CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA, ¡UNIDAD DE CLASE! – ITAIA

Es lamen­ta­ble que la infor­ma­ción que encon­tra­mos al bus­car la defi­ni­ción del machis­mo, la vio­len­cia machis­ta o la vio­len­cia de gene­ro solo res­pon­da a la tipo­lo­gía y con­se­cuen­cias de esta for­ma de vio­len­cia: acti­tud de pre­po­ten­cia de los varo­nes res­pec­to de las muje­res, for­ma de sexis­mo carac­te­ri­za­da por la pre­va­len­cia del varón, con­jun­to de acti­tu­des y prac­ti­cas que pue­den ser ofen­si­vos con­tra el sexo feme­nino… y deje de lado el con­tex­to y las cau­sas del mis­mo.

Las muje­res pro­le­ta­rias vivi­mos la vio­len­cia machis­ta en nues­tras car­nes: que no tomen en cuen­ta nues­tra opi­nión por ser suje­tos sin reco­no­ci­mien­to polí­ti­co, cru­zar­nos con el hom­bre que nos ha vio­la­do por la calle, que nos echen del tra­ba­jo por estar emba­ra­za­da… Por eso, mas allá de que nos expli­quen cual es la for­ma de vio­len­cia que sufri­mos y cua­les son sus con­se­cuen­cias, lo que mere­ce expli­ca­ción son sus cau­sas. Es decir, la expli­ca­ción de los intere­ses a los que res­pon­de la vio­len­cia machis­ta como fenó­meno sis­te­má­ti­co y encon­trar la for­ma para poder com­ba­tir­lo.

Como fun­ción estra­té­gi­ca, tie­ne como obje­ti­vo el poder estruc­tu­ral, esto es, garan­ti­zar el poder bur­gués: que la mujer sea un suje­to deva­lua­do, por una par­te, le da a la bur­gue­sía la opción de tra­tar­la como mano de obra bara­ta, aumen­tan­do así su bene­fi­cio. Por otra par­te, recaen sobre la mujer muchas de las tareas repro­duc­ti­vas nece­sa­rias para la per­vi­ven­cia del sis­te­ma que se eje­cu­tan de mane­ra gra­tui­ta en casa, aho­rrán­do­le esos cos­tes al capi­tal. Todo eso fomen­ta la sepa­ra­ción social entre hom­bres y muje­res, crean­do ene­mis­ta­des entre el pro­le­ta­ria­do e impi­dien­do la uni­dad de cla­se. De modo que la vio­len­cia machis­ta actúa como meca­nis­mo ideo­ló­gi­co para aumen­tar la acu­mu­la­ción de capi­tal.

Muchas veces son los apa­ra­tos esta­ta­les los que nos hacen vivir estas situa­cio­nes de vio­len­cia, que como herra­mien­tas efi­ca­ces del sis­te­ma, están con­fi­gu­ra­dos a sus intere­ses: cuan­do las fuer­zas poli­cia­les miran hacia otro lado ante la explo­ta­ción sexual, cuan­do el sis­te­ma de edu­ca­ción repro­du­ce los roles de gene­ro impues­tos, cuan­do el sis­te­ma judi­cial sen­ten­cia un caso de vio­la­ción como abu­so sexual… Ade­mas de esto, la cla­se domi­nan­te crea dife­ren­tes figu­ras dis­ci­pli­na­rias, para eje­cu­tar esta for­ma de vio­len­cia, dele­gán­do­les poder a cier­tos agen­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra median­te ideo­lo­gías como el machis­mo: el mari­do que nos tie­ne ence­rra­das en casa, el encar­ga­do que nos ame­na­za y mani­pu­la en el tra­ba­jo, el que no para de mirar­nos en el bar de mane­ra ame­na­zan­te…

Es ver­dad que las con­se­cuen­cias cul­tu­ra­les y jurí­di­cas de la pro­ble­má­ti­ca de gene­ro nos afec­tan a todas las muje­res, pero que nos inter­pe­le a todas no sig­ni­fi­ca que todas sufri­mos el mis­mo pro­ce­so de subor­di­na­ción. Al con­tra­rio, en una socie­dad de cla­ses la reali­dad social es dife­ren­te para la mujer pro­le­ta­ria o para la mujer bur­gue­sa, tan­to los meca­nis­mos pre­ven­ti­vos, como las capa­ci­da­des de res­pues­ta. Ade­más, los intere­ses sub­ya­cen­tes al machis­mo que hemos expli­ca­do dejan en evi­den­cia que las muje­res de las cla­ses posee­do­ras asu­men la opre­sión de gene­ro para man­te­ner su posi­ción de cla­se. Enton­ces, no exis­te prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­dad para la mujer bur­gue­sa?

La con­clu­sión es cla­ra, la fun­ción que cum­ple la vio­len­cia machis­ta se basa en aumen­tar el plus­va­lor extraí­do a los y las tra­ba­ja­do­ras y garan­ti­zar­lo social­men­te, impi­dien­do para ello cual­quier orga­ni­za­ción comu­nis­ta. Por tan­to, es impres­cin­di­ble que pon­ga­mos la lucha con­tra la vio­len­cia machis­ta des­de hoy en pri­me­ra linea: expo­nien­do las cau­sas de la mis­ma, iden­ti­fi­can­do y crean­do meca­nis­mos para com­ba­tir las figu­ras dis­ci­pli­na­rias, pro­ble­ma­ti­zan­do los con­tex­tos que lle­van en su esen­cia la vio­len­cia machis­ta y crean­do herra­mien­tas para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de las muje­res pro­le­ta­rias. Es decir, que obe­de­cien­do a la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca del pro­le­ta­ria­do, comen­ce­mos a arti­cu­lar la uni­dad de cla­se.

NOS OPRIMEN Y NOS DIVIDEN, ¡PERO SOLO LA UNIDAD ENTRE COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS NOS LIBERARÁ!

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *