con­cep­to ten­den­cio­so y sim­pli­fi­ca­dorDes­car­gar 
[EPUB] La Recon­quis­ta, un con­cep­to ten­den­cio­so y sim­pli­fi­ca­dorDes­car­gar 
[mobi] La Recon­quis­ta, un con­cep­to ten­den­cio­so y sim­pli­fi­ca­dorDes­car­gar 

La fuer­te toxi­ci­dad deri­va­da de la pesa­da car­ga ideo­ló­gi­ca nacio­nal­ca­tó­li­ca de la Recon­quis­ta es una de las razo­nes prin­ci­pa­les que obli­gan a recha­zar la ido­nei­dad del con­cep­to.

En Espa­ña se ha atri­bui­do a la noción de Recon­quis­ta una rele­van­cia fun­da­men­tal en la expli­ca­ción del perío­do medie­val penin­su­lar. Se tra­ta de un con­cep­to que, de hecho, ha ser­vi­do para carac­te­ri­zar el con­jun­to de dicho perío­do ya que, según quie­nes lo defien­den, per­mi­te arti­cu­lar el desa­rro­llo del pro­ce­so his­tó­ri­co que trans­cu­rre entre los siglos VIII y XV, des­de la con­quis­ta musul­ma­na de 711 has­ta la de Gra­na­da por los Reyes Cató­li­cos en 1492.

Esta fue, de hecho, la pers­pec­ti­va que adop­tó a media­dos del siglo XX C. Sán­chez-Albor­noz (1893−1984), para quien la Recon­quis­ta fue la autén­ti­ca ‘cla­ve’ de la his­to­ria de Espa­ña. Sus plan­tea­mien­tos han sido asu­mi­dos de mane­ra acrí­ti­ca por bue­na par­te de la his­to­rio­gra­fía espa­ño­la pos­te­rior, pese a que la fuer­te influen­cia de sus ideas espa­ño­lis­tas y reli­gio­sas con­vier­ten a dicho autor en el para­dig­ma de la his­to­rio­gra­fía nacio­nal­ca­tó­li­ca espa­ño­la de su épo­ca.

A pesar de la amplia vigen­cia actual de la noción de Recon­quis­ta, tan­to en medios aca­dé­mi­cos como extra­aca­dé­mi­cos, a mi jui­cio exis­ten nume­ro­sas razo­nes que obli­gan a cues­tio­nar su ido­nei­dad o per­ti­nen­cia. A con­ti­nua­ción me pro­pon­go ofre­cer una bre­ve expo­si­ción resu­mi­da de algu­nas de dichas razo­nes, una expo­si­ción nece­sa­ria­men­te esque­má­ti­ca en la que me limi­ta­ré a esta­ble­cer los ele­men­tos bási­cos de cada uno de mis argu­men­tos.

La idea de la con­quis­ta de al-Anda­lus en los tex­tos medie­va­les

A raíz de la con­quis­ta musul­ma­na de la Penín­su­la a comien­zos del siglo VIII, tex­tos lati­nos ela­bo­ra­dos en los terri­to­rios no con­tro­la­dos por los musul­ma­nes regis­tran la idea de la nece­si­dad de com­ba­tir­los e inclu­so expul­sar­los del terri­to­rio. Estos tex­tos son obra de clé­ri­gos cris­tia­nos que actúan en el entorno de las inci­pien­tes auto­ri­da­des polí­ti­cas que tra­tan de afir­mar­se y legi­ti­mar­se fren­te al poder de los sobe­ra­nos Ome­ya de Cór­do­ba.

Las más anti­guas mani­fes­ta­cio­nes de estas ideas apa­re­cen en tex­tos ela­bo­ra­dos en la cor­te de Ovie­do, capi­tal del rei­no de Astu­rias, a par­tir del siglo IX. Estos tex­tos men­cio­nan la idea de salus Spa­niae, la sal­va­ción de Spa­nia, así como la de la expul­sión de los musul­ma­nes del terri­to­rio penin­su­lar: ‘con ellos los cris­tia­nos día y noche afron­tan la bata­lla y coti­dia­na­men­te luchan, has­ta que la pre­des­ti­na­ción divi­na orde­ne que sean cruel­men­te expul­sa­dos de aquí’ (Cró­ni­ca Albel­den­se, fina­li­za­da en 881).

Mucho tiem­po más tar­de, en el siglo XI, algu­nos tex­tos ára­bes nos per­mi­ten apre­ciar que la exis­ten­cia de ese pro­yec­to cris­tiano de liqui­da­ción de la pre­sen­cia islá­mi­ca esta­ba lo sufi­cien­te­men­te difun­di­do como para que los pro­pios musul­ma­nes tuvie­sen cono­ci­mien­to del mis­mo. Así lo reve­lan las Memo­rias de Abd Allah, sobe­rano de la tai­fa Zirí de Gra­na­da, obra en la que repro­du­ce lo que le comen­tó en cier­ta oca­sión Sis­nan­do, visir del rey Alfon­so VI de Cas­ti­lla y León:

Al-Anda­lus —me dijo de vida voz— era en prin­ci­pio de los cris­tia­nos, has­ta que los ára­bes los ven­cie­ron y los arrin­co­na­ron en Yilli­qi­ya, que es la región menos favo­re­ci­da por la natu­ra­le­za. Por eso, aho­ra que pue­den, desean reco­brar lo que les fue arre­ba­ta­do, cosa que no logra­rán sino debi­li­tán­doos y con el trans­cur­so del tiem­po, pues, cuan­do no ten­gáis dine­ro ni sol­da­dos, nos apo­de­ra­re­mos del país sin nin­gún esfuer­zo.

Tam­bién en el siglo XI se con­tex­tua­li­za otro tex­to de sen­ti­do muy simi­lar que regis­tra una cró­ni­ca ára­be más tar­día, obra del autor magre­bí Ibn Idha­ri. En dicho tex­to, Fer­nan­do I, con­de de Cas­ti­lla y rey de León, apa­re­ce diri­gién­do­se en los tér­mi­nos siguien­tes a los habi­tan­tes de Tole­do cuan­do tra­ta­ba de lograr que le paga­sen las parias o tri­bu­tos que que­ría impo­ner­les:

Noso­tros hemos diri­gi­do hacia voso­tros [sufri­mien­tos] que nos pro­cu­ra­ron aque­llos de los vues­tros que vinie­ron antes con­tra noso­tros, y sola­men­te pedi­mos nues­tro país que nos lo arre­ba­tas­teis anti­gua­men­te, al prin­ci­pio de vues­tro poder, y lo habi­tas­teis el tiem­po que os fue decre­ta­do; aho­ra os hemos ven­ci­do por vues­tra mal­dad. ¡Emi­grad, pues, a vues­tra ori­lla [allen­de el Estre­cho] y dejad­nos nues­tro país!, por­que no será bueno para voso­tros habi­tar en nues­tra com­pa­ñía des­pués de hoy; pues no nos apar­ta­re­mos de voso­tros a menos que Dios diri­ma el liti­gio entre noso­tros y voso­tros.

Estos y otros tex­tos que con­tie­nen obras medie­va­les muy diver­sas per­mi­ten com­pro­bar que las eli­tes polí­ti­cas y reli­gio­sas cris­tia­nas con­ci­bie­ron el pro­yec­to de com­ba­tir a los musul­ma­nes y de liqui­dar su pre­sen­cia en terri­to­rio penin­su­lar. Se tra­ta de un hecho per­fec­ta­men­te docu­men­ta­do y que está fue­ra de toda duda.

Sin embar­go, lo que los his­to­ria­do­res espa­ño­les moder­nos han enten­di­do por Recon­quis­ta es, en reali­dad, algo muy dis­tin­to a eso, algo que inclu­ye esa idea de con­quis­ta pero que, ade­más, va mucho más allá, lo cual obli­ga a dis­tin­guir cui­da­do­sa­men­te entre las ideas medie­va­les de con­quis­ta y liqui­da­ción de al-Anda­lus y el con­cep­to moderno de Recon­quis­ta.

La idea de Recon­quis­ta en la his­to­rio­gra­fía moder­na

Las dife­ren­cias comien­zan des­de el pro­pio tér­mino. En los tex­tos medie­va­les no se usa la pala­bra «recon­quis­ta» para refe­rir­se a ese pro­yec­to polí­ti­co y mili­tar de liqui­da­ción de al-Anda­lus, sal­vo algu­nas esca­sas excep­cio­nes que no pue­den, en abso­lu­to, gene­ra­li­zar­se. Por lo tan­to, el tér­mino ‘recon­quis­ta’ como for­ma de desig­nar la gue­rra con­tra los musul­ma­nes no pue­de ser con­si­de­ra­do de ori­gen medie­val, ni mucho menos como la for­ma medie­val de deno­mi­nar la ‘ideo­lo­gía’ que habría sus­ten­ta­do dicho pro­yec­to.

Los par­ti­da­rios de la idea de Recon­quis­ta res­pon­den a este argu­men­to a tra­vés de la dife­ren­cia­ción entre tér­mino y con­cep­to: aun­que se admi­te que la pala­bra «recon­quis­ta» ape­nas se usa en los tex­tos medie­va­les, la idea sí sería de ori­gen medie­val. En reali­dad, este plan­tea­mien­to es muy dis­cu­ti­ble. Como afir­ma el his­to­ria­dor mexi­cano M. Ríos «el con­cep­to no fue inven­ta­do en la Edad Media, sino que fue inven­ta­do en el siglo XIX. Y es que las pala­bras solo pue­den nom­brar y enun­ciar a las cosas cuan­do éstas exis­ten y si antes del siglo XVIII no se uti­li­zó nun­ca el voca­blo recon­quis­ta para desig­nar el enfren­ta­mien­to entre los rei­nos his­pano-cris­tia­nos y Al-Anda­lus, se debe a que el con­cep­to, como tal, tam­po­co exis­tía».

Lo acer­ta­do de este razo­na­mien­to que­da mucho más cla­ro si ana­li­za­mos las defi­ni­cio­nes que se han dado de la idea de Recon­quis­ta a lo lar­go del tiem­po. Toma­ré como refe­ren­cia la defi­ni­ción más bási­ca, la del dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la Len­gua, en el que la acep­ción de la pala­bra «recon­quis­ta» con el sig­ni­fi­ca­do espe­cí­fi­co que se le ha dado en Espa­ña solo se incor­po­ra en una fecha tan tar­día como 1936, sien­do defi­ni­da como «recu­pe­ra­ción del terri­to­rio espa­ñol inva­di­do por los musul­ma­nes y cuyo epí­lo­go fue la toma de Gra­na­da en 1492».

La idea de «recu­pe­ra­ción del terri­to­rio espa­ñol inva­di­do» impli­ca dos cosas: que Espa­ña ya era una enti­dad exis­ten­te en el momen­to de la con­quis­ta islá­mi­ca y que los musul­ma­nes habían arre­ba­ta­do de for­ma ile­gí­ti­ma el terri­to­rio a los espa­ño­les. Esta defi­ni­ción resul­ta muy reve­la­do­ra de la idea de la Recon­quis­ta tal y como había sido con­ce­bi­da y uti­li­za­da has­ta ese momen­to. Se tra­ta, por lo tan­to, de una noción que per­te­ne­ce a la lec­tu­ra del pasa­do penin­su­lar ela­bo­ra­da por el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo espa­ñol. Dada esa ínti­ma cone­xión ideo­ló­gi­ca, no resul­ta en abso­lu­to extra­ño que Fran­co se sir­vie­se de la idea de Recon­quis­ta para jus­ti­fi­car su gol­pe de Esta­do con­tra la Repú­bli­ca, sien­do elo­gia­do por sus pro­pa­gan­dis­tas como «cau­di­llo de la nue­va Recon­quis­ta» (poe­ma de Manuel Macha­do): si la Recon­quis­ta medie­val había ser­vi­do para «libe­rar» a «Espa­ña» de los moros, la lle­va­da a cabo por Fran­co haría lo pro­pio res­pec­to a rojos, ateos y maso­nes.

La ple­na com­pa­ti­bi­li­dad de la idea de Recon­quis­ta con el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo que­da asi­mis­mo de mani­fies­to en la figu­ra de Sán­chez-Albor­noz, como ya se dijo con ante­rio­ri­dad. Esta cone­xión no es una mera casua­li­dad, sino que res­pon­de al hecho de que la Recon­quis­ta, lejos de ser una idea medie­val, es un con­cep­to crea­do por el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo a par­tir del siglo XIX.

La fuer­te toxi­ci­dad deri­va­da de la pesa­da car­ga ideo­ló­gi­ca nacio­nal­ca­tó­li­ca de la Recon­quis­ta es una de las razo­nes prin­ci­pa­les que obli­gan a recha­zar la ido­nei­dad del con­cep­to. Muchos espe­cia­lis­tas actua­les con­si­de­ran que, supe­ra­do hoy día el para­dig­ma nacio­nal­ca­tó­li­co, la Recon­quis­ta ha que­da­do des­ideo­lo­gi­za­da y pue­de ser per­fec­ta­men­te váli­da como un con­cep­to his­to­rio­grá­fi­co «neu­tro». En reali­dad, este argu­men­to resul­ta muy cues­tio­na­ble. En pri­mer lugar, no es cier­to que dicho para­dig­ma haya que­da­do pos­ter­ga­do. Al con­tra­rio, en los últi­mos tiem­pos ha reci­bi­do un fuer­te impul­so, como reve­lan ejem­plos recien­tes. De hecho, bas­ta echar un vis­ta­zo a las redes socia­les y a mucha de la lite­ra­tu­ra (o seu­do-lite­ra­tu­ra) que se publi­ca sobre el tema para com­pro­bar que la Recon­quis­ta sigue sien­do enten­di­da por muy amplios sec­to­res en su estric­to sen­ti­do ori­gi­nal nacio­nal­ca­tó­li­co.

De hecho, la cone­xión de la Recon­quis­ta con la idea de uni­dad nacio­nal se man­tie­ne vigen­te, inclu­so en la his­to­rio­gra­fía aca­dé­mi­ca actual. Así lo reve­la, por ejem­plo, Sera­fín Fan­jul, cuan­do en su Al-Anda­lus con­tra Espa­ña afir­ma que «en nin­gún otro país euro­peo se vivió la nece­si­dad de gue­rrear con­tra los infie­les con la nece­si­dad acu­cian­te, como tarea colec­ti­va, con que se sin­tió en Espa­ña. Chi­cos y gran­des per­ci­bie­ron el esfuer­zo a lar­go pla­zo que impli­ca­ba la res­tau­ra­ción his­tó­ri­ca».

La idea de la gue­rra con­tra los infie­les como «tarea colec­ti­va» sen­ti­da de igual mane­ra por «chi­cos y gran­des» no deja de ser una sim­ple refor­mu­la­ción de la noción de Recon­quis­ta como lucha de libe­ra­ción nacio­nal, tal y como fue defi­ni­da por los his­to­ria­do­res deci­mo­nó­ni­cos. En reali­dad, dicha «tarea colec­ti­va» no fue nun­ca tal, ya que la gue­rra fue siem­pre el asun­to que ocu­pó, de for­ma exclu­si­va, a las eli­tes medie­va­les, es decir, monar­quía, noble­za y alto cle­ro.

El ejem­plo cita­do no repre­sen­ta un caso ais­la­do. Hace doce años, el medie­va­lis­ta J. Val­deón publi­có un libro cuyo títu­lo, de nue­vo, vuel­ve a reve­lar que la cone­xión entre la Recon­quis­ta y la idea de Espa­ña sigue estan­do vigen­te en la his­to­rio­gra­fía espa­ño­la más recien­te: La Recon­quis­ta. El con­cep­to de Espa­ña: uni­dad y diver­si­dad.

Fue­ra del ámbi­to aca­dé­mi­co, la cone­xión de la Recon­quis­ta con la noción de uni­dad nacio­nal está mucho más gene­ra­li­za­da, ya que sigue ple­na­men­te vigen­te en amplios sec­to­res socia­les, polí­ti­cos y mediá­ti­cos con­ser­va­do­res. Por ejem­plo, recien­te­men­te, el céle­bre pro­pa­gan­dis­ta ultra­de­re­chis­ta Pío Moa ha publi­ca­do La Recon­quis­ta y Espa­ña.

Con la Recon­quis­ta, por lo tan­to, ocu­rre algo simi­lar a lo que ha suce­di­do con el fran­quis­mo: muer­to el dic­ta­dor, muchos pen­sa­ron que sus ideas aca­ba­rían des­apa­re­cien­do por sí solas, con el paso del tiem­po. En reali­dad, como sabe­mos, en 1975 murió Fran­co, pero no el fran­quis­mo.

La Recon­quis­ta fren­te a las com­ple­jas reali­da­des his­tó­ri­cas medie­va­les La natu­ra­le­za nacio­nal­ca­tó­li­ca de la Recon­quis­ta reve­la que se tra­ta de un con­cep­to muy ale­ja­do de las reali­da­des medie­va­les y, por lo tan­to, esca­sa­men­te útil para defi­nir­las. A con­ti­nua­ción tra­ta­ré de resu­mir algu­nos de los argu­men­tos que, a mi jui­cio, inva­li­dan la capa­ci­dad expli­ca­ti­va de dicha noción.

El medie­vo penin­su­lar repre­sen­ta un perío­do de enor­me com­ple­ji­dad y rique­za. Redu­cir­lo al pro­yec­to cris­tiano de liqui­da­ción de la pre­sen­cia musul­ma­na equi­va­le, en bue­na medi­da, a igno­rar esa diver­si­dad ya que, de entra­da, se está igno­ran­do la pers­pec­ti­va musul­ma­na sobre ese pro­ble­ma. La idea de Recon­quis­ta supo­ne la con­si­de­ra­ción de la pre­sen­cia musul­ma­na como mero obje­to de con­quis­ta, sos­la­yan­do, así, una par­te sus­tan­cial del perío­do medie­val, sin la cual resul­ta sen­ci­lla­men­te impo­si­ble enten­der esa eta­pa his­tó­ri­ca.

Más aún, hablar de «re-con­quis­ta», en lugar, sim­ple­men­te, de «con­quis­ta», impli­ca, en últi­ma ins­tan­cia, asu­mir el pro­pio pro­yec­to ideo­ló­gi­co cris­tiano. Por lo tan­to, la Recon­quis­ta supo­ne la des­le­gi­ti­ma­ción de la pre­sen­cia musul­ma­na y la legi­ti­ma­ción de su des­truc­ción, algo que cla­ra­men­te con­tra­di­ce el pre­sun­to uso «neu­tral» que afir­man sus defen­so­res actua­les y reve­la la fuer­te ten­den­cio­si­dad inhe­ren­te al con­cep­to.

Tan­to la ten­den­cio­si­dad como la renun­cia a la com­ple­ji­dad han teni­do, de hecho, con­se­cuen­cias muy des­fa­vo­ra­bles para el cono­ci­mien­to his­tó­ri­co. El Medie­va­lis­mo espa­ñol, pro­fun­da­men­te ape­ga­do a la noción de Recon­quis­ta, ha ten­di­do de mane­ra sis­te­má­ti­ca a igno­rar las reali­da­des pro­pias de la socie­dad musul­ma­na, que ha que­da­do tra­di­cio­nal­men­te exclui­da del ámbi­to de dichos estu­dios, cer­ce­nan­do, así, una par­te sus­tan­cial del medie­vo ibé­ri­co. Aun­que es cier­to que, en la actua­li­dad, esta situa­ción ha expe­ri­men­ta­do algu­nos cam­bios impor­tan­tes, sigue habien­do una abru­ma­do­ra pre­fe­ren­cia de los medie­va­lis­tas por las reali­da­des cris­tia­nas, de modo que los estu­dios de al-Anda­lus tie­nen una pre­sen­cia muy mar­gi­nal en esa dis­ci­pli­na aca­dé­mi­ca, algo que no resul­ta razo­na­ble a comien­zos del siglo XXI.

Otro de los pro­ble­mas que plan­tea el con­cep­to de Recon­quis­ta es que tien­de a pre­sen­tar una visión exce­si­va­men­te lineal y pla­na del pro­ce­so his­tó­ri­co. El pro­yec­to de liqui­da­ción de la pre­sen­cia musul­ma­na no se lle­vó a cabo sin vaci­la­cio­nes, cam­bios y alian­zas estra­té­gi­cas. La pre­ten­sión de otor­gar con­ti­nui­dad lineal y uni­dad a un pro­ce­so tan pro­lon­ga­do en el tiem­po fue lo que lle­vó ya en 1921 a Orte­ga y Gas­set a afir­mar en su Espa­ña inver­te­bra­da que no enten­día cómo se pue­de lla­mar recon­quis­ta a algo que dura ocho siglos. El con­ti­nuis­mo lineal que la idea de Recon­quis­ta intro­du­ce en el aná­li­sis his­to­rio­grá­fi­co resul­ta incom­pa­ti­ble con la extre­ma com­ple­ji­dad de las reali­da­des medie­va­les, y ello es una razón de peso para cues­tio­nar seria­men­te la vali­dez de este con­cep­to.

Pero la idea de Recon­quis­ta no solo repre­sen­ta un ejer­ci­cio de sim­pli­fi­ca­ción, sino que resul­ta, en muchos casos, un con­cep­to dis­tor­sio­na­dor a la hora de defi­nir la pro­pia reali­dad de la con­quis­ta cris­tia­na. Pen­se­mos, por ejem­plo, en ciu­da­des como Mur­cia, Alme­ría o Bada­joz, que fue­ron fun­da­das por los musul­ma­nes: ¿cómo hablar de ‘recon­quis­ta’ de unas ciu­da­des que nun­ca fue­ron ‘con­quis­ta­das’, ya que sur­gie­ron con pos­te­rio­ri­dad a la irrup­ción musul­ma­na? Tal vez el caso más sig­ni­fi­ca­ti­vo a este res­pec­to sea el de la pro­pia ciu­dad de Gra­na­da, tam­bién fun­da­da por los musul­ma­nes, y cuya con­quis­ta por los Reyes Cató­li­cos en 1492 se con­si­de­ra, tra­di­cio­nal­men­te, la cul­mi­na­ción de la Recon­quis­ta.

De hecho, la con­quis­ta del terri­to­rio musul­mán penin­su­lar for­ma par­te de un pro­ce­so más amplio de expan­sión pro­ta­go­ni­za­do por las dis­tin­tas monar­quías penin­su­la­res que, en el caso de la Coro­na de Cas­ti­lla, por ejem­plo, inclu­yó, en la épo­ca de los Reyes Cató­li­cos, terri­to­rios como las Islas Cana­rias, que nun­ca antes habían sido cris­tia­nas, o como el Rei­no de Nava­rra, tan cris­tiano como cual­quie­ra de los demás rei­nos penin­su­la­res. Algo simi­lar cabría decir de la ciu­dad nor­te­afri­ca­na de Meli­lla, ocu­pa­da en 1497 por una flo­ta orga­ni­za­da por el Duque de Medi­na Sido­nia ¿En qué se dife­ren­cia la con­quis­ta del Emi­ra­to Naza­rí de Gra­na­da de la de las Cana­rias, Nava­rra o Meli­lla?, ¿por qué debe­ría­mos sin­gu­la­ri­zar a la pri­me­ra con­si­de­rán­do­la Recon­quis­ta, cuan­do, en reali­dad, todas for­man par­te del mis­mo pro­ce­so his­tó­ri­co de expan­sión de la Coro­na de Cas­ti­lla a fina­les del siglo XV?

Esta dis­tor­sión de la reali­dad his­tó­ri­ca se acen­túa mucho más cuan­do, como se sigue hacien­do hoy día, se pre­ten­de conec­tar la liqui­da­ción de al-Anda­lus con el res­ta­ble­ci­mien­to de la uni­dad terri­to­rial penin­su­lar. Si es cier­to que el pro­yec­to cris­tiano de des­truc­ción de la pre­sen­cia musul­ma­na impli­ca­ba la idea del res­ta­ble­ci­mien­to de la uni­dad del rei­no visi­go­do de Tole­do, debe admi­tir­se que ese ideal nun­ca lle­gó a con­cre­tar­se de mane­ra efec­ti­va. La His­pa­nia ante­rior a la con­quis­ta musul­ma­na de 711 que­dó divi­di­da de for­ma defi­ni­ti­va en diver­sas enti­da­des polí­ti­cas. La uni­dad dinás­ti­ca crea­da por los Reyes Cató­li­cos a fina­les del siglo XV entre las coro­nas de Cas­ti­lla y Ara­gón no supo­ne la supera­ción de esa divi­sión, ya que el rei­no de Por­tu­gal se afir­mó des­de el siglo XII de mane­ra defi­ni­ti­va como una enti­dad inde­pen­dien­te.

La vie­ja His­pa­nia roma­na y visi­go­da nun­ca vol­vió a estar inte­gra­da terri­to­rial­men­te des­pués de 711. La idea de la Recon­quis­ta, que fue inven­ta­da por el nacio­na­lis­mo espa­ñol deci­mo­nó­ni­co con la inten­ción de esta­ble­cer un sen­ti­do de con­ti­nui­dad entre His­pa­nia y Espa­ña, resul­ta total­men­te erró­nea, ya que dicha con­ti­nui­dad es una mera fic­ción que no se corres­pon­de con la reali­dad his­tó­ri­ca. His­pa­nia y Espa­ña son reali­da­des his­tó­ri­cas com­ple­ta­men­te dis­tin­tas y la Recon­quis­ta no supu­so la supera­ción de esa rup­tu­ra.

En defi­ni­ti­va, en el mejor de los casos, la Recon­quis­ta es un con­cep­to sim­pli­fi­ca­dor y ten­den­cio­so, que se remi­te en exclu­si­va a la pers­pec­ti­va cris­tia­na del pro­ce­so his­tó­ri­co medie­val penin­su­lar, igno­ran­do la musul­ma­na, mien­tras que, en el peor, cons­ti­tu­ye la máxi­ma expre­sión del mito nacio­nal­ca­tó­li­co del ori­gen de Espa­ña, las­tra­do por una pesa­da car­ga ideo­ló­gi­ca fuer­te­men­te tóxi­ca que sigue ali­men­tan­do en la actua­li­dad dis­cur­sos sec­ta­rios y xenó­fo­bos. Debi­do a ambas razo­nes, pare­ce razo­na­ble plan­tear la nece­si­dad de pres­cin­dir, de for­ma defi­ni­ti­va, de la noción de Recon­quis­ta.

Ale­jan­dro Gar­cía San­juán

10 de sep­tiem­bre de 2018

Para ampliar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *