SUMAS QUE RESTAN – ITAIA

El mun­do cono­ció, el 8 de mar­zo de 2018, la pro­pues­ta polí­ti­ca de tres muje­res, pro­ce­den­tes de la aca­de­mia, que tan popu­la­res se han hecho en los últi­mos tiem­pos: mani­fies­to de un femi­nis­mo para el 99%. Nancy Fra­ser, Cin­zia Arruz­za y Tithi Bhat­ta­char­ya, ins­pi­ra­das por el movi­mien­to Occupy Wall Street desa­rro­lla­do en 2011, pre­ten­den refor­zar un femi­nis­mo “anti-capi­ta­lis­ta” que cues­tio­ne el femi­nis­mo libe­ral. Así, quie­ren “hacer visi­bles y prac­ti­ca­bles algu­nas posi­bi­li­da­des eman­ci­pa­do­ras laten­tes que los posi­cio­na­mien­tos actua­les ocul­tan” (Arruz­za, Bhat­ta­char­ya & Fra­ser, 2019, p.84)

Según las auto­ras, actual­men­te, el colap­so de la cre­di­bi­li­dad de las éli­tes polí­ti­cas ha crea­do las con­di­cio­nes para pen­sar en un femi­nis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta. Sub­ra­yan que la derro­ta de Hillary Clin­ton en 2016, tra­jo con­si­go la deca­den­cia del femi­nis­mo libe­ral, acla­ran­do que la bre­cha entre las muje­res que alcan­za­ron altos car­gos y el bene­fi­cio de la mayo­ría de la pobla­ción per­so­ni­fi­ca­da por Clin­ton, fué la razón de ello. Expli­can que ese fra­ca­so abrió la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar el asun­to des­de la izquier­da (Arruz­za et al., 2019).

Sor­pren­de, sin embar­go, que, des­de la derro­ta de Hillary Clin­ton, su par­ti­do haya pro­mo­vi­do dos Mar­chas Mun­dia­les de Muje­res, una Huel­ga de Muje­res y la cam­pa­ña MeToo, fenó­me­nos que las auto­ras del mani­fies­to tie­nen contíinua­men­te como ejem­plos del femi­nis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta. Para enten­der­lo, es de des­ta­car que des­de los años 80, cuan­do las teo­rías desa­rro­lla­das en la aca­de­mia aban­do­na­ron el con­cep­to de cla­se, el Par­ti­do Demó­cra­ta ha orien­ta­do sus pro­pues­tas elec­to­ra­les hacia otras iden­ti­da­des, finan­cian­do y asu­mien­do dife­ren­tes colec­ti­vos a tra­vés de una red fun­da­cio­nal (Baraho­na, 2018). Como con­se­cuen­cia de ello, podría­mos enten­der que en 2016 Hillary Clin­ton, tras per­der ante Trump, orga­ni­za­ra una movi­li­za­ción masi­va con­tra este últi­mo: la Mar­cha de Muje­res de Washing­ton. Según Baraho­na (2018), esta com­pa­re­cen­cia con­tó des­de el prin­ci­pio con el apo­yo de diver­sos medios, entre ellos la pla­ta­for­ma Move On[1], vin­cu­la­da a la Open Society Foun­da­tion[2], que se ha vol­ca­do en la for­ma­ción y pro­mo­ción del elec­to­ra­do demó­cra­ta. A la vis­ta del éxi­to que tuvo, las pro­mo­to­ras de la movi­li­za­ción no espe­ra­ron mucho y en poco tiem­po habían esbo­za­do la huel­ga inter­na­cio­nal de muje­res para el 8 de mar­zo.

En enero de 2018, la segun­da Mar­cha Mun­dial de Muje­res fue pre­sen­ta­da sin tapu­jos bajo el lema Power to the Polls (el poder a las urnas). Sus efec­tos fue­ron cla­ros en noviem­bre del mis­mo año, cuan­do nos ilu­mi­nó una diver­si­dad nun­ca vis­ta en las elec­cio­nes al Sena­do de los Esta­dos Uni­dos (260 muje­res elec­to­ras). El fenó­meno fue cali­fi­ca­do por algu­nos como “la ola pro­gre­sis­ta de muje­res” y tam­po­co se que­dó atrás Fra­ser, expli­can­do que el cam­bio que pre­ten­dían hacer estas muje­res del Par­ti­do Demó­cra­ta en el fun­cio­na­mien­to del país es estruc­tu­ral y defi­nién­do­las como muje­res “anti­sis­te­ma”. Resul­ta, por tan­to, bas­tan­te con­tra­dic­to­rio que el fra­ca­so del femi­nis­mo libe­ral de Clin­ton, que creó las con­di­cio­nes para el desa­rro­llo del femi­nis­mo “anti-capi­ta­lis­ta”, sea, a su vez, el ejem­plo prin­ci­pal del femi­nis­mo “anti-capi­ta­lis­ta”.

Vol­vien­do al tema, podría­mos decir que la situa­ción polí­ti­ca con­cre­ta de Esta­dos Uni­dos y la nue­va ofen­si­va con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra pro­vo­ca­da por la cri­sis a nivel mun­dial, ha crea­do la opor­tu­ni­dad de poner sobre la mesa pro­pues­tas polí­ti­cas como el “femi­nis­mo del 99%”. Según las auto­ras (2019): “El femi­nis­mo para el 99% tie­ne como obje­ti­vo unir movi­mien­tos exis­ten­tes y futu­ros en una insu­rrec­ción de amplia base” (p.78). Para ello, “debe­mos aliar­nos, sobre todo, con las corrien­tes anti­ca­pi­ta­lis­tas de izquier­da de todos los movi­mien­tos que tam­bién defien­den el 99%” (p.75).

Estas aca­dé­mi­cas sos­tie­nen que el nue­vo con­cep­to de “huel­ga” que se ha desa­rro­lla­do en los últi­mos años ha influi­do en las nue­vas for­mas de hacer polí­ti­ca, sobre todo amplian­do la pro­pia com­pren­sión del “tra­ba­jo” y rede­fi­nien­do lo que es la “cla­se tra­ba­ja­do­ra”. Esta­mos de acuer­do en que los movi­mien­tos de izquier­da que han desa­rro­lla­do una lec­tu­ra eco­no­mi­cis­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra han caí­do en un gra­ve error. En com­pa­ra­ción, noso­tras tam­bién situa­mos la defi­ni­ción estruc­tu­ral del tra­ba­ja­dor en el lugar que éste ocu­pa en el pro­ce­so glo­bal del capi­tal, es decir, todo aquel que nece­si­te de un sala­rio para sobre­vi­vir es miem­bro de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Esto pone de mani­fies­to la con­tra­dic­ción entre el capi­tal y el tra­ba­jo, el inte­rés anta­gó­ni­co entre ambas cla­ses.

Sin embar­go, para lle­gar a apos­tar por el 99% hacien­do ese aná­li­sis de cla­se, las auto­ras (2019) obser­van las con­tra­dic­cio­nes pro­du­ci­das por el desa­rro­llo de las con­di­cio­nes obje­ti­vas, sien­do la influen­cia de esas con­tra­dic­cio­nes lo que defi­ne el suje­to de esta pro­pues­ta polí­ti­ca: “hoy todas las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo han lle­ga­do al pun­to máxi­mo de ebu­lli­ción. Prác­ti­ca­men­te nadie –con la excep­ción del 1%- se libra de los impac­tos de las per­tur­ba­cio­nes polí­ti­cas, la pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca y el ago­ta­mien­to socio-repro­duc­ti­vo (p.88).

Lle­ga­dos a este pun­to, es evi­den­te que esta pro­pues­ta estra­té­gi­ca, que no ofre­ce una expli­ca­ción más pre­ci­sa, res­pon­de ya a diver­sos erro­res. Por un lado, la amplia­ción de la pro­pia cla­se más allá del tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do no nos pue­de lle­var a cons­truir iden­ti­da­des de cla­se inde­ter­mi­na­das, en este caso el 99%. Situar el pro­ble­ma en el 1% nos lle­va a hacer una lec­tu­ra total­men­te irreal de la reali­dad. Aquí cabe men­cio­nar que, si bien la for­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se basa en una com­po­si­ción con­cre­ta de cla­se ‑que Marx iden­ti­fi­có como rela­ción de capi­tal: la com­po­si­ción de cla­se que se defi­ne a tra­vés de la opo­si­ción de las cate­go­rías capi­ta­lis­ta y asa­la­ria­do- (Yeni­koy, 2019), des­de la segun­da mitad del siglo XX, los Esta­dos de Bien­es­tar cono­ci­dos en los paí­ses occi­den­ta­les crea­ron la posi­bi­li­dad de que el fenó­meno de la aris­to­cra­cia obre­ra se mate­ria­li­za­ra. Aun­que este últi­mo for­ma par­te de la estruc­tu­ra his­tó­ri­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, en com­pa­ra­ción con el pro­le­ta­ria­do, es el estra­to con mayor capa­ci­dad de acu­mu­la­ción de dine­ro: el sec­tor social que pudo aho­rrar dine­ro de los sala­rios debi­do a las inver­sio­nes públi­cas que tuvie­ron estos mode­los de Esta­do (Esta­dos de Bien­es­tar). Por tan­to, aun­que, como ya se ha seña­la­do, una defi­ni­ción obje­ti­va atien­de a la posi­ción social de los suje­tos den­tro de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, actual­men­te, esto va más allá del aná­li­sis entre dos cla­ses anta­gó­ni­cas.

Por otro lado, para desa­rro­llar un aná­li­sis polí­ti­co, nece­si­ta­mos cono­cer la defi­ni­ción polí­ti­ca de cla­se, ya que la posi­ción téc­ni­ca no con­so­li­da la posi­ción polí­ti­ca de fac­to. Por tan­to, la deter­mi­na­ción sub­je­ti­va res­pon­de­ría a la actua­ción de las cla­ses socia­les como suje­tos polí­ti­cos. En este caso, la cues­tión de la aris­to­cra­cia obre­ra adquie­re una impor­tan­cia cen­tral, pues las con­di­cio­nes de vida adqui­ri­das por este sec­tor social, los deseos que ha sus­ci­ta­do en él, han abier­to las puer­tas al fenó­meno de la “cla­se media”. Es decir, cuan­do la aris­to­cra­cia obre­ra ha teni­do la opor­tu­ni­dad de com­pa­rar sus intere­ses con los de la peque­ña bur­gue­sía, han sur­gi­do las posi­bi­li­da­des de un blo­que polí­ti­co común, lo que ha lle­va­do a la aris­to­cra­cia obre­ra a tomar posi­cio­nes polí­ti­cas reac­cio­na­rias fren­te a los inten­tos revo­lu­cio­na­rios.

Por ello, podría­mos decir que el hecho de sufrir las con­se­cuen­cias de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del capi­tal no con­vier­te direc­ta­men­te a este suje­to en revo­lu­cio­na­rio. Hemos men­cio­na­do en nume­ro­sas oca­sio­nes, por ejem­plo, que aun­que en la actua­li­dad la opre­sión de las muje­res tra­ba­ja­do­ras res­pon­de a una base mate­rial, sus con­se­cuen­cias cul­tu­ra­les y jurí­di­cas afec­tan a todas las muje­res. Esto, en cam­bio, no con­vier­te a las muje­res de las cla­ses domi­nan­tes en alia­das, ya que asu­men las con­se­cuen­cias de la opre­sión que nece­si­tan para man­te­ner su posi­ción social. Por lo tan­to, defi­nir al 99% como suje­to de una estra­te­gia polí­ti­ca que pre­ten­de desa­rro­llar una visión de cla­se se vuel­ve absur­do.

Defi­ni­do así el suje­to, las crea­do­ras del mani­fies­to hacen públi­co el siguien­te aná­li­sis (2019): “Nos enfren­ta direc­ta­men­te a las dos opcio­nes prin­ci­pa­les que el capi­tal ofre­ce aho­ra. Recha­za­mos no solo el popu­lis­mo reac­cio­na­rio, sino tam­bién el neo­li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta “(p.75). “Nues­tra pro­pues­ta es ganar­nos las frac­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de ambos blo­ques polí­ti­cos pro­ca­pi­ta­lis­tas. De esta mane­ra, bus­ca­mos cons­truir una fuer­za anti­ca­pi­ta­lis­ta sufi­cien­te­men­te gran­de y pode­ro­sa que pue­da trans­for­mar la socie­dad “(p.76). En cam­bio, en la reali­dad, la cri­sis de las for­mas polí­ti­cas neo­li­be­ra­les no sólo la con­tra­po­ne el popu­lis­mo reac­cio­na­rio. Por el con­tra­rio, exis­ten otras opcio­nes polí­ti­cas que sus­ten­tan la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta, entre las que des­ta­ca la social­de­mo­cra­cia o el popu­lis­mo de izquier­das. Estas pro­pues­tas polí­ti­cas sue­len ser un refle­jo del fenó­meno de la cla­se media, la opción de la aris­to­cra­cia obre­ra de vol­ver al Esta­do del Bien­es­tar para man­te­ner su sta­tu quo. Pare­ce inve­ro­sí­mil que las auto­ras no hayan pro­nun­cia­do ni una sola pala­bra al res­pec­to, tenien­do en cuen­ta que Ber­nie San­ders[3] (repre­sen­tan­te del “socia­lis­mo demo­crá­ti­co[4]“) sería el ejem­plo esta­dou­ni­den­se más cla­ro de esto y que Fra­ser ha mani­fes­ta­do públi­ca­men­te su apues­ta por este can­di­da­to. ¿No serán ellas, pues, la expre­sión de esta opción polí­ti­ca? Es pre­ci­sa­men­te la apo­lo­gía de la cla­se media (aun­que de for­ma disi­mu­la­da) la que ocul­ta las con­tra­dic­cio­nes coti­dia­nas de la lucha pro­le­ta­ria de cla­se y crea iden­ti­da­des de cla­se inde­ter­mi­na­das como Pue­blo con­tra oli­gar­quía o 99% vs. 1% (Alda­lur, 2019).

La lec­ción que ya hemos apren­di­do es que la pro­pues­ta polí­ti­ca que pre­ten­de desa­rro­llar una estra­te­gia de cla­se no pue­de sim­ple­men­te hacer un lla­ma­mien­to a la diver­si­dad de las luchas que nacen de aba­jo [5](Arruz­za et al., 2019), pues esta ocu­rren­cia que res­pon­de a las ideas de la teo­ría inter­sec­cio­nal, no garan­ti­za que los prin­ci­pios y pro­pues­tas tác­ti­cas-estra­té­gi­cas de esas luchas res­pon­dan a los intere­ses del pro­le­ta­ria­do. Por tan­to, la opción polí­ti­ca que pre­ten­de orga­ni­zar la fuer­za social en base a los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra debe pres­tar espe­cial aten­ción al “mode­lo orga­ni­za­ti­vo que desa­rro­lla el enemi­go de cla­se para ejer­cer su poder en cada épo­ca y momen­to his­tó­ri­co” (Yeni­koy, 2019, p.14). Es decir, ade­más de iden­ti­fi­car al obje­to de la revo­lu­ción que es el enemi­go de cla­se, debe saber quié­nes son aque­llos que inte­rio­ri­zan y defien­den sus intere­ses (aun­que sea de for­ma incons­cien­te), que sue­len ser el pri­mer obs­tácu­lo o impe­di­men­to de los pro­yec­tos revo­lu­cio­na­rios. “A este res­pec­to, podría­mos decir que des­de hace seis déca­das, ha sido la aris­to­cra­cia obre­ra quien ha crea­do hege­mó­ni­co en los dife­ren­tes estra­tos de los tra­ba­ja­do­res y en gene­ral en la cla­se tra­ba­ja­do­ra de los esta­dos de bien­es­tar de “occi­den­te”, el pro­gra­ma polí­ti­co de la bur­gue­sía (Yeni­koy, 2019, p.15).

Sin embar­go, en el actual con­tex­to de cri­sis, la for­ma eco­nó­mi­ca de la socie­dad, el mun­do del tra­ba­jo, está revo­lu­cio­nan­do, trans­for­man­do de igual mane­ra la com­po­si­ción de cla­se. Esto, ade­más de deman­dar un nue­vo ciclo de acu­mu­la­ción con nue­vas carac­te­rís­ti­cas, nos sitúa ante un nue­vo ciclo polí­ti­co que exi­ge un aná­li­sis deta­lla­do de la situa­ción. Las con­di­cio­nes obje­ti­vas van madu­ran­do pau­la­ti­na­men­te, exten­dien­do las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del sis­te­ma, tal y como han seña­la­do las auto­ras. Un ejem­plo de ello es el aumen­to de la vio­len­cia machis­ta en los sec­to­res más pro­le­ta­ri­za­dos, mien­tras que los avan­ces en la igual­dad legal entre muje­res y hom­bres son rese­ña­bles. Sin embar­go, no pode­mos pen­sar que el desa­rro­llo de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas vaya a hacer evo­lu­cio­nar mecá­ni­ca­men­te y de for­ma para­le­la las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas. Sin embar­go, pode­mos obser­var que a veces el obje­to impli­ca al suje­to que se expre­sa en cohe­ren­cia con su tarea his­tó­ri­ca (Sama­nie­go, 2019). Pero, es pre­mi­sa nece­sa­ria para libe­rar lo que este suje­to con­tie­ne en poten­cia, por su situa­ción de explo­ta­ción, acer­tar en una divi­sión social del tra­ba­jo ade­cua­da, esto es, orga­ni­za­ción efi­caz. En esto cobra espe­cial impor­tan­cia la cues­tión de la inde­pen­den­cia orga­ni­za­ti­va: si tene­mos las rela­cio­nes de poder bur­gue­sas como pun­to de mira, debe­mos com­ba­tir todas las fac­cio­nes de la bur­gue­sía, tan­to las estruc­tu­ra­les como las polí­ti­cas.

Por ello, el femi­nis­mo que tie­ne como obje­ti­vo la supera­ción del capi­ta­lis­mo, debe iden­ti­fi­car obje­ti­vos con­cre­tos e inven­tar pau­tas con­cre­tas para alcan­zar­los. Es decir, el reto con­sis­te en desa­rro­llar un pro­gra­ma polí­ti­co acor­de a los intere­ses con­cre­tos de las muje­res tra­ba­ja­do­ras y en con­fi­gu­rar una uni­dad de cla­se para la lucha con­tra todas las opre­sio­nes. Para ello, el reto prio­ri­ta­rio es con­for­mar for­mas orga­ni­za­ti­vas diri­gi­das a con­ver­tir a la mujer tra­ba­ja­do­ra en un acti­vo mili­tan­te.

BIBLIOGRAFIA:

– Alda­lur, B. (05÷06÷2019). Des­mo­bi­li­za­zioa eta iden­ti­ta­te poli­ti­kak. Recu­pe­ra­do de: https://​gedar​.eus/​k​o​i​u​n​t​u​r​a​/​b​e​n​a​t​a​l​d​a​l​u​r​/​d​e​s​m​o​b​i​l​i​z​a​z​i​o​a​-​e​t​a​-​i​d​e​n​t​i​t​a​t​e​-​p​o​l​i​t​i​kak

– Alda­lur, B. (11÷09÷2019). El G7 en Bia­rritz, bre­ve con­tri­bu­ción a un aná­li­sis de cla­se. Recu­pe­ra­do de: https://gedar.eus/koiunturapdf/20190911_KP_AZERI-G7_Biarritz_breve_contribuci%C3%B3n_a_un_an%C3%A1lisis_de_clase.pdf

– Alda­lur, B. (05÷11÷2019). Pro­ce­so Socia­lis­ta e Iden­ti­da­des de cla­se: ¿son lo mis­mo? Recu­pe­ra­do de: https://gedar.eus/koiunturapdf/20191106_KP_Be%C3%B1atAldalur-Proceso_socialista_e_identidades_de_clase.%C2%BFson_lo_mismo%3F.pdf

– Arruz­za, C., Bhat­ta­char­ya T. & Fra­ser N. (2019). Mani­fies­to de un femi­nis­mo para el 99%. Bar­ce­lo­na: Her­der.

– Andra­de, A. & De Sus, E. (03÷04÷2019). “Nece­si­ta­mos una defi­ni­ción total­men­te dife­ren­te del con­cep­to de cla­se tra­ba­ja­do­ra” Nancy Fra­ser. Reupe­ra­do de: https://​ctxt​.es/​e​s​/​2​0​1​9​0​4​0​3​/​P​o​l​i​t​i​c​a​/​2​5​3​7​4​/​n​a​n​c​y​-​f​r​a​s​e​r​-​f​e​m​i​n​s​i​m​o​-​t​r​u​m​p​-​a​d​r​i​a​n​a​-​m​-​a​n​d​r​a​d​e​-​e​l​e​n​a​-​d​e​-​s​u​s​.​htm

– Baraho­na, T. (30÷01÷2018). La mar­cha inter­na­cio­nal de las muje­res o la arte­ra ins­tru­men­ta­li­za­ción del femi­nis­mo. Recu­pe­ra­do de: https://​www​.lahai​ne​.org/​m​m​_​s​s​_​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​l​a​-​m​a​r​c​h​a​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​-​d​e​-​las

– D’atri, A. & Muri­llo, C. (28÷07÷2019). Femi­nis­mo para el 99%: estra­te­gias en deba­te. Recu­pe­ra­do de: http://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​F​e​m​i​n​i​s​m​o​-​p​a​r​a​-​e​l​-​9​9​-​e​s​t​r​a​t​e​g​i​a​s​-​e​n​-​d​e​b​ate

– Sama­nie­go, M. (26÷06÷2019). Comu­nis­mo en laten­cia y nue­vo ciclo polí­ti­co o ciclo de acu­mu­la­ción. Recu­pe­ra­do de: https://​gedar​.eus/​k​o​i​u​n​t​u​r​a​p​d​f​/​2​0​1​9​0​6​2​6​_​K​P​_​B​e​l​a​t​z​-​C​O​M​U​N​I​S​M​O​_​E​N​_​L​A​T​E​N​C​I​A​_​Y​_​N​U​E​V​O​_​C​I​C​L​O​_​P​O​L​I​T​I​C​O​_​O​_​C​I​C​L​O​_​D​E​_​A​C​U​M​U​L​A​C​I​O​N​.​pdf

– Yeni­koy (2019). Kapi­ta­la­ren des­po­tis­moa eta pro­le­ta­riotza. Recu­pe­ra­do de: https://​gedar​.eus/​p​d​f​/​l​z​/​2​0​1​9​1​1​1​9​_​K​a​p​i​t​a​l​a​r​e​n​_​d​e​s​p​o​t​i​s​m​o​a​_​e​t​a​_​p​r​o​l​e​t​a​r​i​o​t​z​a​.​pdf

[1] Pla­ta­for­ma dedi­ca­da a la orga­ni­za­ción y ges­tión de movi­li­za­cio­nes. En su pagi­na se pue­de apre­ciar la rela­ción que tie­ne con el Par­ti­do Demo­cra­ta, solo hay que ver su elec­to­ra­do para el 2020. Expli­can: “In the 2020 elec­tion cycle, MoveOn is com­mit­ted to making sure that a pro­gres­si­ve, ins­pi­ring, and com­pe­ti­ti­ve Demo­cra­tic nomi­nee who is accoun­ta­ble to the broa­der move­ment emer­ges from the pre­si­den­tial pri­ma­ries to defeat Donald Trump.” Ver: https://​front​.moveon​.org/​a​b​o​u​t​/​?​u​t​m​_​s​o​u​r​c​e​=​f​r​o​n​t​&​u​t​m​_​c​o​n​t​e​n​t​=​nav

[2] Red inter­na­cio­nal crea­da por el mag­na­te Geor­ge Soros. Tie­ne como fun­ción finan­ciar gru­pos de la socie­dad civil. Ver: https://​www​.open​so​ciety​foun​da​tions​.org/

[3] En 2015 – 2016 se pre­sen­tó con el Par­ti­do Demó­cra­ta. Aun y todo, tie­ne la mar­ca de anti­güe­dad como inde­pen­dien­te en la his­to­ria del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos.

[4] Para pro­fun­di­zar en ello: http://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​2​5​0​6​5​/​f​e​m​i​n​i​s​m​o​-​d​e​l​-​9​9​-​l​a​-​u​l​t​i​m​a​-​e​s​t​r​a​t​e​g​i​a​-​p​a​r​a​-​d​e​s​p​i​s​t​a​r​-​a​-​l​a​s​-​t​r​a​b​a​j​a​d​o​ras edo http://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​2​5​7​0​5​/​e​n​-​l​o​s​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​e​l​-​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​t​e​-​l​o​-​t​r​a​e​-​e​l​-​d​e​p​a​r​t​a​m​e​n​t​o​-​d​e​-​e​s​t​ado

[5] Tex­tual­men­te en el mani­fies­to: “hemos pro­pues­to un uni­ver­sa­lis­mo que adquie­re su for­ma y con­te­ni­do des­de la mul­ti­pli­ci­dad de luchas que nacen des­de aba­jo.” p.106

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *