Anti­im­pe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo

Ponen­cia a deba­te en Encuen­tro anti­im­pe­ria­lis­ta por la Vida, la Paz y la Sobe­ra­nía a cele­brar en Cara­cas los días 22 al 25 de enero de 2020.

Des­kar­gak /​Des­car­gas (1375 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Anti­im­pe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­moDes­car­gar 
[PDF] [A5] Anti­im­pe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­moDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Anti­im­pe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­moDes­car­gar 
[EPUB] Anti­im­pe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­moDes­car­gar 
[mobi] Anti­im­pe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­moDes­car­gar 

«El Rey habló un rato con ellos; se les mos­tró nues­tro modo de vida, nues­tra mag­ni­fi­cen­cia, y las cosas dig­nas de ver­se en una bella ciu­dad. [Yo] les pre­gun­té qué pen­sa­ban de todo esto y qué les había pare­ci­do lo más nota­ble. [Ellos dije­ron] que habían adver­ti­do entre noso­tros algu­nos hom­bres ati­bo­rra­dos de toda cla­se de cosas mien­tras que sus otras mita­des eran men­di­gos ante sus puer­tas, dema­cra­dos por el ham­bre y la pobre­za. Les pare­ció extra­ño que estas menes­te­ro­sas mita­des tuvie­ran que sufrir tan­tas injus­ti­cias y no aga­rra­ran a los otros del cue­llo o incen­dia­ran sus casas»1.

Esta es la ver­sión ofre­ci­da por Mon­taig­ne (1533−1592) de la con­ver­sa­ción man­te­ni­da en 1562 por el rey-niño Car­los IX con tres indios tupi­nam­bas hechos pri­sio­ne­ros en Bra­sil y lle­va­dos a París. Las diver­sas comu­ni­da­des tupi­nam­bas habla­ban la mis­ma len­gua, pero no habían desa­rro­lla­do una iden­ti­dad etno-nacio­nal pre­bur­gue­sa, habi­ta­ban amplias cos­tas de Bra­sil y se enfren­ta­ban entre ellos cuan­do esca­sea­ban los recur­sos. Fue la inva­sión por­tu­gue­sa la que les ense­ñó la nece­si­dad de con­fe­de­rar­se en algo que podría lle­gar a ser un pro­to-Esta­do indí­ge­na no bur­gués con el obje­ti­vo de no ser escla­vi­za­dos. Las ren­ci­llas inter­nas, algu­nas de ellas muy fuer­tes, die­ron paso a una iden­ti­dad colec­ti­va que con­ser­vó el pro­fun­do igua­li­ta­ris­mo comu­ni­ta­rio expre­sa­do por los tres tupi­nam­bas: no com­pren­dían cómo las cla­ses explo­ta­das de París no se suble­va­ban con­tra los ricos: ¡Había que aga­rrar­les por el cue­llo e incen­diar sus casas! Así el pue­blo ham­brien­to recu­pe­ra­ría las rique­zas y las repar­ti­ría colec­ti­va­men­te, aca­ban­do con la pobre­za y la mise­ria.

Hemos ini­cia­do esta ponen­cia con la lec­ción his­tó­ri­ca de los tupi­nam­bas por­que mues­tra una cons­tan­te ele­men­tal que ire­mos ana­li­zan­do: los pue­blos tien­den a soli­da­ri­zar­se y a estre­char lazos de con­cien­cia cuan­do las agre­sio­nes inter­nas y exter­nas que sufren afec­tan a los valo­res esen­cia­les de su exis­ten­cia. Aho­ra, cuan­do el impe­ria­lis­mo se esfuer­za casi a la deses­pe­ra­da por domi­nar el mun­do, lec­cio­nes his­tó­ri­cas como la de los tupi­nam­bas deben ser res­ca­ta­das de la máqui­na del olvi­do, la igno­ran­cia y la men­ti­ra que es esa gigan­tes­ca indus­tria de la cul­tu­ra capi­ta­lis­ta.

En esta ponen­cia vamos a uti­li­zar un con­cep­to amplio, abar­ca­dor, del impe­ria­lis­mo como la mejor for­ma de domi­nio y explo­ta­ción de uno o varios pue­blos por uno o varios Esta­dos. Sabe­mos que este tér­mino adqui­rió car­ga cien­tí­fi­ca y poten­cial heu­rís­ti­co solo a comien­zos del siglo XX, por lo que debe­mos tener siem­pre en cuen­ta en qué for­ma­ción eco­nó­mi­co-social y en qué modo de pro­duc­ción nos move­mos cuan­do habla­mos de, por ejem­plo, la domi­na­ción impe­rial sume­ria, roma­na, mon­go­la o azte­ca, cuan­do sal­ta­mos del impe­ria­lis­mo de mita­des del siglo XIX en la India, o en las gue­rras del opio con­tra Chi­na, al actual impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co fiel peón de Esta­dos Uni­dos. Recor­de­mos la adver­ten­cia de J.A. Mella: «El domi­nio yan­qui en Amé­ri­ca no es como el anti­guo domi­nio romano de con­quis­ta mili­tar, ni como el inglés, domi­nio impe­rial comer­cial dis­fra­za­do de Home rule, es de abso­lu­ta domi­na­ción eco­nó­mi­ca con garan­tías polí­ti­cas cuan­do son nece­sa­rias»2.

J.A. Mella, comu­nis­ta cubano ase­si­na­do en Méxi­co en 1929 por sica­rios de la Isla, había leí­do en pro­fun­di­dad al Mar­tí de 1895 cuan­do adver­tía que: «Es mi deber […] impe­dir, por la inde­pen­den­cia de Cuba, que Esta­dos Uni­dos se extien­da sobre las Anti­llas y cai­ga, con todo ese peso colo­nial, sobre otras tie­rras de nues­tra Amé­ri­ca […] Yo he vivi­do den­tro del mons­truo [Esta­dos Uni­dos] y conoz­co sus entra­ñas»3. Y ambos, Mar­tí y Mella, habían apren­di­do de la gran luci­dez de Bolí­var cuan­do teo­ri­zó –y nun­ca mejor dicho– la nece­si­dad de un pro­gra­ma estra­té­gi­co para toda Nues­tra­mé­ri­ca capaz de ven­cer el cie­go impul­so yan­qui de domi­nar­lo todo. En el con­tex­to del Con­gre­so de Pana­má de 1826 no se podía pen­sar aún en una estra­te­gia anti­im­pe­ria­lis­ta4, tal cual el tér­mino se enten­dió des­de comien­zos del siglo XX, pero es incues­tio­na­ble que el pro­yec­to de Bolí­var era anti­im­pe­ria­lis­ta en su sen­ti­do his­tó­ri­co.

Mella sabía que las for­mas de explo­ta­ción y saqueo depen­den en últi­ma ins­tan­cia de los modos de pro­duc­ción domi­nan­tes y de sus for­ma­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas. Cono­cía los crí­me­nes espa­ño­les con­tra su pue­blo duran­te la gue­rra de la inde­pen­den­cia: ase­si­na­das alre­de­dor de 300.000 per­so­nas de todas las eda­des y sexos. Lo más terri­ble, como indi­ca R. Izquier­do Cano­sa5, es que de ellas solo 12.000, es decir un 4% del total, per­te­ne­cían al Ejér­ci­to Liber­ta­dor, mien­tras que el 96% res­tan­te, unas 288.000, eran per­so­nas civi­les, des­ar­ma­das, de las cua­les 260.000 murie­ron de malos tra­tos, ham­bre y enfer­me­dad en los cam­pos de con­cen­tra­ción espa­ño­les siguien­do la estra­te­gia de Recon­cen­tra­ción idea­da por el gene­ral Wey­ler, que se ade­lan­tó a los cam­pos de exter­mi­nio nazis. En cuan­to a Fili­pi­nas, se cal­cu­la que murie­ron 600.000 per­so­nas de aquel país en la gue­rra de 1898 – 1910 con­tra la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na6, que siguió a la lar­ga ocu­pa­ción espa­ño­la.

Mella, comu­nis­ta y por ello cul­to y crí­ti­co, esta­ba al tan­to de las tie­rras deso­la­das que deja­ban tras de sí los roma­nos con su domi­na­ción impe­rial, no igno­ra­ba la cruel­dad casi incon­ce­bi­ble de los espa­ño­les así como de los bri­tá­ni­cos en la dego­lli­na de la suble­va­ción india de 1857, la fero­ci­dad de los nor­te­ame­ri­ca­nos con­tra los pobla­do­res autóc­to­nos. Para inte­grar en un con­cep­to fle­xi­ble todas aque­llas prác­ti­cas uti­li­zó el tér­mino domi­na­ción para expre­sar lo que es común a la bar­ba­rie roma­na, bri­tá­ni­ca y nor­te­ame­ri­ca­na. Vea­mos varios ejem­plos que mues­tran la per­ma­nen­cia de for­mas de domi­na­ción –y de ella en sí mis­ma– en todas las socie­da­des rotas por la uni­dad y lucha de con­tra­rios entre la mayo­ría explo­ta­da y la mino­ría explo­ta­do­ra, due­ña de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Tene­mos el papel de la cul­tu­ra, la len­gua, etc., en estas for­mas de domi­na­ción, de impe­ria­lis­mos gené­ri­cos: ni la repú­bli­ca ni el impe­rio romano en su fase poli­teís­ta abu­sa­ron de la cul­tu­ra como medio de opre­sión, sola­men­te con el triun­fo del cris­tia­nis­mo la cul­tu­ra ofi­cial, la reli­gión, se con­vir­tió en arma de domi­nio impe­ria­lis­ta para el siglo IV7.

Para resu­mir cómo actua­ba el impe­rio espa­ñol en esta cues­tión, son exce­len­tes las ideas da A. Ara­na que trans­cri­bi­mos:

Pue­de decir­se que Cas­ti­lla vigi­la al Papa para que no se sal­ga del papis­mo. En el Con­ci­lio de Tren­to los teó­lo­gos cas­te­lla­nos son con­si­de­ra­dos como «mar­ti­llo de here­jes». Esta obse­sión por guar­dar la orto­do­xia en teo­lo­gía, pri­ma­ba lógi­ca­men­te por­que en la épo­ca, con la aplas­tan­te pre­sen­cia de la reli­gión, la ideo­lo­gía, cual­quie­ra que fue­se, había de pasar por el cam­po teo­ló­gi­co. Los pri­me­ros revo­lu­cio­na­rios, Crom­well, Lute­ro, Hus, tuvie­ron que, para ela­bo­rar una ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria, revo­lu­cio­nar pri­me­ro la teo­lo­gía. De ahí el cui­da­do con que la monar­quía abso­lu­tis­ta de Cas­ti­lla per­se­guía cual­quier des­via­ción teo­ló­gi­ca. La orto­do­xia teo­crá­ti­ca y su man­te­ni­mien­to a san­gre y fue­go eran las pre­mi­sas de la con­tra­rre­vo­lu­ción a esca­la euro­pea, que era casi tan­to como decir mun­dial. De esta gue­rra entre las emer­gen­tes poten­cias «pro­tes­tan­tes» y la Monar­quía His­pá­ni­ca, depen­día la mar­cha de la civi­li­za­ción por una vía de pro­gre­so o de estan­ca­mien­to y des­po­tis­mo. Si hubie­se ven­ci­do en esta gue­rra mun­dial Cas­ti­lla (jun­to a sus paí­ses saté­li­tes), qui­zá hoy los regí­me­nes más pro­mi­nen­tes que cono­ce­ría­mos serían los habi­tua­les de Lati­noa­mé­ri­ca8.

Gran Bre­ta­ña impu­so a la India la len­gua ingle­sa como len­gua ofi­cial en 18359, lo que da una idea exac­ta del papel de la cul­tu­ra como arma explo­ta­do­ra. Pero, tan­to en la India como en Cana­dá, con­tra cuyas pobla­cio­nes los colo­nos apli­ca­ron «el terri­ble terror inglés»10, Gran Bre­ta­ña empleó ade­más de las masa­cres mili­ta­res, las ham­bru­nas y el páni­co, tam­bién la coop­ta­ción y el soborno, como lo había hecho Roma, pero con un aña­di­do: man­te­ner la fic­ción de cier­ta liber­tad de deba­te cul­tu­ral, de refle­xión polí­ti­ca y artís­ti­ca. Así, la férrea domi­na­ción lin­güís­ti­co-cul­tu­ra que­da­ba ocul­ta por una astu­ta cen­su­ra que tole­ra­ba espa­cios de semi­li­ber­tad siem­pre vigi­la­da. En esta espe­cie de jue­go de espe­jos, algu­nas veces la inte­lec­tua­li­dad india bur­la­ba y des­bor­da­ba las suti­les cen­su­ras, pero…, como dice R. Darn­ton: «El hecho de que los indios a veces los supe­ra­ran en su pro­pio jue­go no hacía nin­gu­na dife­ren­cia pues­to que los bri­tá­ni­cos tenían las res­pues­ta defi­ni­ti­va: la fuer­za»11.

Uno de los gran­des avan­ces en los medios de domi­na­ción del impe­ria­lis­mo des­de la mitad del siglo XX ha sido el empleo de lo que Gaya­rik Spi­vak defi­ne como «vio­len­cia epis­té­mi­ca»12 tal como nos lo recuer­da S. Cas­to-Gómez en su crí­ti­ca a las «cien­cias socia­les» en cuan­to ins­tru­men­to para crear obe­dien­cia, refor­zar el orden e impo­ner las dis­ci­pli­nas de explo­ta­ción. Por ejem­plo, la vio­len­cia epis­té­mi­ca ampa­ra y pro­te­ge a la ideo­lo­gía bur­gue­sa de los dere­chos huma­nos abs­trac­tos, de las crí­ti­cas y denun­cias de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, lo que le per­mi­te al impe­ria­lis­mo ocul­tar sus atro­ci­da­des bajo la excu­sa de sus «dere­chos huma­nos» idea­dos des­de el siglo XVII por la bur­gue­sía en ascen­so. Pero ya enton­ces esos dere­chos exclu­si­vos del capi­tal fue­ron nega­dos en la prác­ti­ca con­cre­ta a las cla­ses, nacio­nes y muje­res explo­ta­das.

Lo cier­to es que, como decía­mos, des­de la segun­da mitad del siglo XX y para derro­tar al socia­lis­mo y a la URSS, el impe­ria­lis­mo puso en mar­cha un con­jun­to de medios de domi­na­ción que refor­za­ban y legi­ti­ma­ban los crí­me­nes de sus ejér­ci­tos. Uno de ellos era el paque­te com­pues­to por los dere­chos huma­nos bur­gue­ses y por la lla­ma­da liber­tad de cul­tu­ra y pren­sa. En 1977, Fidel Cas­tro des­tro­zó el mito bur­gués de los dere­chos huma­nos basa­dos en la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas; lo hizo en el ini­cio de esa cam­pa­ña de alie­na­ción que jus­to había comen­za­do con la derro­ta del impe­ria­lis­mo yan­qui en 1975 a manos del heroi­co pue­blo viet­na­mi­ta:

Al impe­ria­lis­mo le ha dado aho­ra por la manía de hablar de los dere­chos huma­nos, para los impe­ria­lis­tas los dere­chos huma­nos equi­va­len al dere­cho a la dis­cri­mi­na­ción racial, al dere­cho a la opre­sión de la mujer, al dere­cho a saquear los recur­sos natu­ra­les de los pue­blos; para los impe­ria­lis­tas los dere­chos huma­nos son el vicio, la mise­ria, la pobre­za, la igno­ran­cia. Solo los paí­ses revo­lu­cio­na­rios lucha­mos ver­da­de­ra­men­te por dere­chos huma­nos, por la dig­ni­dad del hom­bre, por la liber­tad de los pue­blos13.

Mien­tras el impe­ria­lis­mo se sen­tía con fuer­za, ape­nas habló de los dere­chos huma­nos tal cual se reco­gen en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de la ONU de 1948, del «sacro­san­to dere­cho a la rebe­lión con­tra la opre­sión y la injus­ti­cia» como se afir­ma explí­ci­ta y ofi­cial­men­te en su Preám­bu­lo. Nin­gu­na pren­sa «libre» defen­dió el dere­cho de resis­ten­cia de la pobla­ción de la isla de Die­go Gar­cía en el océano Índi­co cuan­do en 1966 fue­ron expul­sa­dos para siem­pre «con un acción bru­tal de vio­len­cia»14 por los bri­tá­ni­cos para esta­ble­cer allí una estra­té­gi­ca base mili­tar impe­ria­lis­ta. Tras la vic­to­ria del pue­blo viet­na­mi­ta y los avan­ces anti­im­pe­ria­lis­tas, el capi­tal abrió el fren­te de sus dere­chos con­cre­tos de cla­se, pre­sen­tán­do­los como «dere­chos huma­nos». Duran­te mucho tiem­po, el impe­ria­lis­mo ha dis­fru­ta­do de una ven­ta­ja aplas­tan­te en la lucha teó­ri­ca y éti­ca, que es par­te de la lucha de cla­ses, sobre los dere­chos en gene­ral debi­do a la pusi­la­ni­mi­dad de la mayo­ría de la izquier­da.

Pero la con­cien­cia­ción aumen­ta con­for­me las y los explo­ta­dos se orga­ni­zan con­tra el enor­me poder de mani­pu­la­ción rea­li­za­da per­ma­nen­te­men­te por el altí­si­ma con­cen­tra­ción trans­na­cio­nal de las empre­sas de des-infor­ma­ción15. R. Sán­chez y J.A. Luna nos expli­can que:

Una de cada tres per­so­nas que fue al cine en 2019 lo hizo para ver una pelí­cu­la del gran impe­rio cali­for­niano, que se ha dis­pa­ra­do tras com­prar Pixar, Lucas­film o Mar­vel. Dis­ney no inun­da la taqui­lla con dece­nas de pelí­cu­las sino que explo­ta sus nue­vas mar­cas con pocos estre­nos… pero muy gran­des. Sie­te de las diez cin­tas más taqui­lle­ras son suyas16.

Aquí mis­mo hemos deba­ti­do no hace mucho sobre la Fac­to­ría Dis­ney –Comu­ni­ca­ción, con­tra hege­mo­nía y pra­xis deco­lo­nial, 28 de noviem­bre de 2019– así que no me extien­do más en la cues­tión excep­to para pro­se­guir por un momen­to el comien­zo del méto­do expo­si­ti­vo de la ponen­cia que aca­bo de citar: pre­sen­tar unos ejem­plos his­tó­ri­cos muy ilus­tra­ti­vos sobre el tema que tra­ta­mos para dejar cla­ra des­de el prin­ci­pio la idea que defen­de­mos: el deba­te sobre el impe­ria­lis­mo nos lle­va a la opre­sión nacio­nal, al saqueo de los bie­nes del pue­blo ata­ca­do u opri­mi­do, a las luchas de libe­ra­ción anti­im­pe­ria­lis­ta y, por ello mis­mo, al pro­ble­ma de la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.

Mella no pudo estu­diar las trans­for­ma­cio­nes de las for­mas de domi­na­ción impe­ria­lis­ta por­que, como hemos dicho, se inten­si­fi­ca­ron sobre todo des­de fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, tras la derro­ta de Esta­dos Uni­dos ante la heroi­ca Viet­nam, y se entre­la­za­ron, como vere­mos, con una vuel­ta a la irra­cio­na­li­dad del mito del «des­tino mani­fies­to» de Esta­dos Uni­dos des­de 1630 en ade­lan­te. Pero Mella sí esta­ba en lo cier­to sobre el impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta en cuan­to for­ma supe­rior de la domi­na­ción impe­rial, según se ve leyen­do sus pala­bras: «“¡Delen­da est Wall Street!” He aquí el gri­to nue­vo y sal­va­dor. Quien no lo dé, se pone a ser­vir, aun­que solo sea con su inac­ción, al pode­ro­so enemi­go común»17

  1. Ronald Wright: Con­ti­nen­tes roba­dos, Ana­ya y Much­nik, Madrid 1994, p. 25.
  2. J.A. Mella: «Cuba, un pue­blo que jamás ha sido libre», El anti­im­pe­ria­lis­mo en la his­to­ria de Cuba, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1985, p. 140.
  3. James D. Cock­croft: Amé­ri­ca Lati­na y Esta­dos Uni­dos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 333.
  4. Inda­le­cio Lié­vano Agui­rre: Boli­va­ris­mo y Mon­roís­mo, Gri­jal­bo, Vene­zue­la 2007, pp. 81 – 90.
  5. Raúl Izquier­do Cano­sa: El fla­ge­lo de las gue­rras, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2005, p. 67.
  6. D. Blei­trach, V. Dedal y M. Vivas: Esta­dos Uni­dos o el impe­rio del mal en peor, Edit. José Mar­tí, La Haba­na 2006, p. 220.
  7. Karlheinz Desch­ner: Opus Dia­bo­li, Yal­de, Zara­go­za 1990, p. 89.
  8. Alber­to Ara­na: El pro­ble­ma espa­ñol, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997, pp. 41 – 42.
  9. AA.VV.: «Crea­ción del Impe­rio bri­tá­ni­co», Enci­clo­pe­dia Sal­vat-El País, Madrid 2004, tomo 17, p. 332.
  10. B. Alden Cox: Los indios del Cana­dá, Map­fre, Madrid 1992, p. 50.
  11. Robert Darn­ton: Cen­so­res tra­ba­jan­do, FCE, Méxi­co 2008, p. 143.
  12. San­tia­go Cas­tro-Gómez: «Cien­cias socia­les, vio­len­cia epis­té­mi­co y el pro­ble­ma de la “inven­ción del otro”», La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les, Clac­so, Bue­nos Aires 2003, pp 145 – 161.
  13. Fidel Cas­tro: Dis­cur­so en el esta­dio Ber­na­dino Soma­lia, 13 de mar­zo de 1977, Edic. OR, La Haba­na 1977, pp. 24 – 25.
  14. Josep Fon­ta­na: Por el bien del impe­rio, Pasa­do & Pre­sen­te, Bar­ce­lo­na 2013, p. 851.
  15. Alfre­do Moreno: (Comu­ni­ca­ción polí­ti­ca) Cin­co mono­po­lios cons­tru­yen el rela­to del mun­do, 15 de diciem­bre de 2018 (http://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​8​/​1​2​/​1​6​/​c​o​m​u​n​i​c​a​c​i​o​n​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​c​i​n​c​o​-​m​o​n​o​p​o​l​i​o​s​-​c​o​n​s​t​r​u​y​e​n​-​e​l​-​r​e​l​a​t​o​-​e​n​-​e​l​-​m​u​n​do/).
  16. Raúl Sánchez/​José Anto­nio Luna: Mic­key Mou­se ya tie­ne las Gemas del Infi­ni­to: una de cada tres pelí­cu­las que se ven en el mun­do per­te­ne­ce a Dis­ney, 8 de enero de 2010 (https://​www​.eldia​rio​.es/​c​u​l​t​u​r​a​/​c​i​n​e​/​M​i​c​k​e​y​-​M​o​u​s​e​-​G​e​m​a​s​-​I​n​f​i​n​i​t​o​-​D​i​s​n​e​y​_​0​_​9​8​2​7​0​2​0​6​8​.​h​tml).
  17. J.A. Mella: «Cuba, un pue­blo que jamás ha sido libre», El anti­im­pe­ria­lis­mo en la his­to­ria de Cuba, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1985, p. 143.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *